fruta

You are currently browsing articles tagged fruta.

postrepera

Aunque no lo parece, ya tenemos el otoño instalado y para hoy os he preparado un menú calentito pero que aún trae algún recuerdo del verde y el buen tiempo, que se va “otoñando” gradualmente… Es un menú para cuatro, para almorzar en petit comité pero algo rico y cuidado, con muchos elementos que se pueden ir haciendo con antelación, que sé que es algo que os gusta.

De primero, Crema de guisantes con jamón

De segundo, Coquelet finas hierbas

De postre, Peras pochadas en vino

CREMA DE GUISANTES CON JAMÓN

sopitappois

La hago sobre todo en otoño-invierno porque uso guisantes congelados y con el frío entra divinamente. Tiene un color verde brillante precioso (a estas alturas ya os habréis dado cuenta de que todos los que andamos por aquí tenemos una pequeña obsesión cromática) y un sabor intenso y fresco a guisantes porque éstos están al fuego el tiempo justo para cocinarse, ni un minuto más. El toque especial lo tiene el caldo, que lo hago a propósito para la sopa, pero por supuesto se puede usar otro que tengáis por casa.

Ingredientes para cuatro personas

Para el caldo

– 1 hueso de jamón serrano, preferentemente de codillo para que tenga carne

– 2 zanahorias, unos 120-150g, peladas y cortadas en 3 ó 4 trozos

– Parte verde de dos puerros, bien limpio

– 1 patata grande, pelada (150g mínimo)

– 5 granos de pimienta negra

– 2 litros de agua fría

– sal al gusto

Para la crema

– La patata del caldo

– 3/4 litro de caldo de jamón

– 500g guisantes congelados

Procedimiento

1.- Primero hay que hacer el caldo, para lo cual se ponen todos los ingredientes menos la sal en una olla a fuego medio y se deja hervir suavemente y con la olla tapada salvo una rendijita durante aproximadamente una hora, quedará poco más de un litro. Cuando se ha terminado de hacer, se añade sal al gusto. Se puede hacer en olla exprés, bastará con veinte minutos o media hora (según la olla) y no habrá que utilizar tanta agua. Puede estar hecho con bastante antelación si se guarda en la nevera o se congela y así, además, se puede desengrasar fácilmente.

cvcdx

2.- Colamos el caldo y se desecha todo menos la patata. Se ponen tres cuartos de litro de caldo a hervir con la patata y en cuanto hierva se añaden los guisantes. Una vez recuperado el hervor, se mantiene un par de minutos o tres, según lo finos que sean, y se retira del fuego. Se tritura muy bien todo, se pasa por el chino y se rectifica la sazón. Se puede aclarar con más caldo, si se quiere, aunque yo suelo reservar la taza que queda para tomarla calentita por la noche.

Notas

1.- Lo de encima es un merengue de jamón porque me hacía ilusión tener una isla flotante psicodélica. No es complicado de hacer: se bate una clara de huevo a punto de nieve con unos 15 gramos de azúcar común, una puntita de sal y otra de cremor tártaro y unas gotas de limón. Se mezcla de forma envolvente con polvo de jamón serrano (se seca en el horno un jamón serrano decente y se pulveriza con un molinillo, un robot o un mortero). Se hornea hasta que esté crujiente y listo.

2.- En vez de con jamón, queda muy rica esta sopa con queso. Para esto, se usa corteza de parmesano en lugar del hueso de jamón al hacer el caldo y se puede servir con unas tejas de parmesano o simplemente con queso rallado.

3.- No me preocupo mucho por lo claro que me quede este caldo porque es para hacer una crema, lo único que sí le quito es el exceso de grasa cuando está frío, que lo suelo hacer con tiempo. Con guisantes frescos habría que añadir un par de minutos de hervor, aunque a mí me da pena usarlos para esto… pero en cambio sí conservo las vainas para hacer el caldo y que tenga más sabor a guisante.

COQUELET FINAS HIERBAS

fuentecoql

Reconozco que esta receta tiene un poquito de dificultad técnica en la preparación, aunque no hay que tenerle miedo porque no deja de ser un pollo al horno. Puede que la primera vez tardéis algo más, pero es una técnica que vale para más aves y que es muy cómoda porque reduce bastante el tiempo de horneado. De hecho, la principal ventaja que le veo a esta receta es su rapidez, se puede tener todo listo desde el día antes a falta sólo de hornear y esto último no llega a la media hora.

Ingredientes para 4 personas

– 2 coquelets

– 15-20 ramitas de “finas hierbas” variadas al gusto. Hoy he puesto solamente perejil y cebollino a partes iguales porque no encontré nada más.

– 25g mantequilla sin sal, sustituíble en todo o en parte por aceite de oliva.

– Sal y pimienta al gusto.

– 1 cebolla (la medida no importa, tanta como queráis para la salsa)

– 50-60ml brandy para desglasar, sustituíble por vino de madeira, oloroso, fino, oporto…

Procedimiento

1.- Preparamos los coquelets: se quita el espolón como ya os enseñé en este post y luego los ponemos boca abajo y con unas buenas tijeras cortamos a ambos lados de la columna vertebral y se retira, ponemos los coquelets boca arriba y se aplasta de modo que queden tan planos como sea posible. Se echan las alitas hacia atrás, para que queden sujetas a los lados detrás de las pechugas y se hace una incisión en la piel a cada lado entre el extremo fino de la pechuga y el contramuslo, de modo que podamos enganchar ahí dentro el final de la patita. Así, nos deben quedar los pollitos abiertos y aplanados pero bien compactos con lo que no cogerán hechuras raras al hornearse y se cocinarán uniformemente.

misecoquelet

2.- Si se va a hacer en ese momento, se precalienta el horno a 200º, arriba y abajo. En un robot o picadora metemos las hierbas limpias (valen los tallos finos) con la mantequilla, sal y pimienta y se pica todo bien hasta que quede una masa verde. Con cuidadito de no romperla, separamos la piel de las pechugas, metiendo los dedos y empujando hasta el final y untamos la carne de las pechugas con la mezcla de mantequilla y hierbas. También se puede poner un poco por las patas aunque esto es más delicado así que si no os veis con seguridad, dejadlo. Debería ser justo para rellenar los dos pollitos pero si sobra algo, se puede untar también por fuera. Se reserva fuera de la nevera.

3.- Picamos la cebolla finita y la salteamos con algo de aceite de oliva en una sartén a fuego vivo, hasta que se tueste ligeramente, unos 7-8 minutos. Se reparte sobre una bandeja de horno, se salpimenta, se colocan encima los pollitos y se mete la bandeja en el centro del horno durante unos 23-25 minutos, gratinándolo luego durante otros 2 ó 3 (ya sabéis que los hornos los carga el diablo, la manera de no equivocarse es medir la temperatura interna del muslo, que debe rondar los 65ºC).

4.- Después del gratinado ponemos el ave a reposar en una tabla unos 10 minutos, que es el tiempo perfecto para hacer una salsita desglasando la bandeja de horno con el brandy y removiendo bien para rascar bien todo lo que se haya pegado al fondo y recoger los jugos que haya soltado el coquelet que, entre la mantequilla y que están abiertos, no son pocos. Servir inmediatamente.

finasherbas

Notas

1.- La cebolla hay que hacerla antes porque no le da tiempo de cocinarse en el horno y quedaría con mal sabor si no se hace.

2.- La salsa tiene mucha mantequilla y es bastante aromática, pero algo grasienta. Si no os gustan las salsas cortadas y no tenéis tiempo suficiente (o ganas) de retirar la mantequilla mi truco favorito consiste en añadirle un chorrito de zumo de limón o de pomelo y batir bien con la batidora de brazo de forma que se emulsione, que con una textura de emulsión no molesta tanto la grasa (pensad en la salsa holandesa).

3.- El coquelet puede estar abierto y con la mantequilla hasta con 1 día de antelación guardado en la nevera pero habrá que sacarlo del frío alrededor de una hora antes de hornearlo. Y ya que estás con un día de antelación, puedes usar los espinazos para hacer un fondo bueno para que haya más salsita ;).

4.- Los acompañamientos de la foto son: las eternas judías verdes, cebollitas perla glaseadas por las buenas y puré de patata con mucha trufa negra.

PERAS POCHADAS EN VINO BLANCO

perapochée

Sé que la versión más famosa es la que usa el vino tinto y realmente son preciosas, pero como la técnica es la misma os las pongo con vino blanco porque es como más las hago, más que nada porque me parece que queda mejor con la vainilla, que es lo que me gusta ponerle en lugar de canela. Pero, además, es más versátil. Os animo a que probéis a hacer esta receta con otras especias, por ejemplo, anís estrellado, cardamomo, azafrán (quedan preciosísimas), pimienta rosa… Por último y antes de ponerme con la receta, aunque es para cuatro y así viene en la lista de ingredientes, he hecho seis peras porque se usa la misma cantidad de líquido y así nos quedan dos peras en la nevera para otro día.

Ingredientes para 4 personas

– 4 peras conferencia, maduras pero firmes

– 500ml de vino blanco (la receta de hoy tiene 350 de chardonnay y 150 de oloroso, que era lo que tenía abierto)

– 160g azúcar común

– Media vaina de vainilla fresca

Procedimiento

1.- Pelar con cuidado las peras dejando el rabito. Con una puntilla bien afilada quitamos la parte de abajo insertándola de forma oblicua al lado de los restos del cáliz y haciendo poco a poco un círculo a su alrededor, de modo que nos salga como un conito de pera, que desechamos. Reservamos las peras peladas en un bol.

2.- Mientras tanto, en un cazo de unos dos litros de capacidad -cuanto más recogido mejor- ponemos el vino con el azúcar y la vainilla a fuego medio-fuerte. En cuanto se haya disuelto el azúcar y parezca que le falta poco para hervir se añaden las peras. Deberían estar todas cubiertas pero si no es así, se añade agua hasta completar. Como tienden a flotar, se tapan con un círculo de papel de horno y se pone la tapa de la cacerola dejando un poco abierta mientras las cocemos a fuego moderado (que tenga un hervor flojito pero mantenido) unos 25 minutos, hasta que estén tiernas, 30 como máximo. Se dejan enfriar en el almíbar.

IMG_0243

Enfriando. Los puntitos negros son las semillas de la vainilla. Como se puede ver, he elegido un cazo de tamaño muy justito, que es importante para no tener que gastar dos litros de vino y medio kilo de azúcar.

3.- Se sacan las peras del almíbar y se vuelve a poner éste al fuego, ahora fuerte, para que reduzca hasta la mitad, aproximadamente (unos diez minutos más o menos). Se deja templar, se retira la vaina y se sirven las peras rociándolas con su almíbar. En la foto están con una galleta de masa sablé normal y corriente y con un poco de mascarpone batido con algo de azúcar glace y más vainilla.

Notas

1.- No le quito las pipas porque no me molestan (ya que dejo el rabo no me importa tener más cosas que no se comen en el plato) y porque ayudan luego a tener una mejor presentación de la fruta entera. Si te estorban mucho, en ese caso recomiendo partir las peras en dos a lo largo y retirarlas con un sacabolas pequeñito, que queda más ordenado. Además, habrá que acortar en unos 8-10 minutos la cocción.

2.- Las peras no siempre se quedan de pie. Un truco para conseguirlo es hacer unos cortes en vertical a lo largo de toda la parte ancha de la fruta, separados unos 3-5mm entre sí. Luego las posaremos sobre el plato agarrándolas del pedúnculo y girando ligeramente la mano como si las quisiéramos enroscar, mientras apretamos un poco hacia abajo. La fruta se abrirá un poco como en abanico y, además de quedar bastante mona, no se caerá (que es lo importante).

3.- El almíbar no es despreciable para ponches calentitos, para pintar alguna tarta de peras, para endulzar yogur… ya os hacéis una idea.

perabote

Mis dos peras de más, guardadas en el almíbar para otro día.

 

Tags: , , , , , , , , ,

phuket_tailandia_phi_phi

Phuket, sacada de picasa (publicada en muyhd.blogspot.com)

A lo mejor puede sonar raro que, siendo mitad francesa y mitad española, mi fondo de despensa rebose de ingredientes asiáticos (hay mayoría apabullante, de hecho)… tiene su razón de ser pero es larguísima de contar, y bastante me enrollo ya cuando os doy las recetas. El caso es que éste es el motivo por el que un menú tailandés para mí sea en realidad una cena que hice “de restos”, tirando de cosas que había por casa y sólo para dos. Pero no os preocupéis que daré recetas para 6 y los ingredientes tampoco son taaaan raros, hoy en día se pueden comprar en montones de sitios y en cualquier caso en El Corte Inglés.

Dentro de la comida asiática en verano acabo decantándome sobre todo por la tailandesa y la vietnamita, por frescas y ligeras. Espero que el menú de hoy os guste:

De primero, Sopa fría de calabaza

De segundo, Ensalada de fideos transparentes con pollo

De postre, Macedonia exótica

SOPA FRÍA DE CALABAZA

SopaCalabaza

Ya he dicho que fue cena de restos, por eso en las fotos la sopa está en vasos de chupito porque son de un picoteo que di unos días antes de la cena en cuestión. Ya os hacéis a la idea de que se sirve en plato sopero o taza de consomé (¡con su soucoupe!) y aparte sabed que os da como para 20 chupitos, por si queréis poner algo distinto en unas copas.

Ingredientes para 6-8 personas

  • 20ml aceite de oliva
  • 15g de ajo, pelados y cortados en láminas (como 2 dientes medianos)
  • 20g de jengibre fresco pelado y cortado en láminas finas. Si no encuentras, puedes usar un par de cucharaditas de jengibre en polvo, atención al procedimiento porque no se usan igual.
  • 1’5kg de calabaza, pelada y cortada en cubos de unos 4cms de lado
  • 800ml de caldo de pollo o de verduras, mejor si es claro
  • 400ml de leche de coco (¡¡¡no dulce!!!)
  • Sal y pimienta, al gusto
  • Zumo de dos limas para terminar, o al gusto
  • Aceite de cilantro para terminar (opcional)

Procedimiento

1.- En una olla pon el aceite a fuego medio con el ajo y el jengibre fresco (si usas en polvo, espera unos renglones), que se añaden en frío. Saltea unos 3-4 minutos hasta que empiecen a “bailar” y a desprender mucho aroma, pero evitando que se tuesten. En este momento añadimos la calabaza con algo de sal y pimienta (y el jengibre en polvo, si lo usas) y salteamos otros 5 minutos a fuego medio. Si ves que se tuesta, baja el fuego.

2.- Añade el caldo y deja que hierva unos 20-22 minutos a fuego medio-alto hasta que la calabaza esté muy blanda y se deshaga si la tocas con una cuchara de palo. Llegado este punto incorpora la leche de coco y en cuanto recupere el hervor mantenlo hirviendo otros 3 minutos, destapado. Tritúralo todo muy bien y pásalo por el chino o por un colador finito. Rectifica la sazón teniendo en cuenta que, al servirse fría, debe estar un poco cargada de sazón porque con el frío perderá sabor. Déjala templar y guarda en la nevera para servirla bien fría.

3.- Antes de servir, añade un buen chorreón de zumo de lima, que el ácido levanta bastante el sabor. Para esta cantidad debería bastar con el zumo de dos limas, que ronda los 50ml si éstas son buenas, pero todo sale más rico si vas probando y lo dejas a tu gusto. Para darle un toque aromático muy tailandés pon unas gotas de aceite de cilantro en la superficie de la sopera. Para hacer el aceite sólo tienes que triturar bien un manojo pequeño de cilantro (tallos incluídos) con 150ml de aceite de sabor neutro, por ejemplo girasol, y colarlo muy despacito. Aguanta muchísimo en la nevera y luego lo puedes aprovechar para ensaladas, guacamole, tártaros de pescado… O también puedes freír las hojas de cilantro o ponerlas frescas.

Notas: Esta sopa no es muy espesa, se trata de empezar con algo ligero. Si la quieres con más consistencia puedes probar a disolver un poco de maicena en el caldo frío, a triturar con la sopa un par de cucharadas de arroz blanco cocido (puedes echarlo en crudo junto con el caldo) o incluso una cucharada sopera de puré de patata de sobre.

Mira bien que la leche de coco no sea dulce, porque entre eso y la calabaza te quedaría una sopa de postre… Tampoco vale la coconut cream que venden, que es demasiado espesa y además suele ser dulce. Si no la encuentras, siempre puedes fabricar tu propia leche de coco: pon a hervir 125gr de coco deshidratado en polvo sin endulzar (lo tiene hasta Mercadona) con 600ml de agua. En cuanto hierva retíralo del fuego y déjalo infusionar unos 15 minutos; tritúralo con la minipimer o lo que tengas y cuélalo cubriendo el colador con una gasa o trapo húmedos, estrujando bien para sacar todo el juguito. Con esto sale una cantidad suficiente para la sopa.

Como hay calabaza rica en verano y en otoño-invierno, esta misma receta la uso para tomar en caliente, con alguna diferencia aparte de la obvia de la temperatura: 1ª) Cuando salteo la calabaza añado una cucharadita colmada de curry en polvo. 2ª) Para servir también añado zumo de lima (o de pomelo) pero en vez de aceite de cilantro decoro con unas pipas de calabaza fritas y luego ligeramente rebozadas en sal y curry.

ENSALADA DE FIDEOS TRANSPARENTES CON POLLO

EnsaladaThaiEsta ensalada me vuelve loca por muchas razones, primero porque está muy rica porque la comida tailandesa se centra en el equilibrio y cada plato tiene siempre un contrapunto dulce/salado y ácido/picante que para mí es un enganche absoluto. Pero además resulta que es un plato completo aunque ligero sin más trabajo que trocear unas verduras y unas hierbas que puedes variar a tu conveniencia y es perfecta para casi  cualquier proteína. Mi versión favorita es con restos de rosbif o de un buen filete a la parrilla, pero como lo que tenía a mano eran restos de pollo asado, con pollo asado la hice.

No sé si os habréis dado cuenta de que normalmente soy bastante pejiguera con las cantidades, no me gusta decir “una cebolla” o “un tomate” porque la diferencia entre dos piezas puede ser de 100g y, como es natural, el resultado varía enormemente. Hoy, salvando el aliño que es el alma de la ensalada y que sí está medido como siempre, voy a ser más relajada con las medidas. Os voy a dar cantidades aproximadas y basadas más bien en volumen y, en todo caso, os las podéis saltar a la torera y cambiar ingredientes a vuestro gusto.

Ingredientes para 6 personas

Aliño:

  • 60ml zumo de lima recién exprimida (según la suerte que tengas, de 2 a 4 limas. Soltarán más jugo si no están frías)
  • 50ml de salsa de pescado tailandesa* (nam pla)
  • 30g de azúcar de palma* o, en su defecto, azúcar moreno o miel
  • 10g de jengibre fresco, pelado y rallado o picado muy finamente
  • 5g de ajo, pelado y rallado o picado muy finamente
  • 1 chile “ojo de pájaro” rojo (chile tailandés pequeño), a rodajitas. Pica mucho, se puede sustituir por otra guindilla al gusto, quitar las pepitas o ponerle menos.
  • Opcional: 10ml (vamos, poquísimo) de aceite de cacahuete o, en su defecto, de oliva

Ensalada:

  • 300g de vermicelli, fideos finos transparentes*
  • 2 pechugas enteras (4 mitades) de pollo asado, como 700-800g de carne (o un pollo por las buenas), cortado en trozos “de bocado”, es decir, que no necesitemos el cuchillo para comerlos.
  • 1 pepino grande, mejor si es del tipo libanés (también llamado holandés, lo venden envuelto en plástico) o 2 pepinos normales.
  • 1 pimiento rojo, en juliana
  • 2 cebolletas frescas pequeñas, el bulbo partido en dos a lo largo y picado en juliana, los tallos verdes en rodajitas finas
  • 2 zanahorias peladas y ralladas o en juliana
  • 10g de hojas de albahaca, picadas groseramente
  • 10g de hojas de menta o hierbabuena (mejor menta), picadas groseramente
  • 20g de hojas de cilantro, picadas groseramente
  • Lechuga para servir bajo la ensalada, pueden ser hojas de cogollo separadas y enteras o lechuga romana o iceberg picada.

Procedimiento

1.- Prepara el aliño: mezcla el zumo y la salsa de pescado con el azúcar hasta que éste se haya disuelto bien. Cuando esté disuelto añade el resto de ingredientes y mezcla bien. Se puede hacer hasta con un par de horas de antelación. Si lo quieres tener hecho desde antes, lo mejor es que reserves la lima para el final (hasta 2 horas antes de servir), porque se tuerce, sin el zumo de lima aguanta en perfectas condiciones hasta 3 días en la nevera. Si lo haces con antelación, también deberías tener en cuenta que el ojo de pájaro va “soltando” picante poco a poco, así que si no tienes mucha afición a la guindilla será mejor reducir la cantidad, o bien añadirla al mismo tiempo que el zumo de lima. Si te parece que está demasiado fuerte, puedes aclararlo con algo de agua.

2.- Prepara los fideos, que se encuentran fácilmente tanto de arroz como de judía mung o soja. Según el tipo, la elaboración será una u otra y va desde hervirlos alrededor de 3 minutos hasta dejarlos hidratar en agua fría media hora. Yo hice los míos (de soja) remojándolos en agua muy caliente 10 minutos. Lo mejor es siempre seguir las instrucciones del paquete. Una vez listos, pásalos por agua fría para que no se pasen, porque no cogerían sabor igual de bien, escúrrelos bien y córtalos un poco para que sean más fáciles de comer. Cuando estén bien escurridos mézclalos con la mitad del aliño y reserva (yo prefiero hacerlo en la nevera, pero no es imprescindible).

3.- En la lista de ingredientes ya indico el corte de cada uno, salvo el pepino, porque depende del tipo que uses. Si has encontrado libanés (lo tienen en Hipercor, Alcampo, Corte Inglés, Mercadona y Carrefour, que yo haya visto) sólo tienes que lavarlo bien, pero no pelarlo. Quita los extremos y luego córtalo en dos a lo largo y haz semicírculos de cada sección de aproximadamente 2mm de ancho, o al gusto. Si usas el pepino común y corriente sí tendrás que pelarlo y si las pepitas son muy bastas, eliminarlas. El corte será el mismo.

4.- Mezcla los fideos aliñados con todas las verduras, la mitad de las hierbas y el resto del aliño. Dispón en la ensaladera en la que vayas a servir las hojas de cogollo o la lechuga picada a modo de cama, coloca encima los fideos con las verduras y corónalo todo con el pollo y el resto de las hierbas.

Notas: todos los ingredientes que tienen asterisco se encuentran sin problema en las tiendas de productos asiáticos. Si no conoces ninguno, los supermercados grandes (Carrefour, Hipercor, Makro, etc.) también los suelen tener en la sección de comida asiática o exótica. De todos, el único que puede dar más complicaciones es la salsa de pescado, aunque sé que la tienen en El Corte Inglés, según cuál sea puede estar en el supermercado o en el Club del Gourmet, pero la tienen. Si no consigues encontrarla o resulta que te horroriza puedes sustituirla (aunque la cantidad podría variar) por salsa de soja. Recomiendo usar la Kikkoman baja en sodio, la de la etiqueta y el tapón verdes.

Otras cosas que le puedes poner a esta ensalada: tomates cherry, brócoli, rabanitos, apionabo rallado, brotes de soja, col china o normal picada muy fina. Me encanta también terminarla espolvoreando con sésamo blanco o cacahuetes salados algo picados.

 

MACEDONIA EXÓTICA

MacedoniaExoticaLo único de verdad tailandés de esta macedonia es la forma en que preparo la piña, lo demás ha sido inspiración del momento y, nuevamente, aprovechamiento de algo que ya tenía en casa: sólo he mezclado piña y mango y le he puesto un “aliño” que en realidad es un sirope de coctelería (ahora se llama “mixology”), que también andaba por casa de unas copas…  Igual que con la ensalada, aquí sólo es importante medir bien el sirope, lo demás es perfectamente variable según gustos y necesidades. Esta receta mejora con algo de asentamiento, así que si es para cenar se puede hacer perfectamente por la mañana.

Ingredientes para 6 personas

  • 60ml de agua (2 onzas líquidas, por si tenéis medidores de coctelera)
  • 55g de azúcar blanco (es el mismo volumen que de agua)
  • 7g de jengibre fresco rallado. Si no tenéis un buen rallador, picadlo finamente o añadid un trozo más grande y menos picado
  • Ralladura de una lima, mejor si es sacada con un buen rallador tipo microplane, pero si no tienes sácala con un pelador y la cortas un poco, evitando la parte blanca o albedo.
  • 2 mangos medianos, como medio kilo de fruta una vez preparada
  • Misma cantidad de piña que de mango
  • Algunas hojitas pequeñas de menta (opcional)

Procedimiento:

1.- Primero hay que preparar el sirope de jengibre para que dé tiempo a enfriarlo. En un cazo pon el azúcar con el agua y el jengibre al fuego hasta que arranque el hervor. Retira inmediatamente del fuego, añade la ralladura de lima y deja infusionar 10 minutos. Cuela y enfría. Si tienes prisa, no tengas empacho en meterlo al congelador, no te preocupes que no va a congelarse.

2.- Mientras se enfría el sirope, prepara la fruta. El mango: Secciónalo a lo largo, metiendo el cuchillo cerca del pedúnculo y siguiendo el corte hasta el final tan cerca del hueso central como puedas, lo más probable es que te salga un corte algo curvo por la propia forma del hueso. Haz cortes en cuadrícula sobre la mitad que se ha desprendido del tamaño que quieras, empuja la piel hacia arriba de modo que los cubos de fruta suban y se separen y recórtalos encima del frutero. Repite la operación con la otra mitad. Por último, corta la piel alrededor del hueso y saca los cubos que puedas de la carne que lo recubre.

MangoCollage

3.- Para preparar la piña sigo el método tailandés, más que nada porque no tengo un aparato prepara-piñas pero también porque queda taaan bonita que siempre me quedo mirándola un ratito, ya pelada, antes de cortarla. Para pelarla encuentro que es mejor usar un cuchillo de sierra: corta los dos extremos y luego pon la piña en vertical, apoyada sobre el más ancho de los dos. Saca la piel cortando de arriba a abajo, no te preocupes de que queden “ojos” marrones, lo único que tiene que salir en este punto es la piel. Si te fijas cuando esté pelada, los ojos de la piña siguen un patrón de arriba a abajo ligeramente curvo. Con un cuchillo (para esto ya cojo uno japonés que uso para prácticamente todo) ve sacando las líneas de “ojos” haciendo cortes en “v” a lo largo de las líneas, siguiendo el mismo patrón, para sacar secciones enteras. Admira tu piña un rato antes de cortarla en trozos del mismo tamaño que el mango dejando el tronco central, que es demasiado leñoso (yo lo uso para hacer una infusión diurética, por aquello de la operación bikini… una guerra que tengo más que perdida).

collagepineapple4.- Mezcla la fruta en un bol y báñala con el sirope de jengibre frío. Ten en la nevera hasta la hora de servir y, justo antes de llevar la macedonia a la mesa, puedes añadir unas hojitas de menta o hierbabuena que le darán color y además la harán todavía más refrescante.

Notas: No es obligatorio usar todo el sirope, de hecho, para mí sobra como un tercio. Pero como es un desperdicio hacer menos cantidad, emplea lo que te sobre para cócteles, en bases de sorbetes de fruta o para endulzar y aromatizar un té frío, que ahora apetece mucho y así se puede variar del clásico té con menta.

Y esto es todo, hasta la próxima vez… espero que no os haya resultado demasiado raro y que os guste.

Tags: , , , , , , , , , ,

Y esto sin contar con las patatas fritas y la ensalada, que nunca faltan.

Siempre me ha gustado recibir y uno de los días que me más gusta para hacerlo es el domingo. Me gusta porque con la excusa de que es el día de descanso te lo puedes tomar relajadamente y como me descuide pongo a todo el mundo a comer de restos, que me viene fenomenal que me limpien la nevera… bueno, eso sólo lo he hecho una vez. Pero lo que sí hago es simplificar y poner un plato único y postre, más que nada porque así dejo los platos sucios en la mitad, porque el número de domingueros va en aumento y hay veces que somos un auténtico batallón.

Como mis domingueros hace tiempo que vienen a casa con niños los menús también los he simplificado para que sean aptos para todos los públicos y ya está estandarizado: en invierno les pongo cocido y, en cuanto empieza el buen tiempo, pollo. Sí varío los acompañamientos del pollo y si somos muchísimos lo que hago es cosas varias para que elijan y que no dé pena lo del plato único. Nunca hago de todo para todos -salvo pollo, claro- porque entonces necesitaría que volvieran otro día a comerse los restos… basta con hacer muchas cosas para 6 personas porque cuando hay mucha variedad o bien se toma menos de cada cosa o bien hay alguien que no come de algo. Con el menú de hoy, aparte de ser estándar y plato único, he buscado que resulte eficiente en cuanto al tiempo y la energía gastados en la cocina. Hay alguna cosa que se puede hacer con antelación y para el resto he sincronizado de modo que no se esté demasiado tiempo en la cocina y que se pueda aprovechar el horno encendido al máximo. Y éste es el menú que pondremos este domingo chez Mme Champignon:

Plato único, Pollo asado con gratin de coliflor, judías verdes y calabaza asada.

De Postre, Fresas (con o sin nata)

Read the rest of this entry »

Tags: , , , , , , , ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.