Michael S. Smith

You are currently browsing the archive for the Michael S. Smith category.

En los convulsos tiempos de la Inglaterra de Isabel I, cuando ser católico equivalía prácticamente a una sentencia de muerte, el jesuita Nicholas Owen se especializó en el diseño de un elemento arquitectónico-decorativo único: el agujero de cura.

“The priest-hole!!!!” chilla Pantaleón “Daaaaarling, so charming! Es elegantíiiiiiiiisimo tener una casa con Priest Hole!”.

Lo es. Pero no por el “bujero” sino para demostrar que la casa es anterior a 1600, que es lo que verdaderamente es “elegante”.

vía The Fuller View

Bueno, y tampoco está mal como curiosidad, para enseñar el agujero a las visitas. Ahora ya no sirve para nada más, pero en su momento servía para salvar la vida. Los curas se refugiaban en las casas de los pocos católicos que iban quedando en Inglaterra, y éstos, asesorados por Nicolas Owen, diseñaban un escondite secreto para que, en caso de inspección, los soldados no encontraran al cura. Así salvaba la vida tanto el cura, condenado por serlo y sus anfitriones –  por cobijarlo. Vamos, que era importante esconderlo bien, porque si lo encontraban el Plan B no era bueno.

Read the rest of this entry »

“Pantaleón…” comienzo con voz pequeña.

“¿Yes, darling?” contesta el mono

“Esto de escribir se me ha hecho bola” Confieso

“Pues no escribas, pon fotos” dice el mono “pero haz el favor de salir del bucle”.

Así que salgo del bucle. Aquí van unas fotos de una de mis (muchas) deco-obsesiones: el papel pintado “Bibliotèque” de Brunchscwig and Fils. Cuando puse mi casa, infeliz de mi, fui rauda a Gastón y Daniela a encargar unos cuantos rollos. El rollo resultó estar a 400 “boniatos” (Abelardo dixit) y es una pena que no existan fondos de inversión que inviertan en deco-obsesiones porque ahora está a 900. Brutal revalorización.

900€ rollo de 9 metros (medida americana de rollo de papel, a cambio son casi 12 cm más anchos que los europeos) sinceramente: no los vale. Es bonito, muy bonito pero no para tanto. Con un poco más te llega para el Zuber y eso ya son palabras mayores. La obsesión empezó con un articulo en el House & Garden de hace miles de años sobre puertas escamoteadas…

Read the rest of this entry »

Pantaleón tiene un nuevo “ayuda de cámara” que responde al nombre de Jenkins, y lo raro es que lo haga, porque se trata de Abelardo, el portero.

David Cafiero, vía Lonny magazine

David Cafiero, vía Lonny magazine

La crisis hace estragos y Abelardo, para sacarse un dinerito extra, se ha colocado en sus ratos libres como “valet de chambre” de Pantaleón. Lo gordo es que, una vez convenientemente uniformado y rebautizado por el mono, Abelardo-Jenkins se ha metido tanto en su papel que no existe mayordomo inglés con más pinta de mayordomo inglés que Abelardo, natural de Castilblanco de los Arroyos.

Vía Elle Decor

Vía Elle Decor

Así que no me sorprende (en exceso) encontrarme en la escalera con un envarado y libreado Abelardo (en su versión Jenkins) que me dice: “Señora, el señor marqués no me habla.”

“¿Qué marqués?” le pregunto perpleja, dejando la bolsa de la compra en el suelo.

“Don Pantaleón” me responde muy serio.

“Pero Abelardo” le digo “¡Pantaleón no es marqués! ¡ni puede serlo!… ¡es un mono!”

“Lo sé, señora” insiste Abelardo, impertérrito, ajustándose sus guantes blancos “pero el señor marqués me ha pedido que me refiera así a él en la intimidad del hogar. Y quisiera indicarle” añade “que mi nombre es Jenkins.”

¡Mal rayo los parta a ambos! Ya he tenido bastante de esta ridícula pantomima que han montado el mono y el memo de su secuaz. Le pego dos gritos a Abelardo, le digo que es ridículo llamarse Jenkins y tener acento sevillano, que el mono es un demente, que él es un mentecato y qué me diga de una vez por qué no le habla el simio de marras.

“He roto el patito, señora” confiesa Abelardo-Jenkins con tal pesadumbre que por un instante creo que va a romper a llorar. Pero en el último momento su lado Perkins se impone al de Castilblanco de los Arroyos y se contiene. ¡Así que era ese el drama! se ha roto el patito-termómetro que Pantaleón usa para asegurarse de que el agua de su “baño de tina” esté exactamente a 25,5 grados centígrados.

01_glam_baths

El patito termómetro es una de las muchas cosas absurdas sin las que Pantaleón no puede vivir, así que encargo otro a la farmacia, me aseguro de que lo entregarán esta misma mañana y subo a inspeccionar “los daños”. Me encuentro a Pantaleón cariacontecido, aún en bata de seda de ikat y rociandose generosamente de “Blenheim Bouquet“, el agua de colonia de limón y lavanda que fabrica Penhaligon’s y encarga por barricas a Londres.

Sé que el baño sin patito es impensable así que le sugiero a Pantaleón que deje de perfumarse cual odalisca y que se de una ducha. Pantaleón instaló ambos, bañera y ducha, en su cuarto de baño porque según él “no es un asunto de aguas, darling, es un tema de horarios” (él, al revés que todo el mundo, opina que la bañera es para las mañanas y la ducha para las noches. Exclusivamente).

“No es la hora de la ducha” protesta, pero se deja convencer y manda a Abelardo-Jenkins a por las gafas de bucear (sí, se ducha con gafas de buceo. Se las compré yo. Es incapaz de cerrar los ojos en la ducha y le “gusta” ducharse mirando al chorro de agua, así que eran las gafas de buceo o una instancia para la ONCE).

28e8183ea8cb

Mientras Abelardo trae los implementos aprovecho para hablar con Pantaleón de ese gran olvidado, el cuarto de baño.

Ambos opinamos que en la medida de lo posible, en él deben convivir, si es posible de forma separada,  una generosa bañera y una amplia ducha. Y si el espacio obliga a optar, entonces la practicidad, más que el gusto personal, debe imponerse. La practicidad: ¿usarán niños el cuarto de baño? entonces bañera. ¿Lo usa primordialmente una persona mayor? entonces ducha. ¿Es necesario tener ambas cosas? Bañera con ducha incorporada. Y es que el cuarto de baño es uno de los espacios, junto con la cocina, en los que es muy, muy, muy importante que, además de bonito, el espacio sea práctico. Se usa todos los días. Si no lo es, será un “disgusto” diario.

Studio Peregalli, cuarto de baño de marmol imitando rayas

Studio Peregalli, cuarto de baño de marmol imitando rayas. Vía Architectural Digest

En cuanto a la estética, le pregunto a Pantaleón, que aún espera la preparación de su ducha, qué opina de estos cuartos de baños a reventar de azulejos, alicatados hasta el techo. Coincidimos ambos en que no nos gustan. Nos parecen fríos – además de un gasto innecesario en azulejos – preferimos con mucho la combinación de azulejos o gres con papel o pintura. Si el cuarto de baño tiene ventilación el papel aguanta perfectamente y, como hemos explicado otras veces, y ante la duda, basta con una capa de barniz transparente encima que lo impermeabilizará más.

Cuarto de baño de casa, papel de Antonina Vella para York Wallcoverings. Grabado "la armonía".

Cuarto de baño de casa, papel de Antonina Vella para York Wallcoverings. Lleva años resistiendo. El grabado, titulado “la armonía”, fue un regalo

Miles Redd coloca en este cuarto de baño el Rolls-Royce de los papeles, Vistas de la India de "De Gournay"

Miles Redd coloca en este cuarto de baño el Rolls-Royce de los papeles, Vistas de la India de “De Gournay”

Deborah Needleman, el papel es de Manuel Cánovas. Disponible en España a través de Gastón y Daniela.

Deborah Needleman, el papel es de Manuel Cánovas. Disponible en España a través de Gastón y Daniela.

MIles Redd, papel de Scalamandré

MIles Redd, papel de Scalamandré. Vía Elle Decor

 

Kate Spade, el mismo papel de Scalamandré en verde

Kate Spade, el mismo papel de Scalamandré en verde

Tela de Pierre Frey

Papel de Pierre Frey. Vía House Beautiful

Papel de raffia

Papel de raffia

A Pantaleón le fascina este cuarto de baño de Ruthie Sommers empapelado con un falso cocodrilo….

Ruthie Sommers via Lonny Magazine

Ruthie Sommers via Lonny Magazine

Con una puerta pintada por dentro con motivos chinescos….

Puerta chinesca del cuarto de baño de cocodrilo negro

Puerta chinesca del cuarto de baño de cocodrilo negro

En materia de papel, nos gustan especialmente los murales de Surface View, de los que ya os he hablado en alguna ocasión, y que pueden imprimirse en formica, en azulejos o en tela tratada.

Anuncio de waterworks, mural de Surface View con flamenco.

Anuncio de Drummonds, mural de Surface View con flamenco.

O este panel de falsa ventana, también obra de Surface View…

Surface View VA_Collections_Gallery5

A falta de papel, a los cuartos de baño les va muy bien el falso estuco…

Alidad, vía House and Garden

Alidad, vía House and Garden

Alidad, maravillosa la forma del marmol de la bañera y el pseudo estuco de la pared

El cemento pulido y teñido, el microcemento…

Cemento pulido. Via House and Garden

Cemento pulido. Via House and Garden

En este cuarto de baño de inspiración marroquí toda la "gracia" es la forma del nicho que se ha construido alrededor de la bañera-ducha

En este cuarto de baño de inspiración marroquí toda la “gracia” es la forma del nicho que se ha construido alrededor de la bañera-ducha

Lavabo de microcemento en verde oliva

Lavabo de microcemento en verde oliva

y las maravillas en tadelak que hacen Paloma Folache y Alfonso Zavala y que podéis ver en www.alenycalche.es El tadelak es una técnica de origen árabe que mezcla pigmentos de color con cal y aceites para formar una superficie hidrófuga, y es el material del que están hechos la mayoría de los hammans marroquíes.

Bañera en Tadelak

Bañera en Tadelak

Además de los revestimientos, en los cuartos de baño es muy importante la luz. Si eres mujer y pretendes maquillarte decentemente el foco de luz ha colocarse a los lados del espejo (de forma que te de la luz de frente, hacia la cara) y arriba, un poco más atrás de tu cabeza, pero nunca encima de la cabeza ni del espejo porque te hará sombras…

Si hay ventanas, confesamos que no nos gusta el cristal traslúcido porque no es “ni chicha ni limoná”, o sea, ni es cristal (transparente) ni deja de serlo. Nos parece que el cuarto de baño es el sitio ideal para unos estores de láminas…

Peter Johnson, paneles en grisaille

Peter Johnson, paneles en grisaille

Que dejan pasar la luz y la filtran de forma tan bonita, o para unos estores de una tela liviana, que permitan el paso de la luz sin dejar al vecino ejercer de “voyeur”…

Mary MacDonald

Mary MacDonald

Y si tu cuarto de baño es de ducha, creemos que hay que ocuparse especialmente de las mamparas: o prácticamente invisibles…

Rachel Bishop Designs vía el blog decorpad. Nos gusta el "garden seat" de loza dentro de la ducha

Rachel Bishop Designs vía el blog decorpad. Nos gusta el “garden seat” de loza dentro de la ducha

O figura principal del cuarto de baño:

puerta ducha

Sin términos medios…Y si hay que ahorrar: pues cortinas

Ilaria Miani, vía House and Garden.

Ilaria Miani, vía House and Garden.

Jonathan Adler. Fantástico el logo de Hermés colgado de la pared, en honor del cual - supongo - las cortinas son naranjas.

Jonathan Adler. Fantástico el logo de Hermés colgado de la pared, en honor del cual – supongo – las cortinas son naranjas.

Mark D Sykes, via Lonny Magazine

Mark D Sykes, via Lonny Magazine

O una ducha escondida dentro de un “nicho” o armario, con su puerta, como en el mítico cuarto de baño del Duque de Windsor en su casa del Bois de Boulogne…

Imagen de Fritz von der Schulenburg, vía Design Archive. La ducha se esconde tras una de las puertas de espejo. Intuyo que las la otra está el retrete...

Imagen de Fritz von der Schulenburg, vía Design Archive. La ducha se esconde tras una de las puertas de espejo. Intuyo que las la otra está el retrete…

Las dos puertas son una solución muy buena para esconder el inevitable retrete, que se debe procurar esté lo menos a la vista posible (esto es, cuando planees tu cuarto de baño, procura que el “trono” no sea lo primero que veas al abrir la puerta…)

Importante también tener suficiente espacio de “almacenaje”, como en este maravilloso cuarto de baño de “azulejos de metro” que aprovecha el espacio superior y ambos lados del lavabo para hacer armarios de espejo.

Vía AD España

Vía AD España

Nos gustan también los baños con estantería incorporada… (confesamos, ambos, que leemos en la bañera. Pantaleón pasa páginas hasta que el patito marca los 20º C y yo aguanto más, haciendo rellenos de agua caliente, dándole al grifo con el dedo gordo del pie, y haciendo movimientos ondulantes, tipo ballena, para repartir el agua caliente por igual a lo largo de la bañera…)

Via House and Garden

Via House and Garden

 blanco negro y dorado

Michael S Smith, vía Elle Decor

Michael S Smith, vía Elle Decor

Ya sean para libros o, en su caso, para toallas, nos gustan estas estanterías porque nada es más desagradable que salir del baño o de la ducha chorreando y no tener una toalla a mano…

“Esto de aquí abajo…” me dice Pantaleón enseñándome una foto

Via Architectural Digest

Via Architectural Digest

“es un ejemplo de un cuarto de baño infernal. Lo diseñó el satán de los cuartos de baño: no hay toallas cerca de la bañera, ergo mojado y en pelotas por todo el cuarto de baño, tampoco hay un mísero sitio donde dejar el jabón o gel, no hay cortinas ni mamparas para no inundarlo todo si optas por ducharte, las tuberías están todas a la vista, no hay donde guardar enseres ni espacio de repisa en los lavabos, el suelo está hecho de mosaico pequeñito con muchas juntas para ponerse negras…”

Le paro. Me ha convencido. Es importante que el cuarto de baño sea algo más que una foto bonita. Son las pequeñas cosas, como un cercano calentador de toallas para poder secarse en invierno con el lujo de una toalla calentita, los enchufes bien colocados, el espacio de encimera para el secador de pelo y un cepillo, para extender los “afeites” durante la sesión de “chapa y pintura” o simplemente para posar un necessaire y un cepillo de dientes es muy necesario. También el tener un sitio cercano donde guardar todo eso sin que esté a la vista de todos. Esas son el tipo de cosas que hacen que ames o odies un cuarto de baño: que te sea cómodo de usar.

Por eso lo lavabos con patas, sin mueble debajo, son bonitos pero no nos convencen. Es cierto que cuanto más espacio de “suelo” se vea, mayor parecerá un cuarto de baño, pero preferimos menos espacio visual y mayor comodidad diaria…

No todos los muebles de debajo del lavabo son feos...

No todos los muebles de debajo del lavabo son feos…

Apartamento en París, vía House and Garden

Apartamento en París, vía House and Garden

 

Cuarto de baño bien pensado, vía Nuevo Estilo

Cuarto de baño bien pensado, vía Nuevo Estilo

Y dentro de la ducha o cerca de la bañera se agradece una balda o un pequeño nicho o entrante donde dejar champús y demás ungüentos..

Bill Ingram, via House Beautiful

Bill Ingram, via House Beautiful. Nicho bajo la alcachofa de ducha

Y cubierto el lado práctico, en cuanto a asuntos decorativos ..nos gustan los bustos en el cuarto de baño porque dan ese aire a terma romana que va tan bien…

House&gardenbathideas Bathroom77

Nos gustan los elementos redondos para romper tanta linea recta…

Captura de pantalla 2012-12-28 a la(s) 12.10.36

Origen: Domino Book of Decorating

Origen: Domino Book of Decorating

No nos gustan las patas del lavabo, y si no es posible taparlas con un mueble ad hoc, sugerimos tenerlas bien escondidas, como en esta propuesta de Apartment Therapy…

516b8ab074c5b63c02000872__w_540__s_fit

Nos chiflan los cuartos de baño con chimenea…

BlogPeterSheltonEDSix

Y aquellos con frentes de bañera “historiados” – aunque, siendo prácticos, reconocemos  que es muchísimo más cómodo, si eres dado a “rellenos” de agua caliente cuando estás en la bañera, como yo, que el agua caliente caiga por un extremo del baño y no a la altura de tu tripa, para escaldarte –

Paolo Moschino

Paolo Moschino


Outlook-97

Nos encantan las bañeras “exentas”, a la antigua, de esas que cuando te metes dentro el agua te llega por la barbilla, pero necesitamos una mesa o silla cerca para dejar toallas y enseres y que no resulten incómodas…

Frederick Mechiche

Frederick Mechiche

 

Kary Pierce, via House Beautiful

Kary Pierce, via House Beautiful

Nos gustan las toallas con iniciales bordadas…

Kate Townsend, vía Lonny Magazine

Kate Townsend, vía Lonny Magazine

Nos gusta el “arte” en los cuartos de baño…

Cuarto baño

Y nos gusta, el que más de todos, este cuarto de baño perfecto que hizo Jean Louis Deniot en un piso de París…

cuartodebanyo-jeanlouisdeniot

Cuartodebaño_denior

Cuartodebaño_deniot2

Por él, Pantaleón me dice que hasta renunciaría a su patito…

¿Y vosotros? ¿Cómo es vuestro cuarto de baño perfecto?

 

Tags: , , , , , , ,

En 1968, a petición del presidente Salazar, Antenor Patiño, el millonario boliviano conocido como “el Rey del Estaño” preparó un baile, cuyo objetivo era ser el más fastuoso del siglo veinte.

Quinta Patiño, Estoril

Quinta Patiño, Estoril

El objetivo de Salazar era atraer a Portugal el turismo high-class y el de Patiño mostrar al mundo su inmensa riqueza. Aquella iba a ser una fiesta mejor que la del Marqués de Cuevas en Biarritz, mejor que la de Charles Beistegui en el Palacio Labia de Venecia, mejor que la de Marie-Helène y Guy de Rothschild en Ferrières, mejor que el Black & White ball de Truman Capote en Nueva York… Iba a ser el baile de todos los bailes. El lugar elegido fue la Quinta Patiño, fastuosa propiedad del Rey del Estaño situada a unos tres kilometros de Estoril. La lista de 1200 invitados incluía a lo más granado de la sociedad europea y americana. Los palacios de toda Europa se revolucionaron, los yates levaron anclas con rumbo a a Estoril, y durante meses, cientos de operarios horadaron un valle artificial para que desde la Quinta se pudiera ver el mar.

MC Schlumberger y Audrey Hepburn llegando a la fiesta de los Patiño.

MC Schlumberger y Audrey Hepburn llegando a la fiesta de los Patiño.

Bajo el jardín se construyó una inmensa gruta artificial que fue iluminada con 60.000 lámparas de aceite. Un periódico de la época dice que fue decorada para el evento con miles de jaulas de palomas blancas y sus paredes recubiertas por helechos.-Orquestas enteras fueron traidas de Londres, Nueva York y las Antillas… y el 6 de septiembre de 1968 más de mil personas, entre ellos miembros de las familias reales – reinantes y depuestas – de media Europa, cenaron y bailaron y disfrutaron de un sin par espectáculo de fuegos artificiales en las terrazas y jardines de Quinta Patiño, ochenta hectareas iluminadas por miles de velas y antorchas. Quienes lo vivieron cuentan que efectivamente fue el baile del siglo…

Fachada de la casa orientada al mar. Unos veinte metros debajo de este jardín está la gruta...

Fachada de la casa orientada al mar. Unos veinte metros debajo de este jardín está la gruta…

Pantaleón me cuenta que fue precisamente en Quinta Patiño, a finales de los años 90 y convertida para entonces en una suerte de hotel-club donde por primera vez vió unos auténticos azulejos portugueses del XVIII. “Nada más verlos, daaarling” confiesa el mono “caí rendido”

Quinta Patiño, entrada este.

“Los azulejos, of course” continúa Pantaleón “no llevaban ahí desde el XVIII. Patiño mandó expediciones por todo Portugal y expolió palacios enteros… ¡en-te-ros!” insiste el mono con cara de disgusto “haciéndose traer metros y metros cuadrados de los mejores ejemplos del azulejo portugués. Todos ellos los colocó, a modo de friso, por el interior de toda la casa…Bueno” corrige  Pantaleón” no toda, la bibliotecá no tiene azulejos, ahí el bueno de Antenor se “conformó” con hacer una copia exacta, aunque en reducido, de la excepcional biblioteca de la Universidad de Coimbra!”…

Quinta Patiño, cuarto de estar del primer piso

Quinta Patiño, cuarto de estar del primer piso

Pantaleón pasó su fin de semana en Quinta Patiño pateando jardines, investigando la famosa gruta, admirando la piscina con sus exquisitos azulejos e investigando casi todas sus habitaciones (incluyendo la sala de cine subterránea)…

Quinta Patiño

…Y admirando paredes. Ese fue su primer contacto con el azulejo antiguo colocado en interiores “Que nada tiene que ver, darling, con el azulejo vulgaris” me aclara por si no me he dado cuenta sóla “relegado a cocinas y baños”. No ya veo que no…

Imagen de los azulejos de la terraza

Imagen de los azulejos de la terraza

Me asomo a las fotos tomando prestado el monóculo de Pantaleón y me asombra la beldad de estas maravillas en blanco y azul que pueblan el país vecino. Porque si bien el azulejo no es un invento portugués, es en Portugal donde alcanzó su máximo esplendor.

Iglesia del convento de Alcobaça.

Iglesia del convento de Alcobaça.

La palabra “azulejo”, según dicen los entendidos, viene del árabe zelijj, que significa piedra pulida y su origen – en esto no parece haber dudas – es moro. Viajó a Portugal gracias al rey Manuel I, quien volvió de un viaje a España fascinado con los azulejos de la Alhambra de Granada y encargó en Sevilla unos similares para su palacio de Sintra. Corría el año 1507.

Palacio Fronteira

Jardines del Palacio Fronteira, Lisboa.

Los azulejos del Rey Manuel causaron sensación y propiciaron otros muchos encargos a los talleres de Granada, Málaga y Sevilla. Los azulejos de esa época eran piezas hechas de otras más pequeñas monocromáticas, cortadas con un instrumento similar al alicate (de ahí la palabra alicatado) que se insertaban en un panel, formando una especie de mosaico. Más tarde se evolucionó hacia las técnicas de cuerda seca y de aristas con cuyos técnicismos no os aburriré. Su origen árabe es el motivo por el cual los mejores talleres europeos se encontraban en ese momento en el sur de España. Pero en Portugal el éxito del azulejo fue tal que pronto contaron con talleres propios que alcanzaron su esplendor entre los siglos XVII y XVIII.

Palacio de los marqueses de Fronteira

Palacio de los marqueses de Fronteira

Escalera de antigua casa noble situada en la Calle Sao Boaventura de Lisboa

Escalera de antigua casa noble situada en la Calle Sao Boaventura de Lisboa

Para entonces ya había aparecido la técnica de la majólica, ya habían tomado de Flandes lo mejor de la técnica holandesa y encargaban paneles monumentales a los mejores pintores de la época. Bajo el reinado de Joao V, a principios del siglo XVIII se fabricaron los más bellos ejemplos del azulejo portugués…

Escalera del hospital e San José, Lisboa

Escalera del hospital e San José, Lisboa

Fundación Ricardo Espirito Santo Silva, Lisboa

Fundación Ricardo Espirito Santo Silva, Lisboa

Palacio de los condes de Anadia, en Mangualde, vía el libro "Azulejaria Barroca Portuguesa", de Luisa Arruda

Palacio de los condes de Anadia, en Mangualde, vía el libro “Azulejaria Barroca Portuguesa”, de Luisa Arruda

De esa época son las maravillosas “figuras de convite” que son representaciones en tamaño natural de alabarderos, mozos, o criadas colocadas en las entradas o escaleras de las casas a modo de bienvenida. Son famosos los “porteros académicos” (¡maravillosos nombre!) de la Universidad de Évora…

Universidad de Evora, salón de actos

Universidad de Evora, salón de actos

Detalle de "porteiro académico"

Detalle de “porteiro académico”

Algunas de estas figuras incluso “hablan” e invitan al forastero a entrar en la casa. Como éste de una casa de Lisboa…

Casa de la Calle Sao Boaventura

Casa de la Calle Sao Boaventura

Que educadamente dice que “entre vuesa merced”..

entre vuesa merced

Los azulejos revisten paredes ornamentales de grandes salas y salones en los más importantes palacios y casas privadas portuguesas…

Palacio de los condes de Anadia, en Mangualde

Palacio de los condes de Anadia, en Mangualde

Palacio de los condes de Azambuja

Palacio de los condes de Azambuja

Palacio de los marqueses de Fronteira, Lisboa

Palacio de los marqueses de Fronteira, Lisboa

Palacio del Patriarca, San Antonio de Tojal

Palacio del Patriarca, San Antonio de Tojal

Palacio Quinta do Carmo, Estremoz

Palacio Quinta do Carmo, Estremoz

Estación de San Benito, en Oporto

Estación de San Benito, en Oporto

Iglesia de San Lorenzo

Iglesia de San Lorenzo

Son tan increiblemente bonitos que le comento a Pantaleón que me sorprende el poco reflejo que tienen en la decoración actual. La fábrica Sant Anna en Lisboa, creada en la época del Marqués de Pombal y principal artífice de la reconstrucción de las fachadas lisboetas con azulejos pombalinos tras el terremoto de 1755, sigue existiendo, y sus azulejos son de quitar el hipo.

Hotel en Lisboa

Hotel en Lisboa

¿Por qué entonces esa ausencia absoluta del uso del azulejo como elemento decorativo por todos los grandes decoradores?. Pantaleón me mira con suficiencia: “No todos, audaz ignorante” me dice Pantaleón “Michael S. Smith, el decorador elegido por Michelle Obama para decorar la Casa Blanca, sí ha hecho tímidas incursiones en el mundo del azulejo” me recuerda.

Interior de Michael S. Smith

Interior de Michael S. Smith

“Cierto” admito.

Inerior de Michael S Smith

Inerior de Michael S Smith

“Podríamos llamarle” añade el mono “¿sabes que ahora vive en Madrid? Ha venido junto a son pétit ami el nuevo embajador de Estados Unidos….”

“¿Llamar a quien?” pregunto

“A Monsieur Smith” me dice.

Sí, pienso, para llevarle a Talavera, no te fastidia. Pantaleón no conoce ni a “Monsieur Smith” ni a su novio embajador de nada, pero si te dejas, con ese hábil uso de la primera persona del plural, el mono ese te lía, te usa de “deco-testaferro” y acabas haciendo el ridículo telefónico más grande por su culpa…

Cuando empieza así mejor pasar de largo. “¿Quien más usa azulejos, Pantaleón?” le pregunto pestañeando inocentemente.

“Anouska Hempel” me dice “Pero so boring, darling” se queja “¡los pone en el cuarto de baño!”

Anouska Hempel, vía Architectural Digest

Anouska Hempel, vía Architectural Digest

 

Anouska Hempel, vía Architectural Digest

Anouska Hempel, vía Architectural Digest

“¿Quien más?” le animo

“Juan Pablo Molyneux” dice raudo “pero lo hace a su aire…”

Comedor de la casa en París de Juan Pablo Molyneux

Comedor de la casa en París de Juan Pablo Molyneux

“De hecho” me dice “no estoy del todo seguro de que lo de arriba sean azulejos y no un papel de Zuber hecho en versión camaieux…” (fingiendo ser azulejos… no sé si recordáis el post Perder los Papeles donde os lo contábamos)

De hecho, uno de los motivos por los que estos azulejos no se usan más es lo carisísimos que son, por eso últimamente estamos viendo bastantes papeles pintados en imitación de azulejos….

Drummonds

Drummonds

Muchos de ellos caros, salvo este de Christian Lacroix para Designers Guild, que es precioso y tiene un precio muy razonable (unos 70€ el rollo de 10 metros):

El papel es que aparece en primer término, me temo que lo del fondo son azulejos de verdad...

El papel es que aparece en primer término, me temo que lo del fondo son azulejos de verdad…

El papel, para no despistar, se llama “azulejos” y existe en varios colores. El azul y el rojo son, en nuetra opinión, los más bonitos. Lo pondríamos hasta media pared, para fingir nuestro propio friso portugués…

azulejos 54ac9dda537e26b166af4a3468bb3b05

Y nos gustaría especialmente en una casa de campo de paredes encaladas… Quizás con eso “tiremos p’alante” y dejemos de soñar con tener alguna vez unas joyas como éstas….

Casa do Alentejo, Lisboa

Casa do Alentejo, Lisboa

De un anuncio antiguo de telas de Gastón y Daniela

De un anuncio antiguo de telas de Gastón y Daniela

No se bien el origen. En esta foto ponía "Independent Palace Garden Restaurant" así que lo repito...

Quinta da Manique

Quinta da Manique

Y para volver al principio, cerremos la historia donde empezamos. De Quinta Patiño no he encontrado ni rastro en internet. Apenas una reseña que dice que, hace unos pocos años, Sotheby’s la vendía por 10 millones de dólares. No sé siquiera si se vendió….

¿Y Patiño? Antenor murió a principio de los años ochenta del siglo pasado. Fue uno de los hombres más ricos del mundo, heredero de una fortuna legendaria en Bolivia. Su familia sufragó golpes de Estado contra los dignatarios más altos de su país e incluso financió la larga y sangrienta guerra del Chaco contra los ejércitos de Paraguay. Fue embajador en Madrid y Londres y cuentan que era tan rico que en 1952 provocó él sólo la caída del precio internacional del estaño, para hundir la economía boliviana y así recuperar las minas que le habían sido expropiadas. En 1931 se casó en primeras nupcias con María Cristina de Borbón y Bosch-Labrus, Duquesa de Dúrcal, hija de un primo de Alfonso XIII. Tuvieron tres hijos. La pequeña, la bella Isabel Patiño, fue protagonista de una de las historias de amor más sonadas del siglo XX cuando a sus 17 años se escapó de casa para casarse con el inglés James (Jimmy) Goldsmith, de posterior ilustre fama como playboy (Fue él quien dijo que “cuando un hombre se casa con su amante crea un puesto vacante”) Isabel moriría en menos de un año al dar a luz a su única hija, Isabel Goldsmith-. Antenor Patiño no aprobaba la boda. Dicen que cuando Goldsmith fue a pedirle la mano de Isabel, Antenor le dijo que en su familia “no era costumbre casarse con judíos” a lo que Goldsmith contestó que en la suya tampoco lo era emparentar con indios. Me temo que ambos se hubieran llevado bien con Pantaleón.

 

Ala dos namorados, Coimbra

Ala dos namorados, Coimbra

PD: Añado unas fotos de última hora que me manda una lectora, María. Son de un espectacular hotel en la sierra norte de Sevilla, San Benito. Me dice que al buscar las fotos ha visto en su web que cierran este mes. Esta crisis por desgracia se lleva por delante muchas cosas buenas. Si aún os da tiempo, pasaos por allí, por las fotos creo que merece la pena (www.palaciosanbenito.com)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Salón chinesco…

hotelsanbenito1

 

hotelsanbenito2

Tags: , , , , , ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.