Verde

You are currently browsing the archive for the Verde category.

A Pantaleón le adoro, pero hay veces en las que necesito perderle un rato de vista. La semana pasada era una de ellas: mi semana de vacaciones familiares, totalmente monkey-free, con sol, playa y muchos Long Island Iced Tea.

Cocktail de verano

Me subí en el avión más contenta que unas pascuas sin querer saber nada de monos, ni de macarons de frambuesa, ni de belllinis mezclados con orfidales ni mucho menos de asuntos decorativos.

d409a340c3b50a09bca993d78ff50016

Cierto es que mientras estaba medio dormida y hecha un ocho en mi escueto asiento de turista, me pareció ver pasar de refilón un trozo de bata de seda de ikat allá al fondo, por el pasillo de Business, pero pensé que eran alucinaciones fruto del cansancio aéreo.

Puech-EDC-04-13-07-lgn Al llegar al aeropuerto de destino comprobé que el cansancio existía pero las alucinaciones no: allí sentadito en su asiento de Business estaba el mismísimo Pantaleón, departiendo amigablemente con una señora americana que lucía en su mano izquierda una esmeralda cuadrada más grande que los azulejos de mi cuarto de baño. Finjí no verle.

“Daaaaaaaaaarling!”

Mierda.

“Pantaleón, ¿qué haces aquí?” le pregunto con una mezcla de irritación y hastío.

“He venido a pasar unos días a casa de Dottie, en Palm Beach” me dice “Me pareció que encontrarías reconfortante tenerme cerca, por si acaso”

“¿Por si acaso qué?”

“Por si acaso te surge una emergencia decorativa, Darling!” me dice el mono, como si fuera evidente.

6d6599a237fed822dec0d8f5e215c961

Oigo una tos y a unos cinco metros de distancia descubro a Abelardo, en un discreto segundo plano, vigilando una montaña de maletas Goyard y un flotador gigante que han traído inflado dentro del avión (también “por si acaso”).

Constato que Abelardo ha adaptado su uniforme de mayordomo al trópico añadiendo un salakof (“por si acaso”) y sustituyendo los pantalones por bermudas y calcetines azul marino hasta la rodilla. No se sabe bien si va de safari o se dispone a hacer la primera comunión, ambas opciones encajan perfectamente con la “tenue”. Antes de que surjan más “por si acasos” me despido de ellos deseándoles una felicísima estancia en Palm Beach y esperando que la ya maltrecha salud mental de Dottie los aguante.

802ba56013b8cc287588c231791093d7

En la playa paso las hojas de unas cuantas revistas de decoración que tenía atrasadas y medito sobre la estacionalidad de la materia: en cuanto llega el buen tiempo no apetece nada hablar de decoración. El primer rayo de sol desplaza la atención fuera de casa y ya sólo apetece hablar de terrazas y jardines.

9136ba9008d89bf1efb1366c1623ed67

Los vasos se tornan de plástico, los platos se visten de melamina, los manteles se plastifican e imaginamos toda comida al borde de una piscina o bajo la sombra de un árbol.

7c3529d3184580aa85346a1e433667c7

 

Hablar de telas o de tapizados no apetece, y con la primavera en todo su esplendor, uno sólo quiere un trocito de verde. Una terraza, un patio, una esquina de jardín… aunque sea ¡una maceta!

473e7317ec638e042eae08aa5a566c92

En abril, en París, me di cuenta cómo los parisinos, sedientos de primavera tras sus duros inviernos, habían hecho verdaderas junglas de todo ático a la vista…

01773be15abb4ee6f7ce76bec963c14b

Y llenado de verde cada patio interior…

daad7d861a3d07feb10f071ffd7793917afa0df7d2eb5299d9bfc7893ad7fac1

 

Terraza de Ralphs, el restaurante de la tienda de Ralph Lauren en París. Comer no se come bien, pero el sitio es precioso.

Terraza de Ralphs, el restaurante de la tienda de Ralph Lauren en París. Comer no se come bien, pero el sitio es precioso.

El jardín urbano es uno de los lujos más grandes que hay: un pedacito de verde propio en mitad de una ciudad. Desayunar al aire libre. Cenar entre farolas y estrellas. El ático romano de Jepp Giambardella en la “Gran Bellezza” inspiró en mi la misma envidia que las curvas de su estupenda novia en nuestro querido Abelardo.

Atico en Roma

Atico en Roma

Atico en Nueva York, con la catedral de San Patricio de "atrezzo"...

Atico en Nueva York, con la catedral de San Patricio de “atrezzo”…

3dec70872e7b3fd0bb450b452848e2af

Mi terraza apenas mide 3m x2m y a duras penas me cabe una mesita redonda, plegable, para organizar cenas románticas… (forzosamente han de ser románticas, en la mesita solo pueden comer dos)

b0b1eb8346a6d8bbf3b1b35127333c79

3f40da80fc29df0fabf51e4e047f471e26618035ed8e139230e85e51a62f8c14

A mi diminuta terraza le puse un césped artificial. Es cierto que dá el pego porque, dentro de los artificiales, me hice con el mejor que me podía permitir, pero es artificial. Y lo sé. Mi “bosque urbano” se limita, me temo, a una acumulación de macetas.

13f35dcf9c1fdeeaf38c9a061f33caa3

Todas mis macetas son de terracota, pero demasiado “nuevas” para satisfacerme plenamente. Porque la maceta de terracota, tan española ella, me chifla, pero cuánto  más vieja “descangallada” mejor…

f9321a142c7fe0d591a0596311db0d3a

Miro las mías con ojo crítico y me planteo cómo estropearlas adecuadamente. Enterrarlas en tierra no sirve porque lo he probado. Mojarlas tampoco ayuda mucho. El musgo imposible en el seco clima de Madrid. Si alguien sabe cómo estropearlas adecuadamente, le ruego lo comparta. Nada supera ese arte tan español de la acumulación de macetas de barro, en distintas formas y tamaños. Nada mejor para dar carácter a una terraza o un patio…

5a356b0ffea4f8e45ff926d1b1d99b6e 5cc72f04e5cef58dc4e15f4a5a377de9 ed044cca039f3d375fa77c93ce717aaf

Para disimular lo pequeñita que es mi terraza, le he colocado un espejo en la pared. Truco fácil y altamente recomendable. Además, como buena fan de los contrastes de texturas, me apasionan los espejos en el exterior: nada contrasta más con la alborotada y rugosa naturaleza que una lámina lísa, estricta y fría…

a79bc56ace3c039712884f71e33b6c3d288cf2a0e64f75d7f2221d0d17b63124 293d1a16339dffb8d8a8c750506f42e9

Fuente sobre espejo

Fuente sobre espejo

A mi terracita, por la noche le añado un sinfín de velas encendidas…

1ff535db393f0ee0309b28ad9682e47d

Great Expectations cd24878ec9b350d444d2e2b0380eff92 dae711f1b0ff07af1d7e38b82d427844

Y a veces también mis “luces de emergencia“…

2e28f03ada128ade4d63186d29689ab9

Y con esa pocas cosas, las macetas, el espejo y unas velas encendidas, mi rinconcito de nada se convierte en un lugar especial. Un buen vino (fresquito, que ya hace calor y una buena conversación) y mi metro cuadrado de exterior, con vistas a un concesionario de coches, se convierte en un sitio tan mágico como cualquier lujoso ático del mundo.

5e6a558e3b1e044fefc6211b22fc9f89Tumbada en mi hamaca al sol de la verde y frondosa Florida sonrío mientras pienso en la paz y la serenidad de mi terracita cutre. Pero la paz no dura mucho: suena el móvil.

“Daaaaaarling!” me grita el mono al teléfono “¡Venme a recoger!”

Lo bueno nunca dura lo suficiente.

(Continuará…..)

PD: Pido disculpas de corazón por la tardanza en escribir. Además del viaje a Florida han estado pasando muchas cosas “extra” estas semanas, que ya os contaré. Prometo volver al redil y ser más constante en los posts. ¡Disculpadme!

Tags: , , , ,

« Older entries

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.