Bustos

You are currently browsing the archive for the Bustos category.

“Parte de la hegemonía comercial del imperio fenicio” me cuenta Pantaleón “se debe a un molusco”

Y yo que quería hablar de conchas de las que se cogen en la playa, todas rotas e insulsas, pero amorosamente tuyas por haber sido recolectadas con tus propias manitas … Y aquí estamos, con el imperio Fenicio, sin haber siquiera terminado el mes de Agosto.

Vía Veranda, Julio 2017

“El murex brandaris” prosigue el mono sin inmutarse “es un univalvo de hermosa caracola con una glándula que segrega un pigmento que tiñe los paños de púrpura”.

¿Ha dicho “univalvo”? Sí, lo ha dicho. Y no lleva ni un párrafo aún. Pero me concentro… estabamos en los fenicios que tenían una caracola que teñía las cosas de morado. Sorry, púrpura.

“Pero no de cualquier púrpura” continua Pantaleón “¡del mítico púrpura de Tiro! El llamado púrpura imperial. “¡El púrpura de los dioses! El púrpura de las franjas de las togas de los senadores romanos. El púrpura de las velas de la nave de Cleopatra, reina de Egipto…”

Vamos, un purpura molón que parece sacaban de la caracola de marras y que descubrieron de casualidad cuando el perro de alguién (en unas historias es el perro de Hercules y en otras el de la mujer de un gobernador de Tiro) mordió una caracola y se le quedaron la boca y los bigotes teñidos de morado.

Máscara de conchas de Thomas Boog, París. www.thomasboog.com

“Plínio el viejo, que es como el Google de la antigüedad, porque sabe de todo” prosigue Pantaleón “cuenta que hacían falta 10.000 caracolas para obtener un gramo de tinte púrpura y que eso apenas daba para teñir el borde de una túnica …. A cambio, la longevidad del púrpura de Tiro era legendaria: más de dos siglos más tarde ni el lavado ni el uso continuo aclaraban ni alteraban el profundo e intenso morado escarlata que daba a los tejidos. Los fenicios se hicieron ricos y famosos con su monopolio”

“Así que las caracolas sirven para teñir cosas?” digo, por decir algo, vamos, sólo por interrumpir.

“Ese sólo es uno de los múltiples usos de los moluscos” dice Pantaleón “esos fascinantes y extraños animales que han llegado a nuestros días prácticamente inmutables desde la prehistoria….” Esto se nos está yendo de las manos: se me ha puesto en modo catedrático de concología y ya no hay quien le pare….

Cuchara, siglo XVI, Victoria and Albert Museum

“Los moluscos bivalvos fabrican dos conchas iguales unidas por una especie de bisagra” dice el muy pedante “En la antigüedad algunos de ellos eran utilizados como efectivísimas pinzas depiladoras. En algunas islas del pacífico trozos de concha servían de armas, cuchillos, agujas, cucharas y hasta biberones improvisados. En Africa Occidental el caurí fue durante siglos moneda de cambio con la que se compraban suministros a los árabes y se vendían esclavos. Pero lo cierto es que las conchas de las frías aguas del Atlántico son conchas aburridas, y sólo fue con las nuevas rutas hacia las Indias y el descubrimiento de (o más bien topamiento con) América, que comenzaron a llegar a Europa las conchas y caracolas de aguas cálidas, mucho más coloridas y alegres…”

Aplique Maison Jansen

Obeliscos de concha de Tess Mosley

Con ellas, principalmente con los nautilus, los holandeses y alemanes, muy buenos orfebres ellos, empezaron a crear “copas” de la abundancia hechas de nautilus montados en bronce…

Del Ashmolean Museum de Oxford.

Cornelis Floris, siglo XVI

Wenzel Jamnitzer, 1550, Museo Kunsthistorisches, Viena.

“¿Es eso un nautilus?” pregunto “¡Pero si es blanco! Yo pensaba que todos los nautilus tenían rayas color cobrizo….!”

Wenzel Jamnitzer, siglo XVI

Versión actual, Klaus Dupont Berlin, www.klaus-dupont.com

“Y las tienen” confirma Pantaleón “pero si los sometes a un tratamiento con un ácido especial la capa exterior desaparece y queda el caparazón interior de madreperla”.

El siglo XVII fue el siglo de oro de las artes decorativas sobre caracola. En paralelo, surgía en Europa la fiebre del ya archifamoso “cabinet de curiosités”…

Casa de Thomas Boog, Elle Décoration (Francia) 2009

“Sinceramente” dice Pantaleón “a mi esto del gabinete de curiosidades siempre me ha parecido una marranada. Esos armarios atiborrados de bichos disecados, pájaros medio desplumados y demás cochinadas acumulando polvo francamente, me horripilan”.

Corona de conchas sobre biombo negro

Creel and Gow, Nueva York. www..creelandgow.com

Yo no sé si lo pondría todo junto pero muchos de los elementos que forman el “gabinete de curiosidades”, los corales, las mariposas, el cuerno de narval, el esqueleto de una langosta, me parecen absolutamente fascinantes. Se pusieron de moda en la época en la que partían de la metrópoli las grandes expediciones y llegaban noticias de descubrimientos botánicos, animales fantásticos, bestias marinas, minerales desconocidos, fascinantes caracolas… En los siglos XVII y XVIII el hombre ensanchaba a diario la frontera del conocimiento y eso se mezclaba aún con la superstición y leyendas de las tinieblas de la Edad Media. Convivían el álgebra y la alquimia, la matemática y la nigromancia, la ciencia y la magia. Unos estudiaban las construcciones calcáreas de las caracolas, otros anunciaban con el mismo tono de voz que Iker Jimenez en “Cuarto Milenio” que la sección de la concha de un Nautilus sigue la espiral aurea de los números de Fibonacci…

Espejo y consola de conchas

Todo ello contribuía a la fascinación del ser humano con los esqueletos de los moluscos. Porque eso son las conchas: caparazones externos que construyen los moluscos para protegerse de sus depredadores. Esqueletos fascinantes.

Espejo de conchas y amatistas, Christas South Sea Shells, Florida

Y del cabinet de curiosités que exhibía las conchas al “por menor” pasaron a la obsesión por la cantidad. Ahora que ya todos tenían conchas, se trataba de saber quien tenía más. Y así, llegó el Rococó. Llegó, según los libros, como antídoto a “los excesos del barroco” pero el Rococó, cuyo nombre mezcla la palabra “rocaille” (piedras) con “coquille” (conchas), es un exceso en sí mismo.

Se obsesionaron con la forma de la concha cuyas proporciones y aspecto copiaban hasta la saciedad….

Axel Vervoodt

y no contentos con copiar empezaron a “alicatar” espacios enteros de concha y así llegaron a uno de los inventos más absurdos del siglo XVIII (y parte de los otros): el grotto.

Cilwendeg House, Pembrokeshire

Sans Souci, palacio de Federico el Grande

Palazzo Borromeo, grotto de conchas.

¿Qué es un grotto? Una caverna o gruta artificial forrada de conchas, piedras de colores y caracolas, con motivos marinos, estalactitas, estalacmitas y alguna que otra estatua de deidades de mares y ríos. ¿Raro verdad? Pues en la alta sociedad del siglo XVIII tener un grotto era más necesario que ahora tener WiFi. Los hay por todas partes…

Neues Palais, Postdam

Woburn Abbey Grotto

“Algunos son fascinantes” dice Pantaleón “otros, la verdad, dan un poco de dentera. Porque, francamente, en materia coquille las hay bonitas y las hay asquerosas. Y nada que se construya con mejillones puede tener buen futuro…”

Pared de Mejillones, Susie MacMurray, Lo encontramos bastante repugnante… ¿qué opinais?

Goodwood House, el grotto de la Duquesa de Richmond

Los eruditos dicen que el grotto marca el principio y el fin del Rococó porque inician el camino al neoclacisimo: su inspiración viene de los clásicos romanos, de los “ninfeos” o grutas en honor a las deidades acuáticas que se construían, al principio, en grutas naturales cercanas a las costas…

Luis de Baviera, grotto de Linderhof con lago subterraneo incluido. En esto de hacerse castillos nadie superaba a Luis…

The Residenz en Munich, Grotto.

Hacerse un grotto o un ninfeo es caro, pero a pesar de esto, se siguen creando a día de hoy. Un ejemplo es la foto con la que comienza el blog, del número de julio de 2017 de la revista Veranda. Hay gente que se gana la vida pegando conchas en las paredes. Por ejemplo Blott Kerr-Wilson (www.blottshellshouses.com), o una artista americana que se llama Donna Moss y otra que se llama Cathy Jarman en Savannah (entre otros muchos). Otros se lo hacen ellos sólos…

Lilian y Ted Williams son unos señores americanos que se han hecho esto en su casa de la Provenza

Claro que la ingente cantidad de conchas y caracolas necesarias y el trabajo manual que implica el hacerse un grotto lo convierten en un capricho muy extravagante. Ya lo era en el siglo XVIII, así que los ingleses, siempre prácticos, se pasaron ya desde el XIX, a las manualidades de conchas…. Peligroso arte que pervive hasta nuestros días.

Esto es obra de una señiora que se llama Jane Pownoll, mujer de un marino, que empezó a hacer manualidades con conchas ya en 1770, año del que data esta replica de Sharpham House hecha con conchas.

“Esto de la concha es un tema delicado en el que es más necesario que nunca ejercitar el buen juicio “dice Pantaleón “Hay que tener respeto a la concha: no hay NADA más hortera que la concha desmadrada…”

Y no le falta razón, de lo sublime a lo horrible hay solo un paso. Sublimes son, en mi opinión, los apliques de Jansen

Los pendientes de Seaman Schepps y llos broches de Verdura…

Seaman Schepps

Fulco di Verdura, minaudière, broche y colgante

Sublimes me parecen algunos de los bustos cubiertos de conchas que se venden hoy en día…

And George (www.andgeorge.com)

 

Rooney Robinson Antiques

Y preocupantes son otras cosas que se ven por ahí y que, sin embargo, también levantan pasiones…

Alexander Mcqueen, de la exposición Savage Beauty en el Metropolitan Museum of Art

Thomas Boog hace maravillas con las conchas pero este cabecero de mejillones que ha colocado en su casa nos da un poco de dentera… Vïa Elle Décoration (Francia) 2009

Todo esto necesita, creemos, un segundo capítulo dedicado a los “frutos del mar” en la decoración, las dudas que presentan y lo que se puede hacer tras el verano con una pistola de pegamento y unas cuantas conchas…. y lo que posiblemente no se deba hacer nunca en aras a preservar el buen gusto.

Así que os emplazamos para aprovechar los últimos días de Agosto recolectando conchas y, si os apetece, leer la semana que viene el último y definitivo fasciculo sobre los amigos de Bob Esponja.

Hasta entonces esperamos vuestros comentarios e historias, filias y fobias, sobre el apasionante mundo del molusco!

 

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Pantaleón tiene un nuevo “ayuda de cámara” que responde al nombre de Jenkins, y lo raro es que lo haga, porque se trata de Abelardo, el portero.

David Cafiero, vía Lonny magazine

David Cafiero, vía Lonny magazine

La crisis hace estragos y Abelardo, para sacarse un dinerito extra, se ha colocado en sus ratos libres como “valet de chambre” de Pantaleón. Lo gordo es que, una vez convenientemente uniformado y rebautizado por el mono, Abelardo-Jenkins se ha metido tanto en su papel que no existe mayordomo inglés con más pinta de mayordomo inglés que Abelardo, natural de Castilblanco de los Arroyos.

Vía Elle Decor

Vía Elle Decor

Así que no me sorprende (en exceso) encontrarme en la escalera con un envarado y libreado Abelardo (en su versión Jenkins) que me dice: “Señora, el señor marqués no me habla.”

“¿Qué marqués?” le pregunto perpleja, dejando la bolsa de la compra en el suelo.

“Don Pantaleón” me responde muy serio.

“Pero Abelardo” le digo “¡Pantaleón no es marqués! ¡ni puede serlo!… ¡es un mono!”

“Lo sé, señora” insiste Abelardo, impertérrito, ajustándose sus guantes blancos “pero el señor marqués me ha pedido que me refiera así a él en la intimidad del hogar. Y quisiera indicarle” añade “que mi nombre es Jenkins.”

¡Mal rayo los parta a ambos! Ya he tenido bastante de esta ridícula pantomima que han montado el mono y el memo de su secuaz. Le pego dos gritos a Abelardo, le digo que es ridículo llamarse Jenkins y tener acento sevillano, que el mono es un demente, que él es un mentecato y qué me diga de una vez por qué no le habla el simio de marras.

“He roto el patito, señora” confiesa Abelardo-Jenkins con tal pesadumbre que por un instante creo que va a romper a llorar. Pero en el último momento su lado Perkins se impone al de Castilblanco de los Arroyos y se contiene. ¡Así que era ese el drama! se ha roto el patito-termómetro que Pantaleón usa para asegurarse de que el agua de su “baño de tina” esté exactamente a 25,5 grados centígrados.

01_glam_baths

El patito termómetro es una de las muchas cosas absurdas sin las que Pantaleón no puede vivir, así que encargo otro a la farmacia, me aseguro de que lo entregarán esta misma mañana y subo a inspeccionar “los daños”. Me encuentro a Pantaleón cariacontecido, aún en bata de seda de ikat y rociandose generosamente de “Blenheim Bouquet“, el agua de colonia de limón y lavanda que fabrica Penhaligon’s y encarga por barricas a Londres.

Sé que el baño sin patito es impensable así que le sugiero a Pantaleón que deje de perfumarse cual odalisca y que se de una ducha. Pantaleón instaló ambos, bañera y ducha, en su cuarto de baño porque según él “no es un asunto de aguas, darling, es un tema de horarios” (él, al revés que todo el mundo, opina que la bañera es para las mañanas y la ducha para las noches. Exclusivamente).

“No es la hora de la ducha” protesta, pero se deja convencer y manda a Abelardo-Jenkins a por las gafas de bucear (sí, se ducha con gafas de buceo. Se las compré yo. Es incapaz de cerrar los ojos en la ducha y le “gusta” ducharse mirando al chorro de agua, así que eran las gafas de buceo o una instancia para la ONCE).

28e8183ea8cb

Mientras Abelardo trae los implementos aprovecho para hablar con Pantaleón de ese gran olvidado, el cuarto de baño.

Ambos opinamos que en la medida de lo posible, en él deben convivir, si es posible de forma separada,  una generosa bañera y una amplia ducha. Y si el espacio obliga a optar, entonces la practicidad, más que el gusto personal, debe imponerse. La practicidad: ¿usarán niños el cuarto de baño? entonces bañera. ¿Lo usa primordialmente una persona mayor? entonces ducha. ¿Es necesario tener ambas cosas? Bañera con ducha incorporada. Y es que el cuarto de baño es uno de los espacios, junto con la cocina, en los que es muy, muy, muy importante que, además de bonito, el espacio sea práctico. Se usa todos los días. Si no lo es, será un “disgusto” diario.

Studio Peregalli, cuarto de baño de marmol imitando rayas

Studio Peregalli, cuarto de baño de marmol imitando rayas. Vía Architectural Digest

En cuanto a la estética, le pregunto a Pantaleón, que aún espera la preparación de su ducha, qué opina de estos cuartos de baños a reventar de azulejos, alicatados hasta el techo. Coincidimos ambos en que no nos gustan. Nos parecen fríos – además de un gasto innecesario en azulejos – preferimos con mucho la combinación de azulejos o gres con papel o pintura. Si el cuarto de baño tiene ventilación el papel aguanta perfectamente y, como hemos explicado otras veces, y ante la duda, basta con una capa de barniz transparente encima que lo impermeabilizará más.

Cuarto de baño de casa, papel de Antonina Vella para York Wallcoverings. Grabado "la armonía".

Cuarto de baño de casa, papel de Antonina Vella para York Wallcoverings. Lleva años resistiendo. El grabado, titulado “la armonía”, fue un regalo

Miles Redd coloca en este cuarto de baño el Rolls-Royce de los papeles, Vistas de la India de "De Gournay"

Miles Redd coloca en este cuarto de baño el Rolls-Royce de los papeles, Vistas de la India de “De Gournay”

Deborah Needleman, el papel es de Manuel Cánovas. Disponible en España a través de Gastón y Daniela.

Deborah Needleman, el papel es de Manuel Cánovas. Disponible en España a través de Gastón y Daniela.

MIles Redd, papel de Scalamandré

MIles Redd, papel de Scalamandré. Vía Elle Decor

 

Kate Spade, el mismo papel de Scalamandré en verde

Kate Spade, el mismo papel de Scalamandré en verde

Tela de Pierre Frey

Papel de Pierre Frey. Vía House Beautiful

Papel de raffia

Papel de raffia

A Pantaleón le fascina este cuarto de baño de Ruthie Sommers empapelado con un falso cocodrilo….

Ruthie Sommers via Lonny Magazine

Ruthie Sommers via Lonny Magazine

Con una puerta pintada por dentro con motivos chinescos….

Puerta chinesca del cuarto de baño de cocodrilo negro

Puerta chinesca del cuarto de baño de cocodrilo negro

En materia de papel, nos gustan especialmente los murales de Surface View, de los que ya os he hablado en alguna ocasión, y que pueden imprimirse en formica, en azulejos o en tela tratada.

Anuncio de waterworks, mural de Surface View con flamenco.

Anuncio de Drummonds, mural de Surface View con flamenco.

O este panel de falsa ventana, también obra de Surface View…

Surface View VA_Collections_Gallery5

A falta de papel, a los cuartos de baño les va muy bien el falso estuco…

Alidad, vía House and Garden

Alidad, vía House and Garden

Alidad, maravillosa la forma del marmol de la bañera y el pseudo estuco de la pared

El cemento pulido y teñido, el microcemento…

Cemento pulido. Via House and Garden

Cemento pulido. Via House and Garden

En este cuarto de baño de inspiración marroquí toda la "gracia" es la forma del nicho que se ha construido alrededor de la bañera-ducha

En este cuarto de baño de inspiración marroquí toda la “gracia” es la forma del nicho que se ha construido alrededor de la bañera-ducha

Lavabo de microcemento en verde oliva

Lavabo de microcemento en verde oliva

y las maravillas en tadelak que hacen Paloma Folache y Alfonso Zavala y que podéis ver en www.alenycalche.es El tadelak es una técnica de origen árabe que mezcla pigmentos de color con cal y aceites para formar una superficie hidrófuga, y es el material del que están hechos la mayoría de los hammans marroquíes.

Bañera en Tadelak

Bañera en Tadelak

Además de los revestimientos, en los cuartos de baño es muy importante la luz. Si eres mujer y pretendes maquillarte decentemente el foco de luz ha colocarse a los lados del espejo (de forma que te de la luz de frente, hacia la cara) y arriba, un poco más atrás de tu cabeza, pero nunca encima de la cabeza ni del espejo porque te hará sombras…

Si hay ventanas, confesamos que no nos gusta el cristal traslúcido porque no es “ni chicha ni limoná”, o sea, ni es cristal (transparente) ni deja de serlo. Nos parece que el cuarto de baño es el sitio ideal para unos estores de láminas…

Peter Johnson, paneles en grisaille

Peter Johnson, paneles en grisaille

Que dejan pasar la luz y la filtran de forma tan bonita, o para unos estores de una tela liviana, que permitan el paso de la luz sin dejar al vecino ejercer de “voyeur”…

Mary MacDonald

Mary MacDonald

Y si tu cuarto de baño es de ducha, creemos que hay que ocuparse especialmente de las mamparas: o prácticamente invisibles…

Rachel Bishop Designs vía el blog decorpad. Nos gusta el "garden seat" de loza dentro de la ducha

Rachel Bishop Designs vía el blog decorpad. Nos gusta el “garden seat” de loza dentro de la ducha

O figura principal del cuarto de baño:

puerta ducha

Sin términos medios…Y si hay que ahorrar: pues cortinas

Ilaria Miani, vía House and Garden.

Ilaria Miani, vía House and Garden.

Jonathan Adler. Fantástico el logo de Hermés colgado de la pared, en honor del cual - supongo - las cortinas son naranjas.

Jonathan Adler. Fantástico el logo de Hermés colgado de la pared, en honor del cual – supongo – las cortinas son naranjas.

Mark D Sykes, via Lonny Magazine

Mark D Sykes, via Lonny Magazine

O una ducha escondida dentro de un “nicho” o armario, con su puerta, como en el mítico cuarto de baño del Duque de Windsor en su casa del Bois de Boulogne…

Imagen de Fritz von der Schulenburg, vía Design Archive. La ducha se esconde tras una de las puertas de espejo. Intuyo que las la otra está el retrete...

Imagen de Fritz von der Schulenburg, vía Design Archive. La ducha se esconde tras una de las puertas de espejo. Intuyo que las la otra está el retrete…

Las dos puertas son una solución muy buena para esconder el inevitable retrete, que se debe procurar esté lo menos a la vista posible (esto es, cuando planees tu cuarto de baño, procura que el “trono” no sea lo primero que veas al abrir la puerta…)

Importante también tener suficiente espacio de “almacenaje”, como en este maravilloso cuarto de baño de “azulejos de metro” que aprovecha el espacio superior y ambos lados del lavabo para hacer armarios de espejo.

Vía AD España

Vía AD España

Nos gustan también los baños con estantería incorporada… (confesamos, ambos, que leemos en la bañera. Pantaleón pasa páginas hasta que el patito marca los 20º C y yo aguanto más, haciendo rellenos de agua caliente, dándole al grifo con el dedo gordo del pie, y haciendo movimientos ondulantes, tipo ballena, para repartir el agua caliente por igual a lo largo de la bañera…)

Via House and Garden

Via House and Garden

 blanco negro y dorado

Michael S Smith, vía Elle Decor

Michael S Smith, vía Elle Decor

Ya sean para libros o, en su caso, para toallas, nos gustan estas estanterías porque nada es más desagradable que salir del baño o de la ducha chorreando y no tener una toalla a mano…

“Esto de aquí abajo…” me dice Pantaleón enseñándome una foto

Via Architectural Digest

Via Architectural Digest

“es un ejemplo de un cuarto de baño infernal. Lo diseñó el satán de los cuartos de baño: no hay toallas cerca de la bañera, ergo mojado y en pelotas por todo el cuarto de baño, tampoco hay un mísero sitio donde dejar el jabón o gel, no hay cortinas ni mamparas para no inundarlo todo si optas por ducharte, las tuberías están todas a la vista, no hay donde guardar enseres ni espacio de repisa en los lavabos, el suelo está hecho de mosaico pequeñito con muchas juntas para ponerse negras…”

Le paro. Me ha convencido. Es importante que el cuarto de baño sea algo más que una foto bonita. Son las pequeñas cosas, como un cercano calentador de toallas para poder secarse en invierno con el lujo de una toalla calentita, los enchufes bien colocados, el espacio de encimera para el secador de pelo y un cepillo, para extender los “afeites” durante la sesión de “chapa y pintura” o simplemente para posar un necessaire y un cepillo de dientes es muy necesario. También el tener un sitio cercano donde guardar todo eso sin que esté a la vista de todos. Esas son el tipo de cosas que hacen que ames o odies un cuarto de baño: que te sea cómodo de usar.

Por eso lo lavabos con patas, sin mueble debajo, son bonitos pero no nos convencen. Es cierto que cuanto más espacio de “suelo” se vea, mayor parecerá un cuarto de baño, pero preferimos menos espacio visual y mayor comodidad diaria…

No todos los muebles de debajo del lavabo son feos...

No todos los muebles de debajo del lavabo son feos…

Apartamento en París, vía House and Garden

Apartamento en París, vía House and Garden

 

Cuarto de baño bien pensado, vía Nuevo Estilo

Cuarto de baño bien pensado, vía Nuevo Estilo

Y dentro de la ducha o cerca de la bañera se agradece una balda o un pequeño nicho o entrante donde dejar champús y demás ungüentos..

Bill Ingram, via House Beautiful

Bill Ingram, via House Beautiful. Nicho bajo la alcachofa de ducha

Y cubierto el lado práctico, en cuanto a asuntos decorativos ..nos gustan los bustos en el cuarto de baño porque dan ese aire a terma romana que va tan bien…

House&gardenbathideas Bathroom77

Nos gustan los elementos redondos para romper tanta linea recta…

Captura de pantalla 2012-12-28 a la(s) 12.10.36

Origen: Domino Book of Decorating

Origen: Domino Book of Decorating

No nos gustan las patas del lavabo, y si no es posible taparlas con un mueble ad hoc, sugerimos tenerlas bien escondidas, como en esta propuesta de Apartment Therapy…

516b8ab074c5b63c02000872__w_540__s_fit

Nos chiflan los cuartos de baño con chimenea…

BlogPeterSheltonEDSix

Y aquellos con frentes de bañera “historiados” – aunque, siendo prácticos, reconocemos  que es muchísimo más cómodo, si eres dado a “rellenos” de agua caliente cuando estás en la bañera, como yo, que el agua caliente caiga por un extremo del baño y no a la altura de tu tripa, para escaldarte –

Paolo Moschino

Paolo Moschino


Outlook-97

Nos encantan las bañeras “exentas”, a la antigua, de esas que cuando te metes dentro el agua te llega por la barbilla, pero necesitamos una mesa o silla cerca para dejar toallas y enseres y que no resulten incómodas…

Frederick Mechiche

Frederick Mechiche

 

Kary Pierce, via House Beautiful

Kary Pierce, via House Beautiful

Nos gustan las toallas con iniciales bordadas…

Kate Townsend, vía Lonny Magazine

Kate Townsend, vía Lonny Magazine

Nos gusta el “arte” en los cuartos de baño…

Cuarto baño

Y nos gusta, el que más de todos, este cuarto de baño perfecto que hizo Jean Louis Deniot en un piso de París…

cuartodebanyo-jeanlouisdeniot

Cuartodebaño_denior

Cuartodebaño_deniot2

Por él, Pantaleón me dice que hasta renunciaría a su patito…

¿Y vosotros? ¿Cómo es vuestro cuarto de baño perfecto?

 

Tags: , , , , , , ,

 Extraccionbusto

El valor de un busto como elemento decorativo no es nada nuevo. En las “casas bien” de la Roma clásica era un “must” colocar en el atrio el busto del antepasado más célebre que tuvieras. Luego el busto desapareció prácticamente de la faz de la tierra aproximadamente once siglos (del siglo V al siglo XVI) y volvió con fuerza con el renacimiento. En el siglo XX, salvo honrosas excepciones, el busto no tuvo un sitio prominente. Salvo que tuvieras una colección clásica de calidad de museo, nadie colocaba cabezas de marmol por su casa. Esto ha cambiado desde hace unos pocos años…

bustos

Casa decorada por Windsor Smith, Los Angeles.

la foto busto

Imagen de arriba de Nuevo Estilo

9_carolina_herrera_dining_room

Imagen de una casa de Oscar y Anette de la Renta

bustos6

Imagen de arriba via decordose.com

Los bustos son una inutilidad, pero una inutilidad muy decorativa. La veía por todas partes y yo no quise ser menos, y allá por 2006 con inmensa ilusión y muy poco presupuesto me agencié un busto de yeso – por el precio asumible de 60 euros – que se suponía era copia de la cabeza del David de Miguel Angel. Bueno, pues aquí os presento a mi ya legendario “David Cabreao”:

david cabreado

Es de escayola, y cuando llegó estaba tan blanco que refulgía. Parecía la imagen de un anuncio de “Ariel”, no había forma de mirarlo sin gafas de sol. Eso provocó las primeras risas de mis amigas y la mofa no tuvo límite cuando comprobaron la cara de tremendísimo enfado que luce “my David”. La copia es tan mala que parece “cabreao” (de ahí el mote impuesto por esas desalmadas). Lo del blanco nuclear tiene solución. Pantaleón me recordó que el procedimiento habitual que utilizaba Nancy Lancaster para envejecer sofás y quitarles el gustillo a nuevo era dejarlos un tiempo en el jardín. Siguiendo su sabio ejemplo el David Cabreao pasó un invierno en la terraza donde dejamos que lluvias, granizos y tormentas cayeran sobre él para ver si así lo mejorábamos.  Como fue un invierno relativamente seco ¡incluso lo regamos!. Pantaleón se me vino arriba con esto de darle “pátina” y llego hasta a colocarle una loncha de queso en la cabeza “para ver si le salía musgo”. !!!!. La quité inmediatamente. Lo cierto es que pasado el invierno el David mejoró tanto que se pudo colocar dentro de casa. Eso sí, sigue “cabreao”. Eso no hay quien lo arregle.

Yo lo compré a través de una web italiana (http://www.laboratoriodiscultura.it/) pero me temo que han subido precios y sus bustos están ahora en torno a los 200€. Teneis versiones mejores que la mia (que quizás no necesiten pasar un invierno fuera) de diversos precios. Eso sí, cuanto más barato, más posibilidades hay de que tengáis que aplicar el “procedimiento jardín” (quien dice jardín dice repisa de la ventana… eso sí, atadito, que no queremos matar a un viandante).

Aqui tenéis un “Giulio Césare” – del mismo padre que mi David Cabreao – por 215€.
Busto di Giulio Cesare
Aunque para cabreo el de este Napoleón que os venden en la tienda online de los Museos franceses:
busto napoleon
[atención, es mucho más pequeño, este mide apenas 28cm de alto, mejor para colocar dentro de una biblioteca]. Precio 190€. En la misma tienda tenéis una Maria Antonieta (muuuy cursi) por 164€ de 22cm y un Luis XIV en bronce de 36 cm que quedaría estupendo en un cuarto de baño (¡pobre rey Sol!). Ahora bien, si sois de los que pensais que el tamaño sí importa teneis este magnífico César de 64cm de alto por tan sólo 89€. ¡Ta-chán!
bustos_escayola_B-21

 

Lo podéis comprar en www.decorarconarte.com] Advertencia: no lo hemos visto más que en la foto de la web… igual necesita “el tratamiento Nancy Lancaster” unos meses… Para los que buscan algo un poco mejor que la escayola hay dos bustos que salen a subasta mañana miercoles en Subastas Goya, en Madrid (podéis ver el catálogo en www.goyasubastas.com)

Y una vez que hayáis “cazado” vuestra cabeza aqui os dejo un poco de inspiración para daros ideas de qué hacer con ella.

untitled bustos7 bustos5

bustos4 Imagen de arriba vía Lonnymag

bustos3

Vía Lonnymag

 

bustoconchas Busto7

 

bustos2 la foto busto2

Via Nuevo Estilo

baragostinelli

miles-redd-hallway-1283971667

Miles Redd. Puesto en contexto. Este hombre es un genio. Pero no es para los tímidos.

Y esto último que os muestro es el futuro de mi David Cabreao en cuanto me haga con un poco de silicona, unas cuantas conchas y caracolas, unas ramas pintadas de rojo y dos horas seguidas de tiempo libre sin distracciones… ¿No os parece maravilloso?

bustoconchas2

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.