Hermés

You are currently browsing articles tagged Hermés.

“Ponme con la UNESCO” me dice Pantaleón extendiendo hacia mí una mano con un teléfono móvil.

“¿Con la UNESCO? ¿Por qué?”

“Quiero que declaren al “¡Hola!” Patrimonio de la Humanidad”

“Patrimonio….. ¿inmaterial?” pregunto sarcástica

“De inmaterial nada, daaaaarling, totalmente material: mira esto, ¡mira!” dice señalándome con el dedo una foto de Cristiano Ronaldo, mariconera de Gucci en mano y “sautoir” de Chanel al cuello “¡si no fuera por ellos, esto habría salido impune!” exclama indignado el mono.

No se bien si su objeción es al collar o al hecho de que el collar lleve unas cuantas Cs entrelazadas. C de Chanel, no de Cristiano, aclaro.

“Esto de ir anunciando marcas” dice Pantaleón “es un virus contagiosísimo. Empezó con la ropa, pero ahora está proliferando en la decoración” sentencia preocupado. Por ahora, sin embargo, la epidemia parece estar contenida en el otro lado del océano Atlántico…

“Allí les debe de parecer bien decorar con cajas narajas de Hermés” me dice el mono “porque lo hacen mucho”.  Y es cierto. Las colocan en plan trofeo, como si fueran la cabeza de Elan de Derby cobrado por fin tras 7 viajes a Nigeria.

Les gustan tanto que hasta hay páginas web donde venden cajas (¡vacías!) de Hermés para colocar en el salón. Alucinante. Hasta Abelardo está perplejo. Porque, sinceramente, lo de decorar on cajas usadas de Hermés, salvo que seas dependienta de una tienda de idem, es el colmo de la pedorrez.  Porque no las colocan porque sea un naranja muy bonito, noooo. Que si las cajas naranjas lo que contuvieran fueran pañales para “las pequeñas pérdidas” à la Concha Velasco, os aseguro que nadie las apilaba en salón por bonito que fuera el naranja. No, la gracia de la caja naranja es lo carísimo que es todo lo quer viene dentro. Y tener una pila de ellas es decir al mundo: “¡¡¡ Mirad qué pedazo cuenta corriente!!! ¿a que soy sexy?”

Un poco por encima del nivel de las cajas vacias están esas las mantas con la H bien grande que aparecen distraidamente tiradas en un sofá…

A más de mil-quini la pieza, tenerlas en “display” es de una pedorrez supina. No lo sería si no tuvieran la prominente H, marca de la casa….(a pesar de que a algunos se les olvidé)

Tienda en Sorrento. Muy cachondos los falsificadores estos. Excusas por la calidad de la foto tomada después de cenar y los obligados limoncellos.

Pero la tienen. Supongo que es parte de la gracia. Los que desembolsan semejante fortuna por la manta con la H no lo hacen porque sea de pelo de la tripita de la cabra de shatush, no. No pagan calidad, pagan la H. Por eso proliferan también unas sospechosísimas bandejas….

643cf97d7504ea73192c48389fe12e2b

Bandeja Chanel. Pedorra también.

Que nunca nadie vió en el escaparate de ninguna tienda… Igual son para consumo interno, one never knows. La fascinación de los americanos con el mundo de Hermés llega hasta el cuarto de baño de alguien que, en principio, debería ser tan poco pedorro como Jonathan Adler…

Los que no han robado el signo de latón de la tienda ni se han hecho aún con una pila de cajas naranjas lo suficientemente grande, pueden sucumbir en la tentación de enmarcar una bolsa…

wtf?????

“Eso es muy de loser” me dice el mono.

“Pero que mucho” confirmo.

Porque en el mundo de la marquitis decorativa hay una línea muy muy muy fina que marca la frontera entre lo que tiene gracia y lo que es radicalmente patético.

39-600x600

Esto ya no se si es pedorro o tiene gracia. Tampoco sé si es un proyecto DIY para el cole o una valosísima pieza comprada en ARCO.

811ac83cce78ded777e270da0e71d910

Esto definitivamente es fantástico! Cero pedorro, gran sentido del humor. (Y también podría haber sido una “pieza” vendida en ARCO)

Algunos caminan por el filo de la navaja….

Armarios forrados con tela LV, proyecto de Nicky Haslam para un cliente. Del libro “Sheer Opulence”.

Y otros, sin embargo, están firmemente asentados en lo aceptado e incluso han logrado el punto chic…

Casa de Tommy Hillfiger. Todo iba bastante bien… hasta que llegó la lámpara.

El baul de Vuitton es una de las pocas piezas “marcadas” que, a condición de que sea lo suficientemente viejo, pasa el corte.


Tony Espuch

El baul LV ha logrado convertirse en un clásico, hasta el punto que mereció un maravilloso libro sobre su historia y ejemplares más destacados. Pero eso es por ser casi una pieza de mobiliario y ser vintage, no tanto por la marca. Cualquier baul viejo sirve.

El problema de la marquitis es que desvirtua el motivo por el que todas esas marcas se hicieron famosas: su calidad. Ya la calidad no importa, no es la esencia lo que buscan sino el aparentar. De ahí las sospechosas bandejas que proliferan en internet y que se venden en Etsy. De ahí los blogs con “tutorials” de cómo hacerse un bote para lápices de Chanel (oximoron: si lo haces tú en tu casa, de Chanel no es). El lujo, para que lo sea, no necesita anunciarse ni gritar por los balcones.

 

Palm Beach. Parafraseando a George Clooney; “Where else?”

 

Vivimos en una época en la que se rinde pleitesía a la diosa Apariencia. Y leo en un sitio que, además de en los paises nórdicos donde se hace de noche a las 2 de la tarde, también es alto el número de suicidios en Corea del Sur… ¿por qué? Por la competitividad. Y me pregunto si no aumenta también el número de suicidios en los paises con muchas cuentas de Instagram. Porque las hay que inducen al suicidio. Eso de ver a una tía subiendo y bajando de yates en las Bahamas, yendo a la opera “al-fresco” en Abu-Simbel, cogiendo el jet para ir de compras a Paris o retozando en su Isla privada con su piel perfecta de un moreno perfecto en un cuerpo perfecto sin un sólo gramo de grasa y ni un mísero lunar…. y mientras tanto tú, en el 27, con una carrera en la media y la nariz aplastada contra el cristaL, viendo llover ahí afuera. Apariencia. Empezó con las fotos de facebook donde todo el mundo es más guapo y más joven y ahora sigue con esa manía de enseñar la perpetua perfección. No es real. ¿Lo sabéis, verdad?

Y en cuanto a la deco-pretensión…. Opino que puestos a ser pretenciosos, no hagamos las cosas a medias. Hay que llegar hasta el final, es la única posibilidad de que alguien piense que en lugar de un hortera lo que eres es alguien con un muy fino sentido de la ironía.

Esta sí que es la auténtica cena en la cuadra….

Tags: , , , , ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.