Exterior

You are currently browsing the archive for the Exterior category.

En un artículo publicado en el número de enero de 1952 de la revista LIFE, el periodista Cleveland Amory cuenta la historia de un empobrecido marqués inglés que, la noche de su llegada a Palm Beach, fue interrogado por una rica viuda americana sobre el propósito de su visita. El marqués inglés, no se sabe si en broma, confesó que era pobre como las ratas y que un amigo le había recomendado pasar por Palm Beach y buscar una millonaria con la que contraer nupcias. “Aquí me tiene, señor marqués” contestó la viuda millonaria “ya no hace falta que busque más”.

Worth Avenue, Palm Beach

Worth Avenue, Palm Beach

Para tener éxito en Palm Beach es necesario tener mucho dinero (muchísimo) a ser posible amasado antes de 1950 (eso es lo que los americanos entienden por “Old Money”) o tener un título. El que sea. Da igual que sea pontificio, italiano, nuevo o medio inventado: que sea título. Ese es uno de los motivos, me dice Pantaleón, por los cuales se empeña en seguir usando su marquesado ficticio.

Casa de Kelly Wearstler en Los Angeles

Vía Veranda

Por eso, no entiendo cómo, estando invitado en casa de la famosa Dottie, con el llamativo Abelardo tres discretos pasos por detrás, con su rimbombante marquesado y su apasionante conversación, Pantaleón no ha sido el éxito de la temporada en Palm Beach.

Mapa de Palm Beach vía Elle Decor

Mapa de Palm Beach vía Elle Decor

Tumbado en su chaise longue, con una cataplasma de “barros del Nilo y peladura de Guanábana de Brasil” en la frente y una tila doble en la mano, Pantaleón me aclara que sí, que él ha sido un éxito y que su huida de Palm Beach no se debe a una debacle social, sino a sus “nervios”. Dottie no estaba sola en casa: con ella estaba su “piara de nietos” (Pantaleón dixit).

Foto de Slim Aarons, niños tomando un helado en Palm Beach, años 50.

Foto de Slim Aarons, niños tomando un helado en Palm Beach, años 50.

Pantaleón y los niños no combinan de él. Estos tardaron poco en darse cuenta de que estaban ante un neurótico – un neurótico simpático, pero neurótico al fin y al cabo – y descubrir su punto flaco. Su punto flaco de la semana, quiero decir, porque puntos flacos hay varios.

Tras descubrir que Pantaleón en Florida vive en permanente terror de encontrarse con un tiburón, tiburones falsos, verdaderos, disfrazados y disecados aparecían por todas partes.

6a00d8341c6c5753ef01538f4c438f970b

Hasta colocaron un delfín en la piscina (con las prisas las aletas pueden parecerse) cuando Pantaleón estaba haciendo sus largos matinales. Esta continua aparición de aletas negras en todas partes hizo mella en los ya frágiles nervios de Pantaleón.

August-10-2012-01-43-55-werere

“Pero eso no es todo” me dice el mono “ni siquiera es lo más grave. Lo grave es lo de esa mujer.”

“¿Qué mujer?” pregunto

“Lilly Pulitzer” me contesta, dando el nombre de la ya difunta diseñadora de ropa oriunda de Palm Beach.

“Pero Pantaleón” le digo “¡Lilly Pulitzer está muerta! Murió el año pasado”

“Lo sé” dice el mono “y ¡qué terrible legado ha dejado!. ¡El daño que ha hecho esa mujer! Por su culpa Palm Beach entero está lleno de señoras que piensan que el verde pálido va con el rosa y que ambos, combinados, son colores perfectamente tolerables para decorar una casa. ¿Te imaginas? Ah Cherie! ¡la profusión de rosa chicle! ¡La invasión del estampado chillón!¡Las mezclas en colores pastel! No te imaginas lo que he sufrido…!!!”

Mesa rosa, Palm Beach. Del post "Palm Beach Backyards", the Glam Pad.

Mesa rosa, Palm Beach. Del post “Palm Beach Backyards”, the Glam Pad.

Más rosa. Ruthie Sommers.

Más rosa. Ruthie Sommers.

Verde y rosa, al más puro estilo Pulitzer

Verde y rosa, al más puro estilo Pulitzer

Globos rosas en una "Baby Shower" de Palm Beach

Globos rosas y mantel verde en una “Baby Shower” de Palm Beach

Como siempre, al mono hay que creerle a medias. Es cierto que Palm Beach no es lo que era en los años 50, cuando la jet set mundial, antes o después, se dejaba caer por ahí para codearse con las grandes fortunas americanas en fiestas dignas de pasar a los anales de la historia. Pero sigue siendo impresionante.

windsors palm beach

Grace Kelly, siendo ya princesa de Mónaco, en Palm Beach

Grace Kelly, siendo ya princesa de Mónaco, en Palm Beach. Totalmente adaptada al verde y rosa local.

Los Kennedy en Palm Beach, saliendo de los oficios de Semana Santa

Los Kennedy en Palm Beach, saliendo de los oficios de Semana Santa

Estee Lauder en su casa de Palm Beach, circa años 60

Estee Lauder en su casa de Palm Beach, circa años 60

Es como un parque temático de los muy ricos, donde las palmeras se vacunan contra la gripe, la frutería tiene aparcacoches uniformado y las grandes mansiones al borde del mar se han fabricado una réplica de ellas mismas en pequeño para hacer de “beach house”.

Casa de Donald Trump. Tras comprar Mar a Lago, la casa que se hizo Majorie Merriweather Post, la heredera de los Kellogs, en el extremo sur de la Isla y convertirla en un club, Donald se ha comprado esta chabolilla.

Casa de Donald Trump. Tras comprar Mar a Lago, la casa que se hizo Majorie Merriweather Post, la heredera de los Kellogs, en el extremo sur de la Isla y convertirla en un club, Donald se ha comprado esta chabolilla.

Los americanos, cuando son ricos, son muy ricos. Y lo muestran. Todo etnólogo o sociólogo que se precie ha de pasar por Palm Beach para completar su formación.

Slim Aarons, Mr. y Mrs Donald Lease en su casa de Palm Beach

Slim Aarons, Mr. y Mrs Donald Lease en su casa de Palm Beach. Juraría que los pantalones de Mr. Lease son diseño de Lilly.

Evelyn Lauder en la entrada de su casa en Palm Beach heredada de su suegra Estee.

Evelyn Lauder en la entrada de su casa en Palm Beach heredada de su suegra Estee.

Lo que dice Pantaleón sobre la obsesión por los rosas es cierto, aunque a medias. Y creo que su atribución a la nefasta influencia ejercida por la Coco Chanel local, Lilly Pulitzer, es correcta.

Lilly Pulitzer colección masculina (por decir algo). La ubicua mezcla de rosa con verde.

Lilly Pulitzer colección masculina (por decir algo). La ubicua mezcla de rosa con verde.

Pero no todo es así. Lars Bolander, un decorador sueco de gusto perfecto y su mujer Nadine, se instalaron hace un tiempo en Palm Beach donde tienen una tienda. Gracias a ellos, entre otros, los Palm Beachitas poco a poco van viendo que hay vida más allá del rosa palo.

Lars Bolander y su mujer, Nadine Kalachnikoff, en su casa de Palm Beach

Lars Bolander y su mujer, Nadine Kalachnikoff, en su casa de Palm Beach

Lars Bolander

Lars Bolander, casa de Brooke Giannetti en Palm Beach.

E incluso Celerie Kemble, la famosa decoradora nativa de Palm Beach, hija de la no menos conocida Mimi Mcmakin, fue capaz de superar su fase verde-rosa…

Celerie Kemble en fase verde-rosa. Palm Beach

Celerie Kemble en fase verde-rosa. Palm Beach

Y hacer cosas como estas:

Celerie Kemble superada fase verde-rosa

Celerie Kemble superada fase verde-rosa

Y en Palm Beach siempre ha habido buen gusto. Como el de Consuelo Vanderbilt, “jubilada” en Palm Beach como señora de Balsan tras haberle dado la patada al duque de Malborough

El Vedado, casa de Consuelo Vanderbilt en Palm Beach

El Vedado, casa de Consuelo Vanderbilt en Palm Beach

O el de la famosísima C.Z. Guest cuya icónica fotografía por Slim Aarons está tomada en Palm Beach…

C.Z. Guest, perro e hijo. en su casa de Palm Beach. Foto de Slim Aarons.

C.Z. Guest, perros e hijo. en Villa Artemis, su casa de Palm Beach. Foto de Slim Aarons.

O el de la enigmática Jayne Wrightsman, excepcional coleccionista de arte y muebles cuyos donativos en muebles franceses del XVIII llenan varias salas del Museo Metropolitan de Nueva York…

Jayne en su casa de Palm Beach decorada por Stephane Boudin de Maison Jansen

Jayne en su casa de Palm Beach decorada por Stephane Boudin de Maison Jansen

La piscina de la casa de Jayne, agua de mar calentada a exactamente 25ºC. Dicen que JFK, cuya mujer era íntima de Jayne, venía a nadar a esta piscina para aliviar sus problemas de espalda

La piscina de la casa de Jayne, agua de mar calentada a exactamente 25ºC. Dicen que JFK, cuya mujer era íntima de Jayne, venía a nadar a esta piscina para aliviar sus problemas de espalda

Pero sí, lo del rosa es contagioso.

Mario Buatta, del libro "Palm Beach entertaining". Rosa y verde.

Mario Buatta, del libro “Palm Beach entertaining”. Rosa y verde.

Y me pregunto por qué pensarán que el rosa es lo que procede en un sitio de playa, cuando existen opciones mucho menos… conflictivas.

Vía House and Garden

Vía House and Garden

Miles Redd, vía House Beautiful. Casa de Lyford Bay, Bahamas. Magnífico el toque de las sombrillas.

Miles Redd, vía House Beautiful. Casa de Lyford Bay, Bahamas. Magnífico el toque de las sombrillas.

beto401

Sig Bergamin

Sig Bergamin

402ba0a848019336b8c2018e4e0ec40f

b7baf3d539cecf249e886ff0bbf4c00e

111gris

blue2

“Lo que quieras” me dice el mono “pero no hay quien los convenza. ¡Hasta Dottie ha caído en la trampa!. Me alojó en un cuarto verde y rosa…

palm beach bedroom

“Nos dio una cena con la mesa en verdes y rosas…”

Palm Beach Lunch, vía House Beautiful

Palm Beach Lunch, vía House Beautiful

…los maravillosos platos verdes de Anna Weatherley que ha comprado pretende ponerlos con flores y copas rosas…”

111 Anna Weatherley

“las telas de flores del salón – por cierto ¿sabes que vuelven las telas de flores? – las ha puesto en verde y rosa…”

palm beach style

“Y tomamos el té en el salón verde y rosa…”

palm beach tea

“Así que cuando el bestia del perro de sus nietos se comió mi pijama y Dottie, adorable, me regaló uno nuevo ¡verde y rosa!…

Pijama de Lilly Pulitzer

Pijama de Lilly Pulitzer

…Y no pude soportarlo más!”

 

PD: Se me olvidó deciros que el libro de Michael Devine (“An Invitation to the Garden”) llegó y que me temo que no merece la pena. En este caso, podéis ahorraros el dinero. En nuestra humilde opinión, ni las recetas ni las mesas merecen el desembolso.

Tags: , , , , , , ,

A Pantaleón le adoro, pero hay veces en las que necesito perderle un rato de vista. La semana pasada era una de ellas: mi semana de vacaciones familiares, totalmente monkey-free, con sol, playa y muchos Long Island Iced Tea.

Cocktail de verano

Me subí en el avión más contenta que unas pascuas sin querer saber nada de monos, ni de macarons de frambuesa, ni de belllinis mezclados con orfidales ni mucho menos de asuntos decorativos.

d409a340c3b50a09bca993d78ff50016

Cierto es que mientras estaba medio dormida y hecha un ocho en mi escueto asiento de turista, me pareció ver pasar de refilón un trozo de bata de seda de ikat allá al fondo, por el pasillo de Business, pero pensé que eran alucinaciones fruto del cansancio aéreo.

Puech-EDC-04-13-07-lgn Al llegar al aeropuerto de destino comprobé que el cansancio existía pero las alucinaciones no: allí sentadito en su asiento de Business estaba el mismísimo Pantaleón, departiendo amigablemente con una señora americana que lucía en su mano izquierda una esmeralda cuadrada más grande que los azulejos de mi cuarto de baño. Finjí no verle.

“Daaaaaaaaaarling!”

Mierda.

“Pantaleón, ¿qué haces aquí?” le pregunto con una mezcla de irritación y hastío.

“He venido a pasar unos días a casa de Dottie, en Palm Beach” me dice “Me pareció que encontrarías reconfortante tenerme cerca, por si acaso”

“¿Por si acaso qué?”

“Por si acaso te surge una emergencia decorativa, Darling!” me dice el mono, como si fuera evidente.

6d6599a237fed822dec0d8f5e215c961

Oigo una tos y a unos cinco metros de distancia descubro a Abelardo, en un discreto segundo plano, vigilando una montaña de maletas Goyard y un flotador gigante que han traído inflado dentro del avión (también “por si acaso”).

Constato que Abelardo ha adaptado su uniforme de mayordomo al trópico añadiendo un salakof (“por si acaso”) y sustituyendo los pantalones por bermudas y calcetines azul marino hasta la rodilla. No se sabe bien si va de safari o se dispone a hacer la primera comunión, ambas opciones encajan perfectamente con la “tenue”. Antes de que surjan más “por si acasos” me despido de ellos deseándoles una felicísima estancia en Palm Beach y esperando que la ya maltrecha salud mental de Dottie los aguante.

802ba56013b8cc287588c231791093d7

En la playa paso las hojas de unas cuantas revistas de decoración que tenía atrasadas y medito sobre la estacionalidad de la materia: en cuanto llega el buen tiempo no apetece nada hablar de decoración. El primer rayo de sol desplaza la atención fuera de casa y ya sólo apetece hablar de terrazas y jardines.

9136ba9008d89bf1efb1366c1623ed67

Los vasos se tornan de plástico, los platos se visten de melamina, los manteles se plastifican e imaginamos toda comida al borde de una piscina o bajo la sombra de un árbol.

7c3529d3184580aa85346a1e433667c7

 

Hablar de telas o de tapizados no apetece, y con la primavera en todo su esplendor, uno sólo quiere un trocito de verde. Una terraza, un patio, una esquina de jardín… aunque sea ¡una maceta!

473e7317ec638e042eae08aa5a566c92

En abril, en París, me di cuenta cómo los parisinos, sedientos de primavera tras sus duros inviernos, habían hecho verdaderas junglas de todo ático a la vista…

01773be15abb4ee6f7ce76bec963c14b

Y llenado de verde cada patio interior…

daad7d861a3d07feb10f071ffd7793917afa0df7d2eb5299d9bfc7893ad7fac1

 

Terraza de Ralphs, el restaurante de la tienda de Ralph Lauren en París. Comer no se come bien, pero el sitio es precioso.

Terraza de Ralphs, el restaurante de la tienda de Ralph Lauren en París. Comer no se come bien, pero el sitio es precioso.

El jardín urbano es uno de los lujos más grandes que hay: un pedacito de verde propio en mitad de una ciudad. Desayunar al aire libre. Cenar entre farolas y estrellas. El ático romano de Jepp Giambardella en la “Gran Bellezza” inspiró en mi la misma envidia que las curvas de su estupenda novia en nuestro querido Abelardo.

Atico en Roma

Atico en Roma

Atico en Nueva York, con la catedral de San Patricio de "atrezzo"...

Atico en Nueva York, con la catedral de San Patricio de “atrezzo”…

3dec70872e7b3fd0bb450b452848e2af

Mi terraza apenas mide 3m x2m y a duras penas me cabe una mesita redonda, plegable, para organizar cenas románticas… (forzosamente han de ser románticas, en la mesita solo pueden comer dos)

b0b1eb8346a6d8bbf3b1b35127333c79

3f40da80fc29df0fabf51e4e047f471e26618035ed8e139230e85e51a62f8c14

A mi diminuta terraza le puse un césped artificial. Es cierto que dá el pego porque, dentro de los artificiales, me hice con el mejor que me podía permitir, pero es artificial. Y lo sé. Mi “bosque urbano” se limita, me temo, a una acumulación de macetas.

13f35dcf9c1fdeeaf38c9a061f33caa3

Todas mis macetas son de terracota, pero demasiado “nuevas” para satisfacerme plenamente. Porque la maceta de terracota, tan española ella, me chifla, pero cuánto  más vieja “descangallada” mejor…

f9321a142c7fe0d591a0596311db0d3a

Miro las mías con ojo crítico y me planteo cómo estropearlas adecuadamente. Enterrarlas en tierra no sirve porque lo he probado. Mojarlas tampoco ayuda mucho. El musgo imposible en el seco clima de Madrid. Si alguien sabe cómo estropearlas adecuadamente, le ruego lo comparta. Nada supera ese arte tan español de la acumulación de macetas de barro, en distintas formas y tamaños. Nada mejor para dar carácter a una terraza o un patio…

5a356b0ffea4f8e45ff926d1b1d99b6e 5cc72f04e5cef58dc4e15f4a5a377de9 ed044cca039f3d375fa77c93ce717aaf

Para disimular lo pequeñita que es mi terraza, le he colocado un espejo en la pared. Truco fácil y altamente recomendable. Además, como buena fan de los contrastes de texturas, me apasionan los espejos en el exterior: nada contrasta más con la alborotada y rugosa naturaleza que una lámina lísa, estricta y fría…

a79bc56ace3c039712884f71e33b6c3d288cf2a0e64f75d7f2221d0d17b63124 293d1a16339dffb8d8a8c750506f42e9

Fuente sobre espejo

Fuente sobre espejo

A mi terracita, por la noche le añado un sinfín de velas encendidas…

1ff535db393f0ee0309b28ad9682e47d

Great Expectations cd24878ec9b350d444d2e2b0380eff92 dae711f1b0ff07af1d7e38b82d427844

Y a veces también mis “luces de emergencia“…

2e28f03ada128ade4d63186d29689ab9

Y con esa pocas cosas, las macetas, el espejo y unas velas encendidas, mi rinconcito de nada se convierte en un lugar especial. Un buen vino (fresquito, que ya hace calor y una buena conversación) y mi metro cuadrado de exterior, con vistas a un concesionario de coches, se convierte en un sitio tan mágico como cualquier lujoso ático del mundo.

5e6a558e3b1e044fefc6211b22fc9f89Tumbada en mi hamaca al sol de la verde y frondosa Florida sonrío mientras pienso en la paz y la serenidad de mi terracita cutre. Pero la paz no dura mucho: suena el móvil.

“Daaaaaarling!” me grita el mono al teléfono “¡Venme a recoger!”

Lo bueno nunca dura lo suficiente.

(Continuará…..)

PD: Pido disculpas de corazón por la tardanza en escribir. Además del viaje a Florida han estado pasando muchas cosas “extra” estas semanas, que ya os contaré. Prometo volver al redil y ser más constante en los posts. ¡Disculpadme!

Tags: , , , ,

Oigo terribles gemidos en el piso de arriba y subo rauda para ver si Pantaleón ha tenido un accidente.

Me lo encuentro caminando salón arriba, salón abajo, con la bata de ikat de seda volando tras él, gritando como un poseso: “¡Foca ponzoñosa!¡Pedazo de carne frito con ojos de besugo! ¡Hortera acomplejada¡ ¡Sucia mentirosa!”

“¿De quién hablas?” pregunto asombrada

Al oír mi voz se gira raudo, con la cola de la bata de ikat dibujando una verónica a su alrededor, me mira y se deja caer de golpe en la chaise longue suspirando:

“Oh, Darling”! ¡Es ella! Está aquí.”

Musket Room Bar, Nueva York

Musket Room Bar, Nueva Yorks

En realidad no me hacía falta ni preguntar. Sólo una persona es capaz de provocar estos escupitajos de odio y feroz antipatía en el mono: Fiorella Sant’ Antonio de Wiltshaw, alias “la Perlas”. Enemiga acérrima de Pantaleón. Su némesis. La persona a quien más detesta en el mundo.

“¿Qué hace aquí, tan lejos de su feudo de Miami?” pregunto al mono

verde

“No lo sé, Darling” gime el Pantaleón “no lo sé. Lo que sí sé es que esa morsa recauchutada, esa mema teñida de rubio, esa histérica envidiosa y maledicente lleva dos días en Madrid y desde entonces no ha parado un minuto de ponerme verde partout!. Ha dicho que yo ¡yo! ¡el gran Pantaleón! …soy… ¡una momia barroca!”

Papel Perroquets de Nina Campbell

Papel Perroquets de Nina Campbell

“Y ha dicho… ha dicho..” continúa el mono a punto de llorar “que soy una antigualla del pasado, un anacronismo caduco, una reliquia sin futuro y sin una sola idea original…”

verde y gris 10

Sofá de Anthropologie

Uh Uh. Esto pinta mal.

“Pantaleón” le digo sentándome a su lado y tomándole la mano “no hay que hacer caso de lo que dice la Perlas. Sólo hay que verla para saber que no hay un átomo de bondad ni verdad en todo su operado cuerpo… Nadie va a creer lo que dice. Todos te conocen ya… y los que te conocemos te queremos… Además “añado “es bueno que te pongan verde. El verde es un color estupendo. Mira” – le miento un poco -“justo ahora mismo subía a hablarte del verde y… y de cuánta razón tenías cuando me dijiste que verde y gris son una mezcla estupenda.”

green6

 8d11f05c4a60121d408ad0b0aa0a04be

verde y gris3

“Te lo dije” me dice el mono recomponiéndose de inmediato “Tú no me creíste porque es cierto que no es una mezcla evidente, pero ¿ves? ¡resulta!. Lo bueno es que funciona bien tanto con grises oscuros – para crear un ambiente más de inglés atormentado, más “Cumbres Borrascosas”, como Heathcliff en el páramo..¿me entiendes?.”

verde y gris 33

“…o con grises más suaves, para crear un tono más recogido y calmado…más New England”

verde y gris 21 cocina

verde y gris 4

verde y gris 16

verde y gris

“En realidad el verde con gris es una mezcla muy antigua” me dice mirando al infinito “es el color de una planta es un jardinera de zinc, el color de la hiedra que trepa por una pared de piedra, el color del musgo en unas escaleras de jardin…”

c23829f6f74c47a67942db04cccc2e48

Invernadero de Carolyn Roehm

  d91231fd00a06d949f72d087f8bcd9ef

Suelo verde. Comedor del hotel "Le Sirenuse" de Positano. Miles de velas, que se encienden cada noche, cuelgan de la buganvilla que se cuela dentro del comedor. Eso y las vistas a los islotes de Li Galli hacen de este el comedor más romántico del mundo.

Suelo verde. Comedor del hotel “Le Sirenuse” de Positano. Miles de velas, que se encienden cada noche, cuelgan de la buganvilla que se cuela dentro del comedor. Eso y las vistas a los islotes de Li Galli hacen de este el comedor más romántico del mundo.

“El verde es un color maravilloso. Versátil, limpio y fácil de usar, e injustamente olvidado. El verde se presta a todo, no en vano es el color predominante en la naturaleza. Va con todo lo que veas que va una hoja verde: con blanco, rosa, azul, rojo, amarillo, otros verdes… el marrón de la tierra, el gris y negro de las rocas ¡todo!. El verde puede ser envolvente como las copas de los árboles en un bosque sombrío y cerrado…”

verde y gris 7

verde y gris 19 verde y gris 11

“… Y puede ser una irrupción de luz y color como los primeros tallos de los lírios campestres brotando del estéril y gris suelo invernal… luchando por traernos la primavera…” dice en plena entonación poética.

verde y gris 2

House Beautiful. Tela de Christopher Farr

House Beautiful. Tela de Christopher Farr

Kelly Wearstler

Kelly Wearstler

“Y funciona igual de bien en el interior como en exteriores…”

puertas verdes verde y gris 22

“Mira chérie, el verde lo han usado los grandes, como Yves o Madeleine Castaing…”

Madeleine Castaing

Madeleine Castaing

Casa de Yves Saint Laurent en Tanger

Casa de Yves Saint Laurent en Tanger

Hall, Nina Campbell

Hall, Nina Campbell

“y aunque es verdad que es complicado de usar como color principal, salvo que seas muy valiente y tengas un buen ojo para las mezclas…”

green1

claire-basler

“como “accent color”, como color accesorio, para dar un toque, es facilísimo de usar. De hecho todos lo hacemos sin pensarlo en cuanto ponemos una planta o un ramo de flores en casa…”

f11c78c99e605ca1520263464a1ef07b ce105d96cced8bbd94e1a93c6988a187

“Colocar un pequeño algo, una silla verde, un sofá o unos almohadones…”

verde y gris 12 verde y gris 13 0b2dcfb81312e547bcac60051feff45d

verde y gris 17 jean paul beaujard manhattan

“es facilísimo. Basta un toque. Unos vasos, una alfombra, unos platos…  unos estores…” me dice

verde y gris 18

Alfombra diseño de Diane von Furstemberg para The Rug Company

Alfombra diseño de Diane von Furstemberg para The Rug Company

Platos similares a través de El Almacén de la Loza, Nuñez de Balboa 46 (www.elalmacendeloza.com)

Platos similares a través de El Almacén de la Loza, Nuñez de Balboa 46 (www.elalmacendeloza.com)

Estores en tela de Malaquita. Vía Elle Decor

Estores en tela de Malaquita. Vía Elle Decor

“Me gustan los estores de falsa malaquita” le digo a Pantaleón.

“Ah, Oui, la malachite!” me dice como acordándose de algo “ese es el éxito verde más grande que ha habido. A Catalina la Grande le entusiasmaba. Cubrió columnas enteras de ella y regalo pétits objets d’art en malaquita a todas las cortes europeas…”

Papel de malaquita de Cole & Son, Colección Fornasetti

Papel de malaquita de Cole & Son, Colección Fornasetti. Foto vía Lonny magazine.

“Y en el siglo veinte tuvo un gran éxito decorativo. La malaquita, parafraseando a Leire Pajín: tuvo a dos grandes líderes a ambos lados del Atlántico” me dice con un guiño  “Piero Fornasetti en Italia y Tony Duquette en Estados Unidos…”

Platos de Mottahedeh de la colección Tony Duquette. 215 dólares cada uno. Disponibles a través de www.mottahedeh.com

Platos de Mottahedeh de la colección Tony Duquette. 215 dólares cada uno. Disponibles a través de www.mottahedeh.com pinchando aqui

Silla tapizada en tela imitación de malaquita de Jim Thompson, colección Tony Duquette

Silla tapizada en tela imitación de malaquita de Jim Thompson, colección Tony Duquette

A mi la malaquita me gusta, pero en pequeñas dosis. No sé si sería capaz de marcarme una pared entera como hace Lorenzo Castillo…

Lorenzo Castillo

Lorenzo Castillo

Pero me divierte en un almohadón, una bandeja, un plato, una vela…

Vela de l'Objet en potiche de porcelana de Limoges imitando malaquita. Disponible a través de Pía Rubio en Madrid o a través de la web www.amara.co.uk entre otras. Precio aproximado 130€.

Maravillosa vela de l’Objet en potiche de porcelana de Limoges imitando malaquita. Disponible a través de Pía Rubio en Madrid o a través de la web www.amara.com entre otras. Precio aproximado 130€. Si no conocéis l’Objet os recomiendo echar un ojo a www.lobjet.com. Algunas cosas son un poco de millonario ruso pero otras son exquisiteces…

Platos de postre de falsa malaquita. L'Objet.

Platos de postre de falsa malaquita. L’Objet. 130 libras el set de 4. Disponibles pinchando aqui

En una pantalla…

pantalla malaquita

O en el cacharrito de encima de una lámpara que no tengo ni idea de cómo se llama en español y que los ingleses llaman “finial”. Muchas lámparas francesas y americanas lo tienen, es como la pequeña piña de la parte de arriba de esta lámpara…

Lámpara Maison Charles vía 1st Dibs

Lámpara Maison Charles vía 1st Dibs

Ultimamente he visto algunas lámparas de Zara Home y de Ikea que llevan “finial” aunque la mayoría de los modelos españoles no lo tienen. Si te haces con una, una de las cosas más divertidas es cambiarlo. Hillary Thomas tiene una línea de finials muy divertidos, entre otros este modelo en malaquita llamado “Dorothy” en honor a ya sabéis quien…

finial hilary thomas

“Los encuentro maravillosos” me dice el mono hojeando por encima de mi hombro “nada más divertido que cambiar el look de una lámpara con estos bichitos. ¿Sabes que si no tienes una lámpara con finial venden unos adaptadores para poder ponerlos?”

Lo sé, se llaman “lamp harps”. Internet está lleno de ellos pero aún no me he atrevido. Quizás antes me animara a un almohadón, una pantalla o a tapizar un taburete con esta estupenda tela de falsa malaquita…

malakos malaquiteSe llama Malakos Malaquite, mide 130 de ancho, es algodón 100% con un Martindale de 30.000 y cuesta (esto es lo mejor) 19,75 US$ la yarda (un poco menos de un metro). Disponible a través de House Fabric. Existe una versión en tela de malaquita de Jim Thomson (disponible a través de Gastón y Daniela) que es más cara (y posiblemente mejor). Enredando en House Fabric encuentro esta otra tela en verdes, a 20 US$ la yarda, que me ha parecido divertida.

Tela Elton en "Kelly Green"

Tela Elton en “Kelly Green”

“A la que no sé si le divertirá tanto es a Kelly Wearstler” me dice Pantaleón mirando la tela “porque guarda un sospechoso parecido con su famosa tela imperial trellis…”

Butaca tapizada en "Imperial Trellis" diseño de Kelly Wearstler para Schumacher.

Butaca tapizada en “Imperial Trellis” diseño de Kelly Wearstler para Schumacher.

Papel "Imperial Trellis" también de Kelly Wearstler en el hall de entrada de la casa de Chloe de Sevigny en NY. Foto vía Vogue US.

Papel “Imperial Trellis” también de Kelly Wearstler en el hall de entrada de la casa de Chloe de Sevigny en NY. Foto vía Vogue US.

Volviendo a la Malaquita. Desde hace un año la vemos por todas partes. Nos encantaría una mesa con tapa de malaquita pero no hemos encontrado ninguna, aunque dando vueltas por la red encontramos a dos blogueras que se han autofabricado una con inmejorables resultados. Juran y perjuran que es fácilísimo y que sólo necesitas una o dos brochas con forma de abanico. Una de ellas se ha hecho esta bandeja de abajo…

Instrucciones sobre cómo hacerla aqui

Instrucciones sobre cómo hacerla aqui

Y nuestra amiga Jenny de Little Green Notebook (que descubrimos gracias a Silvia G) se hizo esta estupenda mesa de malaquita tal y como explica aquí (lo lees y te parece chupado… estoy por animarme)

little green notebook

Usando la misma técnica otra bloquear se ha hecho unos tiradores de cómoda de malaquita que nos han parecido una idea genial.

Almohadón hecho con la tela "Malakos Malachite" de arriba

Almohadón hecho con la tela “Malakos Malachite” de arriba

La malaquita nos chifla con negro y dorado, como la pone Lorenzo Castillo en la foto de arriba, pero es cierto que el look es muy hollywoodiense y no apto para todos los gustos (a pesar de que, lectores amantes del Feng Shui, éste lo recomienda encarecidamente pues parece que la malaquita desbloquea malos karmas).

“Pues regálale un cargamento a la Perlas” me dice el mono

Vaya. Y yo que pensaba que se le había olvidado.

verde y gris 32

“No hagas caso de esa arpía, Pantaleón, todos saben que es más venenosa que una mamba…”

“¿Una mamba?” pregunta Pantaleón.

“Sí, mamba” contesto yo

“¿Verde?” pregunta el mono guiñándome el ojo.

“Verde” confirmo, sonriéndole con afecto.

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , ,

En “Patrimonio Nacional”, la sensacional segunda parte de “Escopeta Nacional”, hay una escena en la que el marqués de Leguineche, hasta el moño de la señora marquesa, se va a ver al amante de ésta para suplicarle que se fugue con ella: “Y te la llevas a Biarritz, Pepe” le dice Leguineche “porque, desengáñate, el Mediterraneo ha sido siempre un mar de pobres”.

Vera de Bidasoa, en la esquinita entre Guipuzcoa, Navarra y Francia.

Vera de Bidasoa, en la esquinita entre Guipuzcoa, Navarra y Francia.

A Pantaleón le pasa un poco como a Leguineche: dice que el sur de España no le acaba de convencer. Yo ya sé que es una pose, pero me ha dado el verano.

Ahora, ya de vuelta, lleva dos días sentado bajo el chorro del aire acondicionado dando sorbitos al gin tonic e ingiriendo capsulas de Prozac a modo de cacahuetes, para “superar la angustia de la rentrée” lo cual tiene su gracia, porque se ha pasado todo el mes de agosto quejándose de “el veraneo”…

Alberca de "El Carambuco", Málaga.

“El problema que teneís vosotras, las oficinistas” me dice “es que teneís demasiadas expectativas puestas en el mes de agosto. Y el mes de agosto, darling, no es más que una interminable sucesión de sábados…un horror!”.

Todo el mes así. Sobre todo la parte final, porque el inicio de las vacaciones, en el norte, le resultó más llevadero. Tomando un Kir Royal en la plaza del puerto de San Juan de Luz se encontró con su gran amiga Amalita H de C. que estaba pasando unos días en casa de unos amigos franceses. Los besos y abrazos fueron épicos. Por supuesto desapareció con ella sin dejar rastro (y sin acabar de “tunear” mi balancín de tienda10 que llegó unos días antes y se quedó compuesto y sin almohadones…)

Mi balancín "sur place" con almohadón de IKEA

Mi balancín “sur place” con un único almohadón de IKEA

En su ausencia aproveché para ir a la playa y para organizar una cena en casa de mis suegros, en la parte coloquialmente conocida como “la cuadra”. La cuadra ya no tiene animales (salvo algún ratoncito despistado) pero sí muchos de sus antigüos aperos. Me pareció un lugar divertido para organizar una cena y armada con cuatro caballetes, dos tablas y unos cuantos metros de toile de jouy de doble ancho (a 18€ el metro en Planete Deco, en los docks de la Negresse, Biarritz) montamos esta mesa larga, larga, que iba creciendo según lo hacía la lista de invitados de Pío….

 

IMG_1868

La vajilla, de Vista Alegre, regalo de ABC de hace unos años, los ciclámenes en macetas vulgares que pinté de blanco (dos capas de Titanlux blanco brillo) y el candelabro es una pieza de baratillo que pintado de negro y forrado de hiedra del jardín parecía algo.

 

IMG_1811
IMG_1814

Muchas velas, unos helechos, y dos o tres farolillos chinos a pilas comprados en Maisons du Monde. La clave es iluminar solamente lo que quieres que se vea y dejar lo que quieras esconder en la penumbra… La cena divertida gracias, sobre todo, a los comensales, y también a lo distendido del lugar, lo abundante del vino y la excepcional paella de mi no menos excepcional marido…

 

IMG_1820

La iluminación es fundamental y de esto aprendimos mucho en los preparativos de una boda que se celebró en julio en “El Carámbuco” donde vimos esta fantástica idea de “Bodegas Campos” los encargados del catering:

IMG_1668
IMG_1666
Se trata de una columna de madera hueca en cuyo interior colocan una batería de coche que, con unos cables, ilumina la lámpara que ponen encima.  Este sistema te permite tener luz eléctrica donde quieras y durante todo el tiempo que quieras …

IMG_1710

 

También nos gustó la idea de colocar un foco de piscina dentro de un abrevadero lleno a rebosar de hielo donde se colocaron las botellas de champagne…

IMG_1707

Y las espectaculares flores de Luisa Hafner de “Las Flores de Reding” que son lo mejor de la costa, un ejemplo de gran trabajo y buen gusto.

IMG_1680

IMG_1697 IMG_1696

[Todas las fotos de arriba son de “El Carambuco” a las afueras de Málaga, que se puede alquilar para celebrar bodas y otros eventos. Puedes ver más fotos y datos de contacto a través de Bodaclick o de Eventoclick entre otros. Las flores son todas de “Las Flores de Reding”].

La iluminación nocturna es clave. Reduce el campo de visión a lo que tú quieras mostrar y esconde el resto. Es la mejor y más barata “redecoración” que hay, porque lo que no se ve, no existe. Los desconchones en las paredes – si los hubiera – el mueble feo de una esquina… todo eso no existe porque no se ve.

Pantaleón es gran fan de las lámparas de mesa colocadas en el exterior. De hecho, es fan de todo tipo de aparato de iluminación. Por eso no me extrañó encontrarmelo enrredando entre un montón de lámparas en la Brocante de Port de Lanne, cerca de Peyhorade, en las Landas francesas. (Para ver más fotos de Port de Lanne os recomendamos este post del Blog Etxecodeco).

IMG_1793

 

Cómoda mejorable que se vendía a 350€. Las mesas extensibles de atrás eran una ganga...

Cómoda mejorable que se vendía a 350€. Las mesas extensibles de atrás eran una ganga…

Les estaba echando un ojo a estos dos supuestos huevos de avestruz de la foto inferior, que son en realidad la parte de abajo de dos lámparas “Maison Charles” de los años 50 a las que un desaprensivo ha eliminado el tubo de latón y los casquillos…

restos de dos lámparas maison Charles, con su estampilla en la base.

restos de dos lámparas maison Charles, con su estampilla en la base.

“Coucou, chérie!” me grita el mono, que se me ha vuelto a disfrazar de Jean Paul Gaultier, con su camiseta a rayas -añadiendo a todo ello una boina y un foulard de seda. Amalita y su amiga Nanette están distraidas discutiendo el precio de este banco Luis XVI (900€, una ganga si verdaderamente es un auténtico canapé del XVIII) que según ellas fue repintado de negro en la época de Napoleón III porque “en el dieciocho no se pintaba en negro”. A pesar de que ninguna de las dos tiene intención alguna de comprar el banco, el debate con el señor anticuario es a muerte, porque lo importante, es tener razón….

IMG_1787

Pantaleón, que habla ya afrancesado, me dice que ha comprado un par de butacas “muy simpáticas” y un candelabro “superbe” y que se va casa ya a darse “una pequeña ducha” (???). Me pregunta qué he comprado. Poco, la verdad. Algunos encargos y este espejo cuyo mayor mérito es ser muy decorativo…

IMG_1804

Pío se ha comprado una reja antigua (35 euros de precio pero mas de 35 kilos de peso. Creo que el traslado al coche desde el puestecillo del buen señor que la vendía fue un auténtico via crucis) a la que el herrero de Vera de Bidasoa añade unas patas y convertimos en mesa de jardín (aún le falta el cristal)

IMG_1827

Le cuento a Pantaleón que en pocos días nos vamos ya a Marbella, a ver a mis padres y le pregunto qué planes tiene él. “¿Marbella?” pregunta con cara de haber olido algo podrido “Ah, non, Marbella no. Marbella j’aime pas” me dice “es como Majadahonda pero con mar”. Yo, que personalmente no le veo problema alguno a Majadahonda, y menos aún si tiene mar, me voy doblemente encantada. Primero por ir, y segundo por librarme del pelma del mono que sigue diciendo que el veraneo es agotador, que todo está lleno de gente y que todos enseñan demasiada carne y “sobre todo, chérie, demasiado pie”.

Así que el pie lo traslado al sur de España y lo meto en el frío mar Mediterráneo, que me gusta porque en cuestión de mares, no soy tiquis-miquis: me gustan todos. Nos reciben con una cena en el jardín. Hay puestas dos mesas distintas, ambas con un mantel de tela de saco. La primera en rojos y verdes…

IMG_1881 IMG_1885 IMG_1880

Y la segunda, mi favorita, en beige y blanco…

IMG_1893

 

IMG_1895

Con unos preciosos bajoplatos de mimbre decorados con peces y unas ranitas, también de mimbre, a las que les pusimos un poco de hiedra dentro…

IMG_1901

IMG_1898

La lámpara nos solucionó muy bien el problema de la iluminación del jardín. Las puedes encontrar similares a esta, por un precio de 45€ cada una en San Pedro de Alcántara. Las fabrica Antonio Ortiz, que suele tener un puesto en el mercadillo de San Pedro los jueves y el de Banús los sábados (tel 629 492496). Las puede hacer en todos los colores que queráis y las envía. Nos gustó especialmente este amarillo mostaza que tenía en su taller… (si no contactáis con él escribidnos y os lo gestionamos nosotros)

IMG_1994

Donde podéis encontrar no solo lámparas….

IMG_1997

Sino todo tipo de cerámica malagueña y estilo granadino a precios muy buenos…

IMG_1984 IMG_1989 IMG_1995  IMG_1992
Haciendo el “tour decorativo” de la costa del sol me acerqué un día a La Tartana, la famosa tienda que el genial Jaime Parladé tiene (o mejor dicho tenía, porque la está quitando…) en la carretera de San Pedro a Ronda. Queda poco pero aún se ve su toque mágico en muchas cosas. En una mesa auxiliar con tapa en tela de petit point y grandes chinchetas de bronce, en las alfombras y telas sabiamente colocadas en las paredes, e incluso en estos armarios – no se sabe bien si en forma de faro o chimenea – que hizo en la parte de atrás de la tienda…

IMG_1949 IMG_1950

Creo que son los mejores armarios de esquina que he visto nunca…

Y allí, en la Tartana, rebuscando entre las telas de “China Seas”, ¡a quien me encuentro si no es a Pantaleón! Y Pantaleón de incognito, con gafas de sol Jackie Onasis y el sombrero de Panamá calado hasta las amígdalas.

“¡Pantaleón!” exclamo.

“Chsssst!!!!!” ordena mirando a izquierda y derecha y señalando que me acerque con el dedo. “Estoy de incognito” me dice “me he escapado”.

“¿De donde?” pregunto

“De la finca que Marita San Esteban tiene en Castelar de la Frontera” me dice.

“No puedo más” confiesa “me pareció que el campo era más elegante que esta especie de Majadahonda sur mer que tú frecuentas y Marita es simpática… pero se fue un mes a California el año pasado y ha vuelto enloquecida” dice “nos levantan a las seis y media para hacer Tai-Chi, sólo dan comida macrobiótica, no hay alcohol, no hay cotilleos, – nadie viene a visitarnos por lo mal que se come -no hay pastillas – allí te curan hasta el ébola con barros y tisanas – todos se meten a la cama a las nueve y sólo se oyen los grillos… y encima ¡se rezan tres rosarios al día!” termina con cara de pena.

Dudo por un momento si dejarle allá abandonado en su comuna mísitico-aristocrática de Castelar poniéndose tibio a alfalba y miel de ágave, pero tengo buen corazón y me lo llevo conmigo de vuelta a casa…

Visto lo visto, su retorno no es malo. ¿Qué tal vuestra rentrée?

Castelar de la Frontera

Castelar de la Frontera

PD: Como ya anuncié en Agosto, tenemos concurso para los Pantaleón-adictos. El espejo redondo negro y dorado que compré en Port de Lanne será para el primero que, ESTANDO SUSCRITO AL BLOG (os podéis suscribir ahora poniendo vuestro mail en el recuadro superior derecho indicado para ello) conteste antes – y correctamente – a las siguientes seis preguntas (advierto, son preguntas para lectores empedernidos del blog…):

1.- ¿Cómo se llamaba la cocinera que cuidaba de Madame Champignon cuando era pequeña?

2.- ¿De qué pueblo es Abelardo el portero?

3.- ¿Donde estaba el Palacio de la familia materna de Pantaleón? (o al menos donde dice él que estaba…)

4.- ¿Qué es lo que tiene miedo a perder la amiga de Amalita H d C – la argentina amiga de Pantaleón – si se divorcia de su marido?

5.- ¿Cómo llaman mis amigas a mi busto de escayola blanca?

6.- ¿A quien teme Pantaleón?

Todas las respuestas están en el blog. ¡Buena suerte a todos! El ganador se anunciará la semana que viene…

 

 

 

 

 

 

Tags: , , , , ,

« Older entries § Newer entries »

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.