Jaime Parladé

You are currently browsing articles tagged Jaime Parladé.

“Así que mi amigo Pepe se encargó una casa por teléfono en las profundidades del campo Argentino” me dice Pantaleón “¡por teléfono, darling, por TE-LE-FO-NO!!! I tell you!” hace una pausa teatral y cierra los parpados con cara de dolor “Y no uno de esos que mandan fotos o hacen videoconferencias, ¡nooo!” continua “¡no! Uno clásico, de los que están pegados a la pared y tienen esos cable-tirabuzón que se enredan con todo…!”

Sí, sí, que lo pillo. Lo que viene siendo un teléfono.

House & Garden marzo de 2016, Davide Lovatti

“….y entonces le llamaron cuando ya estaba terminada y le preguntaron que de qué color quería pintarla. ¡Color! ¡le preguntan el color a un tipo que encargó una casa entera sin planos ni fotos a un albañil de las profundidades del Chaco! Y claro, como le dá igual todo dijo que la pintaran del color que fuera allí costumbre”

“Y ¿de qué color la pintaron?” pregunto

“Rosa”

“¿Cómo?”

“Rosa” repite Pantaleon.

Pues el albañil de las profundidades de El Chaco resultó ser un genio porque rosa es ahora lo más. El color de moda. El que va con todo. El que todos quieren. Lo más chic.

Comedor Rosa de Mathilde Agostinelli por Jacques Grange.

Y sí, yo también tenía mis reticencias habiendo pasado la mejor parte de mi infancia en una bombonera rosa y blanca por arte de Colefax & Fowler y mi santa madre, pero era un prejuicio infundado. En estos momentos estoy 100% convencida de las bondades de un salón rosa.

Alessandra Branca, Kips Bay 2016

Para empezar, te hace mejor cara. Lo prometo. La primera vez que oí – bueno mejor dicho leí- eso fue en un libro de Nicky Haslam (“Sheer Opulence”) en el que Nicky decía con una autoridad y seguridad apabullantes que él ponía algo de rosa en todos los cuartos porque le hacía a uno mejor cara. Y el mono y yo, lupa en mano, pasamos horas, como quien busca a Wally, buscando obsesivamente el toque rosa en todo interior de Haslam, para comprobar la veracidad de la afirmación. Y sí, soy consciente de que la gente normal no lo hubiera hecho, pero mi mono no es normal y ¿you know what? sospecho que yo tampoco.

Casa de Carolina Herrera Jr., Elle Decor

Horas más tarde, yo medio bizca y el mono con jaqueca, estabamos a punto de presentar una queja formal a la editorial del Haslam porque había muchos sitios donde el rosa brillaba por su ausencia, y uno no puede hacer afirmaciones categóricas como esa de cualquier manera… cuando al seguir leyendo veo que el chico Haslam este va y dice que el toque rosa muchas veces está ¡en las bombillas! que él pone bombillas rosas para mejorar la luz y que dé la ansiada buena cara.

Jaime Parladé

Más Jaime Parladé. Excepcional rosa. AD España.

Y ahí es cuando yo comprendí que la ansiada sabiduría decorativa reside en las profundidades rurales de nuestros paises porque cuando yo era pequeña, antes incluso de vivir en la bombonera rosa, era cuidada por mi adorada Antonia, oriunda de La Cumbre, un pueblo a unos 10 km de Trujillo. La delicatessen local es el higo chumbo. Y el port aventura autoctono es una inclinación de piedra lisa tipo tobogán donde te tiras con una rama entre las piernas y que recibe el nombre de arrastraculos. Es el sitio donde he sido más feliz en mi vida. De allí era mi Antonia, que nunca había visto el mar hasta que cumplió los 40 y lo vio conmigo, mico enano, de la mano. Gran momento.

Chumberas y rosa, espectacular combinación.

Pero me distraigo. A lo que voy: hete aquí que su mico enano (yo) enfermó de sarampión y Antonia, diligente ella, se puso manos a la obra. Cuando mi madre volvió a casa me encontró vestida con un pijama rojo, envuelta en una manta roja, con un lazo rojo en el pelo, en un cuarto de luz roja gracias a los pañuelos rojos que cubrían toda lámpara y bombilla. Eso es lo que se hace en La Cumbre para curar el sarampión (o para que no se vean los granos… )

Allí descubrí que la luz rosada hace maravillas. Así que Haslam tiene razon. Ha debido veranear en La Cumbre. Y el resto del mundo ha amanecido ahora, en el 2017, a lo que Haslam, Antonia, Pantaleón y mi madre ya sabían desde hace tiempo: el rosa lo mejora todo. Mi primer contacto con el salon rosa fue este de Veere Greeney…

“Me pareció muy audaz” confiesa Pantaleón.

A mi también. Me gustó muchísimo pero pensé que era por la tela a grandes cuadros azules que siempre me ha gustado, el maravilloso ventanal, el contraste en blanco…

“Pensaste que quedaría igual de bien aunque hubieran pintado la pared de otro color, ¿a que sí?” me pregunta el mono.

Pues sí, tiene razón, lo pensé.

“Y es precisamente el rosa lo que la hace interesante…”

Veere Grenney, The Temple

Nunca lo hubiera pensado pero parece que es así. El genial Daniel Romualdez acaba de decorar las oficinas de Lauren Santo Domingo (Moda Operandi) en Nueva York, y ¿de qué ha pintado las paredes de una oficina? De rosa

Daniel Romualdez, oficinas de Moda Operandi en NY

Y esta silla es doblemente magnífica por ser rosa…

Silla Julius disponible, entre otros en la web de Dering Hall (US) o Duistt (Portugal)

Y el año pasado el hit de la restauración Londinense, Sketch, triunfó siendo rosa…

Sketch London

“Y ya hemos visto que los grandes Parladé, Jacques Grange, Haslam, trabajan el rosa” le digo a Pantaleón.

“Y Hicks, darling” me dice el mono “ya desde los 60”

David Hicks, via Domino.

Más Hicks. Maravilloso rosa empolvado.

“…Y Alessandra Branca, y Miles Redd…”

Miles Redd

“Pero hay claves para usar el rosa con éxito” me dice el mono

“¿Ah sí?” me intereso.

“Sí” me dice “fijate en las fotos. Para empezar a hablar siempre un toque de negro. Si no el rosa se vuelve cursi…”

Aquí Ben Pentreath, del que normalmente somos muy fan, se olvida del toque negro y pasa lo que pasa.

“Si se puede también algo rojo…”

“¿Como cuando el sarampión?”

“Como cuando el sarampión” confirma el mono

Manfredi della Gherardesca, rojo en las sillas negro en suelo y lámpara. AD.

 

El inefable Howard Slatkin (¿os acordais de él? Ver Howard el Inclasificable) Negro en rodapie, lámpara y suelo.

“Muy, muy chic con algo de dorado” añade el mono

 

Platos de Suite One Studio

So Haute

“Y para modernizarlo del todo…”

“¿Qué? ¿Para modernizarlo qué?”

“Hummmm… averigualo tú sóla, darling” me dice el mono didactico “mira las fotos de arriba, ¿qué es lo que saca el rosa del siglo XX y lo coloca rabiosamente presente en el XXI…”

Vuelco los ojos sobre las fotos de arriba… casi lo tengo, pero Pantaleón no se resiste a darme una pista: “Algo que siempre han sabido los toreros darling… rosa y…”

“¡Amarillo!!!!” Contesto como quien completa el Rosco de Pasapalabrá.

Y voilá: amarillo

Kit Kempt, House and Garden

Y todo esto hace tiempo que se sabe en El Chaco, Argentina y en La Cumbre, Cáceres.

Y nosotros aquí, yendo de listos.

¿Os atrevéis con el rosa?

PD: Si os gusta Pantaleón ¿nos haríais un favor? Compartidlo en redes sociales, contadlo a vuestras vecinas y amigas… ayudadnos a reclutar más Pantaleon-fanatics!! Por favor. Si nos odiais… ponednos verdes!! siempre caerá un nuevo fan aunque sea por llevaros la contraria!

 

 

 

Tags: , , , , , , , ,

En “Patrimonio Nacional”, la sensacional segunda parte de “Escopeta Nacional”, hay una escena en la que el marqués de Leguineche, hasta el moño de la señora marquesa, se va a ver al amante de ésta para suplicarle que se fugue con ella: “Y te la llevas a Biarritz, Pepe” le dice Leguineche “porque, desengáñate, el Mediterraneo ha sido siempre un mar de pobres”.

Vera de Bidasoa, en la esquinita entre Guipuzcoa, Navarra y Francia.

Vera de Bidasoa, en la esquinita entre Guipuzcoa, Navarra y Francia.

A Pantaleón le pasa un poco como a Leguineche: dice que el sur de España no le acaba de convencer. Yo ya sé que es una pose, pero me ha dado el verano.

Ahora, ya de vuelta, lleva dos días sentado bajo el chorro del aire acondicionado dando sorbitos al gin tonic e ingiriendo capsulas de Prozac a modo de cacahuetes, para “superar la angustia de la rentrée” lo cual tiene su gracia, porque se ha pasado todo el mes de agosto quejándose de “el veraneo”…

Alberca de "El Carambuco", Málaga.

“El problema que teneís vosotras, las oficinistas” me dice “es que teneís demasiadas expectativas puestas en el mes de agosto. Y el mes de agosto, darling, no es más que una interminable sucesión de sábados…un horror!”.

Todo el mes así. Sobre todo la parte final, porque el inicio de las vacaciones, en el norte, le resultó más llevadero. Tomando un Kir Royal en la plaza del puerto de San Juan de Luz se encontró con su gran amiga Amalita H de C. que estaba pasando unos días en casa de unos amigos franceses. Los besos y abrazos fueron épicos. Por supuesto desapareció con ella sin dejar rastro (y sin acabar de “tunear” mi balancín de tienda10 que llegó unos días antes y se quedó compuesto y sin almohadones…)

Mi balancín "sur place" con almohadón de IKEA

Mi balancín “sur place” con un único almohadón de IKEA

En su ausencia aproveché para ir a la playa y para organizar una cena en casa de mis suegros, en la parte coloquialmente conocida como “la cuadra”. La cuadra ya no tiene animales (salvo algún ratoncito despistado) pero sí muchos de sus antigüos aperos. Me pareció un lugar divertido para organizar una cena y armada con cuatro caballetes, dos tablas y unos cuantos metros de toile de jouy de doble ancho (a 18€ el metro en Planete Deco, en los docks de la Negresse, Biarritz) montamos esta mesa larga, larga, que iba creciendo según lo hacía la lista de invitados de Pío….

 

IMG_1868

La vajilla, de Vista Alegre, regalo de ABC de hace unos años, los ciclámenes en macetas vulgares que pinté de blanco (dos capas de Titanlux blanco brillo) y el candelabro es una pieza de baratillo que pintado de negro y forrado de hiedra del jardín parecía algo.

 

IMG_1811
IMG_1814

Muchas velas, unos helechos, y dos o tres farolillos chinos a pilas comprados en Maisons du Monde. La clave es iluminar solamente lo que quieres que se vea y dejar lo que quieras esconder en la penumbra… La cena divertida gracias, sobre todo, a los comensales, y también a lo distendido del lugar, lo abundante del vino y la excepcional paella de mi no menos excepcional marido…

 

IMG_1820

La iluminación es fundamental y de esto aprendimos mucho en los preparativos de una boda que se celebró en julio en “El Carámbuco” donde vimos esta fantástica idea de “Bodegas Campos” los encargados del catering:

IMG_1668
IMG_1666
Se trata de una columna de madera hueca en cuyo interior colocan una batería de coche que, con unos cables, ilumina la lámpara que ponen encima.  Este sistema te permite tener luz eléctrica donde quieras y durante todo el tiempo que quieras …

IMG_1710

 

También nos gustó la idea de colocar un foco de piscina dentro de un abrevadero lleno a rebosar de hielo donde se colocaron las botellas de champagne…

IMG_1707

Y las espectaculares flores de Luisa Hafner de “Las Flores de Reding” que son lo mejor de la costa, un ejemplo de gran trabajo y buen gusto.

IMG_1680

IMG_1697 IMG_1696

[Todas las fotos de arriba son de “El Carambuco” a las afueras de Málaga, que se puede alquilar para celebrar bodas y otros eventos. Puedes ver más fotos y datos de contacto a través de Bodaclick o de Eventoclick entre otros. Las flores son todas de “Las Flores de Reding”].

La iluminación nocturna es clave. Reduce el campo de visión a lo que tú quieras mostrar y esconde el resto. Es la mejor y más barata “redecoración” que hay, porque lo que no se ve, no existe. Los desconchones en las paredes – si los hubiera – el mueble feo de una esquina… todo eso no existe porque no se ve.

Pantaleón es gran fan de las lámparas de mesa colocadas en el exterior. De hecho, es fan de todo tipo de aparato de iluminación. Por eso no me extrañó encontrarmelo enrredando entre un montón de lámparas en la Brocante de Port de Lanne, cerca de Peyhorade, en las Landas francesas. (Para ver más fotos de Port de Lanne os recomendamos este post del Blog Etxecodeco).

IMG_1793

 

Cómoda mejorable que se vendía a 350€. Las mesas extensibles de atrás eran una ganga...

Cómoda mejorable que se vendía a 350€. Las mesas extensibles de atrás eran una ganga…

Les estaba echando un ojo a estos dos supuestos huevos de avestruz de la foto inferior, que son en realidad la parte de abajo de dos lámparas “Maison Charles” de los años 50 a las que un desaprensivo ha eliminado el tubo de latón y los casquillos…

restos de dos lámparas maison Charles, con su estampilla en la base.

restos de dos lámparas maison Charles, con su estampilla en la base.

“Coucou, chérie!” me grita el mono, que se me ha vuelto a disfrazar de Jean Paul Gaultier, con su camiseta a rayas -añadiendo a todo ello una boina y un foulard de seda. Amalita y su amiga Nanette están distraidas discutiendo el precio de este banco Luis XVI (900€, una ganga si verdaderamente es un auténtico canapé del XVIII) que según ellas fue repintado de negro en la época de Napoleón III porque “en el dieciocho no se pintaba en negro”. A pesar de que ninguna de las dos tiene intención alguna de comprar el banco, el debate con el señor anticuario es a muerte, porque lo importante, es tener razón….

IMG_1787

Pantaleón, que habla ya afrancesado, me dice que ha comprado un par de butacas “muy simpáticas” y un candelabro “superbe” y que se va casa ya a darse “una pequeña ducha” (???). Me pregunta qué he comprado. Poco, la verdad. Algunos encargos y este espejo cuyo mayor mérito es ser muy decorativo…

IMG_1804

Pío se ha comprado una reja antigua (35 euros de precio pero mas de 35 kilos de peso. Creo que el traslado al coche desde el puestecillo del buen señor que la vendía fue un auténtico via crucis) a la que el herrero de Vera de Bidasoa añade unas patas y convertimos en mesa de jardín (aún le falta el cristal)

IMG_1827

Le cuento a Pantaleón que en pocos días nos vamos ya a Marbella, a ver a mis padres y le pregunto qué planes tiene él. “¿Marbella?” pregunta con cara de haber olido algo podrido “Ah, non, Marbella no. Marbella j’aime pas” me dice “es como Majadahonda pero con mar”. Yo, que personalmente no le veo problema alguno a Majadahonda, y menos aún si tiene mar, me voy doblemente encantada. Primero por ir, y segundo por librarme del pelma del mono que sigue diciendo que el veraneo es agotador, que todo está lleno de gente y que todos enseñan demasiada carne y “sobre todo, chérie, demasiado pie”.

Así que el pie lo traslado al sur de España y lo meto en el frío mar Mediterráneo, que me gusta porque en cuestión de mares, no soy tiquis-miquis: me gustan todos. Nos reciben con una cena en el jardín. Hay puestas dos mesas distintas, ambas con un mantel de tela de saco. La primera en rojos y verdes…

IMG_1881 IMG_1885 IMG_1880

Y la segunda, mi favorita, en beige y blanco…

IMG_1893

 

IMG_1895

Con unos preciosos bajoplatos de mimbre decorados con peces y unas ranitas, también de mimbre, a las que les pusimos un poco de hiedra dentro…

IMG_1901

IMG_1898

La lámpara nos solucionó muy bien el problema de la iluminación del jardín. Las puedes encontrar similares a esta, por un precio de 45€ cada una en San Pedro de Alcántara. Las fabrica Antonio Ortiz, que suele tener un puesto en el mercadillo de San Pedro los jueves y el de Banús los sábados (tel 629 492496). Las puede hacer en todos los colores que queráis y las envía. Nos gustó especialmente este amarillo mostaza que tenía en su taller… (si no contactáis con él escribidnos y os lo gestionamos nosotros)

IMG_1994

Donde podéis encontrar no solo lámparas….

IMG_1997

Sino todo tipo de cerámica malagueña y estilo granadino a precios muy buenos…

IMG_1984 IMG_1989 IMG_1995  IMG_1992
Haciendo el “tour decorativo” de la costa del sol me acerqué un día a La Tartana, la famosa tienda que el genial Jaime Parladé tiene (o mejor dicho tenía, porque la está quitando…) en la carretera de San Pedro a Ronda. Queda poco pero aún se ve su toque mágico en muchas cosas. En una mesa auxiliar con tapa en tela de petit point y grandes chinchetas de bronce, en las alfombras y telas sabiamente colocadas en las paredes, e incluso en estos armarios – no se sabe bien si en forma de faro o chimenea – que hizo en la parte de atrás de la tienda…

IMG_1949 IMG_1950

Creo que son los mejores armarios de esquina que he visto nunca…

Y allí, en la Tartana, rebuscando entre las telas de “China Seas”, ¡a quien me encuentro si no es a Pantaleón! Y Pantaleón de incognito, con gafas de sol Jackie Onasis y el sombrero de Panamá calado hasta las amígdalas.

“¡Pantaleón!” exclamo.

“Chsssst!!!!!” ordena mirando a izquierda y derecha y señalando que me acerque con el dedo. “Estoy de incognito” me dice “me he escapado”.

“¿De donde?” pregunto

“De la finca que Marita San Esteban tiene en Castelar de la Frontera” me dice.

“No puedo más” confiesa “me pareció que el campo era más elegante que esta especie de Majadahonda sur mer que tú frecuentas y Marita es simpática… pero se fue un mes a California el año pasado y ha vuelto enloquecida” dice “nos levantan a las seis y media para hacer Tai-Chi, sólo dan comida macrobiótica, no hay alcohol, no hay cotilleos, – nadie viene a visitarnos por lo mal que se come -no hay pastillas – allí te curan hasta el ébola con barros y tisanas – todos se meten a la cama a las nueve y sólo se oyen los grillos… y encima ¡se rezan tres rosarios al día!” termina con cara de pena.

Dudo por un momento si dejarle allá abandonado en su comuna mísitico-aristocrática de Castelar poniéndose tibio a alfalba y miel de ágave, pero tengo buen corazón y me lo llevo conmigo de vuelta a casa…

Visto lo visto, su retorno no es malo. ¿Qué tal vuestra rentrée?

Castelar de la Frontera

Castelar de la Frontera

PD: Como ya anuncié en Agosto, tenemos concurso para los Pantaleón-adictos. El espejo redondo negro y dorado que compré en Port de Lanne será para el primero que, ESTANDO SUSCRITO AL BLOG (os podéis suscribir ahora poniendo vuestro mail en el recuadro superior derecho indicado para ello) conteste antes – y correctamente – a las siguientes seis preguntas (advierto, son preguntas para lectores empedernidos del blog…):

1.- ¿Cómo se llamaba la cocinera que cuidaba de Madame Champignon cuando era pequeña?

2.- ¿De qué pueblo es Abelardo el portero?

3.- ¿Donde estaba el Palacio de la familia materna de Pantaleón? (o al menos donde dice él que estaba…)

4.- ¿Qué es lo que tiene miedo a perder la amiga de Amalita H d C – la argentina amiga de Pantaleón – si se divorcia de su marido?

5.- ¿Cómo llaman mis amigas a mi busto de escayola blanca?

6.- ¿A quien teme Pantaleón?

Todas las respuestas están en el blog. ¡Buena suerte a todos! El ganador se anunciará la semana que viene…

 

 

 

 

 

 

Tags: , , , , ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.