Batallón de domingo

Y esto sin contar con las patatas fritas y la ensalada, que nunca faltan.

Siempre me ha gustado recibir y uno de los días que me más gusta para hacerlo es el domingo. Me gusta porque con la excusa de que es el día de descanso te lo puedes tomar relajadamente y como me descuide pongo a todo el mundo a comer de restos, que me viene fenomenal que me limpien la nevera… bueno, eso sólo lo he hecho una vez. Pero lo que sí hago es simplificar y poner un plato único y postre, más que nada porque así dejo los platos sucios en la mitad, porque el número de domingueros va en aumento y hay veces que somos un auténtico batallón.

Como mis domingueros hace tiempo que vienen a casa con niños los menús también los he simplificado para que sean aptos para todos los públicos y ya está estandarizado: en invierno les pongo cocido y, en cuanto empieza el buen tiempo, pollo. Sí varío los acompañamientos del pollo y si somos muchísimos lo que hago es cosas varias para que elijan y que no dé pena lo del plato único. Nunca hago de todo para todos -salvo pollo, claro- porque entonces necesitaría que volvieran otro día a comerse los restos… basta con hacer muchas cosas para 6 personas porque cuando hay mucha variedad o bien se toma menos de cada cosa o bien hay alguien que no come de algo. Con el menú de hoy, aparte de ser estándar y plato único, he buscado que resulte eficiente en cuanto al tiempo y la energía gastados en la cocina. Hay alguna cosa que se puede hacer con antelación y para el resto he sincronizado de modo que no se esté demasiado tiempo en la cocina y que se pueda aprovechar el horno encendido al máximo. Y éste es el menú que pondremos este domingo chez Mme Champignon:

Plato único, Pollo asado con gratin de coliflor, judías verdes y calabaza asada.

De Postre, Fresas (con o sin nata)

EL POLLO AL HORNO

pollo

Tengo mil recetas de pollo asado y todas me gustan. Imagino que todo el mundo tiene por lo menos una receta buena de pollo al horno así que voy a compartir la forma más sencilla que conozco de hacerlo, que para eso estamos de domingo, y daré un par de trucos para que os salga mejor vuestra receta de toda la vida. En general se suele calcular un pollo por cada 4 personas adultas y yo cuento con que da para 6 niños, así que sólo hay que ajustar en función de los que seamos y en cualquier caso mejor que sobre… que el pollo da muchísimo juego y es exactamente el mismo trabajo asar uno que tres.

Ingredientes

  • 1 Pollo, preferiblemente de corral, bien limpio
  • 1 cebolla mediana (en este caso el peso no es importante) pelada y cortada en cuartos
  • 1 copita de vino oloroso o blanco seco
  • Sal y pimienta al gusto, pero tirando a abundante

Procedimiento

1.- Precalienta el horno a 220º con ventilador y prepara una bandeja con rejilla. Usar rejilla es ideal porque así el calor circula también por abajo y la piel de los contramuslos queda igual de crujiente que la de la pechuga. Lo digo porque uno de los chistes de usar pollo de corral es que no es taaaan malo comerse la piel, que es lo más rico cuando está bien churruscadita.

2.- Prepara el pollo:  sécalo bien con papel de cocina por dentro y por fuera y si quedara alguna pluma, quémala o quítala. A continuación usa una puntilla (cuchillo pequeñito y afilado con punta bien fina) para quitar el hueso de la clavícula, que es el que tiene forma de V y que la gente usa para pedir deseos. Queda arriba del todo, donde se unen las pechugas en la zona más gruesa pero también puedes pedirle al pollero que lo quite. Al quitar este hueso te será mucho más fácil trinchar el pollo después y quedarán las dos secciones de pechuga iguales y más bonitas. Además, aunque parezca mentira, retirar este huesito tan pequeño hace que se cocinen más uniformemente el extremo grueso y el fino de la pechuga.

3.- Salpimenta la cavidad con generosidad y mete en ella los cuartos de cebolla y el vino. Por último, brida el pollo. Hay mil maneras de hacerlo, puedes incluso pedirle a tu pollero que lo haga (aunque tendrás que meter la cebolla y lo demás por el pescuezo cuando le hayas quitado el hueso) o puedes ver una manera muy sencilla en este video de Martha Stewart. Esto hace que todo el pollo se cocine de forma más homogénea y que quede con una forma más bonita, que si no a los pollos les da por despatarrarse en el horno y estirar las alas y no queda nada decoroso. Vuelve a salpimentar por encima, desde bien arriba para que se distribuyan bien la sal y la pimienta.

4.- Cuando el horno esté caliente pon el pollo en su bandeja o rustidera sobre la rejilla y ponlo en la mitad del horno durante 45-60 minutos (para pesos de 1’5 a 2kg). Saca del horno ponlo en vertical unos segundos para que escurra los jugos del interior sobre la bandeja y a continuación deja reposar 15-20 minutos sobre la tabla antes de trinchar. Si te agobia que se enfríe demasiado lo puedes cubrir con papel de aluminio aunque yo no lo hago porque prefiero que la piel se mantenga bien crujiente. Mientras reposa, pon al fuego la bandeja ya sin rejilla y añade un poquito de agua o vino para rascar las zonas oscuras del fondo y sacar una salsita.

IMG_8629 CR2bis

5.- Para trincharlo primero quita la cuerda y separa las patas un poco del cuerpo, con lo que quedará expuesta la articulació del contramuslo con la espalda, mete ahí el cuchillo sin miedo y saldrá solo. Luego, pon la pata entera con la parte de la piel hacia abajo y verás que se dibuja una línea oblícua entre el muslo y el contramuslo. Apoya la hoja de tu cuchillo en esa línea y aprieta sin miedo, deberías estar justo encima de la articulación y también debería salir sola. Al no haber clavícula no tendrás problema en sacar las pechugas enteras, que luego se debes cortar al bies en 4 ó 5 pedazos. Al tener el pollo en piezas más pequeñas todos pueden tomar carne blanca y carne negra y hay porciones aptas para niños. Puedes rociarlo con salsa, aunque yo prefiero ponerla toda en la salsera aparte y dejar la piel seca para que esté bien crujiente.

Notas: cada horno es de su padre y de su madre, así que la temperatura hay que ajustarla cada uno pero de lo que se trata es de que se haga fuerte y relativamente rápido. Mejor meterlo muy caliente y bajar después la temperatura (o taparlo con papel de plata) que no al revés porque el golpe de calor inicial intenso hace que la piel se ponga crujiente pronto y ayuda a que salga más jugosa la carne. En cuanto al relleno, el que propongo es muy neutro y para mi gusto hace una salsa muy buena, pero hay mil opciones: rellenar con un mirepoix, con un limón partido en dos, ajo y romero, fruta… eso a gusto del consumidor. Y, por supuesto, siempre queda el recurso del pollo asado de la pollería de la esquina.

GRATIN DE COLIFLOR

A lo mejor soy una rara, pero me encantan las fuentes que han rebosado en el horno. Si a tí no te gusta, sólo tienes que elegir una fuente más profunda y llenarla dejand0 un par de centímetros libres porque la bechamel borbotea y desborda siempre.

De verdad que todos los niños que han pasado por casa siempre han comido fenomenal este plato (en fin, con bechamel y queso tampoco es tan difícil). Normalmente las verduras me gustan más bien “al dente” pero para la coliflor gratinada me gusta que esté más bien blandita, así que tened eso en cuenta cuando vayáis a hacer esta receta, por si os gusta más dura.

Ingredientes

  • 1 coliflor mediana, de 1Kg aproximadamente
  • 50g mantequilla
  • 40g harina
  • 1/2l leche
  • Sal, pimienta y nuez moscada al gusto
  • 50g de gruyère o emmental, en dos golpes
  • Un par de cucharadas soperas de pan rallado (opcional)

Procedimiento

1.- Hay que cocer la coliflor, ya sea al vapor o en agua hirviendo. En cualquiera de los dos casos, saco ramitos de coliflor medianos (quedan muchos tallos que guardo para hacer sopa) y espero a que el agua hierva para añadir la coliflor y dejo hervir entre 10 y 12 minutos, el tiempo más largo para el vapor. Si la cuezo normal lo hago en agua salada y si la hago al vapor le pongo sal fina por encima a la coliflor. Se puede tener hecha con hasta dos días de antelación y guardarla en la nevera.

2.- Vamos a hacer una bechamel clarita porque es más fino y porque en el horno espesa aún más. La receta lleva más mantequilla que harina porque así es más fácil hacer la salsa sin grumos pero puedes reducirla hasta tener el mismo peso que de harina. Calienta la leche en un cazo con un poco de sal y nuez moscada y en cuanto empiece a hervir retira del fuego (también lo puedes hacer en una jarrita al microondas). Mientras tanto, pon a derretir la mantequilla en un cazo grandecito y en cuanto esté derretida añade toda la harina y da vueltas con una cuchara de palo. Queremos cocinar la harina para que pierda el sabor a trigo crudo, esto tardará entre 3 y 5 minutos a fuego medio-bajo pero no más porque si no se tuesta demasiado y queremos una bechamel bien blanca.  A continuación añade poco a poco la leche caliente removiendo con la cuchara de palo misma o unas varillas y tenlo a fuego lento removiendo constantemente, alrededor de 8 minutos. Comprueba la sazón y rectifica.

3.- En una fuente apta para el horno pon la coliflor ordenadita y rállale por encima la mitad del queso. A continuación, vierte por encima la bechamel y cubre con el resto del queso y el pan rallado (si lo usas, le da un toque crujiente de más) y salpimenta un poco. Hasta este punto lo puedes hacer con un día de antelación, tápalo y guarda en la nevera.

El microplane es una compra que recomiendo encarecidamente a todos los muy cocinitas. Es perfecto para que el queso quede muy ligero y también el ideal para rallar trufa, nuez moscada, cítricos…

4.- Mételo el horno a 180ºC durante 20 minutos más o menos, hasta que la parte de arriba esté doradita y la salsa borbotee.

Notas para aprovechar el horno: Si lo tenías hecho con antelación y estaba frío de la nevera, mételo en el horno frío mientras lo estás precalentando para el pollo, que serán unos 10-15 minutos. Sácalo cuando esté a 220º -porque se quemaría y porque tienes que meter el pollo- y cuando el pollo esté listo baja la temperatura y hornea unos 15 minutos, mientras reposa el ave. Si no lo tienes hecho con antelación, simplemente hay que meterlo después del pollo y probablemente esté ahí durante el reposo y mientras lo trinchas.

JUDÍAS VERDES

IMG_8623 CR2bis

De mis veduras favoritas, me encantan frías y calientes, con patatas, con vinagreta, con tomate, con sofrito de ajos… como sea. En el caso de hoy sólo las cocemos y las rociamos con una cantidad mínima de aceite de oliva en crudo, que tengo a todas las chicas de operación bikini y con la cliflor ya hemos cubierto el expediente calórico. La idea es tomarlas del tiempo y quien quiera se las aliña como ensalada o las revuelve con la coliflor gratinada, que está riquísimo así. Para mí es fundamental que las vainas estén verdes pero como no a todo el mundo le gustan las verduras tan enteras como a mí le echo un poco de bicarbonato al agua de cocción, que mantiene el verde muy brillante. Es cierto que las judías así pierden algunas propiedades, pero no más que si las dejas cociendo hasta que estén blandas, que encima las deja feas.

Ingredientes

  • 1kg judías verdes
  • 1/2 cucharadia de bicarbonato
  • Sal abundante (para orientar, uso algo más de 20g de sal para una olla con 4l de agua largos)
  • 15ml aceite de oliva virgen extra, aprox

Procedimiento

1.- Si usas judías de las planas, quita el extremo del tallo y córtalas en juliana, que es el nombre que recibe el corte en tiritas finas. Si tienes un julianador lo harás en un trís, si no tienes y te da una pereza que te mata lo de ponerte a hacer juliana (se entiende) córtalas en trozos por las buenas pero ten en cuenta que tardarán más en la cocción. Si usas judías verdes de las redondas muy finas (sólo las he encontrado 2 veces en España frescas, sí congeladas) sólo tienes que quitarles el tallo duro. Las judías se pueden tener cortadas con bastante antelación pero para que no se pongan feas deberás guardarlas en un recipente con agua fría (las mias estuvieron toda la mañana preparadas).

2.- Pon una olla grande con mucha agua a hervir a fuego alto. Cuanta más agua uses mejor saldrán porque podrás controlar la cocción ya que el agua no se enfriará tanto al meter las judías y recuperará antes el hervor. En cuanto el agua hierva añade el bicarbonato y la sal, se pondrá a borbotear como una loca y en cuanto vuelva a su ser añade las judías verdes. Yo las tengo 4 minutos hirviendo destapadas desde que el agua recupera el hervor. Si no las has cortado en juliana tardarán algo más y si tarda mucho en recuperar el hervor algo menos así que usa esa medida sólo como orientación, lo mejor es ir probando.

3. Escúrrelas bien, rocíalas con el aceite en chorro muy fino, mezcla y sirve.

Notas para hacer con antelación: Las judías se pueden hacer también con antelación y tomarlas frías (o recalentarlas) pero en este caso es fundamental cortar la cocción sumergiéndolas en agua fría con hielo en cuanto salen de la olla para cortar la cocción. Si las quieres servir frías y con vinagreta, alíñalas en el último momento antes de servir para que no se pongan pardas.

CALABAZA ASADA

calabaza asada

Hago la calabaza así muchísimo, a menudo para acompañar carnes al horno porque está lista en el tiempo de reposo y es perfecto para que todo llegue a la mesa a la vez y caliente. Además, como hay calabazas de temporada fría y calabazas de temporada cálida es de los pocos platos que puedes hacer prácticamente todo el año sin temor a estar usando un producto de peor calidad por estar fuera de temporada.

Ingredientes:

  • 3/4kg de calabaza, pelada y cortada en cubos de 1cm de lado
  • 30ml aceite de oliva virgen extra
  • 3 gramos de sal fina, o al gusto
  • 2 cucharaditas de romero seco
  • 2 dientes de ajo machacados

Procedimiento:

1.- Corta la calabaza en cubos de entre 1 y 2 cm de lado. Lo importante no es tanto que todos tengan la misma hechura como el mismo tamaño, para que se hagan uniformemente.

2.- Pon los cubos de calabaza en un bol y añádele el resto de los ingredientes. Remueve bien para que se mezcle todo y extiéndelo sobre una bandeja de horno lo más uniformemente posible. Mételo al horno caliente a 180º durante 25 minutos.

IMG_8630 CR2bis

Notas para aprovechar el horno: Puedes “aliñar” la calabaza con tanta antelación como quieras. Puedes aprovechar el horno exactamente igual que en el caso de la coliflor, metiéndolo primero en el precaletamiento del horno para el pollo y de nuevo cuando esté reposando. Si no te caben las dos bandejas una al lado de la otra, pon la coliflor en el tercio superior y la calabaza en el tercio inferior.

 FRESAS CON NATA

fresas con nata

O sin nata, o con yogur griego, o con helado… Las fresas son buenísimas y sanísimas y además no engordan apenas. Están en plena temporada, lo que significa que están en su punto óptimo y a buen precio. Como es natural, no doy “receta” sino un par de indicaciones para que os queden ricas y bonitas (creo que a estas alturas del partido ya os habéis dado cuenta de que me importa mucho que la comida sea bonita y con colores brillantes).

Ingredientes

  • 1kg de fresas
  • 1 limón exprimido
  • 20g de azúcar, o al gusto

Procedimiento

1.- Para preparar las fresas primero hay que lavarlas bien con agua fría, secarlas y sólo entonces retirar el pedúnculo o si no se quedarán aguadas, con lo que perderán sabor.

2.- Ya limpias, secas y sin pedúculo, córtalas en 2-4 pedazos. Yo las corto en 4 a lo largo porque me resulta fácil, me parece bonito y creo que es cómodo para comer con cuchara, pero cualquier corte vale. Reserva 2 ó 3 de las más feas (y por tal no quiero decir que estén malas, sino que no sean muy monas) y tritúralas con el zumo del limón y el azúcar. Pon las fresas en un bol grande y rocía este jugo sobre ellas, deja reposar en la nevera.

3.- Puedes hacerlo con toda la antelación que quieras, las de la foto han estado casi un día entero macerando. Entre el limón y el azúcar las fresas empezarán a soltar sus jugos naturalmente y se forma una salsita de fresas riquísima, como un coulis ligero. Además, las que sean un poco más blanquecinas por el centro quedarán completamente rojas.

Un bol lleva nata y el otro yogur griego, pero ya no recuerdo cuál era cuál.

 Y esto ha sido todo por hoy. Espero que os haya gustado y que recibáis sin estrés. Hasta el mes que viene.

Tags: , , , , , , , ,

24 comments

  1. Susanne Meleno Kohl’s avatar

    Ay, Mme. Champignon!! qué cositas nos enseñas!! el domingo del puente recibo a todos y te citaré como mi “masterChef”…

    1. Mme Champignon’s avatar

      Te deseo mucho éxito. Todo un detalle citarme, y encima con título de “masterchef”!

    2. Teresa 2’s avatar

      Creo que con todas estas ideas voy a tener más ganas todavía de meter gente en casa, ¡me encanta el ruido y el chunchún humano y con ganas de estar juntos!
      Una idea, si al pollo primero lo pones pechuga abajo unos 15 mts. y luego lo giras pechuga arriba como otros 15 y luego el tiempo de reposo verás como las pechugas salen muchisísimo más jugosas, y todo el pollo by the way.
      Es un sistema de mi marido que tengo que reconocer borda el pollo al horno, ( aunque ese reconocimiento parece que le da derecho a opinar como un Paul Bocusse cualquiera sobre tooooodo lo que cocino. En fin, los pros y los contras… jajaja)

      1. Mme Champignon’s avatar

        Querida Teresa 2, lo que hace tu marido es la manera “fetén” de hacer el pollo, por lo menos para pollos grandes (y fundamental, por ejemplo, para el pavo en mi opinión) y que desde luego compensa para cuando uno se quiere trabajar el asado un poquito más que en el post de hoy. Lo del de hoy es para poder meter dos o tres pollos y olvidarse directamente. Eso sí, me has hecho caer en la cuenta de que no he puesto que es mejor hacer pollos más chiquititos, que saldrán mejor. En cuanto pueda lo actualizo, muchas gracias!
        PD: también estoy de acuerdo en que no hay como tener chunchún humano en casa, como tú lo llamas.

      2. Carmelo’s avatar

        Deseando probar estas nuevas y apetitosas recetas porque después del éxito que tuve con la Galette tengo fe ciega en ti Madame Champignon!!

        1. Mme Champignon’s avatar

          Me alegra infinito que tuvieras éxito con la galette y que con esto te animes a hacer más recetas. Eso sí… lo de la fe ciega… me da miedito!

        2. Iko’s avatar

          Yo también soy de un plato único y postre!!! Me encanta tu receta y truco para el pollo. Gracias!

          1. Mme Champignon’s avatar

            En realidad, yo soy de plato único y ensalada de postre… pero los invitados te miran con cara rara, rara, rara si les pones zanahoria rallada con apio para terminar!

          2. Nadia’s avatar

            Me ha encantado todo mi Madama Champignon! Es una idea magnífica pensar en almuerzos para muchos, cada vez más…..!

          3. Otilia’s avatar

            Pintón!!, la presentación espectacular, como siempre!!

            1. Mme Champignon’s avatar

              Muchas gracias, Otilia!

            2. Moketxes’s avatar

              Gracias por la receta de calabaza, a ver si me sale tan bien.

              1. Mme Champignon’s avatar

                Seguro que te sale bien, me encanta que te animes Moketxes.

              2. Pilisol’s avatar

                Madame Champignon, eres un crack, me gustan mucho tus trucos y tus fotos!

                1. Mme Champignon’s avatar

                  Me alegro Pilisol, muchas gracias!

                2. Durdula’s avatar

                  Tiene mucho mérito Madame Champignon,siendo como es usted una persona que toda su vida ha vivido SOLA,guisando como mucho algún dia para dos o tres personas sea capaz de organizar menú para un batallón.Muchas gracias y ya le contare el resultado,hoy mismo me pongo “manos a la obra”

                  1. Mme Champignon’s avatar

                    Querida Dúrdula, como bien sabes, siempre quise ser parte de una familia numerosa tipo la tuya. Aunque no tengo la propia, me las he podido arreglar para tener siempre batallón alrededor y recuerdo que en el Foyer en París cocinaba para toda la planta tercera al menos dos veces al mes. De hecho, lo que me resulta complicado es cocinar sólo para mí!

                  2. T’s avatar

                    No me digas que ‘encima’ eres de las que recibes sin liarte y casi improvisando.. como mi amiga Carolina (a la que tengo envidia de la mala, para empeorar esto, mi marido me la pone de ejemplo: “ves? a Carolina le sale igual de bien que a tí y no se lía ni la mitad, ni se pone de los nervios..” os voy a odiar a las dos…

                    Ainss, yo no puedo recibir sin liarme, reordenar la casa.. el sábado pasado caí en que no tenía flores para el centro y como estaba cerrada la floristería de mi ‘pueblo’, me fuí a la cuneta de la carretera con unas tijeras, las gafas de ver y una ensaladera, a cortar flores silvestres.. intoavía me dura el estres!!

                    Al menos en ‘eso’ me parezco a mi madre… Si es que algunas teneis un delito….

                    MUAHH,

                    T

                    1. Mme Champignon’s avatar

                      Recibo en ese plan sólo cuando se trata de mis “domingueros” que son casi como los hermanos que he ido adoptando en Madrid desde que me vine. Si no, ni hablar! Sí es verdad que con el menú siempre voy muy relajada y sé organizarme con tiempo pero lo de la casa me estresa muchísimo: la mesa, las flores, que esté mono el cuarto de baño… me vuelvo loca!

1 · 2 ·

Comments are now closed.

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.