Decoración infantil

You are currently browsing articles tagged Decoración infantil.

Sólo hay alguien a quien Pantaleón teme: mi sobrina Teresa. Cinco años de edad y uno quince de alto, pero le apelota.

Foto (coloreada) de la Gran Exposición de París de 1937

Foto (coloreada) de la Gran Exposición Aeronaútica de París de 1937

Teresa es como Anna Wintour pero en diminuto. Y da el mismo miedo. Las pasadas Navidades apareció en casa, muy seria ella, recién llegada de París, donde vive, con pantalón pitillo azul marino, botas Ugg, anorak de plumas rosa, gafas de sol blancas, collar de tres vueltas de perlas y falso chanel en el brazo. Todo eso en 3 palmos de alto.

“¿Qué lleva en el bolso?” le pregunto a mi hermana. “Ni idea” me dice “pero no lo ha soltado desde que hemos salido de París”. Teresa es todo un carácter: tiene el enorme mérito de ser capaz de mirarte por encima del hombro desde su 1.15 de alto.

cuarto con mapa

En mi época, las niñas eramos más modositas. Por ejemplo, ni se nos ocurría desarrollar una opinión propia hasta bien entrada la veintena. Eso de no ponerte un jersey porque no te gustaba, era inaudito. Gustar o no gustar no eran conceptos que manejásemos: tú te ponías lo que decía tu madre. Y si ella tenía frio, pues te ponías el jersey. El que ella dijera. Y en cuanto a eso de opinar sobre la decoración de tu cuarto… solo de pensarlo me entra la risa.

 

Alessandra_Brancatoile azul y toque verdePero ahora los niños son como Teresa: tienen opinión. Teresa quiere un cuarto nuevo y quiere que sea como éste (ha venido con el recorte dentro de su falso 2.55 de Chanel y me lo enseña cuidadosamente)

recorte teresa

“Hay una cama arriba, ¿ves tía Batrís?” me dice “y luego, si por ejemplo estás durmiendo y no tienes nada que hacer (???)” añade muy seria “pues bajas a jugar en tu casa de muñecas”. Veo que lo tiene todo muy pensado. Lo del escritorio para hacer los deberes o el arnés de limpiaventanas para poder hacer la cama medio decentemente, eso, ni lo considera.

“También quiero un polumpio” añade mi diminuta clienta “como éste”.

Columpio con árbol

Miro el “polumpio” y la litera y pienso en lo que su madre se va a gastar en dentistas. “¿No lo prefieres encima de la cama?” pregunto. “Por si te caes…” añado.

columpio sobre la cama

Medita un rato, conocedora de sus propias limitaciones (en temas de actividad física, la pobre ha salido a mi, y no es especialmente hábil). “Sí” concede “quiero una casa de muñecas, con una cama encima y un polumpio encima de la cama”. Fantástico. Y una casa nueva con techos de cinco metros. Pues, sí que he negociado bien este asunto.

Dejo a Teresa al cuidado de Pantaleón y me voy sola a pensar en opciones que puedan convencer a mi exigente pequeña clienta sin pasar por un cambio de casa que no creo que mi hermana aprecie. Cuartos de niños. Es bastante difícil. A veces se nos va la mano creando pequeños “Disneyworld” llenos en exceso de colores primarios donde me asombra que pueda dormir nadie sin sufrir pesadillas psicodélicas. Quizás baste con algo más calmado, por ejemplo en tonos azules, como éstos:

colores azules

Un cuarto limpio y con luz (los niños necesitan mucha luz) en colores calmados. Porque jugar van a jugar de todas formas (¡son niños!) pero ¿de verdad esperamos que duerman tranquilos en una fantasía de árboles, arco irises y pájaros multicolor con todos los juguetes a a vista?. Es como pedir a una bulímica que duerma tranquila en una pastelería…

Cuadros azul y verde

Dicen los psícologos que no es bueno que los niños tengan todos los juguetes a la vista. Han de ir jugando con ellos o pidiéndolos uno a uno, porque si no les entra la ansiedad. Así que un cuarto de niño necesita también mucho espacio de almacenamiento: para ropa y para juguetes. Un gran armario… ¿Quizás con puertas de pizarra para que pinten preferentemente ahí y no en las paredes?

Rayas en el techo y pizarra

 

Y es cierto que les gustan las literas, a pesar de lo difíciles que son de hacer las camas en alto y el peligro de las escaleras.

mas literas

Quizás con el advenimiento del edredón ya no sea tan complicado hacer las camas, y quizás pueda hacerse una escalera de peldaños, incluso huecos, con bisagras en cada escalón, que sirvan de espacio de almacenaje…

cuatro literas blancasLas camas de arriba podrían utilizarse para cuando vengan a dormir sus amigos, y usar principalmente las de abajo, con menos riesgo de “despeñamiento”…

la foto (34)

O quizás pueda engañar a Teresa con una “falsa litera” que sin embargo aproveche bien el espacio, con dos camas en fila…

dos camas en fila

No sé bien si la fascinación de los niños con las literas viene de que estén en alto o de la sensación de “recogimiento”. Creo que es bastante posible que sea lo último, que lo que les guste sea tener su propio espacio delimitado. Así que quizás baste con algo así…

camas en fila4

 

O incluso con su propio rinconcito en una esquina…

alcoba gris

alcoba blanco

O ya puestos, con jugar a las princesas y darles lo que siempre he querido, para que no crezcan como yo, obsesionadas con una cama baldaquino que nunca han tenido…

cuarto nina dos armarios

con canopy y espejo

Quizás con un papel alegre (obviamente, puesto sólo desde media altura, por encima de 1.10, para que cuando hagan sus grafittis, cosa que inevitablemente sucederá, lo hagan sobre pintura lavable y el papel). Me gusta, por ejemplo, éste de Nina Campbell…

papel nina campbell

O este otro:

cama baldaquino

O quizás podríamos pintar algo en las paredes. Pero no multicolor. Algo más sutil, como esto…

chinoiserie cuarto nina cuarto nina

Que nos pintarían encantadas tanto Natalia Lafita como Isabel García-Valdecasas (teléfonos y datos de contacto en el post “Yes we can“). O poner un gran mapa, que les ayude a futuro en las clases de geografía…

la foto (49)

la foto (28)

O dejarnos de historias, pensar en las “crecederas” y poner un cuarto que pueda durarles hasta más allá de los seis años…

rayas azul y rojo

rojo y blanco

azul y rojo colores

Como veis, tengo preferencia por las rayas. Y el blanco-azul-rojo me parece una combinación infalible para cuartos de niños (ya sean de uno u otro sexo). Creo que las rayas, si no las pones en las paredes, al menos deberías optar por pintarlas en el techo. Nada anima un cuarto de niños como un buen look carpa de circo…

rayas en el techo rojas

la foto (33)

(Más ejemplos del look carpa en “El temor de Abracurcix“)

Y si no quieres look carpa de circo… ¡al menos ponles mini-carpa!

tienda india blanca1

litera teatroAunque sí por mi fuera… esta es mi favorita de todos los tiempos: (repetida, la puse ya en “Bajo Palio” por lo mucho que me gusta)

Nicky Haslam repetida

Lo tiene todo. Alfombra para amortiguar caídas, el “palio” que tanto me gusta, la combinación de azul-blanco-rojo que me parece limpia, el mono, y la lámpara-farol maravillosa. Si no hay lámpara farol maravillosa, al menos pon algo divertido como esto…

luces globos

Así que con mi propuesta de cama bajo palio, lámparas de globo, tienda india (de muñecas), pizarra y papel multicolor me voy a intentar convencer a mi clienta de que renuncie al “polumpio” encima de la litera.

Al entrar en el salón me encuentro a un Pantaleón sudoroso haciendo abdominales, con Teresa sentada a lo indio, muy quieta, en mi sofá, contando: “ciento tres, ciento cuatro, ciento cinco…”.

“¡Me ha dicho que estoy gordo!” me dice el modo ante mi mirada interrogante.

Me vuelvo a Teresa y me doy cuenta que tiene una caja de macarons de frambuesa –  de los que está dando buena cuenta- colocada entre las piernas. Maligna, me guiña un ojo.

Si ha conseguido quitarle los macarons al mono, no tengo esperanza alguna de convencer de nada a esta pequeña maestra de la guerra psicológica.

Tags: ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.