Nicky Haslam

You are currently browsing the archive for the Nicky Haslam category.

“Así que mi amigo Pepe se encargó una casa por teléfono en las profundidades del campo Argentino” me dice Pantaleón “¡por teléfono, darling, por TE-LE-FO-NO!!! I tell you!” hace una pausa teatral y cierra los parpados con cara de dolor “Y no uno de esos que mandan fotos o hacen videoconferencias, ¡nooo!” continua “¡no! Uno clásico, de los que están pegados a la pared y tienen esos cable-tirabuzón que se enredan con todo…!”

Sí, sí, que lo pillo. Lo que viene siendo un teléfono.

House & Garden marzo de 2016, Davide Lovatti

“….y entonces le llamaron cuando ya estaba terminada y le preguntaron que de qué color quería pintarla. ¡Color! ¡le preguntan el color a un tipo que encargó una casa entera sin planos ni fotos a un albañil de las profundidades del Chaco! Y claro, como le dá igual todo dijo que la pintaran del color que fuera allí costumbre”

“Y ¿de qué color la pintaron?” pregunto

“Rosa”

“¿Cómo?”

“Rosa” repite Pantaleon.

Pues el albañil de las profundidades de El Chaco resultó ser un genio porque rosa es ahora lo más. El color de moda. El que va con todo. El que todos quieren. Lo más chic.

Comedor Rosa de Mathilde Agostinelli por Jacques Grange.

Y sí, yo también tenía mis reticencias habiendo pasado la mejor parte de mi infancia en una bombonera rosa y blanca por arte de Colefax & Fowler y mi santa madre, pero era un prejuicio infundado. En estos momentos estoy 100% convencida de las bondades de un salón rosa.

Alessandra Branca, Kips Bay 2016

Para empezar, te hace mejor cara. Lo prometo. La primera vez que oí – bueno mejor dicho leí- eso fue en un libro de Nicky Haslam (“Sheer Opulence”) en el que Nicky decía con una autoridad y seguridad apabullantes que él ponía algo de rosa en todos los cuartos porque le hacía a uno mejor cara. Y el mono y yo, lupa en mano, pasamos horas, como quien busca a Wally, buscando obsesivamente el toque rosa en todo interior de Haslam, para comprobar la veracidad de la afirmación. Y sí, soy consciente de que la gente normal no lo hubiera hecho, pero mi mono no es normal y ¿you know what? sospecho que yo tampoco.

Casa de Carolina Herrera Jr., Elle Decor

Horas más tarde, yo medio bizca y el mono con jaqueca, estabamos a punto de presentar una queja formal a la editorial del Haslam porque había muchos sitios donde el rosa brillaba por su ausencia, y uno no puede hacer afirmaciones categóricas como esa de cualquier manera… cuando al seguir leyendo veo que el chico Haslam este va y dice que el toque rosa muchas veces está ¡en las bombillas! que él pone bombillas rosas para mejorar la luz y que dé la ansiada buena cara.

Jaime Parladé

Más Jaime Parladé. Excepcional rosa. AD España.

Y ahí es cuando yo comprendí que la ansiada sabiduría decorativa reside en las profundidades rurales de nuestros paises porque cuando yo era pequeña, antes incluso de vivir en la bombonera rosa, era cuidada por mi adorada Antonia, oriunda de La Cumbre, un pueblo a unos 10 km de Trujillo. La delicatessen local es el higo chumbo. Y el port aventura autoctono es una inclinación de piedra lisa tipo tobogán donde te tiras con una rama entre las piernas y que recibe el nombre de arrastraculos. Es el sitio donde he sido más feliz en mi vida. De allí era mi Antonia, que nunca había visto el mar hasta que cumplió los 40 y lo vio conmigo, mico enano, de la mano. Gran momento.

Chumberas y rosa, espectacular combinación.

Pero me distraigo. A lo que voy: hete aquí que su mico enano (yo) enfermó de sarampión y Antonia, diligente ella, se puso manos a la obra. Cuando mi madre volvió a casa me encontró vestida con un pijama rojo, envuelta en una manta roja, con un lazo rojo en el pelo, en un cuarto de luz roja gracias a los pañuelos rojos que cubrían toda lámpara y bombilla. Eso es lo que se hace en La Cumbre para curar el sarampión (o para que no se vean los granos… )

Allí descubrí que la luz rosada hace maravillas. Así que Haslam tiene razon. Ha debido veranear en La Cumbre. Y el resto del mundo ha amanecido ahora, en el 2017, a lo que Haslam, Antonia, Pantaleón y mi madre ya sabían desde hace tiempo: el rosa lo mejora todo. Mi primer contacto con el salon rosa fue este de Veere Greeney…

“Me pareció muy audaz” confiesa Pantaleón.

A mi también. Me gustó muchísimo pero pensé que era por la tela a grandes cuadros azules que siempre me ha gustado, el maravilloso ventanal, el contraste en blanco…

“Pensaste que quedaría igual de bien aunque hubieran pintado la pared de otro color, ¿a que sí?” me pregunta el mono.

Pues sí, tiene razón, lo pensé.

“Y es precisamente el rosa lo que la hace interesante…”

Veere Grenney, The Temple

Nunca lo hubiera pensado pero parece que es así. El genial Daniel Romualdez acaba de decorar las oficinas de Lauren Santo Domingo (Moda Operandi) en Nueva York, y ¿de qué ha pintado las paredes de una oficina? De rosa

Daniel Romualdez, oficinas de Moda Operandi en NY

Y esta silla es doblemente magnífica por ser rosa…

Silla Julius disponible, entre otros en la web de Dering Hall (US) o Duistt (Portugal)

Y el año pasado el hit de la restauración Londinense, Sketch, triunfó siendo rosa…

Sketch London

“Y ya hemos visto que los grandes Parladé, Jacques Grange, Haslam, trabajan el rosa” le digo a Pantaleón.

“Y Hicks, darling” me dice el mono “ya desde los 60”

David Hicks, via Domino.

Más Hicks. Maravilloso rosa empolvado.

“…Y Alessandra Branca, y Miles Redd…”

Miles Redd

“Pero hay claves para usar el rosa con éxito” me dice el mono

“¿Ah sí?” me intereso.

“Sí” me dice “fijate en las fotos. Para empezar a hablar siempre un toque de negro. Si no el rosa se vuelve cursi…”

Aquí Ben Pentreath, del que normalmente somos muy fan, se olvida del toque negro y pasa lo que pasa.

“Si se puede también algo rojo…”

“¿Como cuando el sarampión?”

“Como cuando el sarampión” confirma el mono

Manfredi della Gherardesca, rojo en las sillas negro en suelo y lámpara. AD.

 

El inefable Howard Slatkin (¿os acordais de él? Ver Howard el Inclasificable) Negro en rodapie, lámpara y suelo.

“Muy, muy chic con algo de dorado” añade el mono

 

Platos de Suite One Studio

So Haute

“Y para modernizarlo del todo…”

“¿Qué? ¿Para modernizarlo qué?”

“Hummmm… averigualo tú sóla, darling” me dice el mono didactico “mira las fotos de arriba, ¿qué es lo que saca el rosa del siglo XX y lo coloca rabiosamente presente en el XXI…”

Vuelco los ojos sobre las fotos de arriba… casi lo tengo, pero Pantaleón no se resiste a darme una pista: “Algo que siempre han sabido los toreros darling… rosa y…”

“¡Amarillo!!!!” Contesto como quien completa el Rosco de Pasapalabrá.

Y voilá: amarillo

Kit Kempt, House and Garden

Y todo esto hace tiempo que se sabe en El Chaco, Argentina y en La Cumbre, Cáceres.

Y nosotros aquí, yendo de listos.

¿Os atrevéis con el rosa?

PD: Si os gusta Pantaleón ¿nos haríais un favor? Compartidlo en redes sociales, contadlo a vuestras vecinas y amigas… ayudadnos a reclutar más Pantaleon-fanatics!! Por favor. Si nos odiais… ponednos verdes!! siempre caerá un nuevo fan aunque sea por llevaros la contraria!

 

 

 

Tags: , , , , , , , ,


La situación económica de Pantaleón es como lo del triángulo de las Bermudas: un misterio. Dice que está tieso, pero vive como un pachá.

Odd rocker

La mia, sin embargo, no deja lugar a dudas. Vivo al borde del abismo. Por ejemplo, hoy 4 de junio, en mi cuenta bancaria solo hay telarañas. Y para terminar de arreglarlo el sábado dí una cena en casa y me dejé una vela encendida encima de la chimenea…

IMG_1021

Para cuando me dí cuenta había quemado la pared del comedor. Seguidamente – porque era uno de esos días – se me cayó una bandeja entera llena de copas de agua y vino.  Resultado de la infausta noche: media pared del comedor calcinada y las paredes del hall, que antes eran grises, ahora son grises con motas burdeos (o Ribera del Duero para ser más exactos).

Así que tiesa, con Hacienda reclamando su impuesto revolucionario anual (el IRPF), el coche en el taller y pintura doméstica pendientes, quizás sea un buen momento para hablar de “Decoración de crisis”. Por ejemplo, está claro que no será éste el año en el que podamos cambiar la mesa de delante del sofá….

4_mesas_lack_mejor

Que como véis son en realidad 4 mesas LACK, de IKEA, puestas juntas. Desembolso total 40€ (porque han subido, cuando las compré estaban a 4,99€).

Esta idea tiene algunas cosas buenas: por ejemplo que no sufres nada con los cercos de las copas, las rayaduras y demás imprevistos. En el peor de los casos la sustitución de una de las LACK son diez euros. Otra cosa buena es que sean cuatro mesas y no una grande, porque se “disgregan” en caso de necesidad y despejas muy bien el espacio. También son cómodas para comer en bandeja delante de la tele, cada uno se mueve su propia mesa a donde quiera. Pero dicho esto, let’s face it: hay cosas mejores.

Encima de la mesa hemos colocado un tablero de madera con 4 espejos LOTS (también de IKEA) pegados a una tabla (Leroy Merlin) y un “potiche” con unos brezos secos dentro. Lo del espejo es solo por unificar un poco las 4 mesas y que no resulte tan obvio que son cuatro colocadas juntas. De los espejos LOTs os hablamos en su momento (ver post Ikea Glam) pero no fuimos capaces de encontrar una foto que les hiciera justicia. Pantaleón la ha encontrado y es ésta de Eddie Ross (intentad ver la pared obviando el resto)…

Eddie Ross. Pared de espejos LOTS de IKEA. Cinco euros por cada cuatro espejos. Vienen con sus pegatinas para pegar a la pared.

Dan un resultado estupendo. Nosotros los hemos usado para tapar el fondo de nuestra falsa chimenea…

Chimenea_casa

La decoración de crisis pasa por el “tuneado”. Tanto del objeto nuevo y barato como del “vintage”. No hay mueble, por feo que sea, que no se beneficie de una buena dósis de pintura blanca. Y no hay nada más barato que lo que tienes en el trastero. Con esto en mente y con tus dos manitas, hay muchas cosas que hacer sin tener que romper la hucha de cerdito… Simplemente hay que mirar las cosas con ojos nuevos.

Por ejemplo, nosotros soñabamos – desde hace tiempo – con un barómetro. Como somos así, sencillitos, no lo buscabamos digital y de Teletienda, no, lo queríamos francés y de finales del dieciocho. Así que rondábamos la tienda del experto en barómetros, Arnaud Catel, en el Marché Biron, de las pulgas de París como almas en pena…

Barómetro Luis XVI, en venta en la tienda del anticuario Arnaud Castel

Barómetro Luis XVI, en venta en la tienda del anticuario Arnaud Catel

En el estado actual de nuestras finanzas (yo, a punto de ser intervenida por la Merkel y Pantaleón fingiendo que lo está ya) los precios nos dejaban fuera de juego. Miramos todo. Horas enteras en la web de los anticuarios franceses buscando algo que nos gustara y pudieramos pagar. Y un día, enredando en la tienda de Marcos Mota en Bilbao, encontramos una caja con marcos antiguos que Josean nos dijo que había sacado de la trastienda para una señora que quería hacer una pared entera de marcos antiguos distintos y que luego quedó en nada… Como era Navidad, Josean, que es adorable, nos regaló uno de los marcos. En concreto éste…

marco barometro

Nada más verlo, supimos que ese marco quería ser barómetro. Así que rebuscamos por rastros y mercadillos, hasta que un domingo, en un mercadillo infecto cerca de San Juan de Luz, encontré esto rebuscando en un cesto de “Todo a 2€”…

barometro2

¡¡10 cm de diámetro y funcionando!! Cabía en el marco perfectamente…

barometro3

Con el hallazgo de vuelta a Marcos Mota donde me lo enmarcaron en charol negro para darle un “toquecito” punk a mi cursilísimo invento, et voilá! Aqui tenéis nuestro barómetro del (ejem!) XVIII. Desembolso total: euros dos.

barometro terminado

Un amigo de Pantaleón, que consume libros como Richard Burton consumía whiskys, nos pidió ideas sobre cómo hacerse con una libreria BBB (buena, bonita y barata). Le mandamos esta foto de una de nuestras lectoras, Mónica A., que ha dado gracia a unas Billy rojas de IKEA pintando la pared de atrás del mismo color….

Biblioteca Ikea Monica

El mundo Ikea tuneado siempre es una opción. La Billy es un clásico, eso sí, “personalizada” mejor. El empapelado el fondo es una opción buena y efectista. Puedes ser todo lo “lanzado” que quieras, porque como pondrás libros, el papel del fondo no se verá mucho…No tienes ni que “empapelarlo” de verdad. Unas grapas y un poco de cola bastan. En Leroy Merlin tienes unos papeles a rayas que no están mal por 18€ el rollo de 10 metros.

billy-bookcase123

Si te apetece algo un poco más moderno en internet hay ideas fantásticas. En el blog “Little Green NoteBook” (cuyo descubrimiento agradecemos a nuestra lectora Silvia G.) encontramos una fantástica idea para la estantería Vittsjo de IKEA, que implica sólamente: 1.- La estantería Vittsjo (obviamente) y 2.- una lata de pintura en spray (sí, lo sé, nosotros y las latas de pintura…). Mirad:

colorful-vittsjo-shelving

El resultado es estupendo ¿a que sí?- Como el amarillo “anti-taurino” no nos acababa de convencer y nosotros somos más 50’s, quisimos ver si era posible hacer una versión dorada de la Vittsjo, un poco reminiscente de las míticas librerías que Billy Baldwin diseñó para Cole Porter….

"Étagère" diseñado por Billy Baldwin para Cole Porter a la derecha de la imagen

“Étagère” diseñado por Billy Baldwin para Cole Porter a la derecha de la imagen. Via The Peak of Chic

Y efectivamente, como internet es así, un alma generosa ya lo ha hecho y nos muestra qué pasa con la Vittsjo y un bote de pintura spray en dorado: Aqui va:

Ikea Billy Baldwin

Fantastic, ¿a que sí?

Lo malo de lo del spray dorado – advertimos- es que genera adicción. Que se lo digan a mi madre, que nos organizó unas Navidades doradas, allá por mediados de los ochenta, con toda la producción de piñas de la península ibérica bien pintaditas de dorado… Pero, ya que tienes el spray, sáquemosle partido ¿Y noooo?. ¿Qué te parece, por ejemplo, personalizar unos marcos RIBBA (también de IKEA) siguiendo con nuestro look negro y dorado?…

Marcos RIBBA con esquinas doradas

Marcos RIBBA con esquinas doradas

Y si no eres fan del spray (ni tampoco del dorado) tenemos otras opciones rustic-chic. En el House & Garden de Mayo de 2013 nos quedamos fascinados con la barra del hote Botanique, en Campos do Jordao, Sao Paulo…

Vía House & Garden

Vía House & Garden

Cajas de madera pintadas. Un deco-lego de cajas con resultados extraordinarios. Estas de arriba parecen grandes, pero ¿y esto otro?

cajas-madera

Lo de arriba parecen cajas de fruta… estoy segura de que una excursión a MercaMadrid puede dar como resultado el hacerse con unas cuantas, quizás incluso gratis o cuasi-gratis. Lo importante es que sean todas iguales….

 

libreria_cajasvino

¿O igual no?

cajas-vino (1)

Importante ponerlo con gracia, tunearlo un poco y quízás incluso colocarle unos buenos apliques con aspecto industrial. Unos similares a los de la primera foto los puedes encontrar en “Better & Best” en la salida 19 de la Nacional I (C/ Lanzarote nº 28, San Sebastián de los Reyes). Con imaginación y buena mano esta librería de cajas puede servir. Hombre, no es para el salón del palacio de Liria, pero para una casa de campo, un cuarto de niños, una casita cerca de la playa… Para eso sí.

Y siguiendo con el tuneo: Cuando no puedes “ejercitar la muñeca” escriendo cheques, ejercitala con un “magic marker”…

AT_harrydiy

AT_IMG_4237

2012-09-19-lampshade-DIY

Las pantallas, a las que dedicaremos un post en solitario, son una de las formas más fáciles de “actualizar” un look. Y su proceso de “personalizado” está al alcance de los más torpes… Pintar una raya es así de fácil….

lamp-shade-marker_300

Dejar la raya en blanco es el mismo procedimiento pero cubriendo con cinta de carrocero la parte que no quieras pintar. No hace falta usar pintura especial para tela, parece ser que todas sirven siempre que mantengas el mismo nivel de “saturación” (esto es, que la tela “chupe” igual cantidad de pintura por todas partes).

before_and_after_of_shades

Si incluso así no te atreves, hay un tuneado de pantalla facilísimo apto para lo más vagos: pegar una cinta aislante. ¿Cómo? Así…

pantalla con cinta aislante

La ejecución es mejorable porque lo hicimos en un arrebato de impaciencia (y con duda de si teníamos suficiente cinta aislante) pero creemos que las pantallas (de IKEA, what else?) quedan mejoradas con su bordecito negro arriba y abajo. Dificultad: apto para “manitas de cerdo” como nosotros y duración total de la operación 10 minutos. Lo recomendamos.

La crisis, el tiempo inestable, la deficiente programación televisiva y una cierta querencia hacia todo bote de pintura a nuestro alcance están convirtiéndonos, al mono y a mi, en un par de obsesos del deco-bricó. Este fin de semana, sin ir más lejos, combatimos la incensante lluvia del norte “haciendo” corales rojos con unas ramas secas de peral… (perdón por la calidad de la foto, en eso, lamentablemente, no mejoramos)

ramas pintadas

 

La idea de pintar ramas de rojo no es nuestra…

la foto (54)

coral-ramas

IMG_0839

Sino del genio, Nicky Haslam, de quien ya os hablamos en el post sobre su Hunting Lodge. Nicky tiene unos clientes super-millonarios y escribió un libro de decoración llamado “Sheer Opulence” (pura opulencia) así que en principio no parecía la fuente idónea para ideas baratas. Un tío que forra paredes con cuero repujado no parece que esté precisamente “mirando el céntimo”. Así que cuando en artículo publicado en un House & Garden ochentero vi esta lámpara suya, asumí que era de coral…

nicky haslam ideas

Not so. Nicky explicaba allí que la lámpara no es otra cosa que un ancla (sí, un ancla, de barco) electrificada con unas cuantas ramas de peral y todo ello bien pintadito con un spray blanco para carrocería de coche. Leí eso y fuí suya para siempre. El hombre era un genio. Lo de atrás, by the way, es una fotocopia de una ilustración de libro envejecida con té y enmarcada con forma de perfil picassano…Otra de sus maravillosas ideas. En su apartamento de Londres se hizo una mesa bufé con una tabla, dos caballetes y un trozo de tela a rayas que le sobró de un proyecto…

nicky haslam ideas3

En la entrada, composición con urna de fibra de vídrio y unos “pergaminos” que no son más que cartulinas blancas enrrolladas y atadas…

nicky haslam

A estas alturas de lectura, Pantaleón y yo ya estabamos totalmente entregados, pero llegó el “tour de force”. Sobre una tela de loneta blanca de doble ancho pidió a un amigo que le pintara un “falso picasso” con el que tapizó estos cuatro taburetes…

nicky haslam ideas2

Juntos, componen un “Picasso” (y sirven de coffee table para delante del sofá) separados, simpemente una tela abstracta moderna tapizando 4 asientos extra para una reunión en la que no hay asientos para todos. Absolutamente genial.

Nicky, antes de tener por cliente a Mick Jagger, combinaba una pasión por la decoración con una cuenta corriente justita. Estas genialidades son fruto de la combinación del buen gusto y la imaginación con unos bolsillos medio vacios. Que esto de los bolsillos vacíos nunca sea vuestro caso, pero si alguna vez lo fuera…¡ojalá que el resultado sean genialidades como éstas!

 

PD: Animaos a mandar fotos para el mercadillo Pantaleónico! Es la oportunidad de “hacer caja” vaciando trasteros o deshaciendote de eso que te fascinaba tanto y ahora te ha dejado de gustar… anímate.

 

PD2: Pantaleón y yo echamos de menos a algunos de nuestros antiguos lectores y comentadores…Sí, nos fijamos cuando no estáis… No sabemos nada, desde hace un tiempo, de Calinetta, ni de Luis R., ni de Cristina PR, JMGB, Moketxes, Rocío G, Oliva, Redbee, Pantaleona, María la profe de literatura… a algunos no os hemos visto en la vida ni sabemos vuestros nombres reales, pero ¡os echamos de menos!

 

 

 

Tags: , , , , , , ,

Pantaleón lleva un rato refunfuñando. Me dice que hago una “soberana tontería” escribiéndoos hoy sobre el Hunting Lodge porque “Todo deco-amateur digno de ese nombre” afirma convencido “conoce ya de memoria el Hunting Lodge”. Pero como yo creo que vosotros, nuestros maravillosos lectores, sois gente normal en perfectas condiciones de salud mental – y no unos freakies como nosotros, que gastamos en revistas y libros de decoración lo equivalente al PIB de un pequeño país del tercer mundo – deduzco que es posible que se os haya pasado la existencia de esta joya. Y aquí estoy: dispuesta a solucionarlo. Esto de aquí abajo es el Hunting Lodge.

Fotografía de Simon Upton, vía the Wall Street Journal

Fotografía de Simon Upton, vía the Wall Street Journal

Este pequeño pabellón de caza, propiedad del National Trust inglés, fue construido en el siglo XVI como pabellón de recreo y descanso para el rey Enrique Tudor, quien cazaba habitualmente en los bosques que lo rodean. Se cuenta que fue aquí donde Arturo, el Príncipe de Gales, conoció a su prometida, la española Catalina de Aragón, hija de los reyes católicos. Puede que fuera un encuentro muy romántico, pero luego, por piruetas del destino, la pobre Catalina no se casaría con el buen Arturo, muerto prematura e inoportunamente, sino con su hermano Enrique, que como marido, dió muy mal resultado. Sí, me temo que estamos hablando del infame Enrique VIII.

huntinglodgejardin2

Mucho tiempo después, en 1947, el pequeño pabellón de caza recibió a otro huesped legendario: John Fowler, el llámado “príncipe de los decoradores” (Pantaleón moriría por tal título). John, fundador junto con Sybil Colefax de “Colefax & Fowler” es una de las leyendas de la decoración. Vivió en el Hunting Lodge, al que adoraba, hasta su muerte en 1977. John legó el Lodge al National Trust inglés, y como la historia es así, en 1978, como inquilino del National Trust, se hizo señor del Lodge otra leyenda de la decoración: Nicholas Haslam.

Nicky Haslam en el Hunting Lodge, foto de la revista Veranda, marzo-abril 2013

Nicky en su versión “gentleman farmer” en el Hunting Lodge. Imagen Via Veranda, marzo-abril 2013

Nicky Haslam es todo un carácter. Decorador de estrellas de cine, rockeros míticos, realeza centroeuropea, aristócratas ingleses y millonarios rusos por igual, dice que no se pierde una fiesta por nada del mundo. Él mismo reconoce ser un cotilla impenitente, aunque luego no tiene más que cosas buenas que decir de todo el mundo: todos son “simply divine”, “absolutely fabulous” o “enchanting children”.

Según sus memorias, “Redeeming Features” (que son una fuente inagotable de cotilleo y chismes divertidos) Nicky se inició en el camino de la decoración a los 13 años, cuando estando postrado un año en la cama por un ataque de polio, le regalaron una casa de muñecas (???) que decoró y redecoró varias veces. Comprendió que eso era lo suyo.

Ahora Nicky publica un nuevo libro de interiores (el anterior “Sheer Opulence” merece la pena) sobre su adorado Hunting Lodge, y con motivo del libro, fotos del Lodge han aparecido en al menos tres de las grandes revistas de decoración en el último mes.

Fotografía de Simon Upton. El papel de la pared es el original que puso John Fowler

Fotografía de Simon Upton. El papel de la pared es el original que puso John Fowler. El busto del regordete ha cambiado de sitio… Fijaos, ¡lo volveréis a ver después!

Nicky, que va vestido de rockero la mitad del tiempo y de Lord inglés la otra mitad, es un excéntrico “Old Etonian” que considera que es importante conocer las reglas para poder romperlas todas. “Nicky” admite Pantaleón “es ciertamente un rompedor, pero tiene respeto por la Historia y ha sabido mantener en el Lodge mucho de lo hecho originalmente por John Fowler”. Típico que Pantaleón ignore el nombre de la mayoría de los presidentes de Estados Unidos pero considere que John Fowler, decorador, es “Historia” con H mayúscula.

Es cierto que Nicky Haslam ha conservado, por ejemplo, el papel de la escalera que veis en las fotos de arriba y de aquí abajo que data de la era Fowler y que Nicky dice que pegaba y repegaba con mimo cada vez que se “pelaba” un poco, hasta que convenció al fabricante para que le rehiciera el mismo dibujo en nuevo.

The Hunting Lodge, escaper. Papel de John Fowler

Escalera de subida al piso de arriba con el famoso papel. Foto vía Lonny Magazine

El color de las paredes del salón que veis abajo también data de los tiempos de Fowler…

The Hunting Lodge, Nicky Haslam

Parece un color ocre pero según Nicky es más bien rosa, y fue el resultado de una antigua técnica de mezclar pintura al temple con sangre de buey. Parece ser que esta extraña mezcla se usaba mucho para pintar las casas porque se dice que espanta a la moscas. A Nicky le gusta el rosa. De hecho en su libro “Sheer Opulence” dice que todo cuarto ha de tener algo de color rosa porque hace “a la gente más guapa”. Incluso recomienda pintar las bombillas de las lámparas de color rosa para que den una luz más favorecedora. Yo aún no lo he probado, pero si es cierto que con bombillas rosas se puede abandonar la crema antiarrugas es como para pensárselo…

The Huntng Lodge, Nicky Haslam, photograph by Simon Upton

Foto de Simon Upton, otra vista del salón

Este salón, en su aparente descuido, es una lección maestra de qué hacer con poco dinero en el salón en una casa de campo. Fijaos en las fundas blancas de los sofás, resultan apetecibles en verano y como son desenfundables puedes meterlas en la lavadora si sufren con el barro del invierno. Apostaría a que tiene un set de quita y pon, y no me extrañaría nada que estuvieran hechas con tela sobrante de un proyecto o incluso con sábanas o colchas viejas. Los sofás, bajitos y con un buen fondo, parecen quererte acoger. Los almohadones descuidadamente “abollados”, dan la sensación de que se acaba de levantar alguien. Son sofás donde no da pudor dejarse caer. Fijaos en la mezcla de telas “sobrantes” que se adaptan perfectamente las unas a las otras, y en el pequeño banco que sustituye a la mesa de centro y que puede servir de asiento extra en caso de necesidad. Fijaos también en las consolas de detrás de los sofás, llenas de ese fantástico batiburrillo de objetos diversos. Tienen la doble función de añadir interés a un cuarto que, de otro modo, podría resultar anodino y hacen que, cuando uno se siente, no se vea sólo una cabeza sobresaliendo del asiento del sofá en primer plano y una pared detrás (que hace feísimo). Las mesas auxiliares son redondas; esto, por un motivo matemático que Pantaleón y yo desconocemos (quizás por carecer de esquinas) ocupan menos visualmente y facilitan el paso cuando andas justo de espacio.

The Hunting Lodge, Nicky Haslam, foto de Simon Upton

Foto de Simon Upton

La mezcla de todo os puede parecer descuidada, pero pensar eso es no conocer a los ingleses. El descuidado look “country house” lleva detrás más horas de estudio que un opositor a notarías.

La colección de sanguinas de Haslam, complementa perfectamente el rosa roto de la pared y ¡el busto del inglés regordete es maravilloso!. Si os fijáis en la primera foto del salón, veréis que para controlar la sensación de desmadre que todo esta mezcla podría producir, Haslam utiliza como un maestro el truco de la simetría. Al lado opuesto del salón la misma imagen y composición, con otras sanguinas y un busto de María Antonieta que, según él es “una muy buena copia de finales del XIX” de un famoso busto del dieciocho. Los dos sofás, dos mesas redondas, dos lámparas iguales, son más ejemplos de una perfecta simetría que controla el caos.

Abajo el hall de entrada:

Hall de entrada en la actualidad, Foto de Simon Upton. La foto está sacada desde otro ángulo que la anterior y me ha costado "entender" cómo pueden ser el mismo sitio. Fantástico el suelo de barro.

Hall de entrada en la actualidad, Foto de Simon Upton. Fantástico el suelo de barro.

El Hunting Lodge es pequeño. Apenas tiene una cocina, un comedor, un salón y una pequeña biblioteca en la planta baja y dos cuartos y un cuarto de baño en la de arriba, pero parece estar lleno de recuerdos. Como la colección de porcelana que Anabelle Astor (la madre de Samantha Cameron la mujer del primer ministro inglés) regaló a Nicky, unos dibujos de sus amigos David Hockney y Lucian Freud, los planos originales del palacio que el pueblo inglés pensó en construir a Lord Wellington para darle las gracias por haber acabado con Napoleón (y que nunca llegó a construirse por ser demasiado caro) o un cuadro de su madre con sombrero…

Nicky Haslam, retrato de su madre en la biblioteca del Hunting Lodge

¿Os habéis fijado? Las estanterías son unas Billy de Ikea o como poco unas “primas” cercanas…

Captura de pantalla 2013-03-14 a la(s) 20.13.42

En la imagen de arriba (detalle de la mesa del hall de entrada) podéis ver, al fondo, un trozo de los planos para el palacio de Wellington de que os hemos hablado. Delante de éstos, autorretrato de Cecil Beaton, bosquejo de David Hockney y grabado de Lucian Freud, todos ellos regalos a Nicky de estos amigos suyos…Preciosos los candeleros, ¿no os parece?

El comedor es uno de los pocos sitios que Haslam cambió un poco con respecto de la estructura de Fowler. Parece ser que tiró un tabique para ampliarlo un poco e hizo pintar en las paredes un motivo floral copiado de una tela de Colefax & Fowler en homenaje a John Fowler:

The Hunting Lodge, foto de Simon Upton

Detalle de la pared del comedor, pintada con un motivo de una tela de Colefax & Fowler como tributo de Nicky a su ilustre predecesor. Foto de Simon Upton vía the Interior Archive

En un claro ejemplo de eclecticismo “Haslamiano” la columna de abajo es una columna de piedra francesa del siglo XVIII pero la urna colocada encima es una reproducción den fibra de vidrio de un original de la misma época:

The Hunting Lodge, Nicky Haslam, foto de Simon Upton

Comedor del Hunting Lodge, NIcky Haslam

El pequeño comedor

Las galerías de las cortinas son otro homenaje a John Fowler, creador de algunos de los más espectaculares cortinajes de toda Inglaterra. John diseñó esta galería para el Hunting Lodge para complementar la forma de las ventanas emplomadas tudorianas…

Foto de Simon Upton

Foto de Simon Upton

Fijaos en la pequeña mesa camilla de arriba. En el salón hay otras dos: cuando no hay pasta para mesas siempre es una opción acudir al baratísimo DM y, con un poco de tela, hacerte una mesa camilla. Si la casa es pequeña además sus faldas ofrecen “almacenaje extra” porque sirven para esconder todo tipo de cachivaches. ¿Que no son modernas? En otro post más adelante os demostraremos que sí pueden serlo.

La idea de la galería de cortinas siguiendo la forma de la ventana y pegada al techo (como os enseñamos en el post “Antonio mea culpa“) nos parece fantástica. El libro sobre John (“John Fowler, prince of decorators”) está lleno de los bocetos que hizo para las cortinas del Lodge y todos los demás maravillosos diseños por los que es, entre otras cosas, famoso (ADVERTENCIA: el libro es SOLO para los muy aguerridos o los que se toman la decoración muy en serio. Es cierto que John es de estudio obligatorio, pero la inmensa mayoría de las fotos son en blanco y negro, hay mucho texto y bocetos. No es un libro de grandes fotos bonitas en color, para pasar páginas lánguidamente mientras te tomas un té. Es más bien para estudiar y con lupa en mano.)

Abajo la vista desde la pequeña biblioteca hacia el comedor…

The Hunting Lodge, foto de Simon Upton

Foto de Simon Upton, vista de la biblioteca hacia el comedor

La cocina, pequeña y bastante simple…

The Hunting Lodge, Nicky Haslam, vista de la cocina, foto de Simon Upton

La cocina, foto de Simon Upton

Las baldas abiertas dan profundidad a esta cocina que es más bien pequeñita. No es gran cosa, pero tiene su punto. Una pena que no haya fotos de la pared que se ve al fondo, con los cestos de mimbre colgados sobre lo que parece un papel de falso bloque de piedra…

En el piso de arriba, parece ser que además de un cuarto principal, un vestidor y un cuarto de baño, hay un cuarto de invitados, del que nunca hemos visto fotos.

Hunting Lodge, Lonny Magazine, Nicky Haslam

Distribuidor del piso de arriba. Magnífico busto en terracotta. La consola demi-lune existia en tiempos de Fowler, quizás Haslam la “heredó” junto con el Lodge. Foto via Lonny Magazine

Sí hemos visto fotos del cuarto principal, donde Haslam conservó las paredes pintadas al temple con las cenefas de papel, sobrantes de un proyecto, que John colocó en vertical, haciendo rayas. A mi personalmente no me gusta mucho pero Pantaleón dice que es un recurso que fue luego muy copiado por grandes de la decoración del siglo XX como Madeleine Castaing. A ver qué os parece:

Foto de Simon Upton

Foto de Simon Upton

Quizás lo de usar tiras no sea mala idea, pero lisas. A mi estas con floripondios me catapultan a lo peor de los 80. Abajo el cuarto de baño. Y sí, tiene moqueta, ¡no hay casa de campo inglesa que no la tenga!. Personalmente se la arrancaba con mis propias manos pero… no hay inglés que se precie que no la ponga.

The Hunting Lodge, Nicholas Haslam, cuarto de baño, bathroom

En el piso de abajo se añadió una extensión, la “garden room” para dar más espacio vital a esta casa que ambos sus decoradores-dueños describen como “diminuta” pero que creo es el doble de grande que la mía… (Fijaos en la perfecta composición de la biblioteca, al fondo)

Imagen vía Lonny Magazine

Imagen vía Lonny Magazine

Como véis, de nuevo sofás con funda y una mesa que parece resultado de un “Yes I can” de Nicky. No sé si os habéis dado cuenta del hilo conductor, pero esta casa está claramente puesta con poco dinero (solo hay que ver, por ejemplo, la cocina). Eso sí, en gusto, imaginación y pequeños objetos divertidos no hay quien gane a Nicky.

Aunque, desde luego, lo más impresionante del todo de esta pequeña casa de cuento de hadas, que parece ser ha tenido la suerte de ser muy amada por todos sus moradores, es lo que hay fuera de ella. Para demostrarlo, aquí la vista desde el lago…

Foto de Simon Upton

Foto de Simon Upton

¿Qué os parece? ¡Pantaleón y yo queremos saber donde se “echa la instancia” para ser los próximos inquilinos!

PD: Para aquellos a los que os haya fascinado el Lodge, el libro “A folly of grandeur” está disponible en Amazon a partir del martes 19 de marzo. No lo podemos recomendar porque aún no lo hemos recibido (solo recomendamos libros que previamente hemos comprado) pero si os apetece lanzaros a la aventura, aquí va el link.

 

 

 

 

Tags: , ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.