July 2014

You are currently browsing the monthly archive for July 2014.

Adorado Pío oye de ambos oídos. Esto es periodismo puro.

Capri

Capri

Chesterton dijo que el periodismo consiste en contar que Lord Jones ha muerto a gente que no sabía que Lord Jones estaba vivo. Yo desvelo ahora que Adorado Pío oía sólo de un oído. En el otro tenía un tapón y este tapón ha sido diestramente eliminado por un otorrinolaringólogo en Alhaurinejo, provincia de Málaga.

3317896d71a7812f0785d655a54ed283

Al oír de ambos oídos ha podido disfrutar de un memorable viaje en AVE compartiendo vagón con un infante berreando a pleno pulmón. Fuentes fidedignas informan de que los gritos se inauguraron con un “Quiero mi bollicaaaaaaaaoooooooooo” repetido sin cese.

siesta2

 

Sin duda era esta una justa reivindicación, pero la progenitora a cuyo cargo viajaba el niño no creyó oportuno darle el bollicao hasta bien pasado Antequera. Y ese no fue el fin de sus llantos. Luego quiso su Nintendo y más adelante un refresco. Parece que la criatura tenía genes nacionalistas y que por mucho que le dieran, siempre quería más. Ni su capacidad pulmonar ni sus cuerdas vocales sufrieron merma alguna durante el trayecto de dos horas y media que separa Málaga de Madrid. No así la salud mental de sus compañeros de vagón, que llegaron a la capital seriamente perjudicados.

ec4581f374cfc8374d0ff24bad9429b4

“En España ya no se respeta nada” me dice Pantaleón “ni siquiera la sagrada siesta”.

En la lista de valores de Pantaleón el respeto a la siesta está muy alto. La considera sagrada. Y si es veraniega, entonces es aún más sagrada.

459464689a5213e6e5729ad7a5d5fa68

Porque sagrado es, el origen de la siesta. El término “siesta”, originario del siglo XI, proviene de  una de las normas contenidas en la regla de San Benito, fundador de la orden benedictina y precursor de todas las órdenes religiosas. En la regla benedictina San Benito imponía un período de reposo y tranquilidad en la hora sexta, que cae entre mediodía y las tres. A esa hora todos los religiosos debían acostarse en total silencio para descansar y retomar energías para el resto del día. La “siesta” se extendió a otras órdenes religiosas y posteriormente al pueblo laico, que adoptó tanto la costumbre como el modo de referirse a ella: siesta. El descanso en las horas de más calor es algo que tiene sentido y es tradición en los países meridionales y en los que no lo son pero tienen raíces hispánicas.

d82b765bf471a33ab5a4fd34caa2d207“Es una verdad universalmente aceptada que un hombre recién y copiosamente comido, poseedor de un gran sofá, necesita una siesta” me dice el mono parafraseando a Jane Austen (Pantaleón todos los años comienza sus vacaciones releyendo “Orgullo y Prejuicio”)

f84d77db9d06f3f45b029446ecc027d4

La siesta es una española universal, más aún que la Pantoja. Pero a pesar de darle el nombre y tener la fama no somos los españoles sus más adeptos practicantes. Un estudio realizado en 2002 por la revista Neurology demuestra que nuestros vecinos europeos bien han asimilado dicho hábito en sus rutinas encontrándose Alemania en primer lugar con un 22% de personas que incluyen la siesta en su vida cotidiana. Le siguen de cerca un 15% de los italianos, el 14% de británicos, en penúltima posición un 9% de españoles. Casi nadie.

siesta (2)

A pesar de su caída en desgracia, siendo española, me creo con especial derecho a hablar de la siesta con autoridad. Hay mucho aficionado por ahí suelto que no presta a la siesta la atención y seriedad que merece. Hay que recordar que la siesta común (siestus vulgaris) dura entre 20 y 40 minutos y ha de tener lugar en una superficie plana (sofá, hamaca, manta en el suelo) que no sea una cama.

siesta

La siesta de cama, o “siesta grande”, dura más e implica cambio de vestuario. La siesta grande es la que nuestros abuelos denominaban “siesta de pijama y orinal”. Es a la siesta actual lo que las palomas mensajeras al 4G: un anacronismo.

Foto del catalogo de OKA

Foto del catalogo de OKA

d731ffa416719e7acb9302a03944886f

La siesta común, que es la más habitual, tiene un subtipo conocido como la “siesta de documental” (siestus documentalis). Es más habitual en los meses de invierno que en el estío. Consiste en una siesta de sofá, con mantita a cuadros y televisión encendida en la segunda cadena de radiotelevisión española donde, en cumplimiento de sus funciones de servicio público, se emiten documentales especialmente diseñados para promover y facilitar la siesta del contribuyente. Imágenes de la migración de los ñús en el Serengueti, de la transformación en mariposa de cualquier larva o de la vida del caracol de mar en los arrecifes de coral australianos tienen eficacia probada en la producción de un agradable amodorramiento que desemboca irremediablemente en siesta.

dc3294b11a39569eba19fcc4f9174159

Pero la siesta de verano es distinta. La siesta de verano es de exterior (hamaca bajo sombrilla, terraza a la sombra, manta debajo de un árbol) y es la más letal de todas las siestas. No se conoce antídoto. La cafeína no surte efecto. Las dos coca colas de aperitivo y el café cargado de después de comer pueden dejarte sin dormir toda la noche, pero son inocuos frente al profundo letargo que te invade inmediatamente después de ingerirlos.

e9a406f3eccf50d85524ca8f7b1731a8

Claro que tras ingerir 2 cervezas, una de boquerones, dos de chopitos, una paella mixta, dos jarras de sangría, una de arroz con leche y dos pacharanes, no es que tengas sueño, es que directamente caes anestesiado. Esto es común a todo ejemplar de español en edad adulta.

Jacques Grange. Comporta.

Jacques Grange. Comporta.

Pero a falta de un buen documental sobre apicultura y no habiendo ingerido dos litros de alcohol y 3000 kilocalorías la inducción a una buena siesta tiene que venir dada por el emplazamiento.

Vanity Fair. Madonna frente a las costas de Capri con un sitio estupendo para practicar la siesta.

Vanity Fair. Madonna frente a las costas de Capri con un sitio estupendo para practicar la siesta.

 

Fresquito, pero no mucho. A la sombra. Con un poco de brisa que mantenga la temperatura y espante a las moscas, terribles mata-siestas y sin niños desprovistos de su bollicao a menos de 1km a la redonda. Una superficie plana donde estirarse et voilá.

da194a67d01436a5fb066a2ac35d0552

siesta3

La autentica siesta veraniega no es un dormitar leve de duerme-vela. La auténtica siesta requiere de la relajación de la mandibula hasta un ángulo tal que permita el deslizamiento de la baba. La auténtica siesta requiere tiempo. La auténtica siesta require un despertar digno de una unidad de reanimación.

siesta1

Pantaleón y yo os deseamos felices siestas.

.

« Older entries

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.