December 2012

You are currently browsing the monthly archive for December 2012.

Tanto Pantaleón como yo somos grandes fans del decorador americano Miles Redd. Su nombre quizás ahora no os diga nada a los que no estéis duchos en estos asuntos decorativos, pero creedme, es un ídolo de masas.

El hombre en cuestión.. ¿qué os parece la terraza?

El hombre en cuestión.. ¿qué os parece la terraza?

Por eso se levantó enorme expectación cuando publicó su primer libro llamado “THE BIG BOOK OF CHIC”. Pantaleón y yo corrimos desgañitándonos a la librería más cercana para encargarlo como regalo de Navidad (en realidad no, somos más del pre-order en un click de Amazon… nada como comprar desde casa y recibirlo allí mismo).

bookcovers2

¡Ohh esa cubierta!¡Oooh esa trasera de una puerta forrada de cebra! Esto era, en palabras de Pantaleón “100% coffee table material” (traducción: libro grande y especialmente bonito que expones poniendolo “descuidadamente” encima de la mesa de delante del sofá). ¡Extasis!

Hete aqui que por fin llegó, y allí estaba, colocadito debajo del árbol de Navidad. Abrimos el paquete prácticamente con los dientes, tal era la expectación. Tamaño extragrande maravilloso, blanco impoluto con letras en impecable rojo sangre, bien gordito, bien proporcionado, buen papel, pero…..

¡QUE DESILUSIÓN MÁS GRANDE!. Dentro: nada. Quiero decir, nada ni medianamente aprovechable. El libro no tiene texto, solo citas de algunas obras escritas en inglés con citas sobre interiores… y fotos pero fotos no de conjunto sino de detalles aislados sin explicarte qué son ni de donde salen, todas ellas de proyectos de Miles ya publicados y fotografiados en revistas pero eso sí, puestos en un perfecto desorden.

Pantaleón casi llora. Se fue a la cama cabizbajo y malhumorado con una dósis doble de Prozac. No podemos recomendar el libro de Miles. Nos pasó lo mismo con otro de la renombrada Kelly Wearstler (“Domicilium Decoratus”) que nos pareció una auténtica tomadura de pelo. Y eso que éramos muy fans de Kelly en su momento. Hasta que decidió dar preferencia a la espectacularidad por encima de la habitabilidad y sí, mucho “épater les bourgoises” pero necesitas una aspirina a la hora para vivir ahí dentro sin que te de una migraña. Abajo ejemplo:

Hotel Viceroy Miami

Hotel Viceroy Miami

Más..

Un poco más calmado pero de todas formas... ¡que es para dormir!

Un poco más calmado pero de todas formas… ¡que es para dormir!

Es pena que Kelly haya caído en el lado oscuro de la fuerza porque es una mujer ciertamente dotada para estas lides, con imaginación, ojo para el color y sin miedo. Ha hecho cosas verdaderamente magníficas.

Pantaleón y yo gastamos fortunas en libros de interiores y decoración porque nos gustan, pero no nos gusta que nos tomen el pelo (por eso hemos creado una sección en el menú de arriba de libros que sí son recomendables… testados y probados). Sin embargo, como en el caso de Miles seguimos creyendo que el chico es un crack y que nadie domina el color como él os ponemos unas fotos para quitar(nos) el amargo sabor de boca… Creemos que es posible que todas ellas estén en el Big Book of Chic convenientemente descuartizadas, desenfocadas, desordenadas, recortadas e impresas en un papel magnífico pero es imposible estar seguros…

 

Via Veranda

Via Veranda

¿Rojo y amarillo? Ummm muy patriótico pero quizás too much?

¿Rojo y amarillo? Ummm muy patriótico pero quizás too much?

 

De la web del propio decorador

De la web del propio decorador

 

Cocina del apartamento de Miles Redd. Solo él es capaz de tener una cocina "verde rana Gustavo"

Cocina del apartamento de Miles Redd. Solo él es capaz de tener una cocina “verde rana Gustavo”

 

miles-redd1

 

Sorprendentemente "calmado" para lo que es él

Sorprendentemente “calmado” para lo que es él. Fijaos en la galería de las cortinas…

 

Miles_Redd_1 miles redd4

 

miles redd3

 
Cuarto de baño de invitados con papel pintado de Scalamandré
Cuarto de baño de invitados con papel pintado de Scalamandré

Via Domino magazine. Esta es la cocina del principio...¡no contento con el verde le puso rayas!

Via Domino magazine. Esta es la cocina del principio…¡no contento con el verde le puso rayas!

 

Via House Beautiful

Via House Beautiful. ¿Turquesa, amarillo y cereza? Uumm

miles-redd-desk-vignette

Fotógrafo Simon Upton - Via Elle Decor

Fotógrafo Simon Upton – Via Elle Decor, ¿os habéis fijado en las cortinas?

miles_redd_3

De la web del propio decorador. Fijaos en el suelo.

De la web del propio decorador. Fijaos en el suelo.

miles-redd4

Como dicen en la tele: ¡No intentar en casa! Esto son cosas para los muy lanzados pero, ¿a que no te deja indiferente? ¿Qué os parece? ¿Créeis que es un genio o preferís la muerte antes de vivir en una casa puesta por él? Contadme!

 

 

 

 

Tags:

Capri

Salon del Hotel J.K. Place Capri

Salon del Hotel J.K. Place Capri

Mítica Capri. Esas fotos de Jackie Kennedy descalza paseando por su puerto….la pelicula de la guapísima Sofía Loren en el esplendor de su juventud… Capri en la época de Tiberio, con sus bacanales y orgías y con “disidentes del régimen” siendo lanzados al mar desde la roca más alta. La Capri de la novela de Axel Munthe, donde cada vez que un lugareño trabajando en su huerta encuentra un ánfora, un cuenco o un busto murmulla impertérrito “Roba di Timberio” (cosas de Tiberio) y lo tira al mar cual basura…  Y la Capri de los anuncios de perfume de Dolce y Gabanna con ese mar azul y ese tío moreno tan cachas…

Capri es lugar de muchas leyendas. Más si, como yo, estás casada con un amante apasionado de la canción napolitana y te levantas, sábado sí, sábado no, con la voz de Peppino di Capri entonando “Luna Caprese” retumbando por toda la casa (el otro día mi queridísimo marido se dió de alta en facebook sólo para contactar con Peppino… toda la mañana poniendo “peppino” en el buscador de Google y en facebook… os imagináis los resultados ¿no?)

Pero volvamos a lo nuestro. Que Capri es un templo del lujo te queda claro en el momento en que llegas a la isla y ves que, por ejemplo, todos los taxis son descapotables. Por si no te quedaba claro, al pagar la primera coca-cola confirmas ya que esto es para otro nivel social superior al tuyo, pero a pesar de todo, de los precios altos, las masas de turistas, los corales falsos que intentan colocarte por buenos… ¡Oh, Capri!. Merece la pena. Un sitio de leyenda no es un sitio de leyenda durante casi 2000 años por nada.

Y si vais, y os da para algo más que una visita de ida y vuelta en el ferry que sale de Sorrento, echadle un ojo a esta maravilla de hotel (maravilla desde el punto de vista de su interiorismo, que yo sí fuí de las de ida y vuelta en el ferry de Sorrento) cuyas fotos os incluyo. Tarifas en la web del propio J.K. Place Capri. Consolaos: ¡lo bueno de ir fuera de temporada es que hay menos masas de turistas!

Otra vista del salón

Otra vista del salón

Si os fijais en esta foto y en la del inicio del post veréis que ambas juegan con los espejos. Otro uso “espejil” a reseñar. ¿Por qué funcionan visualmente las imágenes y resultan “serenas”? Por el contraste del azul oscuro y el blanco, puestos en el mismo plano en las paredes y los toques en negro de algunos muebles y accesorios (fijaos que la gama cromática es de tres colores, no de dos: el negro cuenta) y del suelo. También por la simetría imperante y por la altura de los techos.

Foto de detalle, el espejo redondo de encima de la puerta es un contraste bonito con todas las líneas rectas.

Foto de detalle, el espejo redondo de encima de la puerta es un contraste bonito con todas las líneas rectas.

Abajo el comedor. El verde claro ya no contrasta tanto con el blanco… a mi me gusta menos, pero me encantaría saber qué pensáis. ¡Ah! ¿os habéis fijado en los busto? Bustos + espejos. No digo más.

Comedor Hotel JK Capri

Comedor Hotel JK Capri

Abajo algunas habitaciones

JK capri habitación1

 

 

JK Capri habitación2

Bueno, ¿qué os parece? Hay cosas que copiar ¿no? La mezcla de blanco y azul, tan limpia. Los suelos de madera pintados de blanco de las habitaciones. El “rinconcito” mesa a dos de aqui arriba, que no todo sea comer a diario en bandeja viendo la tele, un día se puede poner un rinconcito similar acercando dos butacas a una mesa puesta para dos con un buen vino y unas velas encendidas e improvisar una cena romántica de viernes ¿no os parece?. Y si queréis, jejeje, incluso os puedo pasar unos cuantos mp3 con los grandes éxitos de Peppino di Capri….

Pantaleón no me habla. Este post ha provocado una ruptura temporal de relaciones entre ambos.

Roehm4Como llevamos poco tiempo funcionando, ni Pantaleón ni yo hemos aprendido aún Photoshop por lo que las fotos malas que tenemos guardadas siguen siendo eso: fotos malas guardadas. A pesar de esto, yo había pensado que quizás un día como hoy os divertiría leer algo sobre mesas, dada la cantidad de cenas y celebraciones que tendremos de aqui hasta el día 6 de enero. Pantaleón me sugirió incluir unas fotos del maravilloso libro de Alberto Pinto que os recomendamos en la sección Libros, y yo pensé que podíamos poner también otras fotos, más modestas, de mesas que hemos puesto en casa, porque me parecen más cutres pero también más cercanas y asequibles. Pantaleón opina que las fotos son de un cutrerío inimaginable, me ha prohibido terminantemente que las enseñe, y se ha ido dando un portazo (modales tiene pocos).

En solitario, sin Pantaleón, comienzo el post con una mesa puesta por Carolyne Roehm, que como veis es muy sencilla, el mantel a rayas funciona muy bien (incluso en una mesa redonda como ésta) y por eso Carolyne repite idea en esta mesa alargada:

Roehm2

Lo de hacerse un mantel con tela de tapiceria es una buena idea, los manteles son carísimos y si la tela es lavable, con llevar tu trozo de tela a la Retoucherie de turno a que le cosan el dobladillo te has hecho con un mantel estupendo, y si el mantel tiene mucho protagonismo la vajilla puede ser muy sencilla. Eso es lo que hice con esta tela de motivos marinos de abajo (aqui empieza lo que Pantaleón llama mi “cutrerío”)

Mesa azul Pantaleon y las Decoradoras

Aqui otra, de la misma mesa, en la que se ve mi salero-langosta y el centro de corales…¡ese día se me olvidó comprar flores e hice lo que pude!. La vajilla es Platinum Stripe, por Jasper Conran para Wedgewood y las copas el modelo Belen de el Almacen de la Loza. Los candeleros son de Zara Home y las servilletas con peces y crústaceos bordados son inglesas.

Mesa azul2

El azul funciona muy bien con blanco pero también con rojo y amarillo como se ve en estas mesas puestas por el decorador Joe Nye que salen en su libro sobre este mismo asunto.

¿Os habéis fijado en la tela-mantel?

¿Os habéis fijado en la tela-mantel?

La vajilla de ambas imágenes de arriba y abajo es Blue Willow de Mottaedeh, que se puede comprar en España a través de Vista Alegre. Blue Willow es un motivo común y también existe una versión de Spode.

 

Joe_Nye2

Las copas no sé de donde son, pero yo tengo unas rojas de Zara Home que re-editan todos los años por Navidad y que, sin ser como las de arriba, dan bastante el pego. Aqui abajo os las enseño:

Pantaleon y las DecoradorasLa vajilla es la misma de Wedgewood que antes, al ser blanca es muy socorrida. La cubertería es plata francesa antigua heredada de mi abuela. Me gustan las cuberterías francesas porque colocan las iniciales debajo del cubierto, y me parece bonito. El resto es una oda a Zara Home de donde proceden copas, mantel, servilletas y platos de pan. Como en Zara Home no hacen copas de agua y vino iguales las mezclo con copas transparentes. De todos modos hay muchos partidarios de servir siempre el vino tinto en cristal transparente.  Las mariquitas, a las que tengo especial cariño, son del mercadillo de los jueves de San Pedro de Alcántara. Como se abren y a veces las uso de salero y pimentero.

Azul y rojo 4

Tampoco tengo inconveniente en mezclar la vajilla, que no tiene platos soperos, ni tazas de consomé ni nada que se le parezca con otra de loza de Becara que es la que usamos a diario. Mezclar vajillas es algo que ahora está totalmente a la orden del día, incluso mezclando loza o porcelana con cristal. Abajo una mesa informal puesta con un mantel de Zara Home que me regalaron mis amigas.

Mesa sencilla1

 

 

Mesa sencilla

Abajo otra mezcla de Joe Nye para una mesa buffet. El azul y amarillo también funcionan bien y son muy alegres.

 

Joe_Nye_amarilloyazul

Creo que si tienes que elegir una única vajilla y te divierte cambiar mucho de “look” las mesas que pones lo más práctico es elegir una blanca o azul y blanca porque son las más versátiles aunque inicialmente no te parezca lo más emocionante del mundo. Se pliegan a todo tipo de mantel y comprar dos metros de tela y una planta siempre es más barato que comprar vajillas. De todos modos, cuando la vajilla es espectacular, ya puedes ponerla encima de un trozo de tela de saco que queda magnífica. La imagen de abajo, que mezcla verde con morado, es también preciosa y quizás la combinación de colores sea más moderna. El plato de abajo con borde verde es de Charlotte Moss para Lennox pero el de arriba no lo reconozco. Si la vajilla es muy bonita y tiene mucho dibujo y color a veces es mejor darle protagonismo poniendo un mantel blanco como abajo.

 

Joe_Nye3

En tonos morados también esta otra sugerencia de Carolyne Roehm que mezcla cristal con porcelana:

RoehmMorado

Las flores, como veis, siempre forman parte integral de la decoración de la mesa y has de tener en cuenta su color. Si no se te da bien lo de las flores, las plantas son la solución. Además de las flores de Pascua, en esta época del año hay unos ciclámenes preciosos en todo tipo de rosas – desde el más pálido al fucsia más rabioso – que puedes poner tal cual, tapando la maceta de plástico con un macetero blanco de ikea o incluso con un trozo de tela o una servilleta blanca de papel atada con un poco de raffia.

Y luego hay vajillas que “van solas”. Para vajillas bonitas, a parte de los Rolls Royce que hace la casa húngara Herend, os recomiendo echar un vistazo a las que diseña Alberto Pinto, pintadas a mano, en porcelana de Limoges. Por ejemplo la vajilla Histoires d’Orchidees (historias de orquídeas) que es un espectaculo (abajo foto parcial, los platos llanos tienen 6 dibujos distintos). Pero esto es ya entrar en el reino de los sueños porque los precios son absolutamente prohibitivos.

Histoires_d'Orchidees

y del propio Alberto Pinto, estas fotos de abajo, todas del libro que recomendamos en la sección Libros de este blog:

albertopintotablesettings

Aqui versión general y detalle de una mesa puesta con su vajilla de setas, que es una preciosidad:

AlbertoPinto_setas

Fijaos por favor en el centro de mesa con las setas de porcelana incluidas…

AlbertoPinto_setas_detalle

Abajo otra de sus mesas. Claro que con semejante “fondo de armario” es más fácil…

3284_001-page-001

Al final del libro sale una foto de su armario de vajillas (mejor dicho, cuarto de vajillas) y es alucinante. Otras de las mesas muestran unas jarras de plata y cristal del orfebre de Oporto Luiz Ferreira que son una auténtica maravilla. Pero incluso con ese material tan bueno, no se puede negar que ese hombre tiene ojo para el color y cuida los detalles. Abajo una bandeja con los nombres de sus invitados para ponerlos en cada cubierto… Los lazos de colores hacen un efecto precioso.

3283_001-page-001

¿Merece la pena hacer el esfuerzo de poner una mesa bonita? En nuestro caso es que nos gusta y lo hacemos con ilusión y cariño pero sabemos que la gente lo aprecia. Mi madre estuvo la semana pasada en casa de una amiga y en seguida me llamó para decirme lo bonita que su amiga había puesto la mesa. La gente se fija, es un gesto más de bienvenida. No hace falta que tengas un pedazo vajilla de la mejor porcelana (y si la tienes, úsala, que es para eso, no para que alguien la herede) con una vajilla de loza sencilla, un bonito mantel, unas flores simples y un par de velas encendidas (advertencia: velas encendidas sólo por la noche) os quedará francamente bien.

claveles en un vaso plateado, asi de simple. sirve cualquier vasito de los de poner el cepillo de dientes de Zara Home o Ikea. Recomiendo varios iguales en fila.

claveles en un vaso plateado, asi de simple. sirve cualquier vasito de los de poner el cepillo de dientes de Zara Home o Ikea. Recomiendo varios iguales en fila.

Glypsofilia, lo más simple y barato que se despacha en flores...

Glypsofilia, lo más simple y barato que se despacha en flores…

Recomiendo, salvo que tengas mucha experiencia, limitar el colorido a tres colores máximo sumando vajilla, platos, mantel y flores, que los centros de flores sean bajos para que puedas ver al de enfrente, “decorar” la mesa con algún objeto bonito o divertido que tengas por ahí, y sobre todo… ¡disfrutar!. Disfrutar de lo bonito que te ha quedado, de haber preparado la llegada y recibir con cariño a la gente que quieres, de la conversación, de la comida, del vino… disfrutar de la media hora larga en la que tienes a aquellos que quieres sentados contigo alrededor de una mesa sin más obligación que la de disfrutar los unos de los otros y darse cuenta que eso, simplemente eso, es uno de los grandes momentos de la vida. Si se cae el vino en el mantel no importa, si se te quemó el soufflé tampoco…

Y por ahora os dejo. Me voy a intentar hacer las paces con Pantaleón. A ver si me perdona…Prometemos mejores fotos de nuestras mesas de aqui en adelante y mientras tanto ¿por qué no nos mandáis fotos de las vuestras? ¡Nos encantaría verlas!

ralph-lauren-study-home-library-office-decor

Cuando mi primer sobrino tenía tres años anunció muy serio a su madre que se iba a casar con “la tia Batris” (esa soy yo) y cuando mi hermana, atónita, le preguntó por qué, explico que era “porque me deja hacer lo que me da la gana”. Sabia filosofía masculina manifestada en la más tierna infancia.

Los hombres quieren casas que les permitan hacer lo que les de la gana, o al menos que lo aparenten. Nadie como Ralph Lauren – en la imagen de arriba – ha entendido el gusto decorativo masculino. Y ¿qué les gusta a los hombres? Aqui lo que creo haber detectado. Corregidme si me equivoco:

No les asustan las paredes de color oscuro

ralph-lauren-black-decorating-office-ideas-zebra-print-rug-home-decor

Les gustan los sillones de cuero y una buena chimenea, que será encendida a la menor provocación…

ralph-lauren-chester

fuego encendido ralph lauren

Les gustan las mesas de bar con cocktelera incluida, copas de martini y unos buenos vasos de whisky, bajos, limpios relucientes y con peso… ¿por qué? Pues porque tienen fantasías en las que se imaginan llegando a casa y dejándose caer en su butaca de cuero, con un whisky a lo “mad men”, al lado del fuego con un gran danés a los pies aunque vivan en una solución habitacional de 40 metros cuadrados donde no cabe ni el perro y sus extensas posesiones se reduzcan a la cuota de participación en las zonas comunes de la comunidad de vecinos… so what? Nosotras también queremos ser princesas (a pesar de Sabina)…

La foto de Roger Moore ayuda, pero si llega a ser de Steve McQueen lloran de gozo...

La foto de Roger Moore ayuda, pero si llega a ser de Steve McQueen lloran de gozo…

Un antiguo modelo de avión colgando del techo o un modelo coche dejado encima de una mesa también gustan, esos son parte de la fantasía Steve McQueen, que también mola.

1938-alfa-romeo

Las butacas de cuero, las fotografias en blanco y negro (cuanto más grandes mejor), las alfombras de cebra, el acero, los muebles hechos (o que parecen hechos con trozos de avión), los sofás chester, las mantas escocesas y una biblioteca bien grande y pelín desordenada…ah! Y también mola mucho, muchísimo, Peter Beard…(eso lo comparto)

PL00755838

 

Ralph_Lauren_Brook_Street_1

ralph lauren

biblioteca-todd-klein

 Peter-Beard-in-Africa

Y no les gustan: Las camas con dosel o cortinas de cualquier tipo, el exceso de almohadones en un sofá, las sillas con aspecto delicado que parece se van a romper si se sientan encima, las telas de flores o dibujitos femeninos. Chicos ahí fuera: ¿voy bien?

Mi sobrino ahora tiene 13 y no piensa ya en el matrimonio. De todos modos lo nuestro duró poco. Ya con 4 años, recién entrado a la guardería (donde descubrió a las niñas) me preguntó si a mi me importaba que, “mientras no nos casemos” él tuviera “otras novias”. Sonriendo indulgentemente le dije que no, que por supuesto no me importaba. Tras pensarlo, le pregunté a él si, en ese “mientras no nos casemos”, le importaba que yo tuviera otros novios. Sin dudarlo, se volvió enfurecido y dejando el tren de juguete en el suelo me dijo: “Sí, ¡sí que me importa!”

¿Qué más puedo decir? Que le compraré una cocktelera y un sillón de cuero en cuanto cumpla los 23…

 

« Older entries

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.