Hubert de Givenchy

You are currently browsing the archive for the Hubert de Givenchy category.

Pantaleón, en traje de chaqueta mil rayas y Abelardo en su nuevo uniforme de verano (con clara inspiración marinero del acorazado Potemkin) partieron ya hace unos días. No quisieron decirme a dónde iban y confieso que hubo un momento de pánico en el que, viendo la cantidad de equipaje que llevaban, pensé que Pantaleón se iba de nuevo. “Daaaarling!” me dijo el mono subiéndose al Bentley abarrotado de baules “no seas tontina… ¿irme sin avisar? ¡Yo nunca haría eso!”

Boda de Kristy O’Neill y Brett Shapiro en Positano, verano 2016, Villa Tre Ville. Vía Instagram. Además de la maravillosa glicinia y la espectacular vista, esta mesa funciona por el color azul de las copas y la repetición incesante de los mismos elementos.

“Además” dice “me necesitas más que nunca ahora que has decidido lanzarte a hacer la tontería esa…” La tontería esa. De eso entre otras cosas, os hablaré en septiembre. Por ahora lo que quiero es contaros una cosa y hacer una petición.

La cosa a contar: Mi querida Mana Briz, dueña de El Almacen de Loza, una de las tiendas más divertidas de Madrid (si no la conocéis id, C/ Nuñez de Balboa 46, entre Ayala y Hermosilla) convoca un CONCURSO DE MESAS DE VERANO que tiene como premio una maravillosa vajilla. Las bases del concurso, del que Pantaleón es jurado junto con cuatro grandes amigos, las podéis ver en Instagram (@elalmacendeloza) pero es fácil:

  • Las fotos de las mesas han de publicarse en Instagram con el hashtag #concursomesasverano2017 IMPORTANTE: hay que hacerlo desde una cuenta con perfil público (abierto) para que puedan verse. Los tímidos: podéis publicarlas bajo seudónimo.
  • Tenéis de plazo hasta el 15 de septiembre
  • Podéis mandar cuantas mesas distintas queráis  PERO por favor NO doscientas fotos de una misma mesa, TRES fotos a lo sumo, ¡elegidlas buenas!. Os recomiendo que saquéis varias fotos, una de ellas cenital y que comprobéis todo bien antes de enviarlas, siempre hay una esquina que sale mal o aparece un algo torcido… como me pasó a mi en mi foto de abajo!

Foto propia: Platos y hoja ensaladera y cuenco para pan pintados por mi. Casi todo lo que hay en la foto estará disponible en octubre en la web www.societedelatable.com

Algunos consejos: cuidad la foto, es importante. Hay mesas maravillosas que en foto salen feas y otras que no lo son tanto que parecen más porque la foto es buena. Si no sois pros, mejor evitar la foto nocturna, la iluminación es más dificil y la luz de las velas nunca sale tan bonita como es. Son más fáciles de fotografiar las mesas largas, las que ahora llaman “imperiales” (Aaagh!) que las redondas o cuadradas. Ante la duda, foto cenital (desde arriba) es la más fácil.

Foto de Serena Fresson a la que sigo en Instagram entre otras cosas por las mesas tan maravillosas que pone.

Cuidad el mantel… si la mesa esta sosa un mantel estampado levanta a un muerto… pero salvo si sois unas expertas, alejaos del mantel estampado combinado con la vajilla con dibujos… es peligroso!

Foto propia, cena verano 2016

Si no sois duchos en el asunto de las flores, una maceta con una planta (¡o muchas plantas!) resuelve todo maravillosamente…

Hubert de Givenchy. Hotel d’Orouer. Las humildes macetas de terracota mezclan fenomenal con el impecable mantel de hilo blanco y el fulgor de la plata y los candelabros de bronce.



Las lucecitas también alegran mucho las mesas veraniegas, pero acordaros de fotografiarlas con luz adicional…. .

Una misma y sencilla vajilla blanca (que según Pantaleón es el “little black dress de la mesa”) puede dar para muchos looks distintos jugando con el mantel y los accesorios… y no sólo el azul es veraniego, el mimbre, la paja, incluso la arpillera, pueden ser veraniegos…

Mantel de arpillera.

Verano 2015

Y antes de fotografiarlo todo acordaos de comprobar que cada cosa está en su sitio… el plato de pan, los vasos, los cubiertos (especial atención a los de postre, la mesa de abajo, perfección absoluta, os puede servir de guía)

 

Una mesa veraniega de @paz_qb ganadora del concurso de mesas de Navidad 2016,

Espero con ilusión vuestras fotos y sobre todo, que disfrutéis enormemente de los buenos ratos que paséis con vuestros amigos y seres queridos alrededor de una mesa. Al fin y al cabo, la mesa es sólo un escenario, un decorado que se prepara para recibir a los protagonistas de la obra, que sois vosotros. ¡Buen verano! Que lo disfrutéis a tope. ¡Nos vemos en Septiembre!

NB; La petición: necesito alquilar un “zulo”… donde pintar porcelana. Ahora tengo instalado mi taller en una antigua y maravillosa portería de la que, por desgracia, me tengo que ir. ¿Alguien conoce a alguien que alquile en Madrid… no sé, un garaje con ventana,  un bajo interior, un semisótano, una antigua portería o algo similar? Si es así por favor decidmelo! Tamaño aprox 40m2, al menos una ventana, un cuarto de baño y si es posible – no indispensable – calefacción. Y, puestos a pedir, todo ello a ser posible en una calle donde no sea imposible aparcar y que tenga portero/conserje para recibir los paquetes ¡Sé que es dificil! Os agradeceré de corazon toda ayuda posible, prometo que soy la mejor inquilina del mundo!.

 

 

 

 

 

Tags:

 

Charles Beistegui era un señor que daba fiestas. De todas las que dió, la más famosa de todas fue la que celebró en el Palazzo Labia de Venecia el 3 de septiembre de 1951. Fue la primera gran fiesta tras la segunda guerra mundial y, tras las tristezas y horrores de la guerra, tanto anfitrión como invitados tiraron la casa por la ventana. Claro que cuando Beistegui, heredero de una fortuna en minas de plata en Méjico, tiraba la casa por la ventana, el resultado era algo que ni el ojo vió, ni el oido oyó…

Carlos de Beistegui e Yturbe, Charlie para sus amigos, disfrazado para su propio baile en Venecia.

Las invitaciones del “Baile del siglo” se enviaron con seis meses de antelación. Durante ellos el zumbido de las máquinas de coser de los atéliers de Dior, Fath, Schiaparelli y un emergente Pierre Cardin no paró de oirse en París. Y tant mieux para Marguerite Séverine Philippine Decazes de Glücksberg, más conocida para los mitómanos de la moda, como Daisy Fellows, porque la fortuna de Daisy venía de las máquinas de coser Singer inventadas por su abuelo… Read the rest of this entry »

Tags: , , , , , , , ,

No recuerdo exactamente cuándo Monsieur apareció en mi vida: siempre estuvo allí.

Dovima en Givenchy, foto de Richard Avedon

Dovima en Givenchy, foto de Richard Avedon

Ya desde muy pequeño, cuando empecé a interesarme por la ropa, los trajes, los trapos…en una palabra, por la moda, las creaciones de Givenchy reinaban  absolutas desde los suntuosos reportajes que Sofía Torga de Caruncho le dedicaba en los figurines de Telva…

Colección 1989

Modelo de la colección primavera verano 1989. Givenchy.

Aparecían dos veces al año, celebrando las colecciones de costura de Verano e Invierno, y las creaciones del Maestro eran protagonistas con esa elegancia suya tan estricta y sin concesiones, siempre fiel al remate perfecto y a los mejores materiales.

1962

Colección 1962

Mi primer encuentro con él fue hace más de treinta años, en los ochenta: como becario ansioso e inquieto, acompañaba a Mª Luisa, la jefa de producto de Ratti, el gigante comasco de la seda, a mostrarle las colecciones de estampados y jacquards de esta casa italiana.

1957 venecia

Givenchy, 1957

1990

Givenchy, 1990

Nos recibía en uno de los despachos de su atelier en la  Avenida George V de Paris…

avenue georges V

Alto e imponente, hierático, siempre impecable con su bata blanca perfectamente planchada.

c63c0e47ff128372fb4552f6b127d9b8

Muchos años después, cuando Armani inauguro su retrospectiva en el Guggenheim  y Sonsoles Llanzol me lo presentó oficialmente, fue tal emoción del reencuentro que no me atreví a recordarle aquella tonta anécdota de adolescente. Sería algún tiempo después, cuando se desplazó a Madrid para supervisar la restauración del traje de novia de S.M la Reina Fabiola que realicé en mi taller, cuando entablamos una cordial y estimulante relación.

1175901224442c89b76c943c295f9d52

Audrey Hepburn con sombrero y Petite robe noire de Givenchy

6a7d03c0c470c6863d05d2b71de143ad

Jackie Kennedy vestida de Givenchy en su visita oficial a Francia

1963 grace

La princesa Gracia de Mónaco, vestida de Givenchy, en 1963

Bastaron un par de mañanas, unas pocas horas  en mi taller mientras revisaba nuestro trabajo sobre uno de los trajes de novia más icónicos del siglo XX y obra cumbre de su Maestro, Cristóbal Balenciaga, para descubrir no sólo al Grande de la Moda, si no al ser humano: generoso, educado, valiente y repleto de ideas, energía y buen gusto.

eb2726d7055aa1ade2a3aa71a91eba6c

El icónico abrigo naranja de “Desayuno con Diamantes”

 

9d9aed0d9db7ab186b532b0c99c0a356

Desde entonces muchas han sido las cartas, los billetes, las felicitaciones de Navidad, los recuerdos  y el cariño traídos y llevados desde París a Madrid y viceversa por los más diversos canales y mensajeros.

3a90cbf428be21974c196619fd01c609

Givenchy

1954 avedon

Givenchy 1954, foto de Richard Avedon

ad0562c6b5f32996123144bf835e4598

Audrey con pantalones y top en visón de Givenchy. El mismo top se exhibe en la exposición del Museo Thyssen.

Así, nada ha podido hacerme más feliz que un museo de la categoría del Thyssen Bornemisza haya dedicado a Monsieur una majestuosa retrospectiva de toda su carrera, con sus creaciones más emblemáticas.

De la exposición del Thyssen

De la exposición del Thyssen. Inspirado en YSL

De la exposición del Museo Thyssen

De la exposición del Museo Thyssen. Más reminiscencias YSL.

De la exposición del Thyssen. Mismo modelo que lleva Audrey Hepburn en una de las fotos anteriores

De la exposición del Thyssen. Mismo modelo que lleva Audrey Hepburn en una de las fotos anteriores

De la exposición del Thyssen. Abrigo de corte similar al abrigo naranja que luce Audrey Hepburn en Desayuno con Diamantes

De la exposición del Thyssen. Abrigo de corte similar al abrigo naranja que luce Audrey Hepburn en Desayuno con Diamantes

Traje de novia propiedad del Museo Galliera de París. En la exposición del museo Thyssen

Traje de novia propiedad del Museo Galliera de París. En la exposición del museo Thyssen

Ha sido un honor entrevistarle por este motivo para la revista Telva, y fue un honor acompañarle en Madrid los días de su inauguración: porque si el propio trabajo es el mejor reflejo de nuestra esencia, cada traje de Monsieur es un resumen perfecto de su personalidad: discreción, perfección, seducción… unidas por el señorio y la elegancia de las cosas bien hechas.

Detalle del bordado de un traje de noche. Museo Thyssen.

Detalle del bordado de un traje de noche. Museo Thyssen.

Chaqueta con pantalones de terciopelo morado. Exposición del Museo Thyssen

Chaqueta con pantalones de terciopelo morado. Exposición del Museo Thyssen

Sólo puedo decir, gracias, Maestro.

Lorenzo Caprile. Modista.

2c08faae5be9ac2b7c135aa37488a1bbLa exposición Hubert de Givenchy, en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid está abierta hasta el 18 de enero de 2015. Las entradas pueden adquirise online o en el propio museo y tienen hora asignada.

Tags: , , , , , , ,

“A las ocho de la tarde” dice Pantaleón.

00f32cede99c127aea88841141b99904

“A las ocho de la tarde” repite el mono releyendo sus notas.

IMG_2907

Y una vez más, como el tañer de una campanada: “A las ocho de la tarde …”

IMG_2898¡Por favor! ¡Esto parece la versión pantaleónica del “Llanto a la muerte de Ignacio Sánchez Mejías”! Le pregunto al mono por qué se ha convertido de repente en un reloj de cuco viviente atascado en las ocho.

Cuarto de invitados, casa de Oscar de la Renta en Nueva York.

Cuarto de invitados, casa de Oscar de la Renta en Nueva York.

Resulta que mi pobre mono quiere escribir un homenaje a Oscar de la Renta y una reseña sobre la exposición de Givenchy al mismo tiempo, pero se me ha atascado en la hora que une ambos eventos: “A las ocho de la tarde…”.

Oscar y Annette de la Renta en su casa de Connecticut

Oscar y Annette de la Renta en su casa de Connecticut

El mono me mira suplicante: “Ayúdame a empezar” implora.

El pasado lunes, prácticamente a la misma hora (las ocho de la tarde), mientras en Madrid se inauguraba la exposición retrospectiva de Hubert de Givenchy, en Kent, Connecticut, moría Oscar de la Renta.

Voilá.

Town and Country 1974, antigua casa de Oscar de la Renta y Françoise de Langlade en La Romana, República Dominicana. 40 años después la decoración sigue estando de moda...

Town and Country 1974, antigua casa de Oscar de la Renta y Françoise de Langlade en La Romana, República Dominicana. 40 años después la decoración sigue estando de moda…

Y Oscar y Hubert tienen más cosas en común que la obviedad de una profesión compartida. El americano (“porque República Dominicana es América” explica el mono) cruzó el charco para triunfar en Europa. El francés, inició su amistad con Balenciaga, clave de su éxito, en Estados Unidos. Ambos trabajaron en París al mismo tiempo: Oscar para Lanvin y Hubert para Elsa Schiaparelli, ninguno tuvo hijos (aunque Oscar adoptó uno, un bebé abandonado en República Dominicana, que se llama Moises), ambos son famosos anfitriones.Pero fuera de estas pequeñas banalidades, sin conocerles pero tras leer sobre ambos, parece que tienen otra cosa más importante en común: ambos son buenas personas.

Casa de Oscar de la Renta en Punta Cana construida en piedra de coral. Es la que sustituyó a la casa de La Romana de la foto anterior.

Casa de Oscar de la Renta en Punta Cana construida en piedra de coral. Es la que sustituyó a la casa de La Romana de la foto anterior.

“Y esto no es algo banal” me dice Pantaleón “no hay que restar importancia a la bondad, porque es la más genuina forma de belleza” pontifica el mono. Es cierto. Ya decía Unamuno que “la bondad es la belleza en acción”. Y para dos grandes buscadores de lo bello, la bondad del corazón tiene que ser algo importante.

Hotel d'Orrosier, la casa de Givenchy en Rue de Grenelle, París.

Hotel d’Orrouer, la casa de Givenchy en Rue de Grenelle, París.

Hotel d'Orrouer detalle. Del libro "VIsite Privée"

Hotel d’Orrouer detalle. Del libro “VIsite Privée”

Dos hombres buenos en busca de la belleza, tanto en la moda como a su alrededor. Ambos buscaban embellecer a las mujeres que vestían…

Traje de Oscar de la Renta

Traje de Oscar de la Renta

Oscar dijo en una entrevista que “Moda no es lo que desfila en las pasarelas, moda es lo que ves en la calle” y Hubert se queja de extravagancias en desfiles que luego no se trasladan a la calle, que pasan y mueren porque no están fundamentados en el buen gusto, el buen corte, el volumen que favorece.

Modelo de Givenchy en la terraza del Hotel d'Orrouer

Modelo de Givenchy en la terraza del Hotel d’Orrouer

Ambos vivían rodeados de cosas maravillosas. Oscar tenía tres casas: una Nueva York, otra en el campo (Connecticut) y otra cerca del mar (Punta Cana).

Escritorio de Annette en la casa de Connecticut

Escritorio de Annette en la casa de Connecticut

El espectacular salón de la casa de Punta Cana. De esta habitación me gusta absolutamente todo.

El espectacular salón de la casa de Punta Cana. De esta habitación me gusta absolutamente todo.

IMG_2871

Casa de Oscar de la Renta en Nueva York

Casa de Oscar de la Renta en Conecticut

Hubert tiene también una en París, otra en el campo (Chateau Le Jonchet) y otra cerca del mar (Clos Fiorentina).

169cae706ee19415bdf8a543da9ec7a9

Château Le Jonchet

Château Le Jonchet

Dormitorio de Givenchy en Clos Fiorentina, su villa en Cap Ferrat

Dormitorio de Givenchy en Clos Fiorentina, su villa en Cap Ferrat

healthy-home-master-bedroom-hubert-de-givenchy

Clos Fiorentina, la casa de Givenchy en Cap Ferrat

Clos Fiorentina, fantásticas las fundas de las sillas. Dan ganas de hacerse un logo solo para copiar esto.

Ni el mono ni yo sabemos lo suficiente de alta costura como para hablar con sensatez del tema. Sabemos que nos gustan las piezas espectacularmente cortadas de Givenchy, sus chaquetas de hechura perfecta y las telas que elige. De Oscar nos gustan las faldas balenciaguescas de sus trajes de noche, las telas tiesas perfectamente domadas y su uso del color. Este asunto, sin embargo, se lo dejamos a un colaborador estrella con el que podremos contar pronto que podrá hablarnos de todo esto con autoridad.

Givenchy 1957

Givenchy 1957

Audrey Hepburn en Givenchy, en la pelicula Sabrina.

Audrey Hepburn en Givenchy, en la pelicula Sabrina.

Oscar de la Renta

Oscar de la Renta

El destino cruzó a Oscar y Hubert unas cuantas veces. Hubert comenzó a trabajar en el taller de Elsa Schiaparelli con Françoise de Langlade, la que luego se casaría con Oscar…

Oscar de la Renta con su primera mujer, Françoise de Langlade. Los que la conocieron dicen que tenía un gusto exquisito y una gran clase. Su prematura muerte, de un cancer, dejó desolado al modisto.

Oscar de la Renta con su primera mujer, Françoise de Langlade. Los que la conocieron dicen que tenía un gusto exquisito y una gran clase. Su prematura muerte, de un cancer, dejó desolado al modisto.

Los dos conocieron a Audrey…

Oscar de la Renta con Audrey Hepburn en 1968

Oscar de la Renta con Audrey Hepburn en 1968

Pero el amigo del alma de ésta siempre fué Hubert.

23b98157ffc48a9cd9c1d96c8459d818

Famosa foto de Givenchy y Audrey Hepburn paseando por París.

Le Jonquet. Silla de rodaje de Audrey Hepburn.

Le Jonquet. Silla de rodaje de Audrey Hepburn.

Más cosas les unen: ambos vistieron a nuestro último cisne.. (ver “Fulco, Truman, los Cisnes y mis disculpas“)

Oscar y Anette de la Renta con Gianni y Marella Agnelli

Oscar y Anette de la Renta con Gianni y Marella Agnelli

Ambos profesaban admiración y afecto por Cristobal Balenciaga. Oscar empezó su carrera en Madrid trabajando para él y Hubert lo tuvo de maestro, mentor y amigo. Hasta tal punto que cuando cerró su maison envió a sus clientas a vestirse a Givenchy. Así llevó, de la mano, al taller de Givenchy a nuestra ya querida Bunny Mellon.

Hubert de Givenchy con Bunny Mellon. ésta última vestida de Givenchy.

Hubert de Givenchy con Bunny Mellon. ésta última vestida de Givenchy.

Bunny devino fiel clienta y gran amiga de Hubert de Givenchy, hasta el punto que le diseñó su rosaleda en Le Jonquet. Ella tiene allí su propio cuarto y cuarto de baño, ambos en sus colores favoritos: azul y blanco.

El cuarto de baño del dormitorio de Bunny Mellon en Le Jonquet

El cuarto de baño del dormitorio de Bunny Mellon en Le Jonquet

No sé si fue Bunny quien convenció a Hubert de que se hiciera con unas mesas de hierro de Giacometti o al revés, pero las mesas de Clos Fiorentina son similares a las que tenía Bunny en Oak Springs (algunas de ellas parte de la subasta de Sotheby’s)

Mesa y taburetes de Giacometti

Mesa y taburetes de Giacometti

img0111-600x839

Más Giacometti en casa Givenchy

Más Giacometti en casa Givenchy. ¿Misma mesa distinta ubicación? ¿Tiene Hubert la enfermedad de “mover muebles” que padecemos el mono y yo?

El mono me informa que una mesa de hierro de Giacometti se vendió en abril del año pasado por 1,7 millones de dólares en Doyle, Nueva York. Así que la mesa de centro de Hubert vale más que mi casa.

“Mais oui! Su contenido es mejor que tu continente” afirma el mono.

Cuarto de invitados, Le Jonchet

Cuarto de invitados, Le Jonchet

No sé cual de todas sus casas prefería Oscar. Cuando le preguntaron donde, entre todas ellas, consideraba que estaba su hogar contestó: “Mi hogar está donde esté Annette”.

“Admirable y romántica contestación” dice el mono “pero con o sin Anette la mejor es, de lejos, la de Punta Cana”.

IMG_2873

Oscar de la Renta, escalera de su casa de Punta Cana con corales y esponjas marinas sobre ménsulas blancas.

IMG_2872

La casa de punta cana. Esas paredes de piedra de coral son una maravilla.

IMG_2875

Interior de la capilla de la casa de Punta Cana. Tanto Annette (de origen europeo) como Oscar, son católicos.

IMG_2876

Entrada de la casa de Punta Cana. Desde la puerta de entrada se ve el mar. La casa puede atravesarse directamente por debajo para llegar al lado que da al Caribe o se puede subir por la escalera al salón de las fotos anteriores.

Cuarto de Invitados de la casa de Punta Cana

Cuarto de Invitados de la casa de Punta Cana

El porche

El porche

IMG_2884

La capilla desde el exterior

IMG_2882

Vista desde la casa. Vía AD

Los muebles de mimbre que Oscar usa en su porche y en la biblioteca de Punta Cana son similares a los que elige Hubert para Clos Fiorentina…

Clos Fiorentina, la caseta de la piscina.

Clos Fiorentina, la caseta de la piscina.

IMG_2922

Vista desde la terraza en Clos Fiorentina

Vista desde la terraza en Clos Fiorentina

IMG_2919

Hubert es claramente un apasionado de la decoración porque sus casas son espectaculares.

Cuarto de Philippe Venet, compañero de Givenchy, en Le Jonquet. Tela "Arbol de la vida" de Braquenie.

Cuarto de Philippe Venet, compañero de Givenchy, en Le Jonquet. Tela “Arbol de la vida” de Braquenie.

Oscar no sólo lo es sino que inauguró hace unos años “Oscar de la Renta Home” con algo de manteles, un poco de vajilla y unos bibelots. Como elige bien el primer director de Oscar de la Renta Home fue Miles Redd (ver “Miles ¿cómo has podido hacernos esto?”) y la de ahora es la fantástica Carolina Irving.

1dd8d4fa842faabac475675a4704038a

De ella esperamos grandes cosas, pero por ahora tenemos que confesar que no tienen nada especialmente emocionante, la verdad (quitando un escarabajo dorado que no está mal pero que tampoco es como para tirar cohetes).¡Ojalá editaran el mantel de esta mesa de Oscar que tantísimo nos gusta!

IMG_2890

Mesa de 1971, así que el mérito es de la fantástica Françoise, de quien Carolyne Roehn dice haber aprendido todo refinamiento. Vistas las mesas de la alumna, la maestra debió de ser excepcional.

Hubert de Givenchy también tiene fama de gran anfitrión.

IMG_2905

Maravillosas las macetas colocadas directamente sobre el impecable mantel blanco. Del libro “Visite Privée”.

Givenchy, Clos Fiorentina

Givenchy, Clos Fiorentina

Comedor en el Hotel d'Orrouer, del libro "L'style Givenchy"

Comedor en el Hotel d’Orrouer, del libro “L’style Givenchy”. Más macetas de terracota sobre el mantel. Claramente son marca de la casa y nos entusiasma.

Y ambos son grandes señores. “Couturiers” de otra época, de la época dorada donde las clientas estaban a la altura de tan grandes señores. Antes de la época de las Kardashian, la comida rápida y la ordinariez. Cuando la discreción y la sencillez – y no la extravagancia y el exhibicionismo – eran el camino a la elegancia. Ahora Oscar ya no está.

Pocos saben que Oscar fundó y financió durante toda su vida un orfanato en La Romana, donde adoptó, siendo un bebé de 24 horas a su hijo Moisés.

Pocos saben que Oscar fundó y financió durante toda su vida un orfanato en La Romana, donde adoptó, siendo un bebé de 24 horas a su hijo Moisés.

Oscar y Moises de la Renta.

Oscar y Moises de la Renta. Moises dice de Annette, la mujer de su padre, quien lo adoptó también tras casarse con Oscar, que es “la mujer más buena que conozco”. Al mono y a mi nos chiflan las familias que se quieren y que además lo dicen.

Así que Hubert de Givenchy se queda sólo. El último mohicano. El último de los grandes. Coleccionista de arte, entendido en antigüedades, amante de lo bello, buen amigo de sus amigos, excelente anfitrión y fiel compañero.

IMG_2911

Lo que queda del Paris de Dior, Saint-Laurent, Chanel y Schiaparelli ya es sólo él. El conde que aprendió a cortar telas, que vistió a princesas y bailó en sus salones. El último gatopardo.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.