May 2014

You are currently browsing the monthly archive for May 2014.

“Cuentan que una señora americana, de colosal pero reciente fortuna, invitó a otras cuantas señoras de más antiguo pedigrí a ver su nueva casa” relata Pantaleón

pamela mimbre

…La casa en cuestión resultó ser un derroche de lujos y exquisiteces, todos ellos de marca, todos ellos carísimos, todos ellos inmensamente sofisticados. Tras el “gran tour” una de las señoras visitantes dijo de su anfitriona: “Pobre. Va a necesitar dos vidas enteras para lograr entender el encanto de los cestos de mimbre”.

 e7c802412eee7eec48ec9c5e062a0a69

“¿Y cual es la moraleja?” le pregunto al mono bastante poco impresionada con su historia.

“Fácil, darling” me contesta “Que hay cosas sencillas y baratas que tienen un encanto especial y que descubrir ese encanto sólo es posible para los que no tienen nada que demostrar. Voilá moraleja”

7834f4451b4f7c48399b4e8f0233368b

Vía persephone box.com

Vía persephone box.com”

“El mimbre no “epata” a nadie” me dice el mono “No es caro, no es raro y no es difícil de encontrar….

David Netto

David Netto

“Pero en algunos casos es…sencillamente perfecto”

5670213ec4dbf89db426142f63124b02

Captura de pantalla 2014-05-15 a la(s) 12.00.23

“No hay plata, ni bronces, ni porcelanas, ni pieles exóticas que superen su encanto…”

27199d5e7ff18143b161c87d5bf81338

La verdad es que miro algunas de las fotos y pienso que tiene razón. Que no se me ocurre mejor sitio para colocar unas hortensias que un cesto de mimbre, que los sofás bajitos y “potolos” de casa de una tia abuela mía son los muebles de jardín más cómodos y bonitos que he visto nunca, y que la combinación de pared encalada en blanco, maceta de terracota vieja y un poco de mimbre es lo más sencillamente chic que he visto en mi vida. Y todo “made in Spain”

 

f1f98a14da1d53bde1137a4e6f5d564e

galeria_interiorismo_03

El mimbre es una fibra vegetal que se obtiene de un arbusto de la familia de los sauces y que se teje para crear diferentes productos. Para tejer se utiliza el tallo y las ramas de la planta. Como el mimbre es lavable y transpirable, pronto se reveló como una solución perfecta para su uso al aire libre.

8473822419_d2c3ab145b

Existen referencias documentales sobre el mimbre ya en el Antiguo Egipto. De mimbre, supuestamente, era la cesta en la que el bebe Moisés navegó Nilo abajo hasta dar con su imperial madre adoptiva.

Lorenzo Castillo

Lorenzo Castillo

De Egipto pasó a Persia y de allí a la Roma antigua. En las excavaciones de Pompeya se descubrió que las cestas de mimbre eran grandes favoritas de los romanos. El mimbre se extendió por Europa con el imperio Romano, sobrevivió a su caída y floreció en la Edad Media. De sus expediciones por las Indias los portugueses trajeron la rota, o junquillo (en inglés rattan) una especie de palma con los mismos usos que el mimbre pero con una resistencia superior.

Lorenzo Castillo

Lorenzo Castillo

El trenzado de mimbre o junquillo alcanzó su esplendor en la Inglaterra victoriana, cuyos invernaderos y jardines se llenaron de mobiliario de mimbre, al que consideraban más sano e higiénico que cualquier otro porque dejaba “respirar”. Parece que en la Inglaterra encorsetada lo único que respiraba eran los muebles de jardín.

La terraza del Soho House, California. Vía Indulgy.com

La terraza del Soho House, California. Vía Indulgy.com

“El mimbre victoriano me espanta” dice Pantaleón “es demasiado retorcido y atormentado para mi gusto. Reflejo de una sociedad tan retorcida y atormentada como su mimbre”.

Oscar de la Renta, Punta Cana.

Oscar de la Renta, Punta Cana.

outdoor-table

“Además” añade “los ingleses creen que el mimbre es de exterior. Not so anymore. El interior y el exterior se han desdibujado hace mucho” me dice el mono “y a mi me gusta el mimbre en el interior. Y cuanto más viejo, roto y descangallado mejor.”

PINTEREST miguel flores viana

Vía Pinterest. Foto de Miguel Flores Viana

Sig Bergamin

Sig Bergamin

 

Oscar de la Renta, Punta Cana

Oscar de la Renta, Punta Cana

“No se si te has fijado, darling” me dice el mono “que mientras que los americanos sacan la casa fuera, poniendo alfombras, lámparas y sofás en el exterior, aquí en Europa el movimiento es la inversa y lo que llevamos años haciendo es poniendo el exterior en el interior”

Rattan-Console-Table-Livingetc-Housetohome

 

Interior del pabellón de piscina, casa de campo de Hubert de Givenchy, por Jacwques Grange

Interior del pabellón de piscina, casa de campo de Hubert de Givenchy, por Jacques Grange

agrandar

71997e73370c3393208e0027306ca72e

Lorenzo Castillo

Lorenzo Castillo

El mono opina que el mimbre es una opción estupenda para unas sillas de comedor. Cómodo y barato a la vez. Cosa que no es fácil en materia de sillas de comedor.

Casa Aldeallana, House & Garden, de Isabel López Quesada

Casa Aldeallana, House & Garden, de Isabel López Quesada

Una opción que encaja con interiores de estilo moderno, rústico o clásico, sin excepción…

b814e753dede2d35556daa1c84122878 d873cb9bd90f36bc156bf87deba174afEn comedores más formales como el de arriba, o en cocinas…

whitman hamptons

En formas clásicas o más modernas…

mies van der rohe

Silla de Mies Van der Rohe

patio

Jean Louis Deniot, casa en Anacapri. Vía AD

Jean Louis Deniot, casa en Anacapri. Vía AD

Ikea tiene unas versiones de la silla clásica de mimbre, similares a las de abajo, de muy buen precio y calidad que sirven tanto para interior como exterior… (Si Mr. Smith se entera que el mono y yo comparamos sus sillas con las de Ikea, se nos infarta…)

michael smith simon upton elle decor

Michael S. Smith, foto de Simon Upton, vía Elle Decor

Los tejidos de raffia, que son hierbas trenzadas similares al mimbre son otro éxito. Es mítico el escritorio Parsons de Billy Bladwin forrado en tela de rafia. Nos gusta la raffia en almohadones…

e0a50f573521d773b415b016add5be92 b6e102b37623ca913eea0b2c3d5fc524

Y en la mesa, forrando vasos, formando individuales y cestos en la mejor tradición africana…

Vasos con "funda" de raffia, imprescindibles para no andar persiguiendo al invitado con un posavasos en la mano… Vía El Almacen de la Loza

Vasos con “funda” de raffia, imprescindibles para no andar persiguiendo al invitado con un posavasos en la mano… Vía El Almacen de la Loza

Individuales trenzados en raffia, de El Almacén de la Loza

Individuales trenzados en raffia, de El Almacén de la Loza

Cestos, de El Almacen de la Loza, una de mis tiendas favoritas en Madrid. Hay de todo y todo de buen gusto y a buen precio.

Cestos, de El Almacen de la Loza, una de mis tiendas favoritas en Madrid. Hay de todo y todo de buen gusto y a buen precio.

f918a002b49d520d48febbeac997c572 cf0ae6d7218d154e147b6d3136fce5acY nada como el mimbre para gritar verano a los cuatro vientos…

Sig Bergamin, foto de Simon Upton para Elle Decor

Sig Bergamin, foto de Simon Upton para Elle Decor

elle decor comporta cdcfc10de9deb8689e92fbea20159c16 c23a11257255767c096fa2983e8d3541 b96224ceb4cf9c7f350c4edbf0faef5eNos gusta en pantallas de lámparas…

6774c9ce891e2a6077a38a70098b2dacEn cestos…

Lorenzo Castillo

Lorenzo Castillo

699abd8bcd826f8005d0f0c0732508dbEn taburetes y sillas…

2d6c3e577b2a112b71b36eee855d1179389cf42752c74a4b17afc63ac6e4f87cDebajo de las mesas…

51f2be472c59676b141005b2e89ccbb9En cestos de flores…

4ec8c01642c87968ed68205a47933e5b5d4d1b67ff3cccdac020c35cd005e5afEn románticas bicicletas…

3bfc2aefe2f89e492d3ab408027cfef2

En apetecibles chaise longues y sus mesitas auxiliares…

25b015b1a2c07a07d73767151eedc3eacdcfc10de9deb8689e92fbea20159c16En bandejas y carritos de bebidas…

70750612d7d30da4e4b312df0b9596f4aab0e7ee8d60560363702c71ac6d26fe

En los techos de los porches, filtrando maravillosamente la luz…

60836417957bc5775c43882513ec25a5

2d03c71ee6e8921af3c02c02f4566b37

En sofisticados interiores…

ad silla

Jacques Grange Portugal

Jacques Grange Portugal

e2811b3ef761a863bf50773692717eab

Lo sé, esto técnicamente no es mimbre, es enes… pero son de la familia ¿nooo?

 tumblr_lxofpcsa1d1qekgnto1_500O en los exteriores más clásicos…

Captura de pantalla 2014-05-15 a la(s) 14.38.508415f4a15f089935151d5dd0eaf4b5c0 91403f84a8e4878d4d61d3a85e8c991c 781483221144206ab7dffa57176eeab8Y, señores: se hace en Cuenca. Y en Salamanca, Extremadura, Valencia… Se hace aquí al ladito, se hace bien y se hace de calidad. ¿A qué esperamos? Pantaleón ya ha encargado, en su cestería favorita, un “atrezzo” de mimbre para su nuevo medio de transporte…

bike with tulips¿Y vosotros? ¿Tenéis buenos mimbres en casa?

 

Tags: , , , , , ,

En un artículo publicado en el número de enero de 1952 de la revista LIFE, el periodista Cleveland Amory cuenta la historia de un empobrecido marqués inglés que, la noche de su llegada a Palm Beach, fue interrogado por una rica viuda americana sobre el propósito de su visita. El marqués inglés, no se sabe si en broma, confesó que era pobre como las ratas y que un amigo le había recomendado pasar por Palm Beach y buscar una millonaria con la que contraer nupcias. “Aquí me tiene, señor marqués” contestó la viuda millonaria “ya no hace falta que busque más”.

Worth Avenue, Palm Beach

Worth Avenue, Palm Beach

Para tener éxito en Palm Beach es necesario tener mucho dinero (muchísimo) a ser posible amasado antes de 1950 (eso es lo que los americanos entienden por “Old Money”) o tener un título. El que sea. Da igual que sea pontificio, italiano, nuevo o medio inventado: que sea título. Ese es uno de los motivos, me dice Pantaleón, por los cuales se empeña en seguir usando su marquesado ficticio.

Casa de Kelly Wearstler en Los Angeles

Vía Veranda

Por eso, no entiendo cómo, estando invitado en casa de la famosa Dottie, con el llamativo Abelardo tres discretos pasos por detrás, con su rimbombante marquesado y su apasionante conversación, Pantaleón no ha sido el éxito de la temporada en Palm Beach.

Mapa de Palm Beach vía Elle Decor

Mapa de Palm Beach vía Elle Decor

Tumbado en su chaise longue, con una cataplasma de “barros del Nilo y peladura de Guanábana de Brasil” en la frente y una tila doble en la mano, Pantaleón me aclara que sí, que él ha sido un éxito y que su huida de Palm Beach no se debe a una debacle social, sino a sus “nervios”. Dottie no estaba sola en casa: con ella estaba su “piara de nietos” (Pantaleón dixit).

Foto de Slim Aarons, niños tomando un helado en Palm Beach, años 50.

Foto de Slim Aarons, niños tomando un helado en Palm Beach, años 50.

Pantaleón y los niños no combinan de él. Estos tardaron poco en darse cuenta de que estaban ante un neurótico – un neurótico simpático, pero neurótico al fin y al cabo – y descubrir su punto flaco. Su punto flaco de la semana, quiero decir, porque puntos flacos hay varios.

Tras descubrir que Pantaleón en Florida vive en permanente terror de encontrarse con un tiburón, tiburones falsos, verdaderos, disfrazados y disecados aparecían por todas partes.

6a00d8341c6c5753ef01538f4c438f970b

Hasta colocaron un delfín en la piscina (con las prisas las aletas pueden parecerse) cuando Pantaleón estaba haciendo sus largos matinales. Esta continua aparición de aletas negras en todas partes hizo mella en los ya frágiles nervios de Pantaleón.

August-10-2012-01-43-55-werere

“Pero eso no es todo” me dice el mono “ni siquiera es lo más grave. Lo grave es lo de esa mujer.”

“¿Qué mujer?” pregunto

“Lilly Pulitzer” me contesta, dando el nombre de la ya difunta diseñadora de ropa oriunda de Palm Beach.

“Pero Pantaleón” le digo “¡Lilly Pulitzer está muerta! Murió el año pasado”

“Lo sé” dice el mono “y ¡qué terrible legado ha dejado!. ¡El daño que ha hecho esa mujer! Por su culpa Palm Beach entero está lleno de señoras que piensan que el verde pálido va con el rosa y que ambos, combinados, son colores perfectamente tolerables para decorar una casa. ¿Te imaginas? Ah Cherie! ¡la profusión de rosa chicle! ¡La invasión del estampado chillón!¡Las mezclas en colores pastel! No te imaginas lo que he sufrido…!!!”

Mesa rosa, Palm Beach. Del post "Palm Beach Backyards", the Glam Pad.

Mesa rosa, Palm Beach. Del post “Palm Beach Backyards”, the Glam Pad.

Más rosa. Ruthie Sommers.

Más rosa. Ruthie Sommers.

Verde y rosa, al más puro estilo Pulitzer

Verde y rosa, al más puro estilo Pulitzer

Globos rosas en una "Baby Shower" de Palm Beach

Globos rosas y mantel verde en una “Baby Shower” de Palm Beach

Como siempre, al mono hay que creerle a medias. Es cierto que Palm Beach no es lo que era en los años 50, cuando la jet set mundial, antes o después, se dejaba caer por ahí para codearse con las grandes fortunas americanas en fiestas dignas de pasar a los anales de la historia. Pero sigue siendo impresionante.

windsors palm beach

Grace Kelly, siendo ya princesa de Mónaco, en Palm Beach

Grace Kelly, siendo ya princesa de Mónaco, en Palm Beach. Totalmente adaptada al verde y rosa local.

Los Kennedy en Palm Beach, saliendo de los oficios de Semana Santa

Los Kennedy en Palm Beach, saliendo de los oficios de Semana Santa

Estee Lauder en su casa de Palm Beach, circa años 60

Estee Lauder en su casa de Palm Beach, circa años 60

Es como un parque temático de los muy ricos, donde las palmeras se vacunan contra la gripe, la frutería tiene aparcacoches uniformado y las grandes mansiones al borde del mar se han fabricado una réplica de ellas mismas en pequeño para hacer de “beach house”.

Casa de Donald Trump. Tras comprar Mar a Lago, la casa que se hizo Majorie Merriweather Post, la heredera de los Kellogs, en el extremo sur de la Isla y convertirla en un club, Donald se ha comprado esta chabolilla.

Casa de Donald Trump. Tras comprar Mar a Lago, la casa que se hizo Majorie Merriweather Post, la heredera de los Kellogs, en el extremo sur de la Isla y convertirla en un club, Donald se ha comprado esta chabolilla.

Los americanos, cuando son ricos, son muy ricos. Y lo muestran. Todo etnólogo o sociólogo que se precie ha de pasar por Palm Beach para completar su formación.

Slim Aarons, Mr. y Mrs Donald Lease en su casa de Palm Beach

Slim Aarons, Mr. y Mrs Donald Lease en su casa de Palm Beach. Juraría que los pantalones de Mr. Lease son diseño de Lilly.

Evelyn Lauder en la entrada de su casa en Palm Beach heredada de su suegra Estee.

Evelyn Lauder en la entrada de su casa en Palm Beach heredada de su suegra Estee.

Lo que dice Pantaleón sobre la obsesión por los rosas es cierto, aunque a medias. Y creo que su atribución a la nefasta influencia ejercida por la Coco Chanel local, Lilly Pulitzer, es correcta.

Lilly Pulitzer colección masculina (por decir algo). La ubicua mezcla de rosa con verde.

Lilly Pulitzer colección masculina (por decir algo). La ubicua mezcla de rosa con verde.

Pero no todo es así. Lars Bolander, un decorador sueco de gusto perfecto y su mujer Nadine, se instalaron hace un tiempo en Palm Beach donde tienen una tienda. Gracias a ellos, entre otros, los Palm Beachitas poco a poco van viendo que hay vida más allá del rosa palo.

Lars Bolander y su mujer, Nadine Kalachnikoff, en su casa de Palm Beach

Lars Bolander y su mujer, Nadine Kalachnikoff, en su casa de Palm Beach

Lars Bolander

Lars Bolander, casa de Brooke Giannetti en Palm Beach.

E incluso Celerie Kemble, la famosa decoradora nativa de Palm Beach, hija de la no menos conocida Mimi Mcmakin, fue capaz de superar su fase verde-rosa…

Celerie Kemble en fase verde-rosa. Palm Beach

Celerie Kemble en fase verde-rosa. Palm Beach

Y hacer cosas como estas:

Celerie Kemble superada fase verde-rosa

Celerie Kemble superada fase verde-rosa

Y en Palm Beach siempre ha habido buen gusto. Como el de Consuelo Vanderbilt, “jubilada” en Palm Beach como señora de Balsan tras haberle dado la patada al duque de Malborough

El Vedado, casa de Consuelo Vanderbilt en Palm Beach

El Vedado, casa de Consuelo Vanderbilt en Palm Beach

O el de la famosísima C.Z. Guest cuya icónica fotografía por Slim Aarons está tomada en Palm Beach…

C.Z. Guest, perro e hijo. en su casa de Palm Beach. Foto de Slim Aarons.

C.Z. Guest, perros e hijo. en Villa Artemis, su casa de Palm Beach. Foto de Slim Aarons.

O el de la enigmática Jayne Wrightsman, excepcional coleccionista de arte y muebles cuyos donativos en muebles franceses del XVIII llenan varias salas del Museo Metropolitan de Nueva York…

Jayne en su casa de Palm Beach decorada por Stephane Boudin de Maison Jansen

Jayne en su casa de Palm Beach decorada por Stephane Boudin de Maison Jansen

La piscina de la casa de Jayne, agua de mar calentada a exactamente 25ºC. Dicen que JFK, cuya mujer era íntima de Jayne, venía a nadar a esta piscina para aliviar sus problemas de espalda

La piscina de la casa de Jayne, agua de mar calentada a exactamente 25ºC. Dicen que JFK, cuya mujer era íntima de Jayne, venía a nadar a esta piscina para aliviar sus problemas de espalda

Pero sí, lo del rosa es contagioso.

Mario Buatta, del libro "Palm Beach entertaining". Rosa y verde.

Mario Buatta, del libro “Palm Beach entertaining”. Rosa y verde.

Y me pregunto por qué pensarán que el rosa es lo que procede en un sitio de playa, cuando existen opciones mucho menos… conflictivas.

Vía House and Garden

Vía House and Garden

Miles Redd, vía House Beautiful. Casa de Lyford Bay, Bahamas. Magnífico el toque de las sombrillas.

Miles Redd, vía House Beautiful. Casa de Lyford Bay, Bahamas. Magnífico el toque de las sombrillas.

beto401

Sig Bergamin

Sig Bergamin

402ba0a848019336b8c2018e4e0ec40f

b7baf3d539cecf249e886ff0bbf4c00e

111gris

blue2

“Lo que quieras” me dice el mono “pero no hay quien los convenza. ¡Hasta Dottie ha caído en la trampa!. Me alojó en un cuarto verde y rosa…

palm beach bedroom

“Nos dio una cena con la mesa en verdes y rosas…”

Palm Beach Lunch, vía House Beautiful

Palm Beach Lunch, vía House Beautiful

…los maravillosos platos verdes de Anna Weatherley que ha comprado pretende ponerlos con flores y copas rosas…”

111 Anna Weatherley

“las telas de flores del salón – por cierto ¿sabes que vuelven las telas de flores? – las ha puesto en verde y rosa…”

palm beach style

“Y tomamos el té en el salón verde y rosa…”

palm beach tea

“Así que cuando el bestia del perro de sus nietos se comió mi pijama y Dottie, adorable, me regaló uno nuevo ¡verde y rosa!…

Pijama de Lilly Pulitzer

Pijama de Lilly Pulitzer

…Y no pude soportarlo más!”

 

PD: Se me olvidó deciros que el libro de Michael Devine (“An Invitation to the Garden”) llegó y que me temo que no merece la pena. En este caso, podéis ahorraros el dinero. En nuestra humilde opinión, ni las recetas ni las mesas merecen el desembolso.

Tags: , , , , , , ,

A Pantaleón le adoro, pero hay veces en las que necesito perderle un rato de vista. La semana pasada era una de ellas: mi semana de vacaciones familiares, totalmente monkey-free, con sol, playa y muchos Long Island Iced Tea.

Cocktail de verano

Me subí en el avión más contenta que unas pascuas sin querer saber nada de monos, ni de macarons de frambuesa, ni de belllinis mezclados con orfidales ni mucho menos de asuntos decorativos.

d409a340c3b50a09bca993d78ff50016

Cierto es que mientras estaba medio dormida y hecha un ocho en mi escueto asiento de turista, me pareció ver pasar de refilón un trozo de bata de seda de ikat allá al fondo, por el pasillo de Business, pero pensé que eran alucinaciones fruto del cansancio aéreo.

Puech-EDC-04-13-07-lgn Al llegar al aeropuerto de destino comprobé que el cansancio existía pero las alucinaciones no: allí sentadito en su asiento de Business estaba el mismísimo Pantaleón, departiendo amigablemente con una señora americana que lucía en su mano izquierda una esmeralda cuadrada más grande que los azulejos de mi cuarto de baño. Finjí no verle.

“Daaaaaaaaaarling!”

Mierda.

“Pantaleón, ¿qué haces aquí?” le pregunto con una mezcla de irritación y hastío.

“He venido a pasar unos días a casa de Dottie, en Palm Beach” me dice “Me pareció que encontrarías reconfortante tenerme cerca, por si acaso”

“¿Por si acaso qué?”

“Por si acaso te surge una emergencia decorativa, Darling!” me dice el mono, como si fuera evidente.

6d6599a237fed822dec0d8f5e215c961

Oigo una tos y a unos cinco metros de distancia descubro a Abelardo, en un discreto segundo plano, vigilando una montaña de maletas Goyard y un flotador gigante que han traído inflado dentro del avión (también “por si acaso”).

Constato que Abelardo ha adaptado su uniforme de mayordomo al trópico añadiendo un salakof (“por si acaso”) y sustituyendo los pantalones por bermudas y calcetines azul marino hasta la rodilla. No se sabe bien si va de safari o se dispone a hacer la primera comunión, ambas opciones encajan perfectamente con la “tenue”. Antes de que surjan más “por si acasos” me despido de ellos deseándoles una felicísima estancia en Palm Beach y esperando que la ya maltrecha salud mental de Dottie los aguante.

802ba56013b8cc287588c231791093d7

En la playa paso las hojas de unas cuantas revistas de decoración que tenía atrasadas y medito sobre la estacionalidad de la materia: en cuanto llega el buen tiempo no apetece nada hablar de decoración. El primer rayo de sol desplaza la atención fuera de casa y ya sólo apetece hablar de terrazas y jardines.

9136ba9008d89bf1efb1366c1623ed67

Los vasos se tornan de plástico, los platos se visten de melamina, los manteles se plastifican e imaginamos toda comida al borde de una piscina o bajo la sombra de un árbol.

7c3529d3184580aa85346a1e433667c7

 

Hablar de telas o de tapizados no apetece, y con la primavera en todo su esplendor, uno sólo quiere un trocito de verde. Una terraza, un patio, una esquina de jardín… aunque sea ¡una maceta!

473e7317ec638e042eae08aa5a566c92

En abril, en París, me di cuenta cómo los parisinos, sedientos de primavera tras sus duros inviernos, habían hecho verdaderas junglas de todo ático a la vista…

01773be15abb4ee6f7ce76bec963c14b

Y llenado de verde cada patio interior…

daad7d861a3d07feb10f071ffd7793917afa0df7d2eb5299d9bfc7893ad7fac1

 

Terraza de Ralphs, el restaurante de la tienda de Ralph Lauren en París. Comer no se come bien, pero el sitio es precioso.

Terraza de Ralphs, el restaurante de la tienda de Ralph Lauren en París. Comer no se come bien, pero el sitio es precioso.

El jardín urbano es uno de los lujos más grandes que hay: un pedacito de verde propio en mitad de una ciudad. Desayunar al aire libre. Cenar entre farolas y estrellas. El ático romano de Jepp Giambardella en la “Gran Bellezza” inspiró en mi la misma envidia que las curvas de su estupenda novia en nuestro querido Abelardo.

Atico en Roma

Atico en Roma

Atico en Nueva York, con la catedral de San Patricio de "atrezzo"...

Atico en Nueva York, con la catedral de San Patricio de “atrezzo”…

3dec70872e7b3fd0bb450b452848e2af

Mi terraza apenas mide 3m x2m y a duras penas me cabe una mesita redonda, plegable, para organizar cenas románticas… (forzosamente han de ser románticas, en la mesita solo pueden comer dos)

b0b1eb8346a6d8bbf3b1b35127333c79

3f40da80fc29df0fabf51e4e047f471e26618035ed8e139230e85e51a62f8c14

A mi diminuta terraza le puse un césped artificial. Es cierto que dá el pego porque, dentro de los artificiales, me hice con el mejor que me podía permitir, pero es artificial. Y lo sé. Mi “bosque urbano” se limita, me temo, a una acumulación de macetas.

13f35dcf9c1fdeeaf38c9a061f33caa3

Todas mis macetas son de terracota, pero demasiado “nuevas” para satisfacerme plenamente. Porque la maceta de terracota, tan española ella, me chifla, pero cuánto  más vieja “descangallada” mejor…

f9321a142c7fe0d591a0596311db0d3a

Miro las mías con ojo crítico y me planteo cómo estropearlas adecuadamente. Enterrarlas en tierra no sirve porque lo he probado. Mojarlas tampoco ayuda mucho. El musgo imposible en el seco clima de Madrid. Si alguien sabe cómo estropearlas adecuadamente, le ruego lo comparta. Nada supera ese arte tan español de la acumulación de macetas de barro, en distintas formas y tamaños. Nada mejor para dar carácter a una terraza o un patio…

5a356b0ffea4f8e45ff926d1b1d99b6e 5cc72f04e5cef58dc4e15f4a5a377de9 ed044cca039f3d375fa77c93ce717aaf

Para disimular lo pequeñita que es mi terraza, le he colocado un espejo en la pared. Truco fácil y altamente recomendable. Además, como buena fan de los contrastes de texturas, me apasionan los espejos en el exterior: nada contrasta más con la alborotada y rugosa naturaleza que una lámina lísa, estricta y fría…

a79bc56ace3c039712884f71e33b6c3d288cf2a0e64f75d7f2221d0d17b63124 293d1a16339dffb8d8a8c750506f42e9

Fuente sobre espejo

Fuente sobre espejo

A mi terracita, por la noche le añado un sinfín de velas encendidas…

1ff535db393f0ee0309b28ad9682e47d

Great Expectations cd24878ec9b350d444d2e2b0380eff92 dae711f1b0ff07af1d7e38b82d427844

Y a veces también mis “luces de emergencia“…

2e28f03ada128ade4d63186d29689ab9

Y con esa pocas cosas, las macetas, el espejo y unas velas encendidas, mi rinconcito de nada se convierte en un lugar especial. Un buen vino (fresquito, que ya hace calor y una buena conversación) y mi metro cuadrado de exterior, con vistas a un concesionario de coches, se convierte en un sitio tan mágico como cualquier lujoso ático del mundo.

5e6a558e3b1e044fefc6211b22fc9f89Tumbada en mi hamaca al sol de la verde y frondosa Florida sonrío mientras pienso en la paz y la serenidad de mi terracita cutre. Pero la paz no dura mucho: suena el móvil.

“Daaaaaarling!” me grita el mono al teléfono “¡Venme a recoger!”

Lo bueno nunca dura lo suficiente.

(Continuará…..)

PD: Pido disculpas de corazón por la tardanza en escribir. Además del viaje a Florida han estado pasando muchas cosas “extra” estas semanas, que ya os contaré. Prometo volver al redil y ser más constante en los posts. ¡Disculpadme!

Tags: , , , ,

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.