Bibliotecas

Tengo que haceros una confidencia: Pantaleón no tuvo una adolescencia fácil.

Él era un mono diferente al resto de los monos. Mientras ellos saltaban de rama en rama, Pantaleón estudiaba interiores de John Fowler. Mientras ellos devoraban plátanos, Pantaleón devoraba “The World of Interiors”. Mientras ellos cortejaban monitas, Pantaleón redecoraba las ramas de los árboles… Y claro, ¡le costaba encajar!.

Bibio azul

Pantaleón tiene una personalidad bastante fuerte (no se si lo habéis notado) y todo eso le daba bastante igual: cuando el resto de los monos se ponían pesados, Pantaleón se iba. ¿A donde? A donde le llevaran las páginas de un libro.

Biblioteca

Cuando el viento arrecia afuera y hay tormenta, siempre hay refugio en un libro.

Alessandra Branca. Nos gustan los apliques rojos y la puerta tapizada.

Alessandra Branca. Nos gustan los apliques rojos y la puerta tapizada.

No sé bien de dónde sale esa capacidad de un buen libro para engullirte del todo dentro de él. Para llevarte de verdad a tierras extrañas (o cercanas), tiempos lejanos (o actuales), historias distintas (o iguales) a la tuya, y dejarte un rato ahí. Supongo que uno se “sumerge” más en un libro que en una pelicula porque un libro fuerza a que sea tu propia imaginación la que convierta palabras en imágenes.  Eres tu propio productor y realizador y el casting y las “locations” las eliges tú mismo. Por ejemplo: en el papel protagonista yo nunca pongo a Javier Bardem.

Biblioteca de Anna Wintour, via the World of Interiors

Biblioteca de Anna Wintour, via the World of Interiors

Es bastante impresionante que unas cuantas palabras, resultado de juntar letrujas, que a su vez son sólo dibujitos raros en un papel blanco …¡te lleven tan lejos!. No sé si recordaís esa sensación, esas tardes enteras surcando los mares del sur con Salgari, llorando a moco tendido con “Mujercitas”, o enamorandote de Mr. Darcy en un páramo inglés.

“Esos ratos de ausencia total del mundo” le digo a Pantaleón, en pleno arrebato biblio-místico “sólo te los da un libro…”.

“O un Orfidal” murmulla el mono.

Biblioteca de Aerin Lauder en su casa de los Hamptons - Via Elle Decor


 Via Elle Decor

Pantaleón y yo, cada uno de forma distinta, amamos los libros (él los libros y los orfidales – con Martini, aclara – a partes iguales). De los libros nos gusta lo que contienen y nos gusta el continente. Nos gusta tocar libro. Pasar las páginas. El tacto de un buen papel. Pasar la yema del dedo por el lomo. Y sí, claro que entendemos la utilidad del libro electrónico: lo utilizamos para la lectura vacacional del best seller de turno. Esos de leer y tirar. Pero ¿”El Conde de Montecristo”? ¡En papel!. Y “Guerra y Paz” en papel, y “San Manuel Bueno Mártir” en papel, y “Las Inquietudes de Shanti Andía?” en papel. ¿”La búsqueda del tiempo perdido”? Añade Pantaleón… “en mucho papel”. Y con todo eso…¡tu biblioteca!.

Framed-Art

Bibliotecas. Nos encantan. Visualmente y por los tesoros que contienen. ¿Y decorativamente? “¡Son el nirvana!” dice Pantaleón.

Vía House Beautiful

Vía House Lonny Magazine. ¿Os habéis fijado en la higuera?

Esta de abajo es una de las más famosas “decorativamente hablando”. La biblioteca que el decorador americano Albert Hadley hizo para la millonaria “socialite” americana Brooke Astor. Fijaos en los perfiles de latón dorado.

albert_hadley_biblioteca_astor

Y abajo la re-edición en más moderno del pedazo de genio que es Miles Redd (a quien ya hemos perdonado por la K-K de libro que publicó)

miles_astor_copy

Biblioteca Brooke Astor NY, diseñada por Albert Hadley

Miles Redd

Misma biblioteca, imagen de otro ángulo de la habitación.

Misma biblioteca, imagen de otro ángulo de la habitación.

Las bibliotecas serias no se rigen por las reglas que os contaremos ahora, pero las bibliotecas de salón sí. La biblioteca de salón es lo que Pantaleón llama la “Biblioteca A”. Allí es donde van las grandes obras de la literatura mundial (las hayas leido o no) y la enciclopedia Britannica. Todo ello organizado, muy probablemente (y que a los bibliofilos no les de un infarto) por tamaños y colores. La biblioteca B es donde van las porquerías de Barbara Cartland que lees cuando nadie mira, o el libro de autoayuda que una tarde de depresión te compraste en el VIPs, o ese sobre horoscopos chinos en los que dices no creer pero que consultas de cuando en cuando para ver si te es favorable el “Año de la Rata”… Vamos, lo que no es de recibo. Esa organizala como quieras, total ¡está escondida!.

biblio tele

Nuestra biblioteca (perdón por la mala calidad de la foto). Esta es la versión A, pero nos gustan tanto los libros que también tenemos versión B y C!

Nuestra biblioteca (perdón por la mala calidad de la foto). Esta es la versión A, pero nos gustan tanto los libros que también tenemos versión B y C!

Detalle de la Biblioteca de Ramón García Jurado y Paco Pocovi

Detalle de la Biblioteca de Ramón García Jurado y Paco Pocovi

biblioteca velas

Pero la Biblioteca A, la del salón tiene sus reglas y compases. Tiene sus libros rectos y sus libros tumbados. Tiene su “alivio de luto” con un cuadro aquí y un objeto allá. Tiene su ritmo de colores con un poco de lomo rojo en una balda, unos cuantos lomos negros en la otra…

detalle biblio mezcla

Detalle de nuestra "Biblioteca B" en proceso de construcción (esto es, decoración).

Detalle de nuestra “Biblioteca B” en proceso de construcción…

Pero, ¡ojo! ¡Tiene libros!. La biblioteca A no deja de ser una biblioteca. NO es, repito, no es, una vitrina. Las copas del torneo de tenis, la jarra recuerdo de Talavera y las fotos de la primera comunión… con moderación . No ocupando baldas enteras. Es Bi-blio-te-ca.  No la sala de trofeos del Hércules C.F.

Via House Beautiful

Via House Beautiful

Una biblioteca necesita libros. Y los libros los vas acumulando a lo largo de tu vida pero…¿Y si no los tienes?. Hay gente en el rastro que los vende por colores y por metros. Libros preciosos de aspecto regio sobre temas absolutamente soporiferos. Baratísimos si están en sueco.  Más caros según mejora el tema y más comprensible resulta el idioma. Ivanhoe en inglés, caro. Tratado de medicina en finlandés, una ganga. Pero sinceramente, no veo el interés. Para comprarse un libro en danés casi mejor te compras una caja de falso libro, que al menos la caja te sirve de algo. Los libros se leen. O al menos se deberían poder leer. Salvo que leas finlandés de corrido: ¡No a las filas decorativas de libros en finlandés!.

Isabel López Quesada - los perfiles son aquí cromados. Un look actualizado de la idea de Albert Hadley

Isabel López Quesada – los perfiles son aquí cromados. Un look actualizado de la idea de Albert Hadley

Tu biblioteca puede ser un cuarto entero,

Via Elle Decor

Via Elle Decor

Biblioteca (1)

Biblioteca de Aerin Lauder, via House and Garden

Biblioteca de Aerin Lauder, via House and Garden

o una única pared…

Casa de Oscar y Annette de la Renta en Punta Cana

Casa de Oscar y Annette de la Renta en Punta Cana

o incluso una simple estantería. Nos gustan sobre todo de madera con perfiles metálicos si es posible. No tenemos nada en contra de las bibliotecas de obra – sobre todo en el campo – pero no nos emocionan. No he visto ninguna fea pero tampoco ninguna que la verla digas “¡es la pera!”. Preferimos un mueble alto que haga las veces de biblioteca e incluso unas “billy” de Ikea bien puestas…

Biblioteca del mítico apartamento de Bill Blass en Nueva York

Biblioteca del mítico apartamento de Bill Blass en Nueva York

Librería con puertas en una esquina del salón.

Librería con puertas en una esquina del salón.

Puede ser un mueble, una estantería o unas baldas, pero necesita libros.

Post10

Lo normal es que tu biblioteca haya crecido de forma “orgánica”, esto es, nutriéndose de los libros que vas comprando y leyendo pero ¿de donde sacar más si fueran necesarios?  ¿De donde sacar libros legibles y baratos? Fácil: de la ONG AIDA en www. http://www.ong-aida.org/ . AIDA (Ayuda Intercambio y Desarrollo) tiene una iniciativa muy interesante llamada books&more que te permite comprar libros online (o en sus tiendas de Madrid o Segovia) a unos precios de risa. Se nutre de las donaciones de libros de otros y su “fondo editorial” es impresionante. Mirad:

Almacén de AIDA

Almacén de AIDA

Lo de arriba es una foto de algunas de las estanterías de su tienda de Madrid, en la calle Claudio Coello nº 112, casi esquina con Diego de León, enfrente del hotel “Los Galgos”. En Segovia está en la Calle Marqués del Arco 26. Horarios y teléfonos en su web. ¡Hay maravillas!

Detalle de otro de los módulos del Almacén de AIDA. El precio de la mayoría de los libros está entre 2 y 5 euros. ¡Todo esto puede ser vuestro!

Detalle de otro de los módulos del Almacén de AIDA. El precio de la mayoría de los libros está entre 2 y 5 euros. ¡Todo esto puede ser vuestro!

¿Qué mejor idea que completar tu biblioteca a precios estupendos y encima haciendo que el dinero gastado sirva para hacer cosas buenas?. A mi no se me ocurre nada mejor. Y supongo que si os empeñáis también os venderían “un metro de lomos rojos” si eso es lo que os va…

Según escribo pienso en nuestro primer post de este blog: “Ética y estética: el mundo se derrumba y nosotros decoramos”. Bueno, pues a nadie se le escapa de que esto de colocar libros por colorines es una frivolidad. Con buenos resultados estéticos si te afanas en ello, pero frivolidad al fin y al cabo. Y si con este tonto entretenimiento podemos echar una mano, de forma humilde y sin moverse del sofá (hay compra online con entrega a domicilio) ¿Cómo no hacerlo?

Post 4 bibliotecas

Si tenéis tiempo, pasad un rato en la web de AIDA viendo lo que hacen. Eso sí que es bonito de verdad.

biblioteca

Y en cuanto a vuestra biblioteca: ¡ponedmela mona! Existen algunas reglas, pero el éxito sólo se consigue a base de prueba y error. Coge todos tus libros, ponlos en el suelo o en una mesa. Y empieza a colocar. En cada balda, un paso atrás y observar. Quita lo que sobre, pon lo que falte, reorganiza. Que haya ritmo pero también armonía. Busca simetría pero sin pasarte. Que los libros “respiren” un poco…

Arriba los libros que menos uses, a la altura de los ojos los más bonitos… algún objeto, quizás un pequeño cuadro…

biblioteca_espejo

La biblioteca puedes permitirte el lujo de pintarla del color que te de la gana. Oscuro oscurísimo o del color más chillón que encuentres… como los libros tapan mucho fondo, alivian el color que tenga y si es blanca, la animan. Ahí puedes ser todo lo lanzado que quieras…

Pintada de verde.

Pintada de verde.

purple library

 

biblioteca con mesa

Nos gustan altas hasta el techo, con módulos (esto es, no una balda larga, larga por todo lo ancho de la pared…entre otras cosas porque las baldas excesivamente largas se comban por el peso de los libros). De madera o metal (o una mezcla de ambas).

biblio1Las preferimos con baldas hasta el suelo, aunque las que tienen puertas abajo son mucho más prácticas. Nos gustan también con puertas de cristal o de tela de gallinero, pero ¡que se vean los libros!… Nos gustan las baldas encima de las puertas, las bibliotecas que “inundan” un cuarto entero…

balda encima puerta

Casa de paris de Lauren Santo Domingo, por François Catroux

La verdad es que en materia de bibliotecas ¡nos gustan todas!. Y ¿sabes qué? ¡Nos encantaría ver la tuya!…¡Mándanos una foto!

Biblioteca_rustica

Y compra un libro en AIDA, andaaaa… que por poco dinero ayudas. Te parecerá algo pequeñito, esto de los 3 euros por libro, pero todo sirve. Como me dijeron a mi una vez:

Gente pequeñahaciendo cosas pequeñas, en sitios pequeños…está cambiando el mundo.

¡Se uno de ellos!

biblioteca_imaginaria

Tags: , ,

22 comments

  1. T’s avatar

    Heyyy.. acabo de ver que pinchando en tu foto, la del tocado de plumas (clasaza, además de salá.. clasaza, que delito oyess) detrás se puede ‘apreciar’ a dos tipos con pinta de vascos, poniéndose tibios a canapiés jajajaja! me ha hecho mucha gracia

    Bsssss,

    T

    1. admin’s avatar

      Pero Teresa, si me acabo de encontrar tu comentario metidito dentro del saco de spam! No hay derecho. Lo he sacado de la misma, y ahora voy a ver los dos tipos con pinta de vascos poniendose tibios que mencionas… Los tipos con pinta de vascos pueden ser vascos perfectamente (qué ojo que tienes) porque la “afoto” de las plumas es de la boda de mi primo Luis (no, no bajo así a comprar el pan, aunque ahorraría mucho en pelu…) que es, a la sazón, vasco.

    2. t’s avatar

      Si es que no soy yo nadie para detectar vascos.. tengo un finísimo olfato por la cuenta que me trae, vamos… (una, que es vasca de pura cepa)

      pues si bajases a comprar el pan vestida de Audrey Hepburn en ‘desayuno con diamantes’, tendrías a Pantaleón comiendo en la palma de tu mano… peero entonces este blog no sería ni la mitad de divertido!

      Teresa

    3. Fabrizio Corbera Inpectore’s avatar

      El día que me decida a poner orden saco una foto de mi dormitorio-biblioteca y os la envío. Pero debo confesar que está organizada por temas. No puedo recordar donde están los libros que busco si los ordeno por “lomo”. Debe ser un problema de la edad. Por lo menos eso piensa “Gaucho” con sorna.

· 1 · 2

Comments are now closed.

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.