muebles de exterior

You are currently browsing the archive for the muebles de exterior category.

Julio es el mes más cruel. Las temperaturas suben y las prendas de vestir se aligeran, para consternación de Pantaleón.

Vía This is Glamorous, casa en Italia

Vía This is Glamorous, casa en Italia

Los señores se ponen bermudas aunque no tengan intención alguna de jugar al golf y pasean por las calles con toilettes cuidadosamente descuidadas para señalar la llegada del relax estival. Lucen piernas blancas y peludas, exilian los calcetines, llevan las camisetas por fuera y los muy osados hasta se calzan chanclas. Todo esto acongoja enormemente al mono.

Baronesa Catherine d'Erlanger con tiara en el jardín de su casa. Ella es mucho más del estilo de Pantaleón.

Baronesa Catherine d’Erlanger con tiara tomando su 6 o’clock un cocktail en el jardín de su casa. Ella es mucho más del estilo de Pantaleón.

“Darling” se queja Pantaleón “ya no puedo pasear por la calle. Figúrate que ayer me cambié de acera por temor a ser atracado y el ser de aspecto infecto, mal afeitado y en bermudas que se dirigía a mi resultó ser el hijo de Piluca Fitz-Thomas Howard!” Pantaleón pone cara de circunstancias se recuesta en la chaise longue y sentencia con dolor: “Cuando un futuro duque tiene aspecto de golfo apandador es preciso abandonar la urbe”.

11si

Maravillosa copa de hierro con su peana. Imagen de fuente desconocida obtenida vía Pinterest.

Así que el mono se va. Abelardo está ocupado con los preparativos. La partida estival de Pantaleón se organiza con más tiempo que el desembarco de Normandía e implica un número similar de bultos y efectivos. Aprovecho estos últimos días para pedirle opinión sobre pequeño banco de hierro que acabo de comprar para la terraza. “Mignon” me dice sin más “hay cosas mejores”.

7205f57217d157a06691dc0ef4ecc716

Vaya. Embriagador su entusiasmo. A pesar de todo insisto, recordándole lo mucho que le gustan los muebles de hierro de jardín. “Sí que me gustan” reconoce el mono “pero más viejos que el tuyo. En materia de mobiliario de hierro, cuanto más viejo y roñoso mejor”.

e20afbf05b034ddaa1e23cc14735f6b0

“Y cuanto más victoriano y rococó también” añade

9si

13si

2si

c5f4ec4682be26d094170c39cb568bc9

Me entusiasman los muebles viejos de forja para jardín. A mi, al mono y a medio mundo, creo, porque rastros y mercadillos están llenos de ellos. La semana pasada hice una incursión en el Rastro acompañada de Pantaleón (en sábado por la mañana en verano está desierto, recomendamos vivamente acercarse en estos días) y cada una de las tiendas de las Nuevas Galerías y la mitad de las de Galerías Piquer tenía al menos un mueble vintage de forja. Muchas de ellas maravillas. Me enamoré de unas copas de hierro que tienen en “El Jueves” la tienda de Pepa Adrados (Nuevas Galerías, Ribera de Curtidores, tel 91 5302536)

Copa de hierro, parte de una pareja (350€) El Jueves.

Copa de hierro, parte de una pareja (350€) El Jueves.

y me asomé a una de mis favoritas, la tienda de Miguel Arcas en Galería Piquer que siempre tiene algo que me gusta (la tienda por no tener no tiene ni nombre, está en el primer piso, casi en la esquina frontal de la derecha) y en todas ellas encontramos muebles de hierro gritándo “llévame a casa” (unos gritaban más que otros, y en algún caso gritábamos nosotros al conocer el precio). El encanto de una mesa blanca y sus sillas en el verde de un patio, un balcón o un jardín es innegable…

Mesa en la esquinita de una terraza.

Mesa en la esquinita de una terraza.

14si

Sillas plegables en madera y hierro similares en Ikea (www.ikea.com), Casa (www.casashops.com) y Maisons du Monde entre otros. Ésta última también tiene una mesa similar.

f06f3dd08deeb1042254df21c62427cb1si5si

Y también el romanticismo de un almuerzo veraniego con el mantel de hilo impecablemente planchado, el calorcito del sol, la sombra de un roble y las viejas sillas roñadas de hierro compró la abuela…

15si

Ralph’s, París

a0c0b42f1c9cc86d73d35f71f786a5ab

Pero el hierro es aún más bonito dentro de casa, donde ocupa un sitio orgulloso entre los muebles de interior, luciendo sus “heridas de guerra” en forma de desconchones y óxido obtenidos tras años de desafío a la intemperie…

Consola de hierro de mi madre. La más bonita que he visto (me refiero a la consola, no a mi madre, aunque ella también es de lo más bonito que he visto. Ele.)

Consola de hierro de mi madre. La más bonita que he visto (me refiero a la consola, no a mi madre, aunque ella también es de lo más bonito que he visto. Ele.)

MB 131240Bolig på beøsgJul Tina Buch

Carrito de hierro modelo industrial colocado a modo de mesa auxiliar

¿Recordáis a Howard Slatkin? Su mesa de bebidas también es un mueble de hierro interiorizado

¿Recordáis a Howard Slatkin? Su mesa de bebidas también es un mueble de hierro “interiorizado”

Sillas de hierro. Celerie Kemble-

Sillas de hierro. Celerie Kemble-

sillas hierro interior comedor

e81c6d0a44f9f7f0877d65f00113e628

12si cama

Cama. Similares vía www.anthropologie.com o www.okadirect.com (en la versión cara) y www.maisonsdumonde.com en versión barata.

Al mono le pirran las tumbonas de hierro, tan sixties ellas, tan hollywoodienses, que prácticamente obligan a acompañar el reposo de una pamela de paja y un manhattan…

Jardin de Aerin Lauder en los Hamptons, vía Quintessence Blog.

Jardin de Aerin Lauder en los Hamptons, vía Quintessence Blog.

 

Siestecita a la sombra...

Siestecita a la sombra… Vía “The Interior Archive”

“Lo bueno es que el hierro, al revés que los pantalones cortos ” me dice Pantaleón no es aún un fenómeno de masas “lo que permite encontrar chollos estupendos de segunda mano en internet”. Y resulta que el mono tecnófobo (piensa que google son unas gafas de bucear) tiene razón. En apenas 15 minutos encuentro esta joya en ebay por apenas 149€

111ebay

 

Y estas otras dos sillas, en grado de roña óptimo, en la web de TodoColección por 141,75€

111 todocoleccion

En Objetology hemos encontrado una pareja de butacas, un poco más caras (875€), tapizadas en terciopelo que son dignas de interior

111 objetology

Me pongo nerviosa. Mi banco no es suficiente. Necesito una mesa redonda y cuatro sillas bien roñosas para colocar en el jardín. De esas con bracitos curvos. Sin ellas no soy nadie.

Sillas de jardin, Finca "EL Carambuco"· Málaga

Sillas de jardin, Finca “EL Carambuco”· Málaga

7si

Y si no hay mesa por lo menos que caigan las sillas…

stylemeprettycom

Luego ya las mezclaré con cualquier otra mesa. De madera vieja por ejemplo, que el hierro con madera es una logradísima combinación….

hierro y madera

Y si no hay sillas pues una mesa suelta, creo que a estas alturas ya todo me da igual…

mesa jardin

Solo sé que necesito hierro más que una anémica. Así que cojo las llaves del coche y me voy a buscar al mono para salir de excursión. Se niega a salir a la calle.

“Me he asomado un rato a la ventana y he contado 3 camisas de manga corta, cuatro chancleteros en bermudas, tres señoritas enseñando tirantes de su ropa interior y una ciudadana con trapo camisetero de lentejuelas que Benidorm le serviría lo mismo para ir a la playa que para salir a cenar” me mira con angustia “Como comprenderás no me puedo arriesgar a salir a la calle”.

Puesto así…

 

 

 

 

 

 

Tags: , ,

Hoy sale a la calle el número de julio de la revista “Nuevo Estilo”. Cargadito de sorpresas. Entre ellas una entrevista a Vladimir Kanevsky y un reportaje para IKEA en el que participamos Pantaleón y yo, Carmen Rebuelta del blog Nosy Parker y Rocío Esquilas del blog Meu Canto (si no los conocéis os recomendamos que déis una vuelta, merecen la pena). El video de cómo se hizo el reportaje lo teneís aquí. Carmen y Rocío lo bordan. Yo, que fuí a la redacción de Nuevo Estilo sin la inestimable compañía de Pantaleón, que ese día sufrió un ataque de misantropía, hice el ridi. Me salió una voz boca-flán que no es la mía y empecé a decir tonterías sobre decadencias (principalmente la mía) y “jardines exteriores” (¿acaso existen de otro tipo?). Os recomiendo verlo para hacer unas buenas risas a mi costa. El mono ya lo ha hecho. Abelardo y él llevan carcajeándose toda la mañana.

http://www.youtube.com/watch?v=oqVZZlMH_U8&sns=fb

Mañana post de verdad. Hoy os dejo con las maravillas veraniegas de IKEA. No dejéis de comprar los bajo platos a rayas. ¡La pera!

 

Nuevo-Estilo_Ikea1

 

Los platos a rayas son similares a los que Vista Alegre hizo en colaboración con Christian Lacroix, con la diferencia de que estos cuestan 5 euros. Mezclan de miedo con blanco y también con platos estampados como lo hace Vista Alegre con los de Mariposas. tickar-plato__0247171_PE372175_S4

 

Christian Lacroix para Vista Alegre

Christian Lacroix para Vista Alegre

Pruebas de vajilla en IKEA

Pruebas de vajilla en IKEA

Además de los candelabros de bronce, pusimos unos de cristal en varias alturas (3 por 16 euros) que adorné con velas blancas y unas flores de papel fantásticas que sirvieron tanto para animar el candelabro como de improvisado servilletero.

blomster-candelabro-juego-de-__0122686_PE228782_S4

Existen también en cristal blanco y me recuerdan un poco a las copas que utiliza Michael Devine en su mesa de invierno en el libro “An Invitation to the Garden”. De hecho su mesa invernal me parece muy “ikeizable”.

 

 

Michael Devine, del libro "An invitation to the garden"

Michael Devine, del libro “An invitation to the garden”

111_ikea_close-up_2Las servilletas están hechas con la tela de Ikea “Sofía” en rayas delgadas a 6,99€ el metro (150 cm de ancho) y el mantel con la misma tela en rayas gordas (5,99€ metro, también en 150cm de ancho). Ambas lavan estupendamente – lo he probado – y les hice los “dobladillos” con la tira de dobladillo de IKEA y una plancha bien caliente. Luego el truco es planchar las servilletas bien bonitas y dan el pego.  Mis individuales son de la tienda americana Pottery Barn donde los compré hace unos años, pero existen unos similares en Zara Home

6680023500_1_1_3

Los cubiertos son de Cutipol, modelo Piccadilly, en vermeil, pero el look dorado se puede lograr a mucho menos precio con unos de Zara Home. Por ejemplo, como estos:

5622000302_1_1_3

111_ikea_close-up_2

 

La butaca Stockholm verde de IKEA me parece un must. La forma y el color están logradísimos y además es francamente cómoda. Aunque es cierto que me pareció un poquito cara (299€) para ser de Ikea me dicen que es de su línea Stockholm, que es como la “primera clase” de IKEA. Me parecieron fantásticas como elección para las cabeceras de una mesa de comedor, y lo suficientemente pequeñas como para servir de butacas auxiliares en un espacio reducido. Además… ¡son giratorias!

stockholm-silla-giratoria__0173103_PE327193_S4

Por último, la alfombra amarilla me pareció otro descubrimiento que recomiendo. Existe también en marrón (más sufrida pero mucho menos bonita) y mide 1,70 x 2,40. En la foto colocamos dos puestas juntas. Vale 179€ y estuve dudando mucho si colocar esa o volver a las rayas que tanto me gustan (ver “Los Must de Ikea“), pero en la foto quedaba excesivo y es cierto que la amarilla es más veraniega.  El árbol es de los Peñotes y lo llenamos de lucecitas encendidas (ver “Luces de emergencia“) que quedaban de miedo a pesar de que no se ven en la foto.

El caso es que incluso sin mono lo pasé de miedo y ojalá Nuevo Estilo e Ikea me inviten a repetir. ¡Es un gustazo colaborar con ambos!

PD: Por favor comentad y criticad a gusto para mantenerme “honest” como dicen los americanos. Me encantará escucharos. Sin crítica no se mejora!

 

Tags: , , , , ,

En un artículo publicado en el número de enero de 1952 de la revista LIFE, el periodista Cleveland Amory cuenta la historia de un empobrecido marqués inglés que, la noche de su llegada a Palm Beach, fue interrogado por una rica viuda americana sobre el propósito de su visita. El marqués inglés, no se sabe si en broma, confesó que era pobre como las ratas y que un amigo le había recomendado pasar por Palm Beach y buscar una millonaria con la que contraer nupcias. “Aquí me tiene, señor marqués” contestó la viuda millonaria “ya no hace falta que busque más”.

Worth Avenue, Palm Beach

Worth Avenue, Palm Beach

Para tener éxito en Palm Beach es necesario tener mucho dinero (muchísimo) a ser posible amasado antes de 1950 (eso es lo que los americanos entienden por “Old Money”) o tener un título. El que sea. Da igual que sea pontificio, italiano, nuevo o medio inventado: que sea título. Ese es uno de los motivos, me dice Pantaleón, por los cuales se empeña en seguir usando su marquesado ficticio.

Casa de Kelly Wearstler en Los Angeles

Vía Veranda

Por eso, no entiendo cómo, estando invitado en casa de la famosa Dottie, con el llamativo Abelardo tres discretos pasos por detrás, con su rimbombante marquesado y su apasionante conversación, Pantaleón no ha sido el éxito de la temporada en Palm Beach.

Mapa de Palm Beach vía Elle Decor

Mapa de Palm Beach vía Elle Decor

Tumbado en su chaise longue, con una cataplasma de “barros del Nilo y peladura de Guanábana de Brasil” en la frente y una tila doble en la mano, Pantaleón me aclara que sí, que él ha sido un éxito y que su huida de Palm Beach no se debe a una debacle social, sino a sus “nervios”. Dottie no estaba sola en casa: con ella estaba su “piara de nietos” (Pantaleón dixit).

Foto de Slim Aarons, niños tomando un helado en Palm Beach, años 50.

Foto de Slim Aarons, niños tomando un helado en Palm Beach, años 50.

Pantaleón y los niños no combinan de él. Estos tardaron poco en darse cuenta de que estaban ante un neurótico – un neurótico simpático, pero neurótico al fin y al cabo – y descubrir su punto flaco. Su punto flaco de la semana, quiero decir, porque puntos flacos hay varios.

Tras descubrir que Pantaleón en Florida vive en permanente terror de encontrarse con un tiburón, tiburones falsos, verdaderos, disfrazados y disecados aparecían por todas partes.

6a00d8341c6c5753ef01538f4c438f970b

Hasta colocaron un delfín en la piscina (con las prisas las aletas pueden parecerse) cuando Pantaleón estaba haciendo sus largos matinales. Esta continua aparición de aletas negras en todas partes hizo mella en los ya frágiles nervios de Pantaleón.

August-10-2012-01-43-55-werere

“Pero eso no es todo” me dice el mono “ni siquiera es lo más grave. Lo grave es lo de esa mujer.”

“¿Qué mujer?” pregunto

“Lilly Pulitzer” me contesta, dando el nombre de la ya difunta diseñadora de ropa oriunda de Palm Beach.

“Pero Pantaleón” le digo “¡Lilly Pulitzer está muerta! Murió el año pasado”

“Lo sé” dice el mono “y ¡qué terrible legado ha dejado!. ¡El daño que ha hecho esa mujer! Por su culpa Palm Beach entero está lleno de señoras que piensan que el verde pálido va con el rosa y que ambos, combinados, son colores perfectamente tolerables para decorar una casa. ¿Te imaginas? Ah Cherie! ¡la profusión de rosa chicle! ¡La invasión del estampado chillón!¡Las mezclas en colores pastel! No te imaginas lo que he sufrido…!!!”

Mesa rosa, Palm Beach. Del post "Palm Beach Backyards", the Glam Pad.

Mesa rosa, Palm Beach. Del post “Palm Beach Backyards”, the Glam Pad.

Más rosa. Ruthie Sommers.

Más rosa. Ruthie Sommers.

Verde y rosa, al más puro estilo Pulitzer

Verde y rosa, al más puro estilo Pulitzer

Globos rosas en una "Baby Shower" de Palm Beach

Globos rosas y mantel verde en una “Baby Shower” de Palm Beach

Como siempre, al mono hay que creerle a medias. Es cierto que Palm Beach no es lo que era en los años 50, cuando la jet set mundial, antes o después, se dejaba caer por ahí para codearse con las grandes fortunas americanas en fiestas dignas de pasar a los anales de la historia. Pero sigue siendo impresionante.

windsors palm beach

Grace Kelly, siendo ya princesa de Mónaco, en Palm Beach

Grace Kelly, siendo ya princesa de Mónaco, en Palm Beach. Totalmente adaptada al verde y rosa local.

Los Kennedy en Palm Beach, saliendo de los oficios de Semana Santa

Los Kennedy en Palm Beach, saliendo de los oficios de Semana Santa

Estee Lauder en su casa de Palm Beach, circa años 60

Estee Lauder en su casa de Palm Beach, circa años 60

Es como un parque temático de los muy ricos, donde las palmeras se vacunan contra la gripe, la frutería tiene aparcacoches uniformado y las grandes mansiones al borde del mar se han fabricado una réplica de ellas mismas en pequeño para hacer de “beach house”.

Casa de Donald Trump. Tras comprar Mar a Lago, la casa que se hizo Majorie Merriweather Post, la heredera de los Kellogs, en el extremo sur de la Isla y convertirla en un club, Donald se ha comprado esta chabolilla.

Casa de Donald Trump. Tras comprar Mar a Lago, la casa que se hizo Majorie Merriweather Post, la heredera de los Kellogs, en el extremo sur de la Isla y convertirla en un club, Donald se ha comprado esta chabolilla.

Los americanos, cuando son ricos, son muy ricos. Y lo muestran. Todo etnólogo o sociólogo que se precie ha de pasar por Palm Beach para completar su formación.

Slim Aarons, Mr. y Mrs Donald Lease en su casa de Palm Beach

Slim Aarons, Mr. y Mrs Donald Lease en su casa de Palm Beach. Juraría que los pantalones de Mr. Lease son diseño de Lilly.

Evelyn Lauder en la entrada de su casa en Palm Beach heredada de su suegra Estee.

Evelyn Lauder en la entrada de su casa en Palm Beach heredada de su suegra Estee.

Lo que dice Pantaleón sobre la obsesión por los rosas es cierto, aunque a medias. Y creo que su atribución a la nefasta influencia ejercida por la Coco Chanel local, Lilly Pulitzer, es correcta.

Lilly Pulitzer colección masculina (por decir algo). La ubicua mezcla de rosa con verde.

Lilly Pulitzer colección masculina (por decir algo). La ubicua mezcla de rosa con verde.

Pero no todo es así. Lars Bolander, un decorador sueco de gusto perfecto y su mujer Nadine, se instalaron hace un tiempo en Palm Beach donde tienen una tienda. Gracias a ellos, entre otros, los Palm Beachitas poco a poco van viendo que hay vida más allá del rosa palo.

Lars Bolander y su mujer, Nadine Kalachnikoff, en su casa de Palm Beach

Lars Bolander y su mujer, Nadine Kalachnikoff, en su casa de Palm Beach

Lars Bolander

Lars Bolander, casa de Brooke Giannetti en Palm Beach.

E incluso Celerie Kemble, la famosa decoradora nativa de Palm Beach, hija de la no menos conocida Mimi Mcmakin, fue capaz de superar su fase verde-rosa…

Celerie Kemble en fase verde-rosa. Palm Beach

Celerie Kemble en fase verde-rosa. Palm Beach

Y hacer cosas como estas:

Celerie Kemble superada fase verde-rosa

Celerie Kemble superada fase verde-rosa

Y en Palm Beach siempre ha habido buen gusto. Como el de Consuelo Vanderbilt, “jubilada” en Palm Beach como señora de Balsan tras haberle dado la patada al duque de Malborough

El Vedado, casa de Consuelo Vanderbilt en Palm Beach

El Vedado, casa de Consuelo Vanderbilt en Palm Beach

O el de la famosísima C.Z. Guest cuya icónica fotografía por Slim Aarons está tomada en Palm Beach…

C.Z. Guest, perro e hijo. en su casa de Palm Beach. Foto de Slim Aarons.

C.Z. Guest, perros e hijo. en Villa Artemis, su casa de Palm Beach. Foto de Slim Aarons.

O el de la enigmática Jayne Wrightsman, excepcional coleccionista de arte y muebles cuyos donativos en muebles franceses del XVIII llenan varias salas del Museo Metropolitan de Nueva York…

Jayne en su casa de Palm Beach decorada por Stephane Boudin de Maison Jansen

Jayne en su casa de Palm Beach decorada por Stephane Boudin de Maison Jansen

La piscina de la casa de Jayne, agua de mar calentada a exactamente 25ºC. Dicen que JFK, cuya mujer era íntima de Jayne, venía a nadar a esta piscina para aliviar sus problemas de espalda

La piscina de la casa de Jayne, agua de mar calentada a exactamente 25ºC. Dicen que JFK, cuya mujer era íntima de Jayne, venía a nadar a esta piscina para aliviar sus problemas de espalda

Pero sí, lo del rosa es contagioso.

Mario Buatta, del libro "Palm Beach entertaining". Rosa y verde.

Mario Buatta, del libro “Palm Beach entertaining”. Rosa y verde.

Y me pregunto por qué pensarán que el rosa es lo que procede en un sitio de playa, cuando existen opciones mucho menos… conflictivas.

Vía House and Garden

Vía House and Garden

Miles Redd, vía House Beautiful. Casa de Lyford Bay, Bahamas. Magnífico el toque de las sombrillas.

Miles Redd, vía House Beautiful. Casa de Lyford Bay, Bahamas. Magnífico el toque de las sombrillas.

beto401

Sig Bergamin

Sig Bergamin

402ba0a848019336b8c2018e4e0ec40f

b7baf3d539cecf249e886ff0bbf4c00e

111gris

blue2

“Lo que quieras” me dice el mono “pero no hay quien los convenza. ¡Hasta Dottie ha caído en la trampa!. Me alojó en un cuarto verde y rosa…

palm beach bedroom

“Nos dio una cena con la mesa en verdes y rosas…”

Palm Beach Lunch, vía House Beautiful

Palm Beach Lunch, vía House Beautiful

…los maravillosos platos verdes de Anna Weatherley que ha comprado pretende ponerlos con flores y copas rosas…”

111 Anna Weatherley

“las telas de flores del salón – por cierto ¿sabes que vuelven las telas de flores? – las ha puesto en verde y rosa…”

palm beach style

“Y tomamos el té en el salón verde y rosa…”

palm beach tea

“Así que cuando el bestia del perro de sus nietos se comió mi pijama y Dottie, adorable, me regaló uno nuevo ¡verde y rosa!…

Pijama de Lilly Pulitzer

Pijama de Lilly Pulitzer

…Y no pude soportarlo más!”

 

PD: Se me olvidó deciros que el libro de Michael Devine (“An Invitation to the Garden”) llegó y que me temo que no merece la pena. En este caso, podéis ahorraros el dinero. En nuestra humilde opinión, ni las recetas ni las mesas merecen el desembolso.

Tags: , , , , , , ,

Pantaleón lleva dos días sin salir de casa sentadito, muy serio, al lado del teléfono. Pantaleón no tiene teléfono móvil y cuando espera una llamada importante no deja que sea Abelardo quien responda. Hace bien; Abelardo, antes de convertirse en Jenkins, estaba por civilizar y fue escuchado en más de una ocasión excusando al teléfono la ausencia de Pantaleón con excesiva sinceridad (“el señor está durmiendo la mona”). Así que Pantaleón sigue sentado en su butaca pegadito al teléfono. Le pregunto de quién es la llamada que con tanto interés espera.

“Del Discovery Channel” me dice

¡Pardiez! ¡El Discovery Channel! ¡Le han descubierto! Saben que hay un mono que habla y vienen a llevárselo. Le secuestrarán, le diseccionarán, le encerrarán en un laboratorio secreto de la CIA… Pobre Pantaleón mio. Ahí tan tranquilo. Míralo, no sabe la que se le viene encima, el poverino. Tengo que impedirlo.

FO hoja adan

Hoja de Costilla de Adán-lámpara, obra de Fernando Oriol, 120€

“Pantaleón” ordeno “haz las maletas. Nos vamos…” Me pongo en marcha de un salto “¿Cómo será posible que te hayan encontrado…?”

“Les he llamado yo” me dice el mono impertérrito.

“¿Cómo que les has llamado tú?” pregunto asombrada “¿A los del Discovery Channel??? ¿Por qué?”

hoja lámpara encendida

hoja lámpara encendida

Pantaleón no se altera: “Darling, ¿no es allí donde uno llama cuando ha descubierto cosas?. Pues yo he descubierto a un magnífico tapicero y a un extraordinario artista de la forja, así que les he llamado”.

Le miro sin comprender nada

“Darling! ¡Para informar de mis discoveries!!” aclara.

Fernando Oriol, hojas de Adán. 400€, personalizable con más o menos hojas (más barato con menos hojas).

Fernando Oriol, hojas de Adán. 400€, personalizable con más o menos hojas (más barato con menos hojas).

Vale. No pasa nada. No saben que hay un mono decorador parlante. Sólo saben que hay un imbécil demente que llama por teléfono diciendo estupideces. Calma. Todo va bien.

Arboles escultura de Fernando Oriol

Arboles escultura de Fernando Oriol. El cuadro entre los dos árboles es de Blanca del Río (datos de contacto vía Pantaleón y las Decoradoras)

Intento explicar a Pantaleón que el Discovery Channel no habla de tapiceros ni artistas de la forja y que, en adelante, es mejor que se abstenga de llamar a las televisiones. Pero para no chafarle del todo añado que si quiere hablar de sus descubrimientos yo le escucho encantada…

Fernando Oriol, árbol de acero.

Fernando Oriol, fantástico árbol de acero.

“Pero es que son GRANDES descubrimientos” se queja “no te los puedes guardar para ti sóla. El mundo NECESITA conocerlos” me dice.

Así que sólo tras prometer dar a conocer tus descubrimientos urbi et orbe accede por fin a decirme qué narices ha descubierto. 

“Los Fernandos, darling: he descubierto a los Fernandos. Son dos. No se conocen. No se han visto. El uno no sabe que el otro existe pero ambos harán cosas grandes…” predice.

Buf. No le soporto. Vale que se crea “Cristóbal Colón el descubridor” pero que encima hable en acertijos como Nostradamus ya es demasiado…

Con mucho celo comienza a enseñarme las cosas (ver arriba) que hace su primer “descubrimiento”, Fernando Oriol, maestro de la forja (tel 686 531878, mail [email protected])

Carrito de bebidas en metal, Fernando Oriol

Carrito de bebidas en metal, Fernando Oriol

Lo miro y pienso que en una vida pasada debí ser un gusano encantador porque tengo un karma pistonudo. Años recopilando fotos de muebles en metal, lustros buscando un simple herrero y Pantaleón me muestra a Fernando, un maestro. No me creo la suerte que tengo.

Las hojas me chiflan, los árboles también, el carrito tiene un punto “Casamidy” (www.casamidy.com) que me fascina, y me pongo nerviosa sólo de pensar en las posibilidades.

“¿Acepta encargos?” le pregunto a Pantaleón temblando de emoción.

“Te hace lo que quieras” me dice el mono. ¡Oh! ¡Música para mis oídos! Ahora todo esto que tengo recortado desde hace años, de repente, se vuelve posible…

fernando copiar

Fernando copiar 009

image004

image002

image011

Los quiero. Y por fin, ¡por fin! los puedo tener.

“¿Es esto posible?” pregunto al mono entusiasmada.

“Yes, darling” confirma “perfectamente posible”

“¿Y esto?” digo sacando la foto de la casa decorada por Windsor Smith con cuyas sillas llevo años soñando…

Windsor-Smith-Los-Angeles-Veranda-Oct-2011-1

Mismas sillas en el salón de Daniel Romualdez

Sillas similares en el salón de Daniel Romualdez

e8ff2b77ba5708aac4ef282b0787f368

“También posible” dice el mono

“¿Y esto?” continúo, envalentonada, sacando más fotos guardadas…

Captura de pantalla 2014-02-25 a la(s) 22.15.55

_big_p71_54chelseagu copia copia

_big_p70_54chelseag

IMG_1476

7c797d873f3ed9549306f4bc07a49a0a 45275398c3c4cd811425d61be272915a

fernando worlds-away_WAXSIDEG

Pantaleón rie: “Pero querida, ¡esto es facilísimo para Fernando!”

Yo insisto (ya os dije que he guardado muchas fotos) “¿Y esto de abajo, Pantaleón? ¿es esto también posible?”

MDERSAB08MDH7-5LOY_NS_238_1 ÉTAGERES vmf_vendor_BKT_626222_1330711491_491920

111 aplique hoja1 _big_p857_hampton-gr

fernando mesas image003-1 horchow3 image001

8264_1343695213_2

“¡Pues claro, chérie! Absolutamente posible” dice el mono

“¿Y asequible?” insisto antes de lanzar campanas al vuelo

“Totalmente asequible” sonríe Pantaleón “Fernando es bueno en lo que hace, absolutamente encantador y nada caro. Todo son facilidades. Aunque” añade “para algunas cosas necesitarás al segundo Fernando”

“¿El segundo Fernando?”

“Sí” confirma el mono “Fernando el Tapicero valiente. De hecho ambos han empezado a colaborar sin saberlo. Yo encargué a Fernando el Primero una estructura igual que la de esta mesa…”

111 fernando oka banco

111 fernando

“…con la idea de hacer un banco en capitoné, similar a este, pero en un ante color gris pálido…”

A-Milo-Baughman-attributed-Nickel-Framed-Upholstered-Bench_20371-product

“La estructura en dorado viejo, idéntico a la foto de arriba, llegó enseguida de Sevilla. Fernando lo había hecho exacto, perfecto, como yo quería. Impecable darling. Precio 250€. ¿No es fantástico? Mi banco está ahora en manos del segundo Fernando, que es…”

“El Tapicero valiente” me adelanto.

“Eso es. El tapicero valiente, mi segundo descubrimiento” confirma “y ese Fernando…”

“Perdona Pantaleón” le interrumpo recogiendo mis recortes de muebles y objetos en metal “otro día para el segundo Fernando. Yo ahora mismo NECESITO irme a llamar por teléfono al primero para encargar una hoja de Adán, medir la esquina del salón para un árbol, pedirle que me haga un farol y mandarle fotos de todos mis taburetes….”

Pérgola de Fernando Oriol

Pérgola de Fernando Oriol

 

Muebles de jardín de Fernando Oriol

Muebles de jardín de Fernando Oriol

PD: Pedimos perdón por el retraso en la publicación del post, se nos ha acumulado un poco el trabajo. Aprovecho para pedir disculpas por este medio y advertir que, sintiéndolo mucho, ya no podemos contestar a todos los mails individuales que enviáis pidiendo consejos decorativos personales. Nos encantaría ayudaros a todos pero ¡sois muchísimos! y ya no llegamos. Nuestras disculpas.

PD2: Buscamos voluntarios/as para completar unas clases de pintar porcelana – nivel principiante – dos tardes de viernes por mes, en Madrid. Plazas limitadísimas. Gran oportunidad porque normalmente no hay vacantes, es muy inusual que haya sitio. Interesados escribid por favor a [email protected] antes del 4 de marzo.

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , , ,

« Older entries

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.