October 2013

You are currently browsing the monthly archive for October 2013.

IMG_8840

En un bote mono es buen regalo

Tengo que decir que el pretendiente por ahora cumple su palabra, lo cual gusta mucho. El primer lunes después de abierta la veda se presentó en mi casa con dos perdices, eso sí, a la voz de “qué rico, perdices en escabeche”. Pena mora, a mí como me gustan de verdad es con coles… No estuve nada rápida, por lo menos le tenía que haber dicho que si quiere escabeche que me dé los bichos pelados. Como la dosis normal es media perdiz por persona nos comimos una y la otra se la di embotada con algunas verduritas y su salsa y bien cubierta de aceite de oliva, que para eso el escabeche es una conserva. Seguramente ya lo sabéis, pero por si acaso os cuento que así una perdiz escabechada dura bastante tiempo en la despensa alejada de la luz (también en la nevera, por supuesto, pero no es necesario). Teniendo en mente la receta de las pochas con codorniz, decidí servirlas con una ensalada de pochas y creo que fue un gran acierto porque las legumbres van fenomenal con las aves de caza y además la pude servir templada, que comer frío-frío ya no apetece.

Por lo demás, el menú de hoy os lo paso con trampa. Bueno, quiero decir que no os pongo las mismas recetas que le puse al pretendiente. De primero tomamos sopa de cebolla porque es muy calentita y mi comodín de estas fechas, pero como esa receta ya os la di en su día, os pongo otra que es rica y también la uso para apuros porque se hace con pimientos de bote, que siempre tengo en la despensa. Había pensado poneros soufflé pero como de postre os iba a dar clafoutis… Bueno, el caso es que el menú ha quedado así:

De primero, Sopa de Piquillos

De segundo, Perdiz en Escabeche (con ensalada de pochas)

De postre, Clafoutis de Moras

SOPA DE PIQUILLOS

IMG_8964.CR2

Esta sopa me encanta porque tiene un color precioso, y seguro que a estas alturas ya sospecháis que me gusta comer “de colores”. Pero también me gusta que es un saca-apuros porque se hace con pimientos de tarro y, encima, también está rica fría con lo que vale para hacerla en verano. Me gusta servirla con un poco de crème fraîche y gremolata de avellanas, pero las guarniciones valen todas y no son nada despreciables unos picatostes de los de toda la vida o un pistou, que además queda bastante bonito el verde intenso con el rojo de la sopa.

Ingredientes para 4 personas:

– 35ml aceite de oliva, que es un chorrito largo

– 75g de cebolla pelada y a cuadritos (una pequeña)

– 1 tarro de pimientos (que ronde los 300g más o menos, asados o al natural al gusto), usarás también el líquido así que no lo tires

– 2 dientes de ajo picados (si no traen ajo los pimientos)

– 100g tomate rallado (uno mediano, sustituible por tomate triturado de lata)

– 100ml de jerez

– 1 hoja de laurel seco

– 40g avellanas peladas y tostadas (un puñado lleno)

– 1/2L caldo de verduras o de pollo

– Sal y pimienta al gusto

– 5g de azúcar, o al gusto (opcional, yo pongo cuando uso pimientos al natural pero no para los asados)

– 35ml vinagre de jerez (mejor de yema) o al gusto

Procedimiento:

1.- Pon el aceite y la cebolla con una pizca de sal en una olla al fuego medio y pasados 2 ó 3 minutos, cuando la cebolla haya empezado a sudar, añade el tarro de pimientos con el ajo, el tomate rallado, el jerez y el laurel. En cuanto hierva, baja el fuego y pasados 12-15 minutos hirviendo la cebolla ya no debería oler a crudo, en este momento añade el resto de ingredientes salvo el vinagre, espera que recupere el hervor y deja hervir a fuego lento otros 10 minutos.

2.- Retira la hoja de laurel, tritúralo todo muy bien, rectifica de sazón y pasa por el chino, aunque esta sopa admite algo de textura así que, si te gusta así, puedes no pasarla por el chino. Justo antes de servir añade el vinagre para que no pierda aroma.

IMG_8963.CR2

La de arriba estaba sólo con crème fraîche, ésta también lleva gremolata de avellanas

Notas: Las avellanas van fenomenal de sabor con los pimientos (piensa en la salsa romesco) y además aportan cuerpo a la sopa pero una avellana rancia te puede estropear el plato. Si ves que alguna está más oscura de la cuenta, pruébala porque aunque a veces puede ser que esté más tostada otras es signo de que está rancia. También se puede sustituír por almendras, pero uso avellanas siempre que puedo, me gusta más.

El vinagre alegra mucho la sopa, de verdad. Si no te convence lo del vinagre en caliente haz la prueba: toma un poco de sopa sin él y a continuación una pequeña cantidad aliñada después, verás como el sabor gira y gana bastante en matices.

Para hacer la gremolata: pica fino un puñadito de avellanas tostadas y mezcla bien con la ralladura fina de medio limón, una pizca de sal, medio diente de ajo triturado, un poco de perejil picado y un chorrito de aceite de oliva. Aguanta unos días en la nevera y congela bien, queda bien con sopas pero también para darle cuerpo a aliños de ensalada o con pescados a la plancha.

Esta sopa sale más rica con pimientos de tarro de cristal que con pimientos de lata, imagino que es porque el líquido coge sabor y como se usa en la sopa se nota.

PERDICES EN ESCABECHE

Escabeche de perdrix.CR2

Hasta que no llegué a España no probé las perdices en escabeche ni el escabeche en general, ahora que lo pienso, no es algo que se hiciera en casa. Debe de ser una cosa española porque cuando las probé me enamoré y estuve buscando y buscando una receta en mis libros y le pregunté a Odette y nada. Tras mucho buscar, di con la receta de la Marquesa de Parabere y la adopté un tiempo hasta que poco después encontré el libro “Yo me lo guiso, yo me lo como” que es una joya y el mejor libro de recetas de caza que conozco y me quedé con su receta. En realidad lo que he robado es el procedimiento y la composición del escabeche en sí. Los “aromáticos” son más afrancesados porque yo sin mi mirepoix no enciendo el fuego. Esto lo digo para que tengáis cintura a la hora de sustituír el clavo por cominos, el apio por pimientos y cosas así.

Ingredientes para 4 personas

– 2 perdices

– 100g cebolla, pelada y en cuadros

– 100g zanahoria, pelada y en rodajas de un cm más o menos

– 100g apio, limpio y cortado en trozos de uno o dos cms, más o menos (se pueden dejar las hebras en este caso)

– 2 dientes de ajo con su camisa, un poco aplastados

– 1 hoja de laurel seco

– 2 clavos de olor

– 10 granos de pimienta negra, enteros

– Sal (uso un gramo por perdiz. Si quieres usar la receta como conserva, a más sal mejor aguanta la carne, que el vinagre si no la va ablandando y puede ser demasiado)

– 250ml* (una taza larga) de aceite de oliva

– 125ml* de vino blanco seco decente, perfectamente admisible un vino fino o manzanilla

– 125ml* de vinagre de jerez (o vinagre de vino que no sea de Jerez pero que sea bueno, por favor)

* Las medidas de aceite, vino y vinagre son las que hicieron falta en la olla que utilicé para cubrir las perdices completamente. Como esto depende en gran medida del recipiente que se use para cocinarlas, tened presente que lo importante en este caso es la proporción: 50% del líquido total de aceite, 25% de vino y 25% de vinagre. Además, habrá que reponer, pero sobre eso más adelante.

Procedimiento:

1.- Preparamos las perdices: Si tenéis la buena suerte de que os las traen de caza pero la mala suerte de que os las dan “tal cual” no habrá más remedio que pelarlas procurando no romper la piel, además de quitarles las tripas y el buche y cortarles la cabeza, los alones y las patas. Una vez limpias, yo las lavo con agua fría por dentro y las seco muy muy bien (Odette criticaba mucho que los españoles “lavan sus carnes”, yo no veo sacrilegio en darle un agüita a la perdiz por dentro porque no pretendo hacer un civet). Si han quedado plumas, se queman con un soplete o con el fuego de la cocina. A continuación, las bridamos igual que si fueran un pollo para hacer al horno, como vimos aquí.

2.- Hay que elegir una olla en la que quepan las perdices más bien justitas, si puede ser en vertical mejor que mejor. Esto es muy difícil así que nada de angustias, yo en este caso las he hecho tumbadas pero eso sí: boca arriba, para que dé el menor calor directo posible a las pechugas.

3.- En el fondo de la olla se pone suficiente mirepoix para que esté cubierto el fondo y encima las perdices boca arriba (o en vertical, si es que se puede, y en este caso con las pechugas mirando hacia dentro, no hacia los bordes). Se rellenan los huecos entre las perdices con el resto del mirepoix, el ajo y las especias, se añade la sal y se cubre con el líquido. Si no estuvieran completamente cubiertos los pájaros, se seguirá vertiendo líquido siempre en la proporción ya explicada: 50% aceite, 25% vino blanco y 25% vinagre.

4.- Se ponen al fuego muy lento y se tienen ahí hasta que la carne se desprenda fácilmente del hueso. Aclaración: las he tenido a alrededor de 95ºC durante tres horas completas, sin llegar a hervir del todo en ningún momento. Si tienes una vitrocerámica o inducción esto no es difícil de conseguir. Para cocinas de gas, recomiendo un difusor y estar más pendiente. Para controlar algo la evaporación sin poner tapa he hecho una cartouche (un circulito de papel con pequeño agujero en el centro, que se pone encima del guiso) pero esto no es imprescindible. Seguramente habrá que ir reponiendo líquido, se añadirán vino y vinagre a partes iguales y hasta que estén cubiertas las perdices. El aceite no hay que reponerlo, que no se evapora.

cartouche.

La cartouche, me quedó algo grande pero mejor así que corta

5.- Muy importante: hay que dejar que se enfríen en el propio escabeche. Como mínimo conviene esperar un día antes de comerlas porque mejoran de sabor y textura.

Notas: Si no hay mucha perdiz o hay mucha gente, se puede reconvertir en un plato de “ensalada de perdiz escabechada” y así con desmigar un poquito en vez de poner media perdiz estamos del otro lado. Claro que, en ese caso, no sería un plato principal. Como es algo que tengo asociado al invierno, me gusta hacer esta ensalada con una mezcla de hojas en la que predomine la escarola y añadiendo algunos granos de granada, que no resultan en exceso dulce y son preciosos, de lo más festivo.

Si quieres, puedes colar el líquido del escabeche para que quede más bonito. Yo sólo lo hago para embotarlas para regalo, para mí las dejo con todas sus cosas porque es menos trabajo y probablemente más sabor (aunque esto último tendría que mirarlo bien).

El acompañamiento de las fotos es una ensalada de pochas templada muy sencilla. He aliñado las pochas aún en caliente con el propio escabeche de las perdices en el que he disuelto una cucharadita de mostaza de Dijon. Además, la ensalada lleva tomates cherry en rodajas, chalotte en brunoise, macédoine (cuadritos algo más grandes que la brunoise) de las zanahorias del propio escabeche y perejil picado. El plato lo he terminado con flor de sal, como casi siempre.

CLAFOUTIS DE MORA

IMG_8955.CR2

El clafoutis es un clásico francés y como buen clásico tiene tantas versiones como casas: hay quien lo desmolda y quien lo hace en fuente; quien hace una versión muy parecida al flan y quien la hace más bizcochona; hay quien usa kirsch y quien no… en fin, os hacéis una idea. Como es natural, yo doy la receta de casa que me parece la mejor. Lo tradicional es hacerlo de cerezas y dejando el hueso. Hoy lo hacemos de moras porque cogí unas moras silvestres buenísimas y las usé para esto. Por supuesto, se puede usar cualquier fruta que nos guste. Lo más común (quitando la cereza, claro) es usar frutas de verano como fresas, melocotón, albaricoque o ciruela pero funcionan bien las peras y las manzanas en gajos finitos y añadiendo canela, que además resulta muy otoñal.

Por otra parte, es el postre más tonto y rápido que hay de preparar, cinco minutitos de trabajo y luego al horno tres cuartos de hora.

Ingredientes para 6-8 personas

– 85g mantequilla sin sal deretida (usaremos un poco para preparar el molde)

– 125g de azúcar blanco (reserva unos 15/20 gramos para espolvorear al final, también usaremos un poco para preparar el molde)

– 600g moras

– 4 huevos grandes

– Semillas de media vaina de vainilla o extracto de vainilla o azúcar vainillado

– 250ml leche entera

– 90g harina

– Pizca de sal al gusto

Procedimiento

1.- Precalentamos el horno a 190º, fuego arriba y abajo. Se pincelan con mantequilla el fondo y los bordes de un molde de un litro de capacidad (mínimo) y a continuación se espolvorea con azúcar, así no se pega y carameliza por fuera, que queda más rico. El azúcar que sobre se devuelve con el resto para usarlo en la masa. Cubrimos todo el fondo del molde con la fruta, que esté generoso y más bien apilado.

MontaClafoutis

De arriba a abajo: molde engrasado y espolvoreado de azúcar, con la fruta y con la mezcla de clafoutis.

2.- En un bol grande ponemos el azúcar menos dos cucharadas soperas que reservamos para espolvorear al final, la vainilla y los huevos para batirlos juntos. Cuando están bien batidos añadimos la leche y batimos, luego la harina y la sal y mezclamos más. Cuando está amalgamado terminamos con el resto de la mantequilla derretida. Se vierte todo sobre la fruta y se mete en el centro del horno caliente alrededor de 40 minutos, que se vea bien doradito por arriba.

3.- Se saca del horno para espolvorear con el azúcar reservado y se mete otros cinco minutos  en el tercio superior del horno para que se gratine.

IMG_8952

Cuando tenga este color, sácalo del horno para espolvorear el azúcar por encima

4.- Versión con batidora: bátelo todo junto hasta que no queden grumos, vierte sobre la fruta y hornea como en el procedimiento tradicional.

Nota: Se toma templado o a temperatura ambiente. Una vez hecho hay que tomarlo en el día porque luego pierde bastante, la verdad. No obstante, se puede tener hecho y congelar antes de hornearlo. No sé si se nota en las fotos, pero el molde que uso es bastante más pequeño, como para 3-4 personas. Repartí la mezcla entre dos iguales y uno de ellos fue al horno mientras el otro, bien tapado con film, lo metí en el congelador. Directamente del frío se puede hornear, aunque habrá que darle al menos 10 minutos más de horno.

Para celíacos, podéis hacer algo parecido con la crema de almendras que os enseñé el mes pasado.

Espero que probéis y os gusten, que me preguntéis todas las dudas que tengáis y me contéis las variaciones que se os ocurren.

IMG_8896.CR2

Tags: , , , , , , ,

En casa de Pantaleón hace un frio de bigotes.
Vía The Aesthete

Vía The Aesthete

Él considera que los radiadores son antiestéticos y los ha eliminado prácticamente todos. Así que, cuando llega el invierno, hay que ir a visitarle disfrazado de Roald Amundsen (en ruta a la Antártida) para no fenecer en la visita. En compensación, ha puesto chimeneas en casi todos los huecos de la casa – exceptuando únicamente los armarios-
 John Saladino, vía House and Garden
Ante mis quejas, Pantaleón me recuerda que Dorothy Draper, nuestra admirada gurú, dice que no hay nada que mejore más un salón que una chimenea encendida…
Jaime Parladé, La Tartana.

Jaime Parladé, La Tartana.

Dorothy dedica párrafos enteros de su libro a elección de la chimenea, su mantenimiento y decoración. Morillos bien lustrosos, troncos bien apilados, una cesta bien grande llena de eucaliptos en verano, y un buen fuego en invierno…

Casa de Isabelle d'Ornano, París

Casa de Isabelle d’Ornano, París

Hotel Santo Mauro, decoración de Lorenzo Castillo en estilo draperiano.

Hotel Santo Mauro, decoración de Lorenzo Castillo en estilo draperiano.

Ron Marvin, Vía Lonny Magazine

Ron Marvin, Vía Lonny Magazine

Pantaleón, que es medio pirómano, está plenamente de acuerdo con Dorothy, y enciende su chimenea a la mínima provocación. Basta con que la temperatura exterior baje de 15 grados para que considere que es un buen momento para ponerse a quemar troncos de encina (el mono es snob hasta en la elección de la madera a quemar. Hace ascos al pino y al eucalipto, por no decir nada de esos conglomerados que venden a precio de ébano en las gasolineras y que le provocan sarpullidos). Yo, que no tengo salida de humos en casa, no prendo fuego a nada, pero no renuncié a la chimenea como elemento decorativo porque creo que no los hay mejores.

Via AD España, junio 2013

Via AD España, junio 2013

Dorothy también me da la razón. Lo mejor es una chimenea encendida, lo segundo mejor, una chimenea, aunque no esté encendida.

Casa de Abigail Ahern, vía AD España

Casa de Abigail Ahern, vía AD España

La chimenea ha sido de toda la vida la excusa perfecta para organizar la distribución de los muebles de un cuarto. Cuando se usaba, era normal colocar el sofá enfrente de la chimenea, o dos sofás enfrentados uno a cada lado de la misma, para asegurarte de que el calor te llegara.

db00d95436a39beb68baf0eccfd127d5

Con la llegada de la calefacción la chimenea dejó de usarse (limpiarla es mortal) pero se mantuvo como elemento decorativo. El tema del calor estaba resuelto, pero dado que a nadie se le ocurre colocar dos sofás centrados alrededor de un radiador, la chimenea se mantuvo como forma de “anclar” la colocación de muebles en perpendicular a una pared. Porque si pones dos sofás enfrentados, pegaditos en perpendicular a una pared ¿qué demonios pones en la pared de marras para que no parezca que nos reunimos todos en torno a un enchufe?

Opciones hay, pero no son muchas, y entre ellas, reina la chimenea.

Pablo Paniagua, vía Nuevo Estilo.

Pablo Paniagua, vía Nuevo Estilo.

Si tienes un salón alargado, la chimenea es fundamental.

Pantaleón enumera sus ventajas: “Es decorativa, ocupa poco – tiene poco fondo – y colocada en medio de una pared pide a gritos que construyas una zona de estar a su alrededor”

Lazaro Rosa Violán, vía habitually chic

Lazaro Rosa Violán, vía habitually chic

 

Isabel López Quesada, Biarritz. Vía The World of Interiors.

Isabel López Quesada, Biarritz. Vía The World of Interiors.

Via Style Files

Via Style Files

“Mejor de verdad” me dice “pero si no es posible, entonces un frente de chimenea pegado a la pared sirve. Trátalo como una consola” me aconseja “porque en realidad es un mueble. Y aprovecha la oportunidad para ser un poquito original” añade “sólo porque tengas una chimenea, no es NECESARIO colgar el retrato del bisabuelo encima…”

Chimenea de los duques de Windsor en su casa de Paris. El retrato es de aquella a quien la Reina Madre llamaba "that woman".

Chimenea de los duques de Windsor en su casa de Paris. El retrato, aunque parezca Frida Kahlo, es de aquella a quien la Reina Madre llamaba “that woman”.

David Hicks

David Hicks

Soledad Suarez de Lezo, vía Nuevo Estilo

Soledad Suarez de Lezo, vía Nuevo Estilo

“Si el bisabuelo ha de ser expuesto, al menos ponlo en un lugar menos convencional”

TImothy Corrigan, con el bisabuelo dentro...

TImothy Corrigan, con el bisabuelo dentro…

“De eso no pequé, señor mono” pienso toda orgullosa pero antes de alardear de ello me doy cuenta que tampoco me aventuré mucho. Encima de mi chimenea tengo un espejo, el segundo elemento más utilizado en ausencia del retrato del bisabuelo. Vale que mi espejo es redondo y tiene una cabeza de rinoceronte de papier maché pegada encima, pero es un espejo. Como tantas otras chimeneas con espejo….

 

Larry Laslo

Larry Laslo

Lorenzo Castillo. Más quisiera yo que la mía fuera como ésta...

Lorenzo Castillo. Más quisiera yo que la mía fuera como ésta…

 

Jean Louis Deniot, apartamento Ile de Saint Louis, vía la web del decorador.

Vía The World of Interiors

Vía The World of Interiors

“Tu espejo no está mal” me dice el mono generoso “al menos es un espejo proporcionado al tamaño de tu chimenea. No como esas cosas que se ven por ahí”. Proporción. Sí, lo recuerdo. Sobre esto Dorothy también ha dejado algo escrito. Sobre la proporción de la chimenea en relación al cuarto que ocupa y sobre la proporción de lo que pones encima con el tamaño de la chimenea. Y no sólo escribió sobre ello, nos dejó estos dibujos para tenerlo todo bien claro…

Dorothy Draper, del libro "Decorating is fun"

Dorothy Draper, del libro “Decorating is fun”

 

Diseño de Dorothy en los años 40, con su famoso "sheet mirror" (plancha de espejo) que tanto le gusta poner en todas partes.

Diseño de Dorothy en los años 40, con su famoso “sheet mirror” (plancha de espejo) que tanto le gusta poner en todas partes.

(e incluso así es sorprendente la cantidad de veces que se incumple esta regla y uno se encuentra con chimeneas demasiado grandes, o demasiado pequeñas con cosas puestas encima absolutamente desproporcionadas. Un paseo por pinterest os demostrará que lo que digo es cierto…)

“No tengo objeción al espejo encima de la chimenea” continua Pantaleón “aunque lo que me gusta de verdad es la chimenea de espejo…”

Yves Saint Laurent, París. Vía AD

Yves Saint Laurent, París. Vía AD

 

Jean Louis Deniot

Jean Louis Deniot

“…O incluso la chimenea pegada encima de un espejo”

Piso de Helene Rochas en París, vía Christies.

Piso de Helene Rochas en París, vía Christies.

“Esta estrecha relación entre espejo y chimenea viene de antiguo” me explica “antes servía para reflejar y multiplicar la luz de las llamas y la de las velas que se colocaban en su repisa”.

Casa de Cordelia de Castellan, París

Casa de Cordelia de Castellan, París

Lorenzo Castillo

Lorenzo Castillo

Jean Louis Deniot

Jean Louis Deniot

Así que era eso. De ahí la profusión de espejos sobre chimeneas. La mía tiene uno encima y también uno dentro, para tapar la pared que hay detrás. Me lo hice solita con un tablero de DM y dos kits de espejos LOTS de Ikea que pegué al tablero (vienen con pegatinas especiales para hacerlo). No fue uno de mis momentos DIY más gloriosos, tengo que reconocerlo, pero sirven para disimular que la chimenea es más falsa que Barce… ¡digo, Judas!

michimenea

Hay muchas opciones para disimular la falsedad de la chimenea, desde luego pintar la parte inferior de otro color es fundamental (y quitar o disimular el rodapie). También funciona muy bien recubrir el interior de papel de falso ladrillo. Recomendamos éste de Koziel, muy real de aspecto y a precio muy asequible (existe en color blanco y en su naranja original)

Papel de Koziel. Una de las múltiples maravillas que venden en su web www.koziel.fr

Papel de Koziel. Una de las múltiples maravillas que venden en su web www.koziel.fr

Llenarla de libros o revistas…

chimenea libros afflante

De troncos..

Vía Nuevo Estilo, decoración Andina & Tapia

Vía Nuevo Estilo, decoración Andina & Tapia

Verdaderos o falsos…

 falsa tapa

O de cuernos, de corales, de jarrones, de plantas… Un buen cesto grande llenito de eucaliptos es lo que propone Dorothy y nos parece buena idea. También nos gustan las ramas de olivo…

6-hoja olivo

O las velas…

chimenea con luces

O una falsa tapa…

Tapa de madera con asidero que esconde una falsa chimenea

Tapa de madera con asidero que esconde una falsa chimenea

Incluso – si te da por ahí – puedes hasta meter dentro la tele…

chimenea con TV

Porque otra de las cosas buenas de la chimenea es que se presta mucho a originalidades. Es un elemento tan esencialmente clásico que a nada que le pongas algo un poco “off” queda moderno…

Chimenea "pecera".

Chimenea “pecera”.

Vía House and Garden

Vía House and Garden

alas de angel

Y lo mismo que te sirve como punto central de un cuarto, también se presta perfectamente a ser totalmente ignorada:

escritorio frente chime

Vía Pinterest

Vía Pinterest

 

Hubert de Givenchy, Paris

Hubert de Givenchy, Paris

En el caso de la chimenea, todo son ventajas. Nos gustan las chimeneas recuperadas que venden en material de derribo. También hay algunas de madera en maisons du monde (en este caso no excesivamente logradas) por unos 300€ y de marmol venden un modelo estupendo en Better & Best por unos 1200€. En milanuncios.com, poniendo chimenea o frente de chimenea salen un montón de todo tipo de precios.

Nos gustan las chimeneas en todas partes. Salones, bibliotecas y halls….

8-house and garden 88df1c72f7874dc6db7339b0d67f0564

Vía Elle Decor

Vía Elle Decor

Cocinas, dormitorios y comedores…

22-mezcla moderno

11- lazaro rosa violan 4319c4a2ad57bece2d228894e1725173

Isabel López Quesada, vía Nuevo Estilo

Isabel López Quesada, vía Nuevo Estilo

8b4d730849af20efa46911df69a0e705

En el interior y en el exterior…

Via House and Garden

Via House and Garden

Via House and Garden

Via House and Garden

Incluso – de lo que más – en cuartos de baño.

Abigail Ahern, vía AD España

Abigail Ahern, vía AD España

Alidad, vía Elle Decor

Alidad, vía Elle Decor

“Conozco una casa deliciosa en Fuenterrabía” me dice Pantaleón “que tiene una falsa chimenea en el pasillo”. Sé cual es. Tanto casa como chimenea son de quitar el hipo.

 Captura de pantalla 2013-09-15 a la(s) 21.38.57

¿Y vosotros? ¿Donde está vuestra chimenea? ¿Qué tiene encima? ¿La encendéis? ¿tenéis preferencias en cuanto a madera a quemar? ¿odiais las falsas chimeneas? ¿Odiais las chimeneas de todo tipo? ¿Nos odiais a nosotros por preguntones? ¡Contad!

Daniel Romualdez, Nueva York

Daniel Romualdez, Nueva York

 

Tags: ,

Hace unos días Pantaleón, mi madre, mi hermana Inés y yo nos fuimos a Burdeos. Se celebraba en el recinto ferial Bordeaux-Lac (sí, mucho Lac, pero si has visto un recinto ferial, los has visto todos) la primera edición de las “Pulgas” Bordelaises. Es famosa la feria de anticuarios de Burdeos, que suele celebrarse en febrero (con el Lac más surgelé que las croquetas de “Findus”) pero esta edición brocante de finales de septiembre es nueva, así que decidimos echarle un vistazo.

07e30b3b6b736614723403a3b5a18a9b

 

Pantaleón es todo lo buen compañero de viaje que es mal vecino. No se queja, no se cansa, todo le parece bien, come cualquier cosa, duerme donde sea y es culto y entretenido. Para viajes en avión es perfecto: no te enteras de que está (piensa que el avión se va a caer y se pasa el viaje entero con los puños apretados y los ojos cerrados entregando el alma a Dios). En Burdeos se portó bastante bien. Con mi madre se lleva de miedo y a mi hermana Inés, madre de la indomable Teresa, su némesis, le tiene mucho respeto. Así que todo iba bastante bien hasta que, terminada la jornada de brocante, nos reunimos de vuelta en el coche, con nuestras compras y hallazgos, y Pantaleón nos apareció con esto.

mi jaula

“¿Qué es eso Pantaleón?” le pregunto asustada ante el tamaño del bicho.

“Esto, evidentemente” dice el mono “es una jaula.”

Pero no una jaula cualquiera. Una jaula en la que cabe él. Peor: una jaula ¡en la que quepo yo!. Intento hacerle comprender que “eso” “evidentemente” no cabe en el coche ni mucho menos se factura en un avión y que quizás proceda intentar devolverla al amable comerciante que se la ha vendido.

“¿Devolver?” dice Pantaleón espantado “No, no, devolver, no”

 

Lorenzo Castillo

Lorenzo Castillo

Pantaleón, aferrado a su jaula nos cuenta:

“¡Tener una jaula de pájaros es practicamente una obligación!. Hace más de 4.000 años que todo aquel que es alguien ha tenido una jaula” nos dice en un largo plañido “Desde tiempos inmemoriales” continúa el mono “la fascinación de los hombres con los pájaros les llevó a construir jaulas para guardarlos en ellas. Hay jeroglíficos egipcios que muestran palomas, ibis, patos y loros en jaulas, hay en Méjico ruinas de pajareras de adobe donde los indios paquimé criaban periquitos y guacamayos con cuyo rico plumaje elaboraban escudos, penachos y adornos, hay evidencias de ricas jaulas persas y chinas e incluso hablan las crónicas de una famosa jaula de Alejandro Magno que albergaba a un periquito que fue luego conocido, en su honor, como el periquito alejandrino…

8ee856f9800b2e2e5d6bc2edcf674fb3

Las jaulas de los egipicios eran rectángulares, las indias eran cilindricas, las de los griegos – que también las tenían estaban hechas de caña o mimbre y eran más ligeras. También tenían jaulas los romanos (éstas rectángulares o cónicas). Es más, en Roma el furor pajarero fue tal que hasta había una escuela para enviar a tu loro a aprender  a saludar el correcto latín a los invitados. Plinio el Viejo dejó escritas (¿qué es lo que no habrá dejado escrito ese hombre?) unas concretísimas instrucciones sobre la educación del loro “cada pájaro ha de disponer de un hábitat propio, en un lugar bastante sombrío, para ayudarle a concentrarse lejos de las distracciones (…)”. Dicen que un vecino de Tiberio en Capri tenía un loro que recitaba correctamente la genealogía del emperador remontándose 10 generaciones. Cuando el pájaro murió a manos de un vecino envidioso, el funeral fue prácticamente un acto de estado al que acudieron las masas…

pinterest donna sherman

Ejercicio de agudeza visual: ¿donde está la jaula?

Ejercicio de agudeza visual: ¿donde está la jaula?

No hay crónicas sobre las jaulas de los vándalos. Puede que éstos más que enjaular pájaros se los comieran, pero con la llegada de la edad media y su fascinación por los animales raros y exóticos, verdaderos y de leyenda, surgen otra vez con fuerza las jaulas de todo tipo. Los pájaros llegados del oriente eran muy cotizados, pero también lo eran los mirlos blancos, muy apreciados por su rareza y considerados dignos regalos para agasajar a nobles y príncipes de la Iglesia.

4e7d07cc68c8d496556f9e7f2cf3c02c

pyd_jaula pinterest

Se habla de grandes jaulas de pájaros, que contenían más de 800 ejemplares, en la corte de Luis XI el prudente. En la de de Renato I de Anjou, Rey de Jerusalén y Sicilia, su bella y admirada reina, Jeanne de Laval, dicen tenía en su dormitorio un maravilloso y raro ejemplar de ruiseñor blanco en una jaula dorada cubierta, por las noches, por un rico brocado verde cuajado de oro y piedras preciosas. Isabel de Baviera (1371-1435), reina de Francia, tenía un canario enjaulado y Ana de Bretaña, también reina de Francia pero cien años después, un jilguero cantor. En 1493, en su regreso triunfal a España, Cristóbal Colón trajo de regalo a su protectora y mecenas, la reina Isabel la Católica, una pareja de guacamayos de las recién descubiertas “Indias”. En Inglaterra el periquito del Gabón que tenía Enrique VIII se pasaba el rato gritando a los viajeros que pretendían cruzar el Támesis en barcaza anunciándoles él mismo el precio del pasaje.

 

1fc4e83f973d2997e98af2903d1c2dbb

pyd jaula ventana anuncio sofaDoscientos años antes, en los inventarios de Jean, Duque de Berri (1340 – 1416), se mencionan entre sus posesiones diversos pájaros exóticos y jaulas así como unos “oiselets de Chypre, dans son cagelet” (pajaritos de chipre en su jaula). Estos “pajaritos de Chipre” eran perfumeros de metal y esmalte con forma de pájaro que se metían en jaulas a veces sólos y a veces mezclados con pájaros de verdad…

ffcd946e8633761efc4c4191d493cbdc

Via Lonny Magazine, Octubre de 2013

Via Lonny Magazine, octubre de 2013

Lo del pajarito mecánico venía de lejos. Filón de Bizancio (siglo III A.C.) y Herón de Alejandría (siglo I A.C.) no contentos con enjaular pájaros vivos, crearon pájaros mecánicos que cantaban gracias al vapor de agua y la presión del aire. En 949 un obispo francés de visita en Bizancio describe un árbol de bronce dorado en cuyas ramas estaban posados distintos pájaros que, gracias a un mecanismo “píaban cada uno de acuerdo con el sonido de su especie”. En la edad media, por algún motivo que desconozco, estos pájaros artificiales además de piar huelen bien y se convierten en una especie de incensiario-perfumero que canta…

b36907d8a1ed58b43a4958ec5c9c5eeb 538946d4078185c07c69f8e117d306cd9614fdd9bf2115245e0b0c2ac86c4f5c

pyd jaula esquina

Estos pajatiros de Chipre aprecen también en 1379 en el inventorio del mobiliario de palacio de Carlos V de Francia. Una de las jaulas se describe como pequeña, redonda y hecha enteramente de oro. En su interior había una cigueña en miniatura con incrustaciones de rubíes, zafiros y perlas. Los maravillosos “oiselets” siguieron estando en boga hasta bien entrado el siglo dieciseis y aparecen también en el inventario de Diana de Poitiers, la famosa duquesa de Valentinois, amante de dos (o quizás tres) reyes de Francia.

23083ed922891c46a49e87ba0b22b174

 

pyd con jaula

Un papel del museo Metropolitan de Nueva York habla de la jaula que el Conde de Artois mandó construir en 1344 en su castillo de Hesdin. Dicen que era un “ernorme jardin de invierno (…) con un complejo sistema de acequias y canales que se nutrían de fuentes de agua, los barrotes estaban decorados con hojas y lirios de plomo y la jaula entera contenía una enorme cantidad de árboles artificiales en cuyas ramas se posaban pequeños pájaros llenos de ricos perfumes que acompañaban con su olor el canto de las bandadas de pájaros vivos”

 

 

942a03f2c06686a75d36dd37c71abcf2a70d16e130adb9000db7c2c2a691b1dd

pyd jaula lámpara

Los franceses parece que llevaban la delantera en esto de hacer pajareras. De hecho, Francia fue el único país que tuvo un gremio de constructores de jaulas con carta de patente real. Llega el siglo XVIII y, de repente, ninguna casa que mereciera la pena podía permitirse el lujo de no tener un aviario o pajarera y ningún señor o señora elegante podía serlo sin tener una jaula exquisitamente tallada. Ambos Luis XV y Luis XVI encargaron enormes cantidades de jaulas que ordenaron se colgaran entre los naranjos de los jardines de Versalles y por primera vez en la historia la jaula empézó a tener preferencia sobre el pájaro que habitaba en ella… ¿Os acordáis de la maravillosa jaula del jardín de Baviera de la injustamente denostada película “Sissi”?” pregunta Pantaleón. Para entonces, las tres estamos calladas y fascinadas. Inés y mi madre sentadas de medio lado en el taburete Napoleón III que ha comprado Inés y yo inspeccionando la pajarera. Solo podemos asentir. Pantaleón sigue:

 f8f774710e4f321998423f75262d1237 c0c35bced37cb251a310f2d119141c7d f0ce02dbeb82bf4fc1f0c22a6439c389

“…Los ingleses, que nunca andan muy a la zaga, se hicieron los reyes de las jaulas del siglo XIX. Torres palaciegas, tejados, ventanas con balaustradas y balcones… nada era poco para la jaula del XIX. Ya casi ni se veían los pájaros dentro, pero poco importaba, era la jaula lo que debía ser la “piece de resistance” de todo salón… Las jaulas se construían imitando palacios y edificios, incluso hubo algunas que imitaban el Taj Majal.

 pyd natalie haegerman amberes 19th cent french 74af502b357cdf7e67dfd37f9b3c8056 95ad51b130b6d24c444b1fbe116bafb8 72f78d438510cf27ce570d0a6cbd4742

Como jaulas dejaban mucho que desear en lo relativo a aireamiento y confort de los pájaros, pero decorativas lo eran mucho. Las hacían de caoba y latón, con decoraciones en porcelana pintada y cuencos de plata para el agua de los pájaros. Parece ser que los victorianos consideraban que su ligereza visual y espectacularidad añadía un efecto especialmente placentero a cualquier interior.

7c85402bd1f82341c27d687ddf883ec6 3ca87fd7ac3d7be79259697362ba0e84

En China las jaulas, más sencillas, eran pequeñas y portátiles. Los hombres salían a pasear con su jaula en la mano y entablaban largas conversaciones sobre pájaros en los parques. En China un “tenedor de jaulas” era la expresión que se usaba para referirse a alguién con “posibles” y buen vivir que tenía tiempo de asueto para ocuparse de un pájaro.

e7be0183cbad0fda4a8107311b712df6

05bd8a28c7231805d98f2468ae0ad949

cage etsy fa4403fed7b86d6b5d40a1819b70b5e7

pyd jaula estanteria pinterest

Muchas jaulas chinas adoptaron forma de pagoda, las inglesas seguía fingiendo ser castillos y palacios y las turcas, muy en boga a finales del XIX y principios del veinte tienen forma de globo, con una parte inferior rectángular y una superior redonda, de metal, como una “Montgolfiera”…

pyd jaula turca

Para entonces ingleses y franceses habían perfeccionado ya el arte del pájaro mecánico que cantaba ya más de seis tonos distintos. Encerrados en jaulas de latón eran el regalo de moda de la época, eran un poco como el iPad moderno, todos querían uno…

parisapartmentfiles

 

Luego, en el siglo veinte la practicidad y el advenimiento del plástico acabó con las jaulas, que se volvieron funcionales y feas y sólo servían para albergar canarios amarillos que se colocaban en las porterías…Pero ¡ay de la jaula romántica!. De las maravillas de la Edad Media casi ninguna sobrevive. Su plata, oro y bronce hace mucho que fueron fundidas por algunos desaprensivos posteriores, pero de las del XIX quedan bastantes y a parte de ser bonitas, han de ser salvadas de su fin. Pueden albergar plantas, velas o pájaros de porcelana. Sus posibilidades son enormes. y ¡Hay que tener una!. Ésta” termina Pantaleón mirando a su jaula con ternura “es la mía”.

f6042802b4b495460985f9340f60fbde

Silencio del público. Inés se levanta y sin mediar palabra se echa a andar hacia la entrada de la Feria.

“¿A donde vas?” le pregunto

“A organizar un transporte para la jaula del mono” me dice “y a por con una propia”

“¡Yo quiero otra!” le digo, siguiéndola.

Mi madre se queda sentada en el taburete Napoleón III.

“¿Tú no quieres una jaula?” le pregunta Pantaleón

“Yo ya tuve un loro” confiesa mi madre “fue en tiempos de Franco. Fue muy conflictivo.”

“¿Mordía?” inquiere Pantaleón

“Peor” dice mi madre “silbaba la Internacional Comunista”.

contemporary-accessories-and-decor

 

Tags: , ,

Pantaleón tiene una cocina diminuta pero le importa un rábano porque en su casa está prohibido cocinar. “Los olores, darling” me repite desde su chaise-longue.

Cocina azul

Pretende convencerme que come de “take-away” todos los días pero la realidad es que la mitad de las veces come en mi casa y la otra mitad toma plátano (no le gusta que lo cuente, pero supongo que dado que es un mono, todos lo sospechabais). Tampoco es que le preocupe mucho comer. Con excepción de sus macarons de frambuesa en realidad es bastante asceta. Excepto para el alcohol. En eso, más que beber, abreva.

 

Foto1

 

Mi cocina tampoco es grande y aunque es cierto que fantaseo con una mega cocina donde poner en práctica – todas a la vez – las recetas de Madame Champignon, me he acabado acostumbrando e incluso le veo sus ventajas.

Via Habitually Chic

Via Habitually Chic

Para poder disfrutar de una cocina pequeña es fundamental ser organizada, haberla planificado bien, y evitar las situaciones “camarote de los hermanos Marx” (esto es, no meter a demasiada gente a la vez en la cocina).

Soho Beach House, Miami

Soho Beach House, Miami

En las cocinas normales hay que darle muchas vueltas a eso que los expertos llaman “el triángulo de cocción” que consiste simplemente en que fogones, fregadero y horno no estén uno a tres kilómetros del otro (para mi, dentro del triángulo también debería estar la nevera) de modo que cocinar no sea incómodo ni la cocinera haga kilómetros innecesariamente. En las cocinas pequeñas mucho tienes que liarla para que el triángulo de cocción no te quede bien hecho. En efecto, la gran ventaja de las cocinas pequeñas es que, como son pequeñas, tienes todo a mano. Literalmente. Puedes estar de pie delante del fogón y con la mano derecha llegas al microondas, con la izquierda al fregadero y con el pie cierras la nevera de un golpe. Gran ventaja. ¿Inconvenientes? pues poco almacenamiento y poco espacio de encimera.

Vía Apartment Therapy

Vía Apartment Therapy

Empecemos por el almacenamiento: dos recomendaciones, aprovechar todos los huecos y sacar fuera de la cocina lo que no sea imprescindible que esté ahí. En cuanto a aprovechar huecos. Recuerda: en tiempo de guerra cualquier agujero es una trinchera:

la foto (38)

cocinaspequeñasi

la foto (3)

Ahora hay cocinas que convierten en cajones los rodapiés y que tienen soluciones interiores ingeniosísimas. Armarios que tengan más baldas y menos altura por cada balda encuentro que, en general, dan buen resultado. Me gustan las baldas enteramente extraíbles para despensas y alacenas (tengo comprobado que en asunto despensas un fondo de más de 30 cm es incomodísimo si la balda no es extraíble porque o no llegas bien a lo que está detrás sin sacar media despensa fuera, o te olvidas de la existencia de la lata de guisantes que se queda como el arpa de Becquer “Del salón en el Angulo oscuro, olvidada y cubierta de polvo hallábase el arpa…”)

Via House Beautiful

Via House Beautiful

Vía Apartment Therapy

Vía Apartment Therapy

Acuérdate de aprovechar la parte de atrás de las puertas (se pueden colgar bandejas, etc.) y la parte de arriba del marco de la puerta (te cabe una balda puesta encima) e incluso el techo…

Via Apartment Therapy

Via Apartment Therapy

cocinaspequeñas (5)cocinapequeña-i

Via Apartment Therapy

Via Apartment Therapy

Via Apartment Therapy

Via Apartment Therapy

En cuanto al espacio de encimera, se puede sacar un “extra” con una mesa plegable como esta…

mesa plegable

O incluso teniendo un carrito de esos que se doblan colocado detrás de la puerta de entrada. Cuando necesites espacio extra lo desdoblas y lo sacas.

Carrito plegable marca Safco. Parecidos los hay en todas partes.

Carrito plegable marca Safco. Parecidos los hay en todas partes.

 

Imagen vía www.thesobremesa.com; este no parece plegable per o es bonito!

Imagen vía www.thesobremesa.com; este no parece plegable per o es bonito!

Las vajillas que no son de diario pueden (y deben) ir fuera de la cocina. Lo ideal es que estén cerca del comedor. Las vajillas son muy decorativas y además de hacer hueco en la cocina puedes aprovecharlas para hacer bonito en alguna parte…

Cocina de Michael Bastian

Cocina de Michael Bastian

 

Comedor de Janet de Botton en su casa de Francia. Foto de Fançois Halard. Vía el libro "Vogue Living, Houses, Gardens and People"

Comedor de Janet de Botton en su casa de Francia. Foto de Fançois Halard. Vía el libro “Vogue Living, Houses, Gardens and People”

Además de sacar de la cocina toda vajilla que no sea de diario creo que se puede reducir el menaje aún más: yo he recortado y no tengo más que 12 platos de diario y 6 copas de agua y vino en la cocina, que es el máximo que uso habitualmente. El resto están en un armario closet del comedor. La verdad es que es práctico porque son pocas las veces que uso más de ese número y los platos y vasos ocupan muchísimo. No es mala idea identificar tu número tope y guardar el resto fuera de la cocina.

cocinas10

cocinas office (2)

cocinas3

Las cosas de limpieza (cubo, fregona, escoba) también pueden tener un armario a parte en otro sitio y en algunos países (en España menos) es muy habitual sacar la lavadora y plancha de la cocina y hacerse un armario de lavado en alguna parte. Creo que es una idea excelente. En una cocina pequeña eso de tener la ropa recién lavada al lado de la salsa de tomate recién hecha no es buena idea. En el fondo no es más que sacar de alguna parte un hueco de 70 x 60 donde encajar la lavadora y ponerte arriba unas baldas donde poner la ropa para lavar y la plancha y al lado un hueco donde colocar la tabla de planchar (incluso puedes colgarla de la misma puerta de ese armario-lavadero).

laundry (2)laundry

Aprovecho para romper una lanza a favor de las denostadas secadoras. Las hay estupendas y algunas cosas (por ejemplo toallas y albornoces) quedan mucho mejor en secadora que tendidas tiesas al sol cual spaghetti de Gragnano. Obviamente, la secadora no es para meter el jersey de cashmere pero no veo por qué toallas, sábanas, manteles, ropa interior y camisas no pueden meterse en una secadora en lugar de lucirlos en el patio de vecinos a las miradas de todos.

“España” me explica Pantaleón “sufre de del complejo “Ariel”. Le gusta tender porque necesita demostrar que lava más blanco que su vecina”. Será eso.

Siguiendo con lo nuestro: En cuanto al debate armarios altos sí, armarios altos no, a nadie se le ocultan dos obviedades: las cocinas sin armarios altos son más bonitas….

Diseño de Windsor Smith

Diseño de Windsor Smith

cocinas7

Las cocinas sin armarios altos tienen menos almacenaje… La expansión e vertical es la mejor forma de ganar espacio (eso sí, pon arriba sólo aquello que uses más de tarde en tarde)

IMG_0956

 

34-makeover-kitchen-0207-a4zujJ-xlg

cocinas pequenas3

Cocina de Ikea

Cocina de Ikea

Los armarios altos sin imbatibles en cuanto a almacenaje. Ganan incluso si los sustituyes por baldas. Que tienen la ventaja de ser más bonitas y más baratas pero menos prácticas (menos espacio para guardar cosas, obligación de tenerlo en perfecto orden y tendencia a que todo lo que pongas recoja polvo). Yo las pondría donde no haya  espacio para un armario alto…

small-organized-kitchen

cocinas6 cocinas9 la foto (51)

cocinas4

Alternar armarios de cristal con aquellos de puerta opaca no es mala idea para dar sensación de espacio, lo mismo que alternarlos con huecos de balda.

cocinas cocinas (3)

y si pones armarios (altos o bajos) recuerda que si pones puertas dobles más estrechas ocuparán menos espacio al abrirse (una puerta de 60 necesita un espacio de apertura de 60…y a veces esto bloquea el paso).

Para ampliar visualmente espacios nada como el espejo…

Via House Beautiful. Esta foto ya os la enseñé pero es que es TAN perfecta...

Via House Beautiful. Esta foto ya os la enseñé pero es que es TAN perfecta…

cocinaspequeñas1 HouseBeautiful_con_espejos

O cristal negro que también refleja…

Mi cocina

Mi cocina. Todo Ikea salvo cristal y encimera

Y si tienes una pared libre pon una gran foto panorámica o un dibujo con perspectiva que ampliará visualmente la cocina.

Mural de Surface View

Mural de Surface View

Otro truco para ampliar visualmente tu cocina diminuta: el color. Unifica. No se si os habéis fijado el la primera foto del post de hoy. Todo está pintado en el mismo azul. Con el efecto caja, cuando todo incluso techo es del mismo color, se “desdibujan” los bordes de una habitación. No sabes donde acaba la pared y empieza el techo, ni donde hay una esquina… todo se junta en uno, y el cuarto parece más grande.

cocinaspequeñas (4)

small-black-ktichen-with-glazed-ceiling

Claro que todo lo que os he contado de armarios sí, baldas no y demás cosas prácticas pero no estéticas cambia del todo si tienes una cocina abierta al salón. Ahí tendrás que cuidar mucho más su aspecto, porque – otra obviedad – se ve.

comedor cocina (2)

cocinapequeña-4

Restaurante nº 61, Dinamarca

Restaurante nº 61, Dinamarca

IMG_0933

La verdad es que no soy muy amiga de cocinas totalmente abiertas porque yo, al revés que Pantaleón, uso la cocina y si das una cena, por mucho que tengas todo impecable y limpio después de cocinar, tendrás platos sucios que retirar, fuentes que recoger, copas de vino etc. que dan un aspecto horrible a la cocina. Yo no quiero que todo eso se vea. Por eso, y por el tema de los olores, prefiero las soluciones visualmente abiertas pero en realidad cerradas y con posibilidad de echar una persiana, una cortina, un algo que esconda el desmadre de los invitados.

cocinas_nateberkus_AD

Nate Berkus, vía Architectural Digest USA

IMG_0865

Vía Nuevo Estilo

Una de las mejores ideas que he visto en este asunto es de nuestra lectora Kuinnie, que en su antigua casa colocó un estor en el techo, a modo de pantalla de cine colgante, al borde del mostrador de la cocina. Al bajarlo hasta la altura del mostrador quedaba oculto todo lo que había detrás. Algo como esto…

cocinas-ideas

Pantaleón bosteza con todo esto. No le pueden aburrir más las cocinas. La única que le gusta es una que ambos recordamos haber visto en un House & Garden viejísimo (no encontramos la foto) en la que los armarios estaban hechos de falsos libros y parecía una biblioteca. Foto no hay, hemos buceado en busca de misma la sin éxito. Nos requetechifló. Mi madre, esa gran destructora de deco-extravagancias, opinaba con gran sentido práctico, que de ahí no había quien limpiara la grasa. Bueno, tampoco pensabamos asar cochinillos, era más bien una cocina de sandwich de salmón ahumado y martini, no sé si me entendéis…

Los paneles, para los que seaís más de sandwich que de cochinillo, los podéis encontrar en Manor BinderySecretDoorPackage

PD: Para los fans de Miles Redd el rey del color: esta, como no podía ser de otro modo, es su cocina:

2010_03_30-reddkitchen

 

 

 

« Older entries

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.