March 2017

You are currently browsing the monthly archive for March 2017.

“Así que mi amigo Pepe se encargó una casa por teléfono en las profundidades del campo Argentino” me dice Pantaleón “¡por teléfono, darling, por TE-LE-FO-NO!!! I tell you!” hace una pausa teatral y cierra los parpados con cara de dolor “Y no uno de esos que mandan fotos o hacen videoconferencias, ¡nooo!” continua “¡no! Uno clásico, de los que están pegados a la pared y tienen esos cable-tirabuzón que se enredan con todo…!”

Sí, sí, que lo pillo. Lo que viene siendo un teléfono.

House & Garden marzo de 2016, Davide Lovatti

“….y entonces le llamaron cuando ya estaba terminada y le preguntaron que de qué color quería pintarla. ¡Color! ¡le preguntan el color a un tipo que encargó una casa entera sin planos ni fotos a un albañil de las profundidades del Chaco! Y claro, como le dá igual todo dijo que la pintaran del color que fuera allí costumbre”

“Y ¿de qué color la pintaron?” pregunto

“Rosa”

“¿Cómo?”

“Rosa” repite Pantaleon.

Pues el albañil de las profundidades de El Chaco resultó ser un genio porque rosa es ahora lo más. El color de moda. El que va con todo. El que todos quieren. Lo más chic.

Comedor Rosa de Mathilde Agostinelli por Jacques Grange.

Y sí, yo también tenía mis reticencias habiendo pasado la mejor parte de mi infancia en una bombonera rosa y blanca por arte de Colefax & Fowler y mi santa madre, pero era un prejuicio infundado. En estos momentos estoy 100% convencida de las bondades de un salón rosa.

Alessandra Branca, Kips Bay 2016

Para empezar, te hace mejor cara. Lo prometo. La primera vez que oí – bueno mejor dicho leí- eso fue en un libro de Nicky Haslam (“Sheer Opulence”) en el que Nicky decía con una autoridad y seguridad apabullantes que él ponía algo de rosa en todos los cuartos porque le hacía a uno mejor cara. Y el mono y yo, lupa en mano, pasamos horas, como quien busca a Wally, buscando obsesivamente el toque rosa en todo interior de Haslam, para comprobar la veracidad de la afirmación. Y sí, soy consciente de que la gente normal no lo hubiera hecho, pero mi mono no es normal y ¿you know what? sospecho que yo tampoco.

Casa de Carolina Herrera Jr., Elle Decor

Horas más tarde, yo medio bizca y el mono con jaqueca, estabamos a punto de presentar una queja formal a la editorial del Haslam porque había muchos sitios donde el rosa brillaba por su ausencia, y uno no puede hacer afirmaciones categóricas como esa de cualquier manera… cuando al seguir leyendo veo que el chico Haslam este va y dice que el toque rosa muchas veces está ¡en las bombillas! que él pone bombillas rosas para mejorar la luz y que dé la ansiada buena cara.

Jaime Parladé

Más Jaime Parladé. Excepcional rosa. AD España.

Y ahí es cuando yo comprendí que la ansiada sabiduría decorativa reside en las profundidades rurales de nuestros paises porque cuando yo era pequeña, antes incluso de vivir en la bombonera rosa, era cuidada por mi adorada Antonia, oriunda de La Cumbre, un pueblo a unos 10 km de Trujillo. La delicatessen local es el higo chumbo. Y el port aventura autoctono es una inclinación de piedra lisa tipo tobogán donde te tiras con una rama entre las piernas y que recibe el nombre de arrastraculos. Es el sitio donde he sido más feliz en mi vida. De allí era mi Antonia, que nunca había visto el mar hasta que cumplió los 40 y lo vio conmigo, mico enano, de la mano. Gran momento.

Chumberas y rosa, espectacular combinación.

Pero me distraigo. A lo que voy: hete aquí que su mico enano (yo) enfermó de sarampión y Antonia, diligente ella, se puso manos a la obra. Cuando mi madre volvió a casa me encontró vestida con un pijama rojo, envuelta en una manta roja, con un lazo rojo en el pelo, en un cuarto de luz roja gracias a los pañuelos rojos que cubrían toda lámpara y bombilla. Eso es lo que se hace en La Cumbre para curar el sarampión (o para que no se vean los granos… )

Allí descubrí que la luz rosada hace maravillas. Así que Haslam tiene razon. Ha debido veranear en La Cumbre. Y el resto del mundo ha amanecido ahora, en el 2017, a lo que Haslam, Antonia, Pantaleón y mi madre ya sabían desde hace tiempo: el rosa lo mejora todo. Mi primer contacto con el salon rosa fue este de Veere Greeney…

“Me pareció muy audaz” confiesa Pantaleón.

A mi también. Me gustó muchísimo pero pensé que era por la tela a grandes cuadros azules que siempre me ha gustado, el maravilloso ventanal, el contraste en blanco…

“Pensaste que quedaría igual de bien aunque hubieran pintado la pared de otro color, ¿a que sí?” me pregunta el mono.

Pues sí, tiene razón, lo pensé.

“Y es precisamente el rosa lo que la hace interesante…”

Veere Grenney, The Temple

Nunca lo hubiera pensado pero parece que es así. El genial Daniel Romualdez acaba de decorar las oficinas de Lauren Santo Domingo (Moda Operandi) en Nueva York, y ¿de qué ha pintado las paredes de una oficina? De rosa

Daniel Romualdez, oficinas de Moda Operandi en NY

Y esta silla es doblemente magnífica por ser rosa…

Silla Julius disponible, entre otros en la web de Dering Hall (US) o Duistt (Portugal)

Y el año pasado el hit de la restauración Londinense, Sketch, triunfó siendo rosa…

Sketch London

“Y ya hemos visto que los grandes Parladé, Jacques Grange, Haslam, trabajan el rosa” le digo a Pantaleón.

“Y Hicks, darling” me dice el mono “ya desde los 60”

David Hicks, via Domino.

Más Hicks. Maravilloso rosa empolvado.

“…Y Alessandra Branca, y Miles Redd…”

Miles Redd

“Pero hay claves para usar el rosa con éxito” me dice el mono

“¿Ah sí?” me intereso.

“Sí” me dice “fijate en las fotos. Para empezar a hablar siempre un toque de negro. Si no el rosa se vuelve cursi…”

Aquí Ben Pentreath, del que normalmente somos muy fan, se olvida del toque negro y pasa lo que pasa.

“Si se puede también algo rojo…”

“¿Como cuando el sarampión?”

“Como cuando el sarampión” confirma el mono

Manfredi della Gherardesca, rojo en las sillas negro en suelo y lámpara. AD.

 

El inefable Howard Slatkin (¿os acordais de él? Ver Howard el Inclasificable) Negro en rodapie, lámpara y suelo.

“Muy, muy chic con algo de dorado” añade el mono

 

Platos de Suite One Studio

So Haute

“Y para modernizarlo del todo…”

“¿Qué? ¿Para modernizarlo qué?”

“Hummmm… averigualo tú sóla, darling” me dice el mono didactico “mira las fotos de arriba, ¿qué es lo que saca el rosa del siglo XX y lo coloca rabiosamente presente en el XXI…”

Vuelco los ojos sobre las fotos de arriba… casi lo tengo, pero Pantaleón no se resiste a darme una pista: “Algo que siempre han sabido los toreros darling… rosa y…”

“¡Amarillo!!!!” Contesto como quien completa el Rosco de Pasapalabrá.

Y voilá: amarillo

Kit Kempt, House and Garden

Y todo esto hace tiempo que se sabe en El Chaco, Argentina y en La Cumbre, Cáceres.

Y nosotros aquí, yendo de listos.

¿Os atrevéis con el rosa?

PD: Si os gusta Pantaleón ¿nos haríais un favor? Compartidlo en redes sociales, contadlo a vuestras vecinas y amigas… ayudadnos a reclutar más Pantaleon-fanatics!! Por favor. Si nos odiais… ponednos verdes!! siempre caerá un nuevo fan aunque sea por llevaros la contraria!

 

 

 

Tags: , , , , , , , ,

« Older entries

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.