subastas

You are currently browsing the archive for the subastas category.

“¿Societé de la table? pero ¿de qué table, la redonda? ¿y cómo Alberto? ¿El de la mesa redonda no era Arturo?” pregunto al mono sumida en la confusión.

“Darling, me cansas horriblemente” me contesta el muy impertinente.

Imagen parcial de una mesa de Claude Lalanne que fue propiedad de Alberto Pinto y que se subasta la semana que viene en París.

“La Societé de la Table es el nombre de mi proxima web de cosas sobre el art de la table….” Me dice todo ufano.

” Societé de la Table, qué bien. Qué nombre más poco pretencioso.” le digo pero creo que no pilla la ironía porque no se inmuta.

Del catálogo de la subasta de Alberto Pinto (Christies)

“Y el rey de la table” prosigue, ignorándome “no puede ser otro que Alberto… ¡Alberto Pinto darling, no Alberto de los Belgas! No pongas esa cara que te van a salir arrugas.”

Así que efectivamente Pantaleón monta una web y ésta tiene por nombre “La Societé de la Table” y no, me explica, no es pretencioso, es lo que quedaba disponible en dominios punto com, y no, insiste, societé no es por el queso roquefort (que podía ser) sino porque su web pantaleónica no es una tienda al uso, es una tienda-club (???) del que formas parte al convertirte en cliente. Et voilá. Societé de la Table. ¿Y qué va a vender?

“Pues darling, todo artículos de primera necesidad” me dice “vajillas, manteles de hilo, cristalerías….”

Por ejemplo todo lo que veis aquí estará disponible en la web de Pantaleón (la langosta salero aún no!)

Efectivamente: ¡primera necesidad!

Pero volvamos a lo del rey Alberto. Confieso que soy mezquina. Mezquina y cutre porque lo del “Rey Alberto” lo sabía. Vamos que Christies subasta la colección de Alberto Pinto la semana que viene lo yo ya desde hace casi un mes y aquí estaba, callada como una p.¿Y por qué? Os preguntaréis. Pues porque hay una vajilla una jarra que quiero. Pero no quiero un poco, no. Quiero mucho. Con verdadera ilusión y pasión. Hasta el punto de haber roto la hucha cerdito, haber sacado el calcetín de debajo del colchón y juntado todos los “chines” para ver cuanto tengo. He presentado sendas pujas escritas y aunque que me voy a quedar sin jarra y sin vajilla lo saben hasta los chinos (los precios subirán como la espuma) estaba callada para no aumentar la competencia… (la competencia siendo vosotros, amables lectores).

 

Mesa del Catálogo de Christies.

“Pero tú no eres miserable darling” me amonestó el mono “no lo seas ahora”.

Y tiene razón. Así que lo cuento todo. Pero quisiera llegar con vosotros a un acuerdo entre caballeros (o damas) de la mesa redonda o de la mesa que sea: por favor, no piséis la manguera del bombero compañero. Si de repente os da por pujar por jarra o vajilla por favor escribidme para que no estemos pujando por lo mismo!. Dicho esto, y siendo leales a nuestros lectores, ni Pantaleón ni yo podemos privaros del deleite de echar un ojo al catálogo de la subasta de Christies trufado de plata, vajillas espectaculares (dejé de contar en la número 20), bibelots fantásticos, toneladas de soperas compañía de indias, cubiertos de vermeil y demás maravillas.

Lote de flores de porcelana, entre ellas algunas de Samuel Mazy y otras de Vladimir Kanevsky.Ver Los Falsos

Parte de la colección de animalitos de plata de Luiz Ferreira que se venden en la subasta de la semana que viene. Ver http://pantaleonylasdecoradoras.com/los-bichos-de-luiz-ferreira/

Alberto es eey de las mesas por derecho propio (ver libro en la sección libros recomendados) y por ese fondo de armario digno no de un rey, sino de toda una dinastía.

El armario de las vajillas. Y debe de ser uno de varios porque aquí no le caben todas….

“Nunca jamás nadie, pero nadie” insiste Pantaleón “ha puesto mesas como Alberto Pinto”.

Del libro “Tables” de Alberto Pinto.

“Y aunque tampoco conozco a nadie” continua el mono “ni siquiera Howard el Inclasificable, que tenga un stock como el de Alberto…”

Pantaleon y yo “necesitamos” esas setas de porcelana que Alberto coloca de centro de mesa si alguien sabe donde….

“Pero lo cierto es que hasta las más grandes maravillas pueden echarse a perder en manos de un inexperto” me dice “Sólo hay que ver las mesas que aparecen en las fotos del catálogo de Christies, llenas de las maravillas que pertenecieron a Pinto, pero tristemente faltas de la “gracia”, el flair que tenía Alberto para ponerlas…”

Claro que esa vajilla es para caerse de espaldas….da igual con qué la pongas

Esta vajilla es una de mis favoritas: una copia hecha por Mottahedeh de la porcelana rusa de la factoría Gardner de Moscú. Esta es la orden de San Jorge… un día os contaremos la magnífica historia de Catalina la Grande y sus empeños frustrados por tener una fábrica de porcelana imperial digna de tal nombre.

Esto a mi me parece un poco batiburrillo…. batiburrillo de lujo pero batiburrillo al fin y al cabo.

Idem… ¿Os habéis fijado que los franceses no ponen plato llano debajo del sopero y que colocan los cubiertos hacia abajo?

Si Alberto levantara la cabeza. Magnífico el biombo coromandel que se adivina al fondo. También sale a la venta. Sobre biombos de coromandel hablamos en su día ¿lo recordais? http://pantaleonylasdecoradoras.com/biombos/

Lo anterior demuestra que tener “material” es importante pero que aún más es saber bien qué hacer con él. Pinto lo sabía:

Esta mesa sale en el catálogo de la subasta y en el libro, es un “original” de Pinto. El rojo de la flores combina con el de las sillas falso chippendale y las dos figuras de bronce negro si las ves en el rastro les escupes, pero al verlas así puestas, en esa mesa, te hacen querer salir corriendo a por unas…

“Por eso, daaaaaarling, la Societé de la Table es una necesidad!” me dice el mono “tenemos el deber de intentar suministrar porcelana de lujo al mejor precio posible, manteles de hilo en colores nunca soñados, cosas caras para que te regalen otros y cosas baratas para comprarse uno mismo… con el compromiso de ayudar siempre a todos nuestros socios clientes a poner las mesas más bonitas del mundo en sus casas…. sacando chispas a lo que tienen, mezclando, disfrutando….y sin hacer insensateces.”

Esta vajilla es una vajilla insensata (lo es tanto que mejor ni la vendemos) pero las copas que veis y el mantel de hilo color verde agua son de un precio sensatísimo y también estarán disponibles a través de www.societédelatable.com cuando abra sus puertas en octubre

Mismo mantel, platos wedgewood de precio razonable con cubiertos y copas razonables.

A través de la web que nos están desarrollando unos simpáticos chicos salmantinos que, todo sea dícho, se están tomando su tiempo, también organizaremos cursos de flores, charlas de decoradores sobre el arte de la mesa, y demostraciones de cómo poner una mesa bonita. También tendremos una newsletter, un servicio de “acompañamiento” del cliente, ayudandole a sacar chispas a lo que se compre para que le quede lo más bonito posible de mil formas distintas y -esto es lo que más nos gusta – una especie de “carta a los reyes magos perpetua”….

Vajilla verdures de Raynaud.

La carta es como una especie de “lista de deseos” abierta, que podrás compartir (o no) o autorizarnos para que compartamos (o no) con quien te quiera hacer un regalo. Como una lista de bodas pero sin boda, de modo que si alguien va a pasar el fin de semana a tu casa, o quiere hacerte un regalo de cumpleaños, o darte las gracias por un favor, o hacerte un regalo navideño pueda ver qué es lo que te apetece de nuestra web y pueda regalartelo.

“Eso lo encuentro utilísimo” dice el mono “porque pones fin a todo ese dinero que, con toda buena intención, ha sido malgastado en cosas espantosísimas que no quieres”. How nice.

La lista de deseos tambien permite el “crowdfunding” conocido en estos lares como “el regalo conjunto”, para cosas un poco más caras. Y también asesoramos a novias en sus listas de bodas ayudandoles a hacerse con un “kit” completo pero sensato. Igual no todo lo que recomendemos sea de nuestra web, lo más posible es que le mandemos a comprar los platos de pan (es un decir) a Zara Home, porque lo que sí prometemos es ser absolutamente honestos, cercanos y amables. Creemos firmemente que una buena relación comercial sólo funciona si ambas partes están felices: queremos que lo estéís.

Todo (o casi todo) vía Societé de la Table.

Y en aras de la felicidad mutua y de la lealtad entre todos OS RUEGO tengais compasión de esta pobre oficinista bloguera y no me piseis mi vajilla rosa ni mi jarra verde… Es cierto que si lo hacéis posiblemente nunca me enteraré pero mi disgusto sería TAN grande que a la larga sé que os amargaría el karma!


Compañeros caballeros y damas de la Societé de la Table: todos para uno y uno para todos.

PD: La segunda parte de los Frutos del Mar ha sido reprogramada para fechas futuras. LLegará, pero más tarde. Mis disculpas.

Tags: , , , , , , , ,

A pesar de los tranquilizadores consejos de Gumersindo, Pantaleón ha prescindido temporalmente de los servicios de Abelardo porque éste tiene un cuñado en Alcorcón. En la mente hipocondriaca del mono Alcorcón es un reservorio de virus mortales, así que me ha informado del “cese temporal de la convivencia” y se ha largado a Nueva York.

Verdura-at-75

Cartel de la exposición retrospectiva de la obra de Fulco di Verdura

Nada más llegar se ha plantado en el 745 de la Quinta Avenida (que cae entre la 57 y la 58) para echar un ojo a la exposición retrospectiva de Verdura, que se inauguró la semana pasada. Dado que Truman Capote, el muy ladino, escribió “Breakfast at Tiffany’s” y no “Desayuno con Verdura”, el gran público pivota hacia la tienda de los paquetitos celestes, en lugar de ir a extasiarse a Verdura. Error.

¡Ah! ¿Qué quién es ese tal Verdura? Pues el que ideó, entre otras cosas, estos copiadísimos brazaletes que la gente atribuye a Chanel…

verdura_fulco_cuff

fulco+di+verdura+5

No del todo equivocadamente, porque es cierto que el diseño lo hizo Verdura cuando trabajaba para Coco Chanel.

Fulco di Santostefano della Cerda, duque de Verdura, excelso joyero, nació en Palermo en 1899. Siciliano, duque, y pariente de los Lampedussa, lo tiene todo para ser adorado por Pantaleón. Por si fuera poco era un genio. Coco Chanel se dio cuenta nada más verle y le tuvo en París diseñando joyas para ella durante cinco años. De esa época son los icónicos brazaletes, siempre pares, que Fulcó diseñó y que Cocó – y Diana Vreeland – nunca se quitaban.

Coco Chanel Verdura

La icónica Cocó con uno de los brazaletes de Verdura, inspirados en la Cruz de Malta de un broche ruso que un amigo regaló a Mademoiselle Chanel

Como los aires pintaban mal en la Europa de los años 30 y a Fulco le iba más la cruz de malta que la cruz gamada, se largó a las Americas. Primero recaló en Hollywood, donde diseñó todas las joyas que luce Katherine Hepburn en “Historias de Filadelfia” (gran película) y se hizo con unas cuantas adeptas, entre ellas Marlene Dietrich y Greta Garbo.

Garbo%20Verdura

Greta Garbo con pulsera de Verdura

verdura02

Marlene Dietrich, otra fiel clienta, aunque la pulsera que luce en la foto es de Van Cleef & Arpels.

Pero Hollywood no era para Fulco” me dice Pantaléon “no sabían apreciar el refinamiento del duque siciliano, así que se trasladó a Nueva York, donde abrió un exclusivo atelier que era el secreto mejor guardado de todas las socialites de la época”.

Millicent Rogers, rica heredera, famosa esteta y socialite con broche de Verdura.

Millicent Rogers, rica heredera, famosa esteta y socialite con broche de Verdura en forma de estrella de mar. Imagen del libro “Café Society”

Fulco fue el primero que montó diamantes en oro amarillo (hasta entonces sólo el platino estaba permitido), el primero que mezcló piedras preciosas con semi-preciosas, que sacó del olvido a las entonces denostadas perlas, que utilizó caracolas, conchas de mar, trozos de ébano y demás objetos ajenos a la joyería como base para espectaculares broches (cosas que luego copiarían grandes de la joyería como Seaman Schepps, Jean Schlumberger e incluso Kenneth Jay Lane en bisutería). Fue, en definitiva, el primero que introdujo la imaginación y el color en el mundo de la joyería, que hasta entonces se nutría principalmente de piezas delicadas, cristalinas y muy muy blancas.

Broche de Verdura, safiros sobre concha marina, montado como collar. La primera de las conchas que utilizó para esta colección de broches la compró en el Museo de Historia Natural de Nueva York

Broche de Verdura, safiros sobre concha marina, montado como collar. La primera de las conchas que utilizó para esta colección de broches la compró en el Museo de Historia Natural de Nueva York

Pendientes de Verdura.

Pendientes de Verdura.

Broches en forma de caracol

Broches en forma de caracol. Verdura

Uno de los más famosos diseños de Verdura.

Uno de los más famosos diseños de Verdura.

Famoso diseño de Verdura de los años 50

Famoso diseño de Verdura de los años 50

Vía quintessence blog. Reproducción de un diseño antiguo de Fulco Verdura con cabochon de safiros.

Vía quintessence blog. Reproducción de un diseño antiguo de Fulco Verdura con cabochons de safiros.

El icónico "Cage Ring" (anillo enjaulado) en esta foto con amatistas. Se hizo en todo tipo de piedras preciosas y semipreciosas incluso en cristal de roca.

El icónico “Cage Ring” (anillo enjaulado) en esta foto con amatistas. Se hizo en todo tipo de piedras preciosas y semipreciosas incluso en cristal de roca.

La imaginación de este pequeño hombre, culto, feo y muy gracioso no tenía límites. Cuentan que Kenneth Jay Lane, que había copiado sus diseños hasta la saciedad, fue a comprarle unos gemelos y le pidió que le hiciera un descuento. Fulco le contestó “¿Descuento? ¡Pero si te los he regalado! ¿Acaso no los compras con el dinero que has ganado copiándome?”

Verdura-Raffia-Knot-Bracelet 1947

Pulsera del nudo de raffia, 1947.

4a5f0a008d878093e5f5aa74353492e4

Broche en forma de granada

2_verdura_dali_1941

Broche de media estrella fruto de su colaboración con Salvador Dalí, 1941

La colección de dibujos de Verdura fue vendida tras su muerte por su socio, Joseph Alfano, a Ward Landrigan, ex-director del departamento de joyas de Sotheby’s, quien volvió a abrir la famosa tienda de la quinta avenida (solo previa cita) y que ahora reproduce los diseños exactos de las joyas que Fulco diseñó y realizó en sus cuarenta años de trabajo. a exposición de Nueva York, cuyos comisarios son Carolina Herrera y su marido Reinaldo, fue inaugurada la semana pasada.

25153456_p

Carolina Herrera con pulsera de Verdura

La exposición muestra una reproducción del famoso collar de esmeraldas que Verdura hizo para Dorothy Paley, primera mujer del dueño de CBS William Paley. Dorothy volvió de un viaje a Colombia con su marido con lo que Fulco describe como “un saco lleno de esmeraldas”. Depositó el saco en la mesa de Verdura y le pidió un collar de esmeraldas, sin diamantes, para ponerse durante el día (???!!) “por ejemplo, para ir a almorzar al Colony”. Y esto es lo que Fulco hizo.

0e6bac2201f4884a6d4fa3b82d8cd77f

Ir a almorzar con varios cientos de pedruscos de esmeraldas colgadas al cuello, en plan sencillo, es lo que parece que se hacía en el Colony. Allí almorzaba Truman Capote con las que él denominaba sus “cisnes”: señoras ricas, guapas y elegantes. Las auténticas “it girls” del momento. Entre ellas, una de sus favoritas: Babe Paley, la sustituta matrimonial de Dorothy, la de las esmeraldas, en el corazón de William Paley. Babe también fue cliente de Verdura, como todas las que en la época eran alguien.

3b53128c13fab6f6e595670fee0c3452

Babe Paley con broche de Verdura en forma de estrella de mar.

Babe y William Paly saliendo de almorzar en el Colony, donde no se llevaba el "casual Friday"

Babe y William Paly saliendo de almorzar en el Colony, donde no se llevaba el “casual Friday”

A su tallercito desfilaba lo mejor de la jet mundial. Mona von Bismarck, la Duquesa de Windsor, Elsa Schiaparelli, Rita Hayworth, y un sin fin de Astors, Whitneys y Rockefellers. También, supongo, otro de los cisnes de Truman: la que él denominaba “el cisne europeo”, Marella Agnelli.

Pantaleón duda que ser un cisne de Truman fuera algo verdaderamente bueno. “Truman Capote era una mala pécora” me dice Pantaleón “por un lado acompañaba, aconsejaba y consolaba a sus cisnes, las adulaba y las hacía reir. Por otro se burlaba de ellas a sus espaldas, revelaba sus confidencias e incluso fue capaz de contar sus secretos al gran público en el inacabado libro “Plegarias Atendidas”, parte del cual se publicó en la revista Esquire”. Eso provocó que todas ellas le dejaran de hablar y le convirtieran en un paria social.

“Dicen que quería ser el Proust de la sociedad americana” me cuenta Pantaleón “pero acabó siendo la Karmele Marchante de su época”.

Otro de los cisnes de Truman Capote, la bellísima Gloria Guiness.

Otro de los cisnes de Truman Capote, la bellísima Gloria Guiness.

Sin embargo Marella parece estar orgullosa de su condición de cisne pues publica un libro de memorias titulado “Marella Agnelli: el último cisne”que acabamos de encargar en amazon.

111 The last swan

El libro promete enseñar fotos de todas sus casas – que son muchas – además de los cotilleos que nos quiera contar Marella, entre ellos, como avanza en una entrevista concedida a Vanity Fair, lo traicionada que se sintió por Truman. Y los buenísimos consejos que le dió, de recién casada, la veneciana condesa Consuelo Volpi: “me enseñó” dice Marella “cuántos juegos de sábanas de hilo hay que tener por cama, donde hay que llevarlos para bordar las iniciales, cuantas vajillas de porcelana hay que tener por residencia, cuantas personas de servicio han de tenerse en cada casa y donde han de encargarse sus uniformes”. Todas ellas cosas que sé os quitan el sueño por las noches…

Marella en su casa de Roma

Marella en su casa de Roma

Casa de Turin, decorada por Enzo Mongiardino

Casa de Turin, decorada por Enzo Mongiardino

“Quizás Marella sea más cisne que el resto de los cisnes porque lo cierto es que su mejor atributo es su larguísimo cuello” me dice Pantaleón…

Marella Agnelli, foto de Richard Avedon

Marella Agnelli, foto de Richard Avedon. Guapa, lo que se dice guapa, no nos parece que lo fuera…

“…pero no es ni mucho menos el último de los cisnes. No sé qué pensará Lee Radziwill, hermana de la difunta Jackie Kennedy, y uno de los más famosos y bellos cisnes de Truman, del título que se ha auto-otorgado Marella!”

Lee Radziwill en su época de cisne.

Lee Radziwill, por entonces Lee DuPont, en su época de cisne.

Lee y Truman saliendo de almorzar en el Colony.

Lee y Truman Capote saliendo de almorzar en el Colony.

Jackie, al revés que Lee, nunca fue uno de los cisnes: sus gustos eran más pseudo-intelectuales, aunque compartía con los cisnes su gusto por la moda y por la decoración. Jackie se dejó asesorar por otros. Una de sus gurús y mentoras fue la recientemente fallecida Rachel (“Bunny”) Mellon, viuda del archi riquísimo super millonario Paul Mellon. Bunny, mujer de excelente gusto, rica “de su casa” (era la heredera de la fortuna de las maquinillas Gillette y del inventor del Listerine) además de por matrimonio, era una excelente jardinera y coleccionista de arte. A ella le debemos, entre otras cosas, el actual diseño de la Rosaleda (“Rose Garden”) de la Casa Blanca.

Sus casas, sus trajes, sus joyas, sus cuadros, eran lo mejor que el dinero podía comprar, y parte de ello se subasta próximamente en Sotheby’s Nueva York en tres subastas: arte, joyas e interiores. Podéis acceder a los catálogos online (e incluso registraros para pujar a distancia, si el cuerpo os lo pide y vuestra cuenta lo aguanta) en www.sothebys.com).

En la primera de las subastas encontraréis un Rothko azul y negro de quitar el sueño, en la segunda podréis adquirir, entre otras cosas, las “fruslerías” de Verdura de Bunny (sí, ella también, ya os digo que era el “todo New York”)

08bunny-beddie-slide-NHNY-jumbo

La enredadera de manzanos en espalier en Oak Springs, Virginia, era uno de los orgullos de Bunny. Así que su marido encargó en Verdura este broche espalier para Bunny… El broche no es de lo mejor que ha hecho Verdura, pero el gesto es muy romántico.

Broche en forma de granada de Verdura.Subasta de Mrs. Paul Mellon, via Sotheby's.

Broche en forma de granada de Verdura.Subasta de Mrs. Paul Mellon, via Sotheby’s.

Dos broches de Verdura propiedad de Bunny. Via Sothebys.

Dos broches de Verdura propiedad de Bunny. Via Sothebys.

Broche de Verdura en forma de lagarto. vía Sothebys.

Broche de Verdura en forma de lagarto. vía Sothebys.

"Blackamour" de Verdura

“Blackamour” de Verdura

y la tercera donde se venden los muebles y objetos de varias de sus casas.

Las fotos de muchos de los objetos a la venta se tomaron “in situ” en Oak Springs, su finca de Virginia, y en su casa de Nueva York, cuyos interiores nunca han salido publicados en ninguna revista. Mrs. Mellon era muy celosa de su intimidad.

Oak Springs, vía Sothebys.

Oak Springs, Virginia. vía Sothebys.

Captura de pantalla 2014-10-20 a la(s) 22.23.06

Echadle un ojo y decidnos qué os parece. A mi me parecen casas agradable y vividas que tienen objetos maravillosos pero no necesariamente puestos o expuestos de forma que muestren mejor su belleza, sino como parte de algo cotidiano. Supongo que eso es ser rico de verdad, utilizar una cabeza de bronce de Degas de pisapapeles (ver escritorio de Bunny).

Captura de pantalla 2014-10-20 a la(s) 22.22.14

Captura de pantalla 2014-10-20 a la(s) 22.11.23

Pero así como las fotos muestran que las casas son agradables, a pesar de la pasión que han despertado los interiores de Bunny entre los americanos,  sinceramente: ni fú ni fá. Feo no es, pero espectacular tampoco.

Captura de pantalla 2014-10-20 a la(s) 23.00.37

Hall de entrada, Nueva York

Comedor, Nueva York

Comedor, Nueva York

En la subasta hay algunos objetos divertidos con un precio estimado de entre 500-700 dólares aptos para mitómanos que quieran poseer un objeto Mellon, que haya sido observado y quizás tocado por la mitad del quien es quien del siglo XX. Como toda mujer sensata, Bunny también tenía su mono…

mellon2

Del catálogo de Sotheby’s, Interiores

Apliques de vela con monos trepadores

Apliques de vela con monos trepadores

Tetera mono, en la casa de Cape Cod. Vía Sothebys.

Tetera mono, en la casa de Cape Cod. Vía Sothebys.

También hay muebles maravillosos a precios de salida sospechosamente bajos (sobre todo en comparación con los de la plata y la porcelana, que los tienen escandalosamente altos).

Captura de pantalla 2014-10-20 a la(s) 23.10.10

Dos butacas Luis XVI estampillés Jacob. Precio de salida 800 dólares. No entiendo qué han hecho con ese almohadón de asiento tan raro, pero estampillé Jacob es un chollo a diez veces el precio de salida.

Y mucha porquería. Cosas que si yo llevara a Ansorena me escupirían en la cara, pero que como son de Bunny Mellon, molan: libros de cocina, la jaula de las gallinas, un armario de garaje, una maceta… Un poco vergonzoso lo del catálogo de interiores.

Los tres catálogos pueden descargarse en pdf o encargarse en tapa dura escribiendo a Sotheby’s. Son magníficos para pasar una tarde de otoño, taza de té en mano, cotilleando y suspirando. Como hacía Truman con sus cisnes hasta que los apuñaló por la espalda.

“Y eso no es un amigo.” dice Pantaleón “Un verdadero amigo” añade “es el que te apuñala de frente”.

Vaya. Pues ya sé a qué atenerme.

 

PD: Mis disculpas. Llevo un tiempo sin escribir ni contestar mails. Lo siento en el alma y me hace sentir enormemente culpable. No quiero disculparme contando los problemas de exceso de trabajo y ausencia de tiempo porque a este blog, como dice Pantaleón “se viene llorao”. Nuestra intención es entreteneros y haceros, no contar penas. El caso es que últimamente me está costando más que nunca encontrar tiempo para el blog, por lo que os pido que seáis indulgentes conmigo durante un tiempo que espero sea corto.

PD2: Mi más sentido y profundo agradecimiento a Lorenzo Castillo que nos menciona como blog favorito en la entrevista que le hicieron para el suplemento “Fuera de Serie” de “El Mundo” el pasado domingo. Que Lorenzo es un “Fuera de serie” no hace falta que lo diga ni “El Mundo” ni nosotros porque es una obviedad, pero también es simpático, amable, y muy generoso. ¡Gracias!

fuera de serie 19 10 2014 lorenzo castillo (2)

Tags: , , , , , , , , , ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.