Se hace lo que se puede

latas

Con esto y poco más está hecho el menú de hoy. Falta una lata (leche condensada) pero es que afeaba mucho la foto…

He estado de paseo por Sevilla muchos días y me he empachado de tapas y de olor a azahar. Venía inspiradísima con mil ideas para los menús de Pantaleón pero, aunque Madrid me recibió muy cariñosamente, la realidad me dio en toda la cara como las ráfagas de azahar: ¡zás! Como es natural, tenía la nevera semi-vacía y apenas los imprescindibles. Pero soy una chica previsora y mis “imprescindibles” de despensa dan mucho de sí, así que decidí hacer un menú para el cual sólo me hizo falta una paradita rápida en la frutería de abajo de casa, el resto es todo de lata o bote. Esto significa que hoy sólo os voy a poner recetas nuevas para el segundo y el postre porque el primero es una sopa de pimientos que ya os di. Podría haber puesto una sopa de espárragos blancos, pero resulta que no tenía y… se hace lo que se puede. Así pues, el menú de hoy es:

De primero, Sopa de Piquillos (para la receta, entrad en este enlace).

De segundo, Confit de pato con una guarnición diferente

De postre, Mango en crema

CONFIT DE PATO Y GUARNICIÓN

confit2

Servilleta a la derecha, para generar polémica más que nada.

El confit está en mi lista de productazos. Es una conserva, no requiere mucho trabajo (si lo compras hecho, claro) y a la gente le encanta. Todos los años le pido a los Reyes Magos una lata grande pero, además, ahora se encuentran en todas partes envasados al vacío y de uno en uno. Para el plato completo sólo tuve que comprar los tomates cherry, todo lo demás estaba ya en casa. Por supuesto que no estaría de más servir una ensalada de escarola o de berros, por ejemplo, y si sois aficionados al clásico “pato a la naranja” se le pueden añadir unos gajos al verde o algo de zumo y ralladura bien finita al aliño.

Ingredientes para 4 personas

  • 4 muslos de pato en confit
  • 1 tarro grande de alubias blancas cocidas (400g peso escurrido)
  • 25-30ml aceite de oliva (un chorro generoso)
  • 250g de tomates cherry
  • 1 diente de ajo triturado, o cantidad al gusto
  • 1 cucharadita de tomillo seco, o al gusto
  • Sal y pimienta negra recién molida al gusto

Procedimiento

Nota previa: El pato se puede hacer al horno, en la sartén o usando los dos. Para usar sólo sartén debe ser antiadherente, con tapa y en la que quepan bien. Si usáis de los que venden al vacío y que se conservan en frío, conviene tenerlos fuera de la nevera con tiempo para trabajarlos a temperatura ambiente.

1.- Usando sólo sartén: Hace falta que ésta se pueda tapar y que quepan los muslos sin tener que forzarlos. Se quita toda la grasa de las patas (se guarda, por supuestísimo) y se ponen con la piel hacia abajo a fuego medio-bajo y se tapan. En unos 15-20 minutos deben estar hechos, con la piel crujientita y la carne caliente pero sin que se haya secado. Se retiran y si no os disgustan las salsas un poco pringosas se puede desglasar directamente la sartén con cualquier cosa para hacer una salsita rápida. Opciones: madeira, oporto, brandy, caldo de pato o de pollo, vinagre balsámico o de jerez para hacer una gastrique en plan tramposo…. Los muslos no deberían necesitar sal, pero sí que admiten más pimienta cuando ya están hechos.

2.- Usando también el horno: Precalienta el horno a 200ºC, sin ventilador, calor arriba y abajo. Pon una sartén a fuego fuerte y por tantas tandas como haga falta ve poniendo los muslos limpios de grasa y con la piel hacia abajo durante un minuto. Pásalas a una fuente de horno, esta vez con la piel hacia arriba, y hornea unos 15 minutos en el tercio superior del horno. También se puede hacer directamente al horno y gratinando al final, ensucias menos cacharros pero controlas menos la cocción… sopesa y elige.

3.- Mientras tanto, hacemos la guarnición. Saca las alubias del bote y enjuaga bien el líquido de conserva. Ponlas en un cazo cubiertas con agua fría y una pizca de sal a fuego medio. Hiérvelas un minutito, escurre y reserva en un bol, guardando también un poquito del agua de cocción.

4.- Pon una sartén grande (donde vayan a caber todos los tomates y las alubias) a fuego medio-alto y vierte el aceite justo para que al calentarse y expandir cubra todo el fondo pero no haya un charco de aceite, que el pato ya es grasientito y no nos queremos pasar. En cuanto esté bien caliente (pero sin humear) añade los tomates enteros y algo de sal. Déjalos quietos unos diez segundos para que coja alguna zona tostadita y luego ya saltea moviendo de vez en cuando la sartén -o con una cuchara de palo si te impone lo de hacer saltar la comida en el fuego- durante un par de minutos. Añade el ajo triturado o picado muy finísimo o machacado en el mortero y baja un poco el fuego. En cuestión de segundos no olerá a crudo y ya se pueden incorporar las alubias, el tomillo, un par de vueltas al molinillo de pimienta y tres o cuatro cucharadas soperas del agua de cocción. Si tienes caldo a mano será más rico que sólo con el agua pero no es imprescindible. Tenlo todo al fuego durante unos 5 minutos, lo justo para que se caliente bien y se mezclen los sabores. Ajusta sal y pimienta y está listo para servir.

Notas: Los confits que vienen en lata suelen tener abajo del todo un jugo, a menudo está hecho gelatina, que es como esencia de pato. Eso es oro para vuestra salsa.

También podéis hacer el confit en casa que, aunque pesadito, es de lo más gratificante. Tenéis una receta que encuentro bastante buena en este post de Food & Chic.

El de la foto está pasado porque me tuve que poner con otra cosa y se me fue el santo al cielo… no me quedó ni un muslo decente para foto pero de verdad que sale bien así y en cualquier caso estaba riquísimo. La salsa está hecha desglasando la sartén con brandy y el jugo de pato del fondo de la conserva.

MANGO EN CREMA

martinimango

Las copas de Martini siempre dan mucho juego para presentar tonterías, parece que has trabajado el doble.

Lo de este postre es un poco cara dura… ya lo vais a ver. De hecho, es tan tramposo que las indicaciones son casi todas para la presentación, que hay que echarle un poco de cuento para que no se note demasiado. Para esta receta sólo he tenido que comprar unas fresas (que son de adorno) porque aparte de las latas tenía 3 limones aún vivos en casa. Las fresas están preparadas como os conté en la entrada de los almuerzos de domingo, sólo que cortadas más pequeñitas. Es de mango porque es el tarro que tenía, pero ni que decir tiene que se puede hacer con melocotones o la fruta que tengáis a mano.

Ingredientes para 6 personas

  • 1 tarro de mango en almíbar (400g peso escurrido)
  • 500g leche condensada
  • 60-75ml zumo de limón recién exprimido (un limón bien grande o uno y medio)
  • Para decorar: fresas maceradas (para ver mi versión pincha en este enlace)

Procedimiento

1.- Tritura el mango escurrido, la leche condensada y el zumo de limón en una batidora de vaso o con la que tengas y déjalo tan fino como puedas.

2.- Como tendremos que cuidar la presentación, lo mejor es pasarlo todo a una manga pastelera o a una bolsa de congelar, se cierra bien y se deja reposar en la nevera un par de horas como mínimo para que cuaje, quedará con una textura como de mousse densa.

3.- Con ayuda de la manga o bolsa zip (corta una esquinita y úsala como si fuera una manga pastelera) vierte la crema en copitas o en boles monos y pon encima una cucharadita de fresas maceradas para decorar. Por supuesto, también puedes rellenar tarteletas o tulipas de barquillo compradas… yo no tenía.

cheesecake

Encontré unas galletas digestive y decidí marcarme estos vasitos de “cheesecake invertido de fresa y mango” (el nombre también ayuda a que parezca que has trabajado un montón)

Y esto es todo, se hace lo que se puede… pero con una despensa bien surtida y algo de caradura se puede hacer bastante. Por supuesto, si no fuera por Pantaleón esta humilde servidora habría comido pasta, que es lo que de verdad me gusta y también hay siempre en mi despensa. Tened un buen fin de semana y haceos con una buena selección de latas para la despensa, que siempre vienen bien.

Tags: , , , ,

28 comments

  1. Tante Leonie’s avatar

    Yo te creo madame C ! Soy d las tuyas , abro nevera y miro despensa y hay q inventar algo, son restos de vivir en un país bajo el yugo soviético donde no había apenas mas q yoghurt ,patata , cebolla y coles,
    y la compra era ir a Grecia una vez al mes ! Q mayor sueno ! Gracias por las recetas vuelvo a renacer de nuevo y me veo en ese miasma con un bebe de semanas ….y claro sin pañales, ni leches ! Con perdón leche de bebe !

    1. Mme Champignon’s avatar

      Gracias Tante Leonie! Y desde aquí me descubro ante ti por el asunto soviético: eso sí que tiene mérito (lo de los pañales me ha llegado al alma).

    2. Eva’s avatar

      Pero que bien que con poco se obtenga tanto y tan bueno y bonito. Qué gozada, aquí todo sirve y nada se tira!!yo soy de ese pensamiento. La verdad que nunca he hecho confit de pato, pero parece bastante fácil, y el postre ni te cuento!!qué gustazo!!espero que vuelvas a Sevilla pronto y así activas el mismo ingenio para cuando vuelvas a tu casa y este medio vacía..jejejeje un beso fuerte

      1. Mme Champignon’s avatar

        Nunca hay que tirar nada aprovechable, esa es la regla de cualquier ama de casa (o de cualquiera que se haya criado con alguien que vivió una guerra). Pero, además, a menudo esas partes que se tiran son minas de sabor: las pepitas de los tomates, las ralladuras de los cítricos, los huesos o los recortes de las piezas de carne…
        A ver si puedo volver por Sevilla, aunque ahora el cuerpo me pide Galicia!!! jajajaja!!! Muchas gracias y un beso, espero que estés tan bien como suenas 😉

      2. anagang’s avatar

        Gracias!! Una pagina divertida!!

· 1 · 2

Comments are now closed.

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.