Pantaleón jansenista

Pantaleón ha vuelto. Subo a verle y llego justo a tiempo de oirle decir al teléfono: “Pues claro, daarling, como sabes, yo soy TOTALMENTE jansenista”. Al oirlo me dá tal ataque de tos que de poco me atraganto. ¿Jansenista? ¿Pantaleón??? ¡Lo que me faltaba por oir!

item0_rendition_slideshowVertical_marella-agnelli-villar-perosa-italy-01-chinese-gallery

Villa Perosa, de los Agnelli, cerca de Turín. Pasillo redecorado por Marella Agnelli con la ayuda de Stephane Boudin de Maison Jansen. Vía AD Estados Unidos.

Al llegar al salón descubro al mono semi tumbado en su chaise longue, copita de champagne en una mano y macaron de frambuesa en la otra, con Abelardo sentadito en un taburete bajo a su lado, toalla en ristre, haciéndole los pies.

El duque y la duquesa de Windsor en su casa del Bois de Boulogne, decorada por Stephane Boudin con muebles de Maison Jansen

El duque y la duquesa de Windsor en su casa del Bois de Boulogne, decorada por Stephane Boudin con muebles de Maison Jansen

“Bella y representativa imagen de un jansenista confeso” le digo irónica.

“Darling!” dice el mono ” veo que, como de costumbre, no te has enterado de nada: a ver, ¿qué entiendes tú por jansenista, querida?'”

“Lo que todos” contesto “un hereje aguafiestas vestido de negro, de rigurosa y estricta moralidad, que no cata el alcohol, desconfía de los placeres de la carne y opina que estamos predestinados a la hoguera y el fuego eterno.  Vamos: tu viva imagen.” 

“Ah, pero eso es un Jansenista de los de Jansenio, daarling” me dice el mono con tono displicente “y yo no soy de esos, no. La pacatería en general me aburre, y la pacatería herética me produce migrañas. Yo no soy Jansenista Jansenio, ¡soy jansenista de la Maison Jansen!”

cama jansen

Cama de campaña en hierro y bronce dorado de Maison Jansen.

Escritorio Jansen. Vía Elle Decor

Escritorio Jansen. Vía Elle Decor

“Mesón Yan-sán” repite Abelardo por lo bajini, mientras lima la uña del dedo gordo, como esforzándose en recordar el nombre una nueva deidad.

jansen_crop_4

Espectacular aplique en tôle y conchas marinas de Maison Jansen.

Y no le falta razón, porque si es que si hubo una deidad decorativa en el siglo XX, un líder indubitado, un precursor de la globalización, esos fueron sin duda los chicos de Jansen. La maison la fundó a finales del siglo XVIII un francés de origen holandés llamado Henri Jansen. Pero la existencia de este señor es puramente anecdótica. Quienes dieron renombre a la maison y la convirtieron en referente mundial fueron otros dos señores: Stephane Boudin y Pierre Delbée, sucesivos directores de la Maison Jansen.

DelbeeTerrace

Terraza de la casa de Pierre Delbée en París.

bottomimg

El ya mítico hall-comedor de la casa de Pierre Delbée en París, La boisserie, pa puerta lacada en negro con incrustaciones de marfil y los muebles, y en especial la conocidísima “mesa royale” – plegable y con ruedas- son todo de Maison Jansen.

Jansen comenzó siendo una tienda de antiguedades que vendía unas piezas y localizaba otras tantas a petición de sus clientes. Se especializaba en mobiliario francés del siglo XVIII, en concreto en piezas de “los Luises” (Luis XIV, Luis XV y Luis XVI) y aprovechó esta especialización para empezar a fabricar, bajo la dirección de Boudin, magníficas reproducciones de “luises” de altísima calidad. Stephane Boudin las colocaba en las casas que le contrataban para decorar, que eran todas. Todas, todas. La de los duques de Windsor, las de los Agnelli, el Aga Khan, la Casa Blanca de Jackie Kennedy, las de Bunny Mellon, la de Palm Beach de los riquísimos Wrightsman. El Palacio de Laeken de los reyes belgas, Ditchley Park de Nancy Lancaster, el apartamento de Cocó Chanel, una carpa para Elsie de Wolfe o la casa del multimillonario Sir Henry “Chips” Channon en Londres. Toítas todas.

Chanel-2

El famoso apartamento de Coco Chanel, puesto por Jansen.

cz guest helping boudin

La millonaria americana CZ Guest ayudando a Delbée a colocar los muebles de su casa.

wrightsman

Otra millonaria americana: Jayne Wrightsman en su casa de Palm Beach, puesta por Boudin en un estilo bastante neo-rococó… O no tan neo.

4936-1

Más imágenes del apartamento de Cocó Chanel. Ese sofá bajito en ante caramelo siempre ha sido mi envidia.

22466-1_n

Otra imagen del apartamento de Chanel. ¿Os habéis fijado en el espejo colocado entre las ventanas?

Para Chips Channon Boudin hizo en 1934 lo que se llamó “la más frívola de las habitaciones de esta frívola época” y posiblemente una de las más caras. Inspirandose en el pabellón de Amalienburg en los jardines del Palacio de Nymphenburg, Boudin realizó un comedor para Chanon en el que dió rienda suelta a una fantasía de espejo, azul palidísimo y plata por la que le cobró 6000 libras de la época, que vienen a ser como medio millón de euros de hoy en día. Quienes cenaron allí, antes de que una bomba alemana lo destrozara, decían jamás haber estado en sitio igual… Por desgracia no he encontrado fotos que le hagan justicia.

La biblioteca de Pauline de Rothschild, puesta por Stephane Boudin con muebles de Jansen

La biblioteca de Pauline de Rothschild, puesta por Stephane Boudin con muebles de Jansen

Para la duquesa de Windsor, “that woman”, Boudin decoró su casa del Bois de Boulogne y la de la costa azul. Como todo decorador, Boudin era medio psicologo, y comprendió perfectamente la necesidad de que la casa reflejara el  ambiguo estatus de sus ocupantes, mitad “royal” y mitad nueva rica americana y consiguió una brillante mezcla que evoca al mismo tiempo Buckingham Palace y Palm Beach.

duke and duchess living room

El salón del duque y la duquesa de Windsor con retrato real y lo que parecen unos almohadones precursores del ikat y unos gansos estilo Ferreira.

duchess of windsor at home vogue

La duquesa y su perro posan relajadamente en sofá Jansen

windsprs

El salón de casa-Winsdsor

duchess of windsor study

El despacho de la duquesa. Con Jansen nunca se sabe si el pedazo escritorio es original o copia, aunque en este caso diría que es “de verdad”.

Te das cuenta de que has llegado a lo más cuando te contratan para decorar las “celebraciones” de los 2500 años de un imperio. Que es lo que le pasó a Delbée, sustituto de Stephane Boudin cuando el Shah de Persia le contrató para levantar en Persépolis un complejo de 60 tiendas residenciales, más salón del trono y banquetes, para celebrar los fastos del milenario imperio persa. Allí Boudin “gastó” 47 kilómetros de seda para levantar y amueblar el “camping” más lujoso que jamás se haya visto, que alojó a decenas de cabezas coronadas y jefes de estado de toda índole. Teniendo en cuenta que los uniformes de la guardia real para el fausto evento los diseñó Lanvin, imaginaos el nivel de boato desplegado en Persepolis, a escasos kilómetros de la tumba del gran Ciro, en mitad de la nada. Los cuartos de baño tenían bañeras de mármol y grifería de oro, y las tiendas contaban con “ala de servicio” y un salón con todo tipo de “amenities”. Delbée dice que se inspiró en la legendaria tienda de campaña que Francisco I de Francia hizo erigir para impresionar a Enrique VIII, en 1520, cerca de Calais, en lo que luego fue llamado “el campo del paño de oro”. Parece ser que ambos reyes se ciscaron en un proyecto de “a ver quien la construye más grande” y se hicieron sendas tiendas “circo price” en paño de oro, con ricos brocados, lujosos tapices y repujados muebles. Con semejante inspiración por un lado y el profundísimo bosillo del Shah de Irán por el otro, había gran riesgo de acabar haciendo una grandísima horterada arabesca, pero no, Pierre Delbée era grande hasta para eso.

model

Maqueta de la disposición de las tiendas en Persépolis, como véis, esto era a lo grande.

PAR215225

Vista aerea de las tiendas-suites individuales

banquet15

La tienda del banquete

banquet14 2500_year_celebration_of_the_Persian_empire2 banquet banquet2 

Alas antiguedades y las reproducciones de “luises” les siguió el diseño y fabricación de mueble propio. Hay que comprender que ya en 1930 Maison Jansen era un emporio de cinco pìsos en un edificio parisino donde trabajaban más de 700 artesanos especializados. De allí salieron muebles como para amueblar medio mundo, y no dando abasto abrieron sucursales en Nueva York y Buenos Aires. Todo eso era demasiado “savoir faire” para dedicarse sólo a la reproducción, así que Boudin primero y Delbée después empezaron a diseñar – en solitario o en colaboración con los grandes diseñadores o decoradores del momento – muebles propios. 

 

DSA_5913    

Cómoda Maison Jansen, vía Elle Decor

Cómoda Maison Jansen, vía Elle Decor

El bronce dorado, el latón, el hierro, el cristal negro o la laca son las señas de identidad de esa nueva generación de muebles y lámparas “Jansen” que son los que hoy en día despiertan más pasiones.

PRIIMPMANBED_1

Mesilla de noche Maison Jansen

1281698_l

Una de las lámparas Palmera de Maison Jansen

1298144_l

Lámpara palmera con base, maison Jansen

1238526_l

La mítica table royale, la única mesa plegable très chic de la historia.

maison_jansen_royal_dining02

La “table royale” con una extensión. Las hay con varias.

ConsoleGuyLefevrepourMaisonJansen_l

Consola diseñada por Guy Lefevre para Maison Jansen

823018_l

Silla y escritorio de Maison Jansen.

 ¿Donde encontrarlos? El mercado de antiguedades americano (www.1stdibs.com) está repleto, pero a precios de oligarca del petroleo. En Francia hay bastantes, muy mezclados con copias, atribuciones, “escuelas” de y demás quincallería. Porque identificar un Jansen no es moco de pavo. Lo primero que necesitas es la “biblia del jansenismo”, que son los dos libros de James Archer Abbot: el rojo sobre casas decoradas por Jansen y el beige sobre mobiliario. Lo siguiente que hace falta es saber que Jansen no marcaba todas sus piezas y que a lo largo de los años – y a lo largo de la geografía – utilizó distintas marcas. Así que es posible encontrarse con un Jansen auténtico que lleve el sello Jansen Paris, o Maison Jansen, o Jansen Rue Royale, o sólo Jansen, o Jansen Industria Argentina, o nada. Vamos, facilito todo. Como están muy de moda y baratitos no son, lo mejor es comprar a través de una fuente fiable: en Francia en las subastas y/o con certificado de un commisaire prisseur (www.interencheres.com), y en España en “Bakelita” la tienda de Alfonso Icaza, el super experto en mobiliario del siglo XX, a través de Lorenzo Castillo (otro Jansenista) o de otros anticuarios de fiar.

Escritorio Maison Jansen, vía Elle Decor

Escritorio Maison Jansen, vía Elle Decor

IMG_3713_l

1152450_l

Perfecta reproducción Jansen de una cómoda Luis XVI.

IMG_8924_lEn 2009 Christies subastó en Londres parte del mobiliario de la colección de Manolo March en una anunciadísima subasta llamada “The Manuel March Collection from Son Galcerán”. Se subastó una importante colección de muebles y obras de arte procedentes del palacio mallorquín de los March, entre ellos una enorme cantidad de muebles de la Maison Jansen, heredados de su padre Bartolomé March Servera y de su abuelo Juan March Ordinas, ambos grandes clientes de Boudin y Delbée. De hecho Abbot considera que, dejando a parte al Shah de Irán, los March fueron los mejores clientes de la Maison Jansen en la segunda mitad del siglo XX.

march2 christies 2009

Jansen, casa de los March en Mallorca decorada por Stephane Boudin

biblioteca march madrid delbee

La famosa y admirada biblioteca de los March en Madrid puesta por Pierre Delbée

fcc6f1dd45a2bb97101f29a959bb9314

Pasillo en casa de Pierre Delbée en Paris. Paredes forradas con páginas de libros de canto gregoriano enmarcados tras un cristal.

boudin 

No sé bien qué ha sido de todo eso. ¿Se vendió todo en la subasta de Christie’s? La revista Elle Decor del mes de noviembre publica fotos de la casa en Madrid de Manolo March donde no soy capaz de identificar ni una sola pieza de Jansen (¿quizás vosotros sí? os propongo buscarlas en las fotos en una especie de juego de “deco encontrar a wally”).

ManoloMarch03-89209336-lgn

Manolo March, Elle Decor noviembre 2014

ManoloMarch04-3111791-lgn

Casa de Manolo March, Elle Decor. La pared del fondo muestra una chimenea en una pared que originalmente iba a forrarse de espejo, pero en la fiesta de inauguración el dueño animó a sus invitados que la “grafittearan”. Le gustó tanto el resultado que lo dejó así.

ManoloMarch06-44018789-lgn

Casa de Manolo March en Madrid, vía Elle Decor. La revista cuenta que este comedor está colocado en un rincón de la cocina. La mesa no es Jansen, las sillas tampoco porque la revista las identifica como originales del XVIII del ebanista Jacob.

ManoloMarch01-32009890-lgn ManoloMarch00-74064602-lgn

¿Quizás un signo del movimiento hacia una nueva religión? ¿Pasó de moda el jansenismo en Europa? ¿Persiste sólo allende los mares? No lo creo. Creo que está superada la mitomanía de hace unos pocos años, donde dar con algo que llevara la marca Jansen, Bagués o Maison Charles en lámparas, generaba gritos de emoción y estiramientos de pelo semejantes a la de una fan de los Rolling al dar con Mick Jagger. Ahora subsiste el mueble Jansen que lo vale. La table royale. Maravilla de la estética y de la practicidad. Sienta a 12 y se guarda en 20cm de ancho. O los sofás de respaldo bajo, los taburetes multiusos o las mesas auxiliares. Y esas lámparas palmera dignas de una boîte años 50 en Rio de Janeiro…

a_maison_jansen_cabinet_on_stand_circa_1970_d5352263h

Versión Jansen del “bargueño”, aprox 1970.

adnet-chairs-ed-nov08-lisa-fine-e1331066522369

Table Royale con sillas de Jacques Adnet. Apartamento en París de la decoradora Lisa Fine. Foto vía Elle Decor.

 

IMG_0003-600x815

Muebles en su versión reproducción de mobiliario del XVIII.

 XXX_MJ_Fauteuil_1950_1 XXX_8802_1330806752_1

 Jansen cerró sus puertas a mediados de los 80. El mismo encargo que les hizo mundialmente famosos para el gran público fue el que les dió la puntilla: las suntuosas celebraciones de Persépolis dieron fama a la casa de decoradores de dictadores derrochadores con anhelos suntuarios, así que a partir de ese momento estaba mal visto, para cualquier cargo público, contratarles.

middleimg

Por otro lado las casas ya no eran como antes, de ese tamaño y con esa obsesión por la calidad. A Boudin lo contrataban para poner mansiones enteras, desde el salón hasta el cuarto de servicio, haciendo muebles ex-profeso para todo ello (cuidado, porque no ponían el mismo “cariño” en la fabricación de la silla para el salón que la del cuarto de servicio y ambas se venden con el sello Jansen) y eso en los 80 ya no pasaba. El gusto había evolucionado y sobre todo la decoración se había vuelto más ecléctica, era raro eso de encargar todo en el mismo sitio. Así que la casa cerro sus puertas. Para nuestra desgracia.

Y el resto, es leyenda…

 

 Jansen_doors_03

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , ,

40 comments

  1. Mara GV’s avatar

    NE-CE-SI-TO un aplique de caracolas.

    1. Beatriz’s avatar

      Yo también. ¿Qué hacemos?

    2. Fabrizio Corbera Inpectore’s avatar

      Aviso: no es barato.

      1. Beatriz’s avatar

        Zut alors! Los he visto. No los conocía. Me gustan. Los quiero… ¿y es ahora cuando me dices que “no son baratos”??? Oh Principe! Eso no se hace! Me veo recogiendo caracolas todo el verano para pasar el invierno perdiendo las huellas digitales con el uso del superglue…

      2. Fabrizio Corbera Inpectore’s avatar

        Confieso que la idea del superglue me ronda la cabeza desde hace tiempo…

· 1 · 2 · 3

Comments are now closed.

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.