Libros

You are currently browsing the archive for the Libros category.

Pantaleón vuelve demudado de la visita a casa de un amigo suyo recién casado. “Oh, daaaarling!” me dice “¡Estoy sobrecogido!. Qué ES-PAN-TO de casa” me dice con un estremecimiento “¡Pobre Ludovico! a su edad y en garras de esa bárbara sin gusto ni educación. ¡Qué terrible mésalliance!.

Miles-Redd_screen_biombo

Miles Redd. ¿Es, o no es, un genio del color?

No sé si Ludovico, a sus lustrosos setenta años, calvo, gordito y sin una sóla pieza dental propia, considera que ha hecho una “mésalliance” (casarse mal) al contraer nupcias con una rubia ukraniana rumbosa que le hace carantoñas y le llama “mi tigrrrrrre” . Para mi que el amigo Ludovico está que no cabe en sí de gozo, y que vivir en una casa en la que, según Pantaleón, “el ganchillo y los Lladró compiten duramente por el dominio total del espacio” le parece un precio bajo que pagar por su “tigrrrrresa”.

Biombo pintado, painted folding screen

Vía Atlanta Homes Magazine

Para calmar al mono, que está tumbado en el sofá con los ojos cerrados y una compresa fria en la frente fingiendo una migraña, le digo “Cada uno tiene sus deco-fetiches, Pantaleón. En su caso son los ganchillos y los  Lladrós, en el tuyo las telas de Fortuny, en el de mi madre las mesas de juego, y en el mio… los biombos”. “Un fetiche el tuyo bien disimulado” me dice el mono malhumorado “porque biombos, ricura, no tienes ninguno”.

Cierto. Pantaleón adora las telas antiguas de Mariano Fortuny y tiene su casa llena. Mi madre pierde el oremus por las mesas de juego y tiene tantas que podría organizar una convención internacional de tahures del poker en casa. A mi prima le gustan los espejos y va camino de hacerse un “salon des glaces” de Versalles. Pero yo, que amo los biombos con locura, no tengo ninguno…

3564e693b28ac35b305829e19d4ce64f¿Qué por qué no? Pues porque me gustan como a Berlusconi las mujeres; me gustan TODOS. Ese es el problema, que no soy capaz de elegir. Y que apunto muy por encima de mis posibilidades. Primero desarrollé una viva pasión por los biombos de Coromandel, como éste de Cocó Chanel en su apartamento de la Rue Cambon:

coco_chanel_screen_biombo

Apartamento de Coco Chanel. Antes de seguir, ¿os habéis fijado en la lámina de espejo entre las dos ventanas?… tomad nota. Y recordad todo lo que puede hacer un espejo, como ya os contamos en  post titulado Espejito Mágico

Los biombos de Coromandel son biombos lacados de origen chino, pero se llaman Coromandel por el puerto indio de ese nombre donde se embarcaban todo tipo de “chucherías” chinas camino de Europa. Los de verdad son del siglo XVII (o más antiguos) y consisten en paisajes o dibujos chinescos en oro “insertados” en laca china negra. Laca china de la de capas y capas de pintura, no la sintética que conocemos ahora. Son auténticas – y muy raras- maravillas…

Coromandel screen Biombo de CoromandelBiombo Coromandel Screen

Ahora aún se encuentran algunos, pero la mayoría son reproducciones, si tienes suerte del XIX, y si no de laca sintética de antes de ayer. Bonitos sí, pero no es lo mismo. Para uno de verdad no me llegaba ni rehipotecando. Así que opté por olvidarme de los Coromandel. El remedio fue peor: tras ver la casa de Rubens en Amberes decidí que a mi lo que me gustaba eran los biombo flamencos en cordován (cuero) repujado y pintado. “Así me gusta” dice Pantaleón “sencillita y conformista”. El caso es que alguno ví, como este de abajo de una subasta de Christies del 2010 pero como los otros: lo tendré que dejar para cuando me reencarne en rubia ukraniana caza fortunas…

524

Biombo de cuero repujado, leather screen

Pantaleón me pidió que me “centrara un poco” y que me concentrara en cosas dentro de mi presupuesto. Así que empezamos a mirar biombos de espejo…

Biombo espejo

 

biombo espejo mirror folding screen

“¡Me gustan, me gustan!” le dije. Pero no encontramos ninguno hecho y es dificil encontrar espejo “envejecido” bien hecho para encargarse uno. Mis amigos de Marcos Mota, de los que os hablé en el post “Lo que rodea al arte” lo tienen bastante conseguido, aunque siempre es un poco más caro que el espejo nuevo, que tampoco está mal, mirad:

Biombo_espejo_mirror_screen

Biombo espejo mirror folding screen

John Jacob Interiors, Sudáfrica.

Me gustaba el biombo de espejo. Hastá ahí bien. Pero Pantaleón cometió el error de dejarme seguir viendo revistsa y descubrí que también me gustaban los de cristal con grabados o litografías insertados dentro. En el mercadillo de DecorAcción del barrio de las Letras del pasado octubre vimos este (¡perdón por la calidad de foto!) que nos gustó mucho. Pregunté el precio…

screen_prints_parrots_biombo_loros

…Y el precio era 1.900€ euros, que me pareció excesivo para lo que era. Pantaleón estaba de acuerdo. Creo que con un buen carpintero y unas láminas bonitas se puede hacer por un tercio de ese precio. ¿De donde sacar las láminas?. Fácil de estos dos “libros” de Taschen que incorporan unas 40 litografías de loros y tucanes cada uno y que cuestan unos 80 euros (lo cual para 40 láminas está de miedo). Son decorativos como libro y una fantástica fuente de grabados para llenar un biombo o una a pared entera. Son dos, uno de loros, basado en los dibujos del naturalista Edward Lear:

Parrots Edward Lear Taschen

 Que si quieres puedes comprar pinchando en esta imagen de abajo:

Y otro de Tucanes (el que yo tengo) que está basado en los dibujos de John Gould:

Toucans John Gould Taschen

Yo lo compré en Deyrolle, en París, donde se los llevaban por pares, pero si te interesa puedes comprarlo pinchando en el dibujo de aqui abajo. Más que libros, son cajas, bastante grandes, de unos 50 cm de largo, que incluyen en su interior un librito explicativo y las 40 litogragías. La “caja-libro” en sí, con sus bordes rojos, es muy bonita también.

 

Pantaleón y yo coindicimos que con esas láminas y un carpintero “apañao” se puede hacer un biombo precioso. Si opináis igual y sucumbís a la tentación, fijaos bien que el de arriba, pintado en gris, tiene unos pequeños bordes pintados en verde alrededor del “marco” de cada loro, que resaltan el color de las plumas de éste y hacen el biombo más bonito. Con los tucanes quizás pondríamos el “borde” en rojo en lugar de verde. A vuestra discreción…

El camino al abaratamiento máximo del biombo (Pantaleón arruga la nariz) pasa, por supuesto, por el biombo tapizado…

Biombo tapizado tela a cuadros Upholstered screen

A Pantaleón y a mi, reyes del “bling, bling”, nos gustan bien cuajados de chinchetitas doradas de tapicero…

Biombo tapizado con chincheta tapicero upholstered screen with nailheads

Via House & Garden

Hace unos años vimos uno de terciopelo azul marino con doble fila de chinchetas doradas colocadas en 3 “cuarterones” en Berenís (Galerías Piquer, C/ Ribera de Curtidores) que nos chifló. Las chinchetas estaban colocadas como en éste…

biombo (3)

 

Los biombos tapizados son un clásico. Pantaleón dice que quedan bien tanto en telas lisas (ante, terciopelo, un hilo gordo, incluso arpillera…) animadas con chinchetas…

6e1b75d2156b6f14e1f0eda2e495ba70

Como en telas con dibujos (ya os dijimos que el biombo de ikat, por ejemplo, estaba alto en nuestra lista de “necesidades vitales”…)

Biombo tapizado gris, upholstered folding screen

Y el biombo, lo mismo que se tapiza se empapela…

Biombo empapelado wallpapered screen

Uno de nuestros favoritos de todos los tiempos en esta categoría es el de esta foto de una tienda sevillana que apareció en AD hace ya años. Aunque confieso que Pantaleón y yo, lupa en mano la una y monóculo bien calado el otro, no somos capaces de distinguir si se trata de un biombo empapelado o pintado… La composición es maravillosa ¿a que sí?

Vía AD, foto de una tienda sevillana

Vía AD, foto de una tienda sevillana

Claro que el rolls-royce del empapelamiento es hacerse un biombo con un papel pintado a mano de los de De Gournay (¡sobre ellos escribiremos pronto!)

la foto 4-2

 

Biombo John Saladino screen

Interior de John Saladino

Claro que una cosa es empapelar el biombo y otra cosa ponerte a hacerlo con papeles de Zuber o De Gournay. Ahí barato, lo que se dice barato, no te va a salir el bicho. Así que en nuestra incansable búsqueda del biombo también echamos un ojo a opciones más asequibles, como los “biombos-contraventana”…

Biombo Screen John Stefanidis Veranda

John Stefanidis, via Veranda

 shutter screen biombo contraventana

Los biombos contraventana nos gustan para casas de veraneo, porque dan un aire muy colonial-caribeño que nos gusta, pero no sé si los vemos tanto en una casa de ciudad en pleno invierno. Así que miramos también los biombos hechos con puertas antiguas (o simplemente viejas) que además ni siquiera hace falta que sean todas iguales para que quede bonito

biombo puertas screen made with doorsbiombo hecho con puertas screen made with doors

Estos nos gustan mucho, pero en ausencia de puertas adecuadas seguimos buscando. En el escaparate de un anticuario de South Audley Street, en Londres, Pantaleón y yo avistamos un magnífico ejemplar firmado por Fornasetti. No hay foto, pero dado que este hombre se forró a hacer biombos hemos encontrado una foto de estos otros dos:

Biombo Fornasetti, folding screen

Ambos disponibles a través de la cadena online de anticuarios americanos 1st dibs (www.1stdibs.com). A precios de millonario americano. El dibujo del de la izquierda fue luego reproducido en un panel de papel pintado de Cole & Son, así que si te pica la necesidad del Fornasetti, es perfectamente factible hacerselo.

Luego están los biombos pintados. Mi abuela tenía uno maravilloso que por un lado era liso (tapizado en cuero negro con sus chinchetas) y por otro un cuadro al oleo, en lienzo. Algo parecido a esto de abajo aunque (sin ofender a nadie) el de mi abuela era más bonito…

Biombo hecho con un cuadro

la verdad es que yo no he visto muchos biombos hechos de lienzo de cuadro (Pantaleón mueve la cabeza de lado a lado para confirmar que él tampoco) aunque sí hemos visto bastantes biombos de paneles de madera pintados, tanto con motivos clásicos…

Biombo pintado en gris, revista Veranda, mes de marzo 2013. Painted folding screen, Veranda.

Via Veranda, Marzo-Abril 2013

biombo pintado, painted folding screen

 Como más modernos…

Biombo pintado, painted folding screen

 

biombos (2)

Dentro del ramo del biombo pintado uno de nuestros favoritos es este de aqui abajo (al que no descartamos hincarle el diente pronto armados de nuestro pincel y nuestra lata de pintura, porque recordad, que “Yes we can!”)

Biombo pintado imitando boisserie, painted screen, faux molding

Si no os atrevéis con el dibujito, siempre tenéis la opción de compraros vuestra can (bote) de pintura de pizarra (disponible en Leroy Merlin) y haceros este modelo…

biombo pizarra

Ahora bien, en la búsqueda incansable de “biombos 3B” (Buenos, Bonitos y Baratos) Pantaleón y yo hemos dado con el caballo ganador: nada supera en la relación estética-calidad-precio a este biombo trompe-oeil de Maisons du Monde que tiene el espectacular precio de 69€. (sí, sesenta y nueve, no le falta ningún número).

biombo maisons du monde

Disponible pinchando aqui.

Y después de todo esto, os preguntaréis que por qué no tengo un biombo. Si seguís el blog y leísteis en su día el post “¡Todos al suelo!” ya sabréis la respuesta. Es una triste manifestación más de mi “síndrome del desayuno de hotel”.  Qué le voy a hacer, ¡me gustan TODOS! Pero solo puedo elegir uno y no soy capaz. Pantaleón que siempre sabe perfectamente lo que quiere y nunca duda en elegir, me mira estupefacto, pero vosotros…¿Sois capaces de elegir? ¿Con cual os quedaríais?

Biombo empapelado o pintado verde

Tags:

Tengo que haceros una confidencia: Pantaleón no tuvo una adolescencia fácil.

Él era un mono diferente al resto de los monos. Mientras ellos saltaban de rama en rama, Pantaleón estudiaba interiores de John Fowler. Mientras ellos devoraban plátanos, Pantaleón devoraba “The World of Interiors”. Mientras ellos cortejaban monitas, Pantaleón redecoraba las ramas de los árboles… Y claro, ¡le costaba encajar!.

Bibio azul

Pantaleón tiene una personalidad bastante fuerte (no se si lo habéis notado) y todo eso le daba bastante igual: cuando el resto de los monos se ponían pesados, Pantaleón se iba. ¿A donde? A donde le llevaran las páginas de un libro.

Biblioteca

Cuando el viento arrecia afuera y hay tormenta, siempre hay refugio en un libro.

Alessandra Branca. Nos gustan los apliques rojos y la puerta tapizada.

Alessandra Branca. Nos gustan los apliques rojos y la puerta tapizada.

No sé bien de dónde sale esa capacidad de un buen libro para engullirte del todo dentro de él. Para llevarte de verdad a tierras extrañas (o cercanas), tiempos lejanos (o actuales), historias distintas (o iguales) a la tuya, y dejarte un rato ahí. Supongo que uno se “sumerge” más en un libro que en una pelicula porque un libro fuerza a que sea tu propia imaginación la que convierta palabras en imágenes.  Eres tu propio productor y realizador y el casting y las “locations” las eliges tú mismo. Por ejemplo: en el papel protagonista yo nunca pongo a Javier Bardem.

Biblioteca de Anna Wintour, via the World of Interiors

Biblioteca de Anna Wintour, via the World of Interiors

Es bastante impresionante que unas cuantas palabras, resultado de juntar letrujas, que a su vez son sólo dibujitos raros en un papel blanco …¡te lleven tan lejos!. No sé si recordaís esa sensación, esas tardes enteras surcando los mares del sur con Salgari, llorando a moco tendido con “Mujercitas”, o enamorandote de Mr. Darcy en un páramo inglés.

“Esos ratos de ausencia total del mundo” le digo a Pantaleón, en pleno arrebato biblio-místico “sólo te los da un libro…”.

“O un Orfidal” murmulla el mono.

Biblioteca de Aerin Lauder en su casa de los Hamptons - Via Elle Decor


 Via Elle Decor

Pantaleón y yo, cada uno de forma distinta, amamos los libros (él los libros y los orfidales – con Martini, aclara – a partes iguales). De los libros nos gusta lo que contienen y nos gusta el continente. Nos gusta tocar libro. Pasar las páginas. El tacto de un buen papel. Pasar la yema del dedo por el lomo. Y sí, claro que entendemos la utilidad del libro electrónico: lo utilizamos para la lectura vacacional del best seller de turno. Esos de leer y tirar. Pero ¿”El Conde de Montecristo”? ¡En papel!. Y “Guerra y Paz” en papel, y “San Manuel Bueno Mártir” en papel, y “Las Inquietudes de Shanti Andía?” en papel. ¿”La búsqueda del tiempo perdido”? Añade Pantaleón… “en mucho papel”. Y con todo eso…¡tu biblioteca!.

Framed-Art

Bibliotecas. Nos encantan. Visualmente y por los tesoros que contienen. ¿Y decorativamente? “¡Son el nirvana!” dice Pantaleón.

Vía House Beautiful

Vía House Lonny Magazine. ¿Os habéis fijado en la higuera?

Esta de abajo es una de las más famosas “decorativamente hablando”. La biblioteca que el decorador americano Albert Hadley hizo para la millonaria “socialite” americana Brooke Astor. Fijaos en los perfiles de latón dorado.

albert_hadley_biblioteca_astor

Y abajo la re-edición en más moderno del pedazo de genio que es Miles Redd (a quien ya hemos perdonado por la K-K de libro que publicó)

miles_astor_copy

Biblioteca Brooke Astor NY, diseñada por Albert Hadley

Miles Redd

Misma biblioteca, imagen de otro ángulo de la habitación.

Misma biblioteca, imagen de otro ángulo de la habitación.

Las bibliotecas serias no se rigen por las reglas que os contaremos ahora, pero las bibliotecas de salón sí. La biblioteca de salón es lo que Pantaleón llama la “Biblioteca A”. Allí es donde van las grandes obras de la literatura mundial (las hayas leido o no) y la enciclopedia Britannica. Todo ello organizado, muy probablemente (y que a los bibliofilos no les de un infarto) por tamaños y colores. La biblioteca B es donde van las porquerías de Barbara Cartland que lees cuando nadie mira, o el libro de autoayuda que una tarde de depresión te compraste en el VIPs, o ese sobre horoscopos chinos en los que dices no creer pero que consultas de cuando en cuando para ver si te es favorable el “Año de la Rata”… Vamos, lo que no es de recibo. Esa organizala como quieras, total ¡está escondida!.

biblio tele

Nuestra biblioteca (perdón por la mala calidad de la foto). Esta es la versión A, pero nos gustan tanto los libros que también tenemos versión B y C!

Nuestra biblioteca (perdón por la mala calidad de la foto). Esta es la versión A, pero nos gustan tanto los libros que también tenemos versión B y C!

Detalle de la Biblioteca de Ramón García Jurado y Paco Pocovi

Detalle de la Biblioteca de Ramón García Jurado y Paco Pocovi

biblioteca velas

Pero la Biblioteca A, la del salón tiene sus reglas y compases. Tiene sus libros rectos y sus libros tumbados. Tiene su “alivio de luto” con un cuadro aquí y un objeto allá. Tiene su ritmo de colores con un poco de lomo rojo en una balda, unos cuantos lomos negros en la otra…

detalle biblio mezcla

Detalle de nuestra "Biblioteca B" en proceso de construcción (esto es, decoración).

Detalle de nuestra “Biblioteca B” en proceso de construcción…

Pero, ¡ojo! ¡Tiene libros!. La biblioteca A no deja de ser una biblioteca. NO es, repito, no es, una vitrina. Las copas del torneo de tenis, la jarra recuerdo de Talavera y las fotos de la primera comunión… con moderación . No ocupando baldas enteras. Es Bi-blio-te-ca.  No la sala de trofeos del Hércules C.F.

Via House Beautiful

Via House Beautiful

Una biblioteca necesita libros. Y los libros los vas acumulando a lo largo de tu vida pero…¿Y si no los tienes?. Hay gente en el rastro que los vende por colores y por metros. Libros preciosos de aspecto regio sobre temas absolutamente soporiferos. Baratísimos si están en sueco.  Más caros según mejora el tema y más comprensible resulta el idioma. Ivanhoe en inglés, caro. Tratado de medicina en finlandés, una ganga. Pero sinceramente, no veo el interés. Para comprarse un libro en danés casi mejor te compras una caja de falso libro, que al menos la caja te sirve de algo. Los libros se leen. O al menos se deberían poder leer. Salvo que leas finlandés de corrido: ¡No a las filas decorativas de libros en finlandés!.

Isabel López Quesada - los perfiles son aquí cromados. Un look actualizado de la idea de Albert Hadley

Isabel López Quesada – los perfiles son aquí cromados. Un look actualizado de la idea de Albert Hadley

Tu biblioteca puede ser un cuarto entero,

Via Elle Decor

Via Elle Decor

Biblioteca (1)

Biblioteca de Aerin Lauder, via House and Garden

Biblioteca de Aerin Lauder, via House and Garden

o una única pared…

Casa de Oscar y Annette de la Renta en Punta Cana

Casa de Oscar y Annette de la Renta en Punta Cana

o incluso una simple estantería. Nos gustan sobre todo de madera con perfiles metálicos si es posible. No tenemos nada en contra de las bibliotecas de obra – sobre todo en el campo – pero no nos emocionan. No he visto ninguna fea pero tampoco ninguna que la verla digas “¡es la pera!”. Preferimos un mueble alto que haga las veces de biblioteca e incluso unas “billy” de Ikea bien puestas…

Biblioteca del mítico apartamento de Bill Blass en Nueva York

Biblioteca del mítico apartamento de Bill Blass en Nueva York

Librería con puertas en una esquina del salón.

Librería con puertas en una esquina del salón.

Puede ser un mueble, una estantería o unas baldas, pero necesita libros.

Post10

Lo normal es que tu biblioteca haya crecido de forma “orgánica”, esto es, nutriéndose de los libros que vas comprando y leyendo pero ¿de donde sacar más si fueran necesarios?  ¿De donde sacar libros legibles y baratos? Fácil: de la ONG AIDA en www. http://www.ong-aida.org/ . AIDA (Ayuda Intercambio y Desarrollo) tiene una iniciativa muy interesante llamada books&more que te permite comprar libros online (o en sus tiendas de Madrid o Segovia) a unos precios de risa. Se nutre de las donaciones de libros de otros y su “fondo editorial” es impresionante. Mirad:

Almacén de AIDA

Almacén de AIDA

Lo de arriba es una foto de algunas de las estanterías de su tienda de Madrid, en la calle Claudio Coello nº 112, casi esquina con Diego de León, enfrente del hotel “Los Galgos”. En Segovia está en la Calle Marqués del Arco 26. Horarios y teléfonos en su web. ¡Hay maravillas!

Detalle de otro de los módulos del Almacén de AIDA. El precio de la mayoría de los libros está entre 2 y 5 euros. ¡Todo esto puede ser vuestro!

Detalle de otro de los módulos del Almacén de AIDA. El precio de la mayoría de los libros está entre 2 y 5 euros. ¡Todo esto puede ser vuestro!

¿Qué mejor idea que completar tu biblioteca a precios estupendos y encima haciendo que el dinero gastado sirva para hacer cosas buenas?. A mi no se me ocurre nada mejor. Y supongo que si os empeñáis también os venderían “un metro de lomos rojos” si eso es lo que os va…

Según escribo pienso en nuestro primer post de este blog: “Ética y estética: el mundo se derrumba y nosotros decoramos”. Bueno, pues a nadie se le escapa de que esto de colocar libros por colorines es una frivolidad. Con buenos resultados estéticos si te afanas en ello, pero frivolidad al fin y al cabo. Y si con este tonto entretenimiento podemos echar una mano, de forma humilde y sin moverse del sofá (hay compra online con entrega a domicilio) ¿Cómo no hacerlo?

Post 4 bibliotecas

Si tenéis tiempo, pasad un rato en la web de AIDA viendo lo que hacen. Eso sí que es bonito de verdad.

biblioteca

Y en cuanto a vuestra biblioteca: ¡ponedmela mona! Existen algunas reglas, pero el éxito sólo se consigue a base de prueba y error. Coge todos tus libros, ponlos en el suelo o en una mesa. Y empieza a colocar. En cada balda, un paso atrás y observar. Quita lo que sobre, pon lo que falte, reorganiza. Que haya ritmo pero también armonía. Busca simetría pero sin pasarte. Que los libros “respiren” un poco…

Arriba los libros que menos uses, a la altura de los ojos los más bonitos… algún objeto, quizás un pequeño cuadro…

biblioteca_espejo

La biblioteca puedes permitirte el lujo de pintarla del color que te de la gana. Oscuro oscurísimo o del color más chillón que encuentres… como los libros tapan mucho fondo, alivian el color que tenga y si es blanca, la animan. Ahí puedes ser todo lo lanzado que quieras…

Pintada de verde.

Pintada de verde.

purple library

 

biblioteca con mesa

Nos gustan altas hasta el techo, con módulos (esto es, no una balda larga, larga por todo lo ancho de la pared…entre otras cosas porque las baldas excesivamente largas se comban por el peso de los libros). De madera o metal (o una mezcla de ambas).

biblio1Las preferimos con baldas hasta el suelo, aunque las que tienen puertas abajo son mucho más prácticas. Nos gustan también con puertas de cristal o de tela de gallinero, pero ¡que se vean los libros!… Nos gustan las baldas encima de las puertas, las bibliotecas que “inundan” un cuarto entero…

balda encima puerta

Casa de paris de Lauren Santo Domingo, por François Catroux

La verdad es que en materia de bibliotecas ¡nos gustan todas!. Y ¿sabes qué? ¡Nos encantaría ver la tuya!…¡Mándanos una foto!

Biblioteca_rustica

Y compra un libro en AIDA, andaaaa… que por poco dinero ayudas. Te parecerá algo pequeñito, esto de los 3 euros por libro, pero todo sirve. Como me dijeron a mi una vez:

Gente pequeñahaciendo cosas pequeñas, en sitios pequeños…está cambiando el mundo.

¡Se uno de ellos!

biblioteca_imaginaria

Tags: , ,

Tanto Pantaleón como yo somos grandes fans del decorador americano Miles Redd. Su nombre quizás ahora no os diga nada a los que no estéis duchos en estos asuntos decorativos, pero creedme, es un ídolo de masas.

El hombre en cuestión.. ¿qué os parece la terraza?

El hombre en cuestión.. ¿qué os parece la terraza?

Por eso se levantó enorme expectación cuando publicó su primer libro llamado “THE BIG BOOK OF CHIC”. Pantaleón y yo corrimos desgañitándonos a la librería más cercana para encargarlo como regalo de Navidad (en realidad no, somos más del pre-order en un click de Amazon… nada como comprar desde casa y recibirlo allí mismo).

bookcovers2

¡Ohh esa cubierta!¡Oooh esa trasera de una puerta forrada de cebra! Esto era, en palabras de Pantaleón “100% coffee table material” (traducción: libro grande y especialmente bonito que expones poniendolo “descuidadamente” encima de la mesa de delante del sofá). ¡Extasis!

Hete aqui que por fin llegó, y allí estaba, colocadito debajo del árbol de Navidad. Abrimos el paquete prácticamente con los dientes, tal era la expectación. Tamaño extragrande maravilloso, blanco impoluto con letras en impecable rojo sangre, bien gordito, bien proporcionado, buen papel, pero…..

¡QUE DESILUSIÓN MÁS GRANDE!. Dentro: nada. Quiero decir, nada ni medianamente aprovechable. El libro no tiene texto, solo citas de algunas obras escritas en inglés con citas sobre interiores… y fotos pero fotos no de conjunto sino de detalles aislados sin explicarte qué son ni de donde salen, todas ellas de proyectos de Miles ya publicados y fotografiados en revistas pero eso sí, puestos en un perfecto desorden.

Pantaleón casi llora. Se fue a la cama cabizbajo y malhumorado con una dósis doble de Prozac. No podemos recomendar el libro de Miles. Nos pasó lo mismo con otro de la renombrada Kelly Wearstler (“Domicilium Decoratus”) que nos pareció una auténtica tomadura de pelo. Y eso que éramos muy fans de Kelly en su momento. Hasta que decidió dar preferencia a la espectacularidad por encima de la habitabilidad y sí, mucho “épater les bourgoises” pero necesitas una aspirina a la hora para vivir ahí dentro sin que te de una migraña. Abajo ejemplo:

Hotel Viceroy Miami

Hotel Viceroy Miami

Más..

Un poco más calmado pero de todas formas... ¡que es para dormir!

Un poco más calmado pero de todas formas… ¡que es para dormir!

Es pena que Kelly haya caído en el lado oscuro de la fuerza porque es una mujer ciertamente dotada para estas lides, con imaginación, ojo para el color y sin miedo. Ha hecho cosas verdaderamente magníficas.

Pantaleón y yo gastamos fortunas en libros de interiores y decoración porque nos gustan, pero no nos gusta que nos tomen el pelo (por eso hemos creado una sección en el menú de arriba de libros que sí son recomendables… testados y probados). Sin embargo, como en el caso de Miles seguimos creyendo que el chico es un crack y que nadie domina el color como él os ponemos unas fotos para quitar(nos) el amargo sabor de boca… Creemos que es posible que todas ellas estén en el Big Book of Chic convenientemente descuartizadas, desenfocadas, desordenadas, recortadas e impresas en un papel magnífico pero es imposible estar seguros…

 

Via Veranda

Via Veranda

¿Rojo y amarillo? Ummm muy patriótico pero quizás too much?

¿Rojo y amarillo? Ummm muy patriótico pero quizás too much?

 

De la web del propio decorador

De la web del propio decorador

 

Cocina del apartamento de Miles Redd. Solo él es capaz de tener una cocina "verde rana Gustavo"

Cocina del apartamento de Miles Redd. Solo él es capaz de tener una cocina “verde rana Gustavo”

 

miles-redd1

 

Sorprendentemente "calmado" para lo que es él

Sorprendentemente “calmado” para lo que es él. Fijaos en la galería de las cortinas…

 

Miles_Redd_1 miles redd4

 

miles redd3

 
Cuarto de baño de invitados con papel pintado de Scalamandré
Cuarto de baño de invitados con papel pintado de Scalamandré

Via Domino magazine. Esta es la cocina del principio...¡no contento con el verde le puso rayas!

Via Domino magazine. Esta es la cocina del principio…¡no contento con el verde le puso rayas!

 

Via House Beautiful

Via House Beautiful. ¿Turquesa, amarillo y cereza? Uumm

miles-redd-desk-vignette

Fotógrafo Simon Upton - Via Elle Decor

Fotógrafo Simon Upton – Via Elle Decor, ¿os habéis fijado en las cortinas?

miles_redd_3

De la web del propio decorador. Fijaos en el suelo.

De la web del propio decorador. Fijaos en el suelo.

miles-redd4

Como dicen en la tele: ¡No intentar en casa! Esto son cosas para los muy lanzados pero, ¿a que no te deja indiferente? ¿Qué os parece? ¿Créeis que es un genio o preferís la muerte antes de vivir en una casa puesta por él? Contadme!

 

 

 

 

Tags:

Pantaleón no me habla. Este post ha provocado una ruptura temporal de relaciones entre ambos.

Roehm4Como llevamos poco tiempo funcionando, ni Pantaleón ni yo hemos aprendido aún Photoshop por lo que las fotos malas que tenemos guardadas siguen siendo eso: fotos malas guardadas. A pesar de esto, yo había pensado que quizás un día como hoy os divertiría leer algo sobre mesas, dada la cantidad de cenas y celebraciones que tendremos de aqui hasta el día 6 de enero. Pantaleón me sugirió incluir unas fotos del maravilloso libro de Alberto Pinto que os recomendamos en la sección Libros, y yo pensé que podíamos poner también otras fotos, más modestas, de mesas que hemos puesto en casa, porque me parecen más cutres pero también más cercanas y asequibles. Pantaleón opina que las fotos son de un cutrerío inimaginable, me ha prohibido terminantemente que las enseñe, y se ha ido dando un portazo (modales tiene pocos).

En solitario, sin Pantaleón, comienzo el post con una mesa puesta por Carolyne Roehm, que como veis es muy sencilla, el mantel a rayas funciona muy bien (incluso en una mesa redonda como ésta) y por eso Carolyne repite idea en esta mesa alargada:

Roehm2

Lo de hacerse un mantel con tela de tapiceria es una buena idea, los manteles son carísimos y si la tela es lavable, con llevar tu trozo de tela a la Retoucherie de turno a que le cosan el dobladillo te has hecho con un mantel estupendo, y si el mantel tiene mucho protagonismo la vajilla puede ser muy sencilla. Eso es lo que hice con esta tela de motivos marinos de abajo (aqui empieza lo que Pantaleón llama mi “cutrerío”)

Mesa azul Pantaleon y las Decoradoras

Aqui otra, de la misma mesa, en la que se ve mi salero-langosta y el centro de corales…¡ese día se me olvidó comprar flores e hice lo que pude!. La vajilla es Platinum Stripe, por Jasper Conran para Wedgewood y las copas el modelo Belen de el Almacen de la Loza. Los candeleros son de Zara Home y las servilletas con peces y crústaceos bordados son inglesas.

Mesa azul2

El azul funciona muy bien con blanco pero también con rojo y amarillo como se ve en estas mesas puestas por el decorador Joe Nye que salen en su libro sobre este mismo asunto.

¿Os habéis fijado en la tela-mantel?

¿Os habéis fijado en la tela-mantel?

La vajilla de ambas imágenes de arriba y abajo es Blue Willow de Mottaedeh, que se puede comprar en España a través de Vista Alegre. Blue Willow es un motivo común y también existe una versión de Spode.

 

Joe_Nye2

Las copas no sé de donde son, pero yo tengo unas rojas de Zara Home que re-editan todos los años por Navidad y que, sin ser como las de arriba, dan bastante el pego. Aqui abajo os las enseño:

Pantaleon y las DecoradorasLa vajilla es la misma de Wedgewood que antes, al ser blanca es muy socorrida. La cubertería es plata francesa antigua heredada de mi abuela. Me gustan las cuberterías francesas porque colocan las iniciales debajo del cubierto, y me parece bonito. El resto es una oda a Zara Home de donde proceden copas, mantel, servilletas y platos de pan. Como en Zara Home no hacen copas de agua y vino iguales las mezclo con copas transparentes. De todos modos hay muchos partidarios de servir siempre el vino tinto en cristal transparente.  Las mariquitas, a las que tengo especial cariño, son del mercadillo de los jueves de San Pedro de Alcántara. Como se abren y a veces las uso de salero y pimentero.

Azul y rojo 4

Tampoco tengo inconveniente en mezclar la vajilla, que no tiene platos soperos, ni tazas de consomé ni nada que se le parezca con otra de loza de Becara que es la que usamos a diario. Mezclar vajillas es algo que ahora está totalmente a la orden del día, incluso mezclando loza o porcelana con cristal. Abajo una mesa informal puesta con un mantel de Zara Home que me regalaron mis amigas.

Mesa sencilla1

 

 

Mesa sencilla

Abajo otra mezcla de Joe Nye para una mesa buffet. El azul y amarillo también funcionan bien y son muy alegres.

 

Joe_Nye_amarilloyazul

Creo que si tienes que elegir una única vajilla y te divierte cambiar mucho de “look” las mesas que pones lo más práctico es elegir una blanca o azul y blanca porque son las más versátiles aunque inicialmente no te parezca lo más emocionante del mundo. Se pliegan a todo tipo de mantel y comprar dos metros de tela y una planta siempre es más barato que comprar vajillas. De todos modos, cuando la vajilla es espectacular, ya puedes ponerla encima de un trozo de tela de saco que queda magnífica. La imagen de abajo, que mezcla verde con morado, es también preciosa y quizás la combinación de colores sea más moderna. El plato de abajo con borde verde es de Charlotte Moss para Lennox pero el de arriba no lo reconozco. Si la vajilla es muy bonita y tiene mucho dibujo y color a veces es mejor darle protagonismo poniendo un mantel blanco como abajo.

 

Joe_Nye3

En tonos morados también esta otra sugerencia de Carolyne Roehm que mezcla cristal con porcelana:

RoehmMorado

Las flores, como veis, siempre forman parte integral de la decoración de la mesa y has de tener en cuenta su color. Si no se te da bien lo de las flores, las plantas son la solución. Además de las flores de Pascua, en esta época del año hay unos ciclámenes preciosos en todo tipo de rosas – desde el más pálido al fucsia más rabioso – que puedes poner tal cual, tapando la maceta de plástico con un macetero blanco de ikea o incluso con un trozo de tela o una servilleta blanca de papel atada con un poco de raffia.

Y luego hay vajillas que “van solas”. Para vajillas bonitas, a parte de los Rolls Royce que hace la casa húngara Herend, os recomiendo echar un vistazo a las que diseña Alberto Pinto, pintadas a mano, en porcelana de Limoges. Por ejemplo la vajilla Histoires d’Orchidees (historias de orquídeas) que es un espectaculo (abajo foto parcial, los platos llanos tienen 6 dibujos distintos). Pero esto es ya entrar en el reino de los sueños porque los precios son absolutamente prohibitivos.

Histoires_d'Orchidees

y del propio Alberto Pinto, estas fotos de abajo, todas del libro que recomendamos en la sección Libros de este blog:

albertopintotablesettings

Aqui versión general y detalle de una mesa puesta con su vajilla de setas, que es una preciosidad:

AlbertoPinto_setas

Fijaos por favor en el centro de mesa con las setas de porcelana incluidas…

AlbertoPinto_setas_detalle

Abajo otra de sus mesas. Claro que con semejante “fondo de armario” es más fácil…

3284_001-page-001

Al final del libro sale una foto de su armario de vajillas (mejor dicho, cuarto de vajillas) y es alucinante. Otras de las mesas muestran unas jarras de plata y cristal del orfebre de Oporto Luiz Ferreira que son una auténtica maravilla. Pero incluso con ese material tan bueno, no se puede negar que ese hombre tiene ojo para el color y cuida los detalles. Abajo una bandeja con los nombres de sus invitados para ponerlos en cada cubierto… Los lazos de colores hacen un efecto precioso.

3283_001-page-001

¿Merece la pena hacer el esfuerzo de poner una mesa bonita? En nuestro caso es que nos gusta y lo hacemos con ilusión y cariño pero sabemos que la gente lo aprecia. Mi madre estuvo la semana pasada en casa de una amiga y en seguida me llamó para decirme lo bonita que su amiga había puesto la mesa. La gente se fija, es un gesto más de bienvenida. No hace falta que tengas un pedazo vajilla de la mejor porcelana (y si la tienes, úsala, que es para eso, no para que alguien la herede) con una vajilla de loza sencilla, un bonito mantel, unas flores simples y un par de velas encendidas (advertencia: velas encendidas sólo por la noche) os quedará francamente bien.

claveles en un vaso plateado, asi de simple. sirve cualquier vasito de los de poner el cepillo de dientes de Zara Home o Ikea. Recomiendo varios iguales en fila.

claveles en un vaso plateado, asi de simple. sirve cualquier vasito de los de poner el cepillo de dientes de Zara Home o Ikea. Recomiendo varios iguales en fila.

Glypsofilia, lo más simple y barato que se despacha en flores...

Glypsofilia, lo más simple y barato que se despacha en flores…

Recomiendo, salvo que tengas mucha experiencia, limitar el colorido a tres colores máximo sumando vajilla, platos, mantel y flores, que los centros de flores sean bajos para que puedas ver al de enfrente, “decorar” la mesa con algún objeto bonito o divertido que tengas por ahí, y sobre todo… ¡disfrutar!. Disfrutar de lo bonito que te ha quedado, de haber preparado la llegada y recibir con cariño a la gente que quieres, de la conversación, de la comida, del vino… disfrutar de la media hora larga en la que tienes a aquellos que quieres sentados contigo alrededor de una mesa sin más obligación que la de disfrutar los unos de los otros y darse cuenta que eso, simplemente eso, es uno de los grandes momentos de la vida. Si se cae el vino en el mantel no importa, si se te quemó el soufflé tampoco…

Y por ahora os dejo. Me voy a intentar hacer las paces con Pantaleón. A ver si me perdona…Prometemos mejores fotos de nuestras mesas de aqui en adelante y mientras tanto ¿por qué no nos mandáis fotos de las vuestras? ¡Nos encantaría verlas!

Newer entries »

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.