Florida

You are currently browsing articles tagged Florida.

En un artículo publicado en el número de enero de 1952 de la revista LIFE, el periodista Cleveland Amory cuenta la historia de un empobrecido marqués inglés que, la noche de su llegada a Palm Beach, fue interrogado por una rica viuda americana sobre el propósito de su visita. El marqués inglés, no se sabe si en broma, confesó que era pobre como las ratas y que un amigo le había recomendado pasar por Palm Beach y buscar una millonaria con la que contraer nupcias. “Aquí me tiene, señor marqués” contestó la viuda millonaria “ya no hace falta que busque más”.

Worth Avenue, Palm Beach

Worth Avenue, Palm Beach

Para tener éxito en Palm Beach es necesario tener mucho dinero (muchísimo) a ser posible amasado antes de 1950 (eso es lo que los americanos entienden por “Old Money”) o tener un título. El que sea. Da igual que sea pontificio, italiano, nuevo o medio inventado: que sea título. Ese es uno de los motivos, me dice Pantaleón, por los cuales se empeña en seguir usando su marquesado ficticio.

Casa de Kelly Wearstler en Los Angeles

Vía Veranda

Por eso, no entiendo cómo, estando invitado en casa de la famosa Dottie, con el llamativo Abelardo tres discretos pasos por detrás, con su rimbombante marquesado y su apasionante conversación, Pantaleón no ha sido el éxito de la temporada en Palm Beach.

Mapa de Palm Beach vía Elle Decor

Mapa de Palm Beach vía Elle Decor

Tumbado en su chaise longue, con una cataplasma de “barros del Nilo y peladura de Guanábana de Brasil” en la frente y una tila doble en la mano, Pantaleón me aclara que sí, que él ha sido un éxito y que su huida de Palm Beach no se debe a una debacle social, sino a sus “nervios”. Dottie no estaba sola en casa: con ella estaba su “piara de nietos” (Pantaleón dixit).

Foto de Slim Aarons, niños tomando un helado en Palm Beach, años 50.

Foto de Slim Aarons, niños tomando un helado en Palm Beach, años 50.

Pantaleón y los niños no combinan de él. Estos tardaron poco en darse cuenta de que estaban ante un neurótico – un neurótico simpático, pero neurótico al fin y al cabo – y descubrir su punto flaco. Su punto flaco de la semana, quiero decir, porque puntos flacos hay varios.

Tras descubrir que Pantaleón en Florida vive en permanente terror de encontrarse con un tiburón, tiburones falsos, verdaderos, disfrazados y disecados aparecían por todas partes.

6a00d8341c6c5753ef01538f4c438f970b

Hasta colocaron un delfín en la piscina (con las prisas las aletas pueden parecerse) cuando Pantaleón estaba haciendo sus largos matinales. Esta continua aparición de aletas negras en todas partes hizo mella en los ya frágiles nervios de Pantaleón.

August-10-2012-01-43-55-werere

“Pero eso no es todo” me dice el mono “ni siquiera es lo más grave. Lo grave es lo de esa mujer.”

“¿Qué mujer?” pregunto

“Lilly Pulitzer” me contesta, dando el nombre de la ya difunta diseñadora de ropa oriunda de Palm Beach.

“Pero Pantaleón” le digo “¡Lilly Pulitzer está muerta! Murió el año pasado”

“Lo sé” dice el mono “y ¡qué terrible legado ha dejado!. ¡El daño que ha hecho esa mujer! Por su culpa Palm Beach entero está lleno de señoras que piensan que el verde pálido va con el rosa y que ambos, combinados, son colores perfectamente tolerables para decorar una casa. ¿Te imaginas? Ah Cherie! ¡la profusión de rosa chicle! ¡La invasión del estampado chillón!¡Las mezclas en colores pastel! No te imaginas lo que he sufrido…!!!”

Mesa rosa, Palm Beach. Del post "Palm Beach Backyards", the Glam Pad.

Mesa rosa, Palm Beach. Del post “Palm Beach Backyards”, the Glam Pad.

Más rosa. Ruthie Sommers.

Más rosa. Ruthie Sommers.

Verde y rosa, al más puro estilo Pulitzer

Verde y rosa, al más puro estilo Pulitzer

Globos rosas en una "Baby Shower" de Palm Beach

Globos rosas y mantel verde en una “Baby Shower” de Palm Beach

Como siempre, al mono hay que creerle a medias. Es cierto que Palm Beach no es lo que era en los años 50, cuando la jet set mundial, antes o después, se dejaba caer por ahí para codearse con las grandes fortunas americanas en fiestas dignas de pasar a los anales de la historia. Pero sigue siendo impresionante.

windsors palm beach

Grace Kelly, siendo ya princesa de Mónaco, en Palm Beach

Grace Kelly, siendo ya princesa de Mónaco, en Palm Beach. Totalmente adaptada al verde y rosa local.

Los Kennedy en Palm Beach, saliendo de los oficios de Semana Santa

Los Kennedy en Palm Beach, saliendo de los oficios de Semana Santa

Estee Lauder en su casa de Palm Beach, circa años 60

Estee Lauder en su casa de Palm Beach, circa años 60

Es como un parque temático de los muy ricos, donde las palmeras se vacunan contra la gripe, la frutería tiene aparcacoches uniformado y las grandes mansiones al borde del mar se han fabricado una réplica de ellas mismas en pequeño para hacer de “beach house”.

Casa de Donald Trump. Tras comprar Mar a Lago, la casa que se hizo Majorie Merriweather Post, la heredera de los Kellogs, en el extremo sur de la Isla y convertirla en un club, Donald se ha comprado esta chabolilla.

Casa de Donald Trump. Tras comprar Mar a Lago, la casa que se hizo Majorie Merriweather Post, la heredera de los Kellogs, en el extremo sur de la Isla y convertirla en un club, Donald se ha comprado esta chabolilla.

Los americanos, cuando son ricos, son muy ricos. Y lo muestran. Todo etnólogo o sociólogo que se precie ha de pasar por Palm Beach para completar su formación.

Slim Aarons, Mr. y Mrs Donald Lease en su casa de Palm Beach

Slim Aarons, Mr. y Mrs Donald Lease en su casa de Palm Beach. Juraría que los pantalones de Mr. Lease son diseño de Lilly.

Evelyn Lauder en la entrada de su casa en Palm Beach heredada de su suegra Estee.

Evelyn Lauder en la entrada de su casa en Palm Beach heredada de su suegra Estee.

Lo que dice Pantaleón sobre la obsesión por los rosas es cierto, aunque a medias. Y creo que su atribución a la nefasta influencia ejercida por la Coco Chanel local, Lilly Pulitzer, es correcta.

Lilly Pulitzer colección masculina (por decir algo). La ubicua mezcla de rosa con verde.

Lilly Pulitzer colección masculina (por decir algo). La ubicua mezcla de rosa con verde.

Pero no todo es así. Lars Bolander, un decorador sueco de gusto perfecto y su mujer Nadine, se instalaron hace un tiempo en Palm Beach donde tienen una tienda. Gracias a ellos, entre otros, los Palm Beachitas poco a poco van viendo que hay vida más allá del rosa palo.

Lars Bolander y su mujer, Nadine Kalachnikoff, en su casa de Palm Beach

Lars Bolander y su mujer, Nadine Kalachnikoff, en su casa de Palm Beach

Lars Bolander

Lars Bolander, casa de Brooke Giannetti en Palm Beach.

E incluso Celerie Kemble, la famosa decoradora nativa de Palm Beach, hija de la no menos conocida Mimi Mcmakin, fue capaz de superar su fase verde-rosa…

Celerie Kemble en fase verde-rosa. Palm Beach

Celerie Kemble en fase verde-rosa. Palm Beach

Y hacer cosas como estas:

Celerie Kemble superada fase verde-rosa

Celerie Kemble superada fase verde-rosa

Y en Palm Beach siempre ha habido buen gusto. Como el de Consuelo Vanderbilt, “jubilada” en Palm Beach como señora de Balsan tras haberle dado la patada al duque de Malborough

El Vedado, casa de Consuelo Vanderbilt en Palm Beach

El Vedado, casa de Consuelo Vanderbilt en Palm Beach

O el de la famosísima C.Z. Guest cuya icónica fotografía por Slim Aarons está tomada en Palm Beach…

C.Z. Guest, perro e hijo. en su casa de Palm Beach. Foto de Slim Aarons.

C.Z. Guest, perros e hijo. en Villa Artemis, su casa de Palm Beach. Foto de Slim Aarons.

O el de la enigmática Jayne Wrightsman, excepcional coleccionista de arte y muebles cuyos donativos en muebles franceses del XVIII llenan varias salas del Museo Metropolitan de Nueva York…

Jayne en su casa de Palm Beach decorada por Stephane Boudin de Maison Jansen

Jayne en su casa de Palm Beach decorada por Stephane Boudin de Maison Jansen

La piscina de la casa de Jayne, agua de mar calentada a exactamente 25ºC. Dicen que JFK, cuya mujer era íntima de Jayne, venía a nadar a esta piscina para aliviar sus problemas de espalda

La piscina de la casa de Jayne, agua de mar calentada a exactamente 25ºC. Dicen que JFK, cuya mujer era íntima de Jayne, venía a nadar a esta piscina para aliviar sus problemas de espalda

Pero sí, lo del rosa es contagioso.

Mario Buatta, del libro "Palm Beach entertaining". Rosa y verde.

Mario Buatta, del libro “Palm Beach entertaining”. Rosa y verde.

Y me pregunto por qué pensarán que el rosa es lo que procede en un sitio de playa, cuando existen opciones mucho menos… conflictivas.

Vía House and Garden

Vía House and Garden

Miles Redd, vía House Beautiful. Casa de Lyford Bay, Bahamas. Magnífico el toque de las sombrillas.

Miles Redd, vía House Beautiful. Casa de Lyford Bay, Bahamas. Magnífico el toque de las sombrillas.

beto401

Sig Bergamin

Sig Bergamin

402ba0a848019336b8c2018e4e0ec40f

b7baf3d539cecf249e886ff0bbf4c00e

111gris

blue2

“Lo que quieras” me dice el mono “pero no hay quien los convenza. ¡Hasta Dottie ha caído en la trampa!. Me alojó en un cuarto verde y rosa…

palm beach bedroom

“Nos dio una cena con la mesa en verdes y rosas…”

Palm Beach Lunch, vía House Beautiful

Palm Beach Lunch, vía House Beautiful

…los maravillosos platos verdes de Anna Weatherley que ha comprado pretende ponerlos con flores y copas rosas…”

111 Anna Weatherley

“las telas de flores del salón – por cierto ¿sabes que vuelven las telas de flores? – las ha puesto en verde y rosa…”

palm beach style

“Y tomamos el té en el salón verde y rosa…”

palm beach tea

“Así que cuando el bestia del perro de sus nietos se comió mi pijama y Dottie, adorable, me regaló uno nuevo ¡verde y rosa!…

Pijama de Lilly Pulitzer

Pijama de Lilly Pulitzer

…Y no pude soportarlo más!”

 

PD: Se me olvidó deciros que el libro de Michael Devine (“An Invitation to the Garden”) llegó y que me temo que no merece la pena. En este caso, podéis ahorraros el dinero. En nuestra humilde opinión, ni las recetas ni las mesas merecen el desembolso.

Tags: , , , , , , ,

En mayo de 1539, con seiscientos hombres, veinticuatro sacerdotes, nueve naves, y doscientos veinte caballos, llegó a la costa occidental de la Florida, al sur de la bahía de Tampa, Don Hernando de Soto, adelantado, conquistador y aventurero español.

Pelícanos

Pelícanos

Nombró al lugar Espíritu Santo, nombre que no caló mucho entre los locales, pues aún ahora se refieren a él con el nombre de origen indio Sarasota.

DeSoto-Hernando

 

Hace unos 25 años, otros dos aguerridos españoles (mi padre y mi tío Fernando) arribaron a uno de los cayos de Sarasota, Longboat Key, invitados por un amigo a jugar al golf una semana. Esto del golf en Sarasota, no es tan peligroso como conquistar zonas pantanosas a los indios seminolas, pero casi: 

 

¿Veis eso que flota en el bonito lago?

¿Veis eso que flota en el bonito lago?

 

 

Pues lo que flotaba eran los ojos de esto, que posteriormente emergió en un "bunker".

Pues lo que flotaba eran los ojos de esto, que posteriormente emergió en un “bunker”.

La última noche de su estancia, tras una semana de golf, buen tiempo, paisajes maravillosos y aguas turquesas, uno de los dos aguerridos hermanos le comentó a su amigo Tom que estaría bien tener allí un “apartamentito” como el suyo. “Pues se vende el de al lado” dijo Tom. Y así, mi señor padre y mi señor tío, en ese mismo momento de alegría vinícola y exaltación de la amistad, se acercaron al agente inmobiliario más próximo y, sin control de alcoholemia ni nada, se hicieron con un pied à terre en el mismísimo culo del mundo. Culo muy bonito, pero culo en todo caso.

Amaneciendo en Longboat Key. Vista desde mi ventana a las 6.30 a.m. sufriendo los efectos del jet-lag.

Amaneciendo en Longboat Key. Vista desde mi ventana a las 6.30 a.m. sufriendo los efectos del jet-lag.

La parte de la estupefacción inicial y cabreo posterior de sus respectivas mujeres a la vuelta de la expedición floridiana de ese par de “adelantados” me la ahorro. Lo cierto es que gracias a ese momento inspirado mis hermanos y yo (luego se han ido añadiendo los políticos) llevamos 25 años disfrutando con mis padres de una maravillosa semana de “puente de mayo” allá en las tierras de “Jernandou de Sout-Tou”.

Atardecer en la parte del cayo que da al interior, al "lago" como le llaman.

Atardecer en la parte del cayo que da al interior, al “lago” como le llaman.

Árbol típico local. Una especie de ficus al que llaman Banyan Tree.

Árbol típico local. Una especie de ficus al que llaman Banyan Tree.

Pantaleón se vino esta vez, pero adelanto que no vuelve, porque no paró de quejarse en toda la semana. Que si el aire acondicionado está muy frío, que si la decoración es horrible (cierto, lo es. Tanto que si tener mal gusto fuera delito, el decorador merecería la silla eléctrica) y que si en la playa no hay quien se bañe relajado. Cierto también: Los baños con mil ojos, que allí las sardinitas miden dos metros y tienen aleta dorsal. Vale que no sean tiburones sino delfines, pero yo no me relajo teniendo en el agua ningún bicho que mida más de 30 cm. Y hasta que identificas a Flipper, lo de la aletita negra mosquea un montón.

la foto (17)

Siendo una isla, esto de las caracolas, estrellas de mar y corales lleva de moda en Longboat Key varios lustros. He perdido la cuenta de la cantidad de falsos corales he metido en la maleta rogando llegaran a destino sanos y salvos (con el tiempo he perfeccionado la técnica, se necesita plástico de burbujas y mucha camiseta y calcetín a modo de envoltorio). El caso es que el “coastal decor” como lo llaman, lo han perfeccionado bastante (todo lo de abajo disponible a través de Pottery Barn)

405789_10151439317075959_493794955_n

 img74o

IMG_0976

IMG_0962

IMG_0969

IMG_0972

 coastal-vignetteIMG_0973

img98oY también son los reyes de la iluminación exterior. No sólo llenan todo árbol de tiras de luces estilo navideño (a Pantaleón y a mi nos encantan) como en este restaurante de abajo… 

Mar-a-Vista, Longboat Key

Mar-a-Vista, Longboat Key

Sino colgando faroles y lucecitas de todo sitio que se deje: de ramas de árbol, palmeras, sombrillas…

sombrilla con luces

IMG_0974

eclectic-outdoor-lighting-idea-pottery-barn-1

lantern_chandeliers_outdoor_lighting_home_design_kevin_sharkey

Outlook-55

outdoor_space_-_outdoor_dining_-_flowers_-_romantic_buffet_table_-_lantern_chandeliers__-_outdoor_decor_and_design_-_dining_room_pillow_chairs_via_pinterest

arbol con velas

6136452T7VL__SL500_AA300_

7-Ralph-Lauren-table-design-for-DIFFA-Dining-by-design-at-the-2011-new-york-architectural-home-design-show

cenaexterior

March2008-MarthaviaBrilliantAsylum

timthumb

Siempre me han gustado estas composiciones de mesas románticas debajo de un árbol, aunque me preguntaba de donde sacar guirnaldas de luces aptas para exterior que fueran lo suficientemente largas y también cómo narices iluminaban esos farolillos chinos de papel tan monos sin prender fuego a farolillo y árbol…

fall-wedding-decor-tanja-lippert-floating-paper-lanterns-2

lanterns-outdoor

Hasta que descubrí “Save-on-crafts” una web en la que, en teoría, lo que venden es todo tipo de materiales para organizar bodas en modelo bricolaje, o sea, comprándote tú toda la decoración que se te ocurra. Allí averigüé que el truquillo del farolillo chino es hacerte con un bicho a pilas como este que cuelgas de dentro del farol…. (¿O una linterna de la tienda china más cercana pegada con mucha cinta aislante???)

Especie de linterna de LEDS a pilas que se cuelga del farol. Funciona con mando a distancia.

Especie de linterna de LEDS a pilas que se cuelga del farol. Funciona con mando a distancia.

O si tienes acceso a un enchufe, con una tira de “casquillos” para bombilla como éstos…

bevfabriccrafts_2261_4031272856

También descubrí que existen velas a pilas hechas con cera que dan el pego y hasta parpadean tímidamente… (las de abajo disponibles también en Pottery Barn que sí envían a España, pero el envío es caro. Me dicen que está previsto abrir en Europa en los próximos doce meses)

velas pottery barn

También descubrí en Save-on-crafts que hay unas cosas llamadas “floralytes” sumergibles que puedes lanzar tranquilamente dentro de un jarrón con agua y que dan luz a tus centros de mesa durante horas…

 

Existen en varios colores y también tienen mando a distancia para encender varias a la vez o cambiar de color. Cuidado con el blanco porque es demasiado blanco, mejor “warm white” o incluso el ambar, para evitar el efecto aparato de consulta de dentista.

Floralytes

Así que aprovechando la estancia en los “States” me hice con un “alijo” de todo lo de arriba que pondré en buen uso próximamente. Sólo dos cosas más:

Por favor, antes de poneros a hacer manualidades de exterior, acordaros de mandar las fotos de vuestras mesas para el concurso de tablescapes. Mesa del hall, consola, lo que sea. ¡Por ahora sólo hay cinco fotos! ¡Por favor no seáis vagos! No me dejéis mal… Al ganador le he traído un “tapón de botella” de coral en forma de cruz que parece un broche de Christian Lacroix (está en una de las fotos de arriba pero es mejor en “persona”).

En el post de los tablescapes no identifiqué la primera foto, la de las bolas de cristal azules (porque no sabía de donde era). La foto es de una mesa puesta por Isabel López-Quesada quien me escribió para decirmelo y para contarme que nos sigue y le gusta mucho el blog. Me hizo muchísima ilusión saberlo porque soy muy fan de su trabajo. Confieso que a veces miro la lista de suscriptores del blog y me da subidón el tema… Está feo hacer name-dropping pero si por calidad de lectores fuera, este blog es de primera categoría. Que el blog guste a tantos profesionales que admiro y a gente con algunas de las casas más bonitas de España es todo un honor. Esta abogaducha gris no se cree la pedazo de audiencia que tiene: ¡vosotros!. Gracias por leernos.

 

Tags: , , , , ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.