Julio es el mes más cruel. Las temperaturas suben y las prendas de vestir se aligeran, para consternación de Pantaleón.

Vía This is Glamorous, casa en Italia

Vía This is Glamorous, casa en Italia

Los señores se ponen bermudas aunque no tengan intención alguna de jugar al golf y pasean por las calles con toilettes cuidadosamente descuidadas para señalar la llegada del relax estival. Lucen piernas blancas y peludas, exilian los calcetines, llevan las camisetas por fuera y los muy osados hasta se calzan chanclas. Todo esto acongoja enormemente al mono.

Baronesa Catherine d'Erlanger con tiara en el jardín de su casa. Ella es mucho más del estilo de Pantaleón.

Baronesa Catherine d’Erlanger con tiara tomando su 6 o’clock un cocktail en el jardín de su casa. Ella es mucho más del estilo de Pantaleón.

“Darling” se queja Pantaleón “ya no puedo pasear por la calle. Figúrate que ayer me cambié de acera por temor a ser atracado y el ser de aspecto infecto, mal afeitado y en bermudas que se dirigía a mi resultó ser el hijo de Piluca Fitz-Thomas Howard!” Pantaleón pone cara de circunstancias se recuesta en la chaise longue y sentencia con dolor: “Cuando un futuro duque tiene aspecto de golfo apandador es preciso abandonar la urbe”.

11si

Maravillosa copa de hierro con su peana. Imagen de fuente desconocida obtenida vía Pinterest.

Así que el mono se va. Abelardo está ocupado con los preparativos. La partida estival de Pantaleón se organiza con más tiempo que el desembarco de Normandía e implica un número similar de bultos y efectivos. Aprovecho estos últimos días para pedirle opinión sobre pequeño banco de hierro que acabo de comprar para la terraza. “Mignon” me dice sin más “hay cosas mejores”.

7205f57217d157a06691dc0ef4ecc716

Vaya. Embriagador su entusiasmo. A pesar de todo insisto, recordándole lo mucho que le gustan los muebles de hierro de jardín. “Sí que me gustan” reconoce el mono “pero más viejos que el tuyo. En materia de mobiliario de hierro, cuanto más viejo y roñoso mejor”.

e20afbf05b034ddaa1e23cc14735f6b0

“Y cuanto más victoriano y rococó también” añade

9si

13si

2si

c5f4ec4682be26d094170c39cb568bc9

Me entusiasman los muebles viejos de forja para jardín. A mi, al mono y a medio mundo, creo, porque rastros y mercadillos están llenos de ellos. La semana pasada hice una incursión en el Rastro acompañada de Pantaleón (en sábado por la mañana en verano está desierto, recomendamos vivamente acercarse en estos días) y cada una de las tiendas de las Nuevas Galerías y la mitad de las de Galerías Piquer tenía al menos un mueble vintage de forja. Muchas de ellas maravillas. Me enamoré de unas copas de hierro que tienen en “El Jueves” la tienda de Pepa Adrados (Nuevas Galerías, Ribera de Curtidores, tel 91 5302536)

Copa de hierro, parte de una pareja (350€) El Jueves.

Copa de hierro, parte de una pareja (350€) El Jueves.

y me asomé a una de mis favoritas, la tienda de Miguel Arcas en Galería Piquer que siempre tiene algo que me gusta (la tienda por no tener no tiene ni nombre, está en el primer piso, casi en la esquina frontal de la derecha) y en todas ellas encontramos muebles de hierro gritándo “llévame a casa” (unos gritaban más que otros, y en algún caso gritábamos nosotros al conocer el precio). El encanto de una mesa blanca y sus sillas en el verde de un patio, un balcón o un jardín es innegable…

Mesa en la esquinita de una terraza.

Mesa en la esquinita de una terraza.

14si

Sillas plegables en madera y hierro similares en Ikea (www.ikea.com), Casa (www.casashops.com) y Maisons du Monde entre otros. Ésta última también tiene una mesa similar.

f06f3dd08deeb1042254df21c62427cb1si5si

Y también el romanticismo de un almuerzo veraniego con el mantel de hilo impecablemente planchado, el calorcito del sol, la sombra de un roble y las viejas sillas roñadas de hierro compró la abuela…

15si

Ralph’s, París

a0c0b42f1c9cc86d73d35f71f786a5ab

Pero el hierro es aún más bonito dentro de casa, donde ocupa un sitio orgulloso entre los muebles de interior, luciendo sus “heridas de guerra” en forma de desconchones y óxido obtenidos tras años de desafío a la intemperie…

Consola de hierro de mi madre. La más bonita que he visto (me refiero a la consola, no a mi madre, aunque ella también es de lo más bonito que he visto. Ele.)

Consola de hierro de mi madre. La más bonita que he visto (me refiero a la consola, no a mi madre, aunque ella también es de lo más bonito que he visto. Ele.)

MB 131240Bolig på beøsgJul Tina Buch

Carrito de hierro modelo industrial colocado a modo de mesa auxiliar

¿Recordáis a Howard Slatkin? Su mesa de bebidas también es un mueble de hierro interiorizado

¿Recordáis a Howard Slatkin? Su mesa de bebidas también es un mueble de hierro “interiorizado”

Sillas de hierro. Celerie Kemble-

Sillas de hierro. Celerie Kemble-

sillas hierro interior comedor

e81c6d0a44f9f7f0877d65f00113e628

12si cama

Cama. Similares vía www.anthropologie.com o www.okadirect.com (en la versión cara) y www.maisonsdumonde.com en versión barata.

Al mono le pirran las tumbonas de hierro, tan sixties ellas, tan hollywoodienses, que prácticamente obligan a acompañar el reposo de una pamela de paja y un manhattan…

Jardin de Aerin Lauder en los Hamptons, vía Quintessence Blog.

Jardin de Aerin Lauder en los Hamptons, vía Quintessence Blog.

 

Siestecita a la sombra...

Siestecita a la sombra… Vía “The Interior Archive”

“Lo bueno es que el hierro, al revés que los pantalones cortos ” me dice Pantaleón no es aún un fenómeno de masas “lo que permite encontrar chollos estupendos de segunda mano en internet”. Y resulta que el mono tecnófobo (piensa que google son unas gafas de bucear) tiene razón. En apenas 15 minutos encuentro esta joya en ebay por apenas 149€

111ebay

 

Y estas otras dos sillas, en grado de roña óptimo, en la web de TodoColección por 141,75€

111 todocoleccion

En Objetology hemos encontrado una pareja de butacas, un poco más caras (875€), tapizadas en terciopelo que son dignas de interior

111 objetology

Me pongo nerviosa. Mi banco no es suficiente. Necesito una mesa redonda y cuatro sillas bien roñosas para colocar en el jardín. De esas con bracitos curvos. Sin ellas no soy nadie.

Sillas de jardin, Finca "EL Carambuco"· Málaga

Sillas de jardin, Finca “EL Carambuco”· Málaga

7si

Y si no hay mesa por lo menos que caigan las sillas…

stylemeprettycom

Luego ya las mezclaré con cualquier otra mesa. De madera vieja por ejemplo, que el hierro con madera es una logradísima combinación….

hierro y madera

Y si no hay sillas pues una mesa suelta, creo que a estas alturas ya todo me da igual…

mesa jardin

Solo sé que necesito hierro más que una anémica. Así que cojo las llaves del coche y me voy a buscar al mono para salir de excursión. Se niega a salir a la calle.

“Me he asomado un rato a la ventana y he contado 3 camisas de manga corta, cuatro chancleteros en bermudas, tres señoritas enseñando tirantes de su ropa interior y una ciudadana con trapo camisetero de lentejuelas que Benidorm le serviría lo mismo para ir a la playa que para salir a cenar” me mira con angustia “Como comprenderás no me puedo arriesgar a salir a la calle”.

Puesto así…

 

 

 

 

 

 

Tags: , ,

mesaverano

AVISO A NAVEGANTES, por si queréis dejar de leer directamente: esta entrada es un menú “light”. Tenía pensado escribiros una entrada toda de aperitivos y “finger food” para ver partidos en casa con gente y quedar mejor que poniendo patatas fritas y aceitunas. Como he tenido solicitudes varias de menús para la “operación bikini” y una se debe a su público… toca un menú de dieta. Eso sí, que sepa todo el mundo que me parece una crueldad asiática invitar a nadie a comer a casa para comer de régimen así que el menú es sólo para uno. La receta de la sopa sí es de un litro porque es el mismo trabajo y además cae entera sin que se dé uno cuenta. El menú para lucir los trapitos del verano 2014 es:

De primero, Sopa fría de pepino

De segundo, Ensalada Niçoise de incógnito

De postre, Granita de té verde

SOPA FRÍA DE PEPINO

caraffe

La receta da para un litro, aunque es una sopa tan, tan, tan light que es posible que alguno considere que sólo da para una persona. En todo caso, es fácil de hacer y de lo más refrescante. Con las proporciones que doy sale una sopa bastante líquida, como para tomarla en vaso, está servida en plato para engañar al pobre comensal y que trabaje un poco el bíceps moviendo la cuchara.

Ingredientes para un litro largo

  • 5 ramitas de hierbabuena, o al gusto
  • 400g de pepino, en este caso, ha sido uno muy grande
  • 700ml caldo de verduras. Podría ser de pollo, pero hay que quitarle bien la grasa
  • 100g queso batido 0%MG, sustituíble por yogur natural desnatado
  • 25ml zumo de un limón (medio, más o menos)
  • Sal y pimienta al gusto

Procedimiento

1.- Empezamos con el único trabajo auténtico que tiene esta sopa: blanquear (escaldar) la hierbabuena. Ponemos un cacito de agua a hervir y cuando rompa echamos las ramitas de hierbabuena. Las hervimos diez segundos y a continuación las metemos en un recipiente de agua con hielo, para que no pierdan el verde brillante. Sé que parece una tontería, pero la hierbabuena se pone negra con mirarla y la vamos a triturar así que, para que la sopa siga bonita, hay que hacerlo.

menta

Luego se retiran los tallos gruesos.

2.- En el vaso de la batidora ponemos el pepino pelado, el caldo, el queso y las hojitas de hierbabuena, desechamos los tallos gruesos. Se bate todo hasta que esté finísimo (no lo vamos a pasar por el chino ni nada), se rectifica de sal y pimienta y se tiene en la nevera hasta la hora de servir, que tiene que estar helada. Se mezcla con el zumo de limón recién exprimido justo antes de servir.

Notas: Además de con hierbabuena, esta sopa queda rica con albahaca o con eneldo, siempre frescos. La albahaca también hay que blanquearla pero con el eneldo no hace falta.

Si usáis pepino del tipo libanés, también llamado holandés y que venden envuelto en un plástico, se pueden dejar algunas tiras de piel, para dar más cuerpo y más fibra a la sopa, para el color realmente no hace falta, es una variedad que tiene la carne más tirando a verde que a blanca. Si usáis pepino del de la piel de sapo recomiendo pelarlo pero, si queréis usar la piel, también la escaldaría para mejorar algo la textura.

peps

Las ramas de hierbabuena las echo enteras al agua hirviendo pero luego sólo se usan las hojas y los tallos que sean finísimos. Es más fácil retirar las hojitas de la rama ya blanqueada que del agua hirviendo…

Si no os queréis complicar la vida y usáis yogur, no pasa nada por echárselo entero a la sopa, que 25g más tampoco van muy lejos.

primero

Sólo agua con hielo y tres triangulitos de pita integral. No puedo explicar la penita que me da el panorama de esta mesa.

ENSALADA NIÇOISE DE INCÓGNITO

CHIQUI

Si queréis matarme por llamar a lo siguiente “Salade Niçoise” aceptaré que tenéis razón, vista la lata que doy con los nombres de las recetas… Realmente, sólo puedo decir que este plato está inspirado en la ensalada niçoise, pero que cualquier purista me daría collejas por la cantidad de licencias que me tomo. El plato me encanta y lo como a menudo así o incluso con más variaciones, aunque no esté a régimen. Todas las cantidades son variables al gusto, que para eso es una ensalada. La cantidad de aliño es muy generosa, si os gustan las ensaladas más secas os sobrará.

Ingredientes para 1

“Ensalada”

  • 80-100g judías verdes
  • 1 huevo
  • 10 tomates cherry
  • 15-20g de pimiento rojo en juliana
  • 15 aceitunas niçoise
  • 1 filete de atún rojo, del tamaño que quieras comerte
  • Perejil picado

Aliño

  • 2 anchoas en conserva
  • 1 cucharadita de alcaparras (unas 10-15)
  • 1 cucharada de zumo de limón recién exprimido (unos 15-20ml)
  • 1 cucharadita de mostaza de dijon
  • 30-40ml aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto (yo no le pongo sal)

Procedimiento:

1.- Si las judías son anchas, las cortamos en juliana y, a continuación, las cocemos como os expliqué en el primer batallón de domingo. Resumo el procedimiento: se ponen en una cacerola de agua salada y con una pizca de bicarbonato que ya esté hirviendo a borbotones y se cuecen destapadas unos 5 minutos (o hasta que tengan el punto que os guste). Se sacan, se enfrían rápidamente y se dejan escurriendo hasta que las vayamos a utilizar. Se pueden tener hechas y guardadas en la nevera con dos días.

2.- Hacemos un huevo duro. Por si acaso, os cuento cómo lo hago yo, que es una forma que gasta poca energía y además deja la clara con una textura bastante buena, nada gomosa y nunca sale con borde verde alrededor de la yema: Ponemos el huevo crudo en un cazo pequeño con agua fría suficiente para que esté bien cubierto. Se pone a fuego fuerte y, cuando arranque el hervor, añadimos una cucharadita de sal. Se tapa el cazo, se retira del fuego y se deja reposar dentro y sin tocarlo 10 minutos pasados los cuales se saca el huevo y se pone en agua muy fría para que no se pase. Se puede quedar en el agua fría con la cáscara ligeramente cascada hasta que estemos listos para usarlo.

HUEVO

Es un huevo L. Si os gusta con la yema más blandita, tenedlo 8 minutos (como está hecho con mucha antelación y para tomarlo en frío, lo prefiero con este punto). Si la queréis completamente hecha, 12 minutos.

3.- Para hacer el aliño se pican finamente (con cuchillo o en una picadora) las anchoas y las alcaparras y se mezclan con todos los demás ingredientes.

Aliño

Como me gusta con un poco de textura, lo hago a cuchillo y se queda de este tamaño.

4.- Se hace el atún a la plancha. Me gusta tratarlo exactamente igual que la carne: se pone una sartén a fuego fuerte con algo de sal gorda y se unta el atún ligeramente con aceite de oliva. Sabremos que la sartén está lista porque empezará a humear y la sal crujirá un poco, puede que incluso salte. En este momento se hace el atún a la plancha alrededor de 40 segundos por lado, el tiempo dependerá del grosor del atún y de cómo de crudo os guste. Se saca de la sartén y se pone a reposar mientras montamos la ensalada.

5.- Se mezclan las judías, los tomates cortados en dos, las tiras de pimiento y las aceitunas. Se rocía con algo de aliño y se revuelve antes de pasarlo al plato. En el centro se pone el atún a la plancha, el huevo cortado en dos y se espolvorea con el perejil picado. Se rocía con algo más de aliño y se sirve inmediatamente.

Notas: Si no encontráis aceitunas de Niza (o niçoise), se pueden usar kalamatas o de Aragón. Sólo pido que no uséis las negras zahínas ésas de bote infames. Para eso, mejor unas manzanillas con hueso.

Lo que tiene el huevo duro por encima no es pimienta, sino “alma de caviar”, un productazo al que me he enganchado por completo y que es un chute de umami importante. Si un día tengo tiempo, ya os contaré.

GRANITA DE TÉ VERDE

granita

La verdad verdadera es que, cuando estoy a régimen, no tomo postre porque procuro no hacer mezclas de alimentos extremas pero pasadas tres horas ya estoy tomando un yogur o algo así. Como no podía dejaros sin una receta, comparto esta “granita” (como un granizado, sólo que menos fino) que es algo que sí consideraría tomar de postre y, además, encuentro que es muy propio para la operación bikini por aquello de que es de té verde y que comer cosas frías se supone que acelera el metabolismo… En cualquier caso, sabed que esta receta no está mal como limpia paladar si no se le pone mucho agave y suele gustar a bastante más gente que el clásico sorbete de apio.

 Ingredientes:

  • 1 cucharada de té verde (o un sobre)
  • 150ml agua hirviendo
  • 1 cucharadita de sirope de agave, o al gusto

Procedimiento:

1.- Hacer una infusión con el té verde y el agua y dejar reposar 3 minutos. Colarla (si no usáis de bolsita) y mezclar bien con el sirope de agave.

2.- Verter el líquido en un recipiente que pueda meterse en el congelador y en el que vaya a estar bien repartido, haciendo una capa que no levante más de 1-2cms. Meter en el congelador cuando temple un poco. Pasada 1 hora, sacarlo para remover y rascar bien con un tenedor, aplastando los cristales demasiado grandes con la parte convexa de los dientes si hiciera falta. Volver a meterlo en el congelador y repetir al cabo de hora y media. Dejarlo en el congelador hasta la hora de servir y darle un meneíto más justo en el último momento. Se puede hacer con un par de días de antelación.

grant

Después de una hora en el congelador

granitenedor

Lista para volver al congelador otra hora y media o dos antes de marearlo otra vez.

Notas: Si tenéis una batidora bien potente, podéis congelar el té en cubitos y triturarlos en la batidora. Si no estáis a régimen, probad a tomarlo con un chorrito de ron y otro de lima ;)

Uso sirope de agave (siempre ecológico) porque endulza mucho y tiene un índice glucémico bajo, aparte de las mil propiedades buenísimas que se le atribuyen pero podéis usar estevia, aspartamo o el endulzante que os parezca bien.

Ojo con el recipiente del congelador: para la foto he usado el que véis porque quedaba más mono y se veía mejor el fondo, pero os recomiendo usar uno que tenga los bordes más altos porque con el rascado saltan los hielitos por todas partes y se podrían escapar.

 

granitarriba

 

 

Tags: , , , , , , ,

“En Silicia ya no hay gatopardos” me dice Pantaleón soltando su sombrero de panamá sobre la hamaca “Pero los habrá”

Taormina, puesto de fruta en la calle

Taormina, puesto de fruta en la calle

“Siglos de insularidad han producido príncipes bajitos, peludos y renegridos que tienen más en común con Torrebruno que con el príncipe Salina” me cuenta a su vuelta de Siracusa “pero, darling, se casan todos con unos pibones rubios venidos del norte de Europa que aseguran un futuro Lampedusiano…”

Catania, Sicilia.

Catania, Sicilia.

“Todo tiene que cambiar para que todo siga igual…” sentencia.

Escalera del Palazzo Biscari, en Catania

Escalera del Palazzo Biscari, en Catania

La decadencia económica de Sicilia ha tenido como triste resultado que ya no aparecen hordas de carabelas en su horizonte. Ya nadie ansía invadir la isla y las únicas invasiones que sufre Sicilia son las de los turistas americanos. Es una pena porque Sicilia es una isla hecha de invasiones. A lo largo de su historia, cada vez que un siciliano levantaba la vista al mar aparecían por ahí griegos, romanos, fenicios, cartagineses, suevos, normandos, aragoneses o sarracenos, todos ellos con intenciones harto aviesas. Y es que el Mediterraneo, en la antigüedad, era un mar muy estresante.

Ortigya, Siracusa

Ortigya, Siracusa

“Sicilia fue parte de la Magna Grecia” leo en la guía que me ha prestado Pantaleón “como muestran las magníficas ruinas griegas espolvoreadas por toda la isla y por ella pasaron más tarde fenicios, romanos, cartaginenses, vándalos, sarracenos…”

Catania, jardines del Duomo

Catania, jardines del Duomo

“Hasta ahí, igual que la historia de Albacete” me interrumpe Pantaleón que le ha cogido manía a la isla.

Teatro greco romano en Taormina

Teatro greco romano en Taormina

Pero faltaban más. Después llegaron normandos, aragoneses, alemanes y angevinos. Y españoles, si los Borbón-Sicilia cuentan como tales. De toda esa mezcla surge el pueblo siciliano. Caótico como su historia. Desordenado, ruidoso, sonriente y vivo.

Palacio semi derruido en Siracusa

Palacio semi derruido en Siracusa

“Comparados con ellos” interrumpe otra vez Pantaleón “los napolitanos parecen alemanes”

Taormina

Taormina

No le falta razón. Cruzar la calle a la siciliana implica lanzarte a una carretera de cuatro carriles sin mirar ni a un lado ni al otro y sobre todo sin apretar el paso. Ya frenarán. Y el caso es que frenan. A parte de la mafia, los semáforos en rojo son lo más peligroso de la isla. Como se te ocurra parar en uno te arrollan seguro. Las entradas a las rotondas lucen todas una señal de ceda el paso, pero es para hacer bonito. En Sicilia lo suyo es entrar en ellas a toda leche y sin mirar. Independientemente de lo que diga el código de circulación, en Sicilia la preferencia se la da la calle al que más huevos le eche.

 

Motocarro. Detrás tenía un Ferrari.

Motocarro aparcado en mitad de la calle. Why not?. Detrás tenía un Ferrari.

A pesar del desmadre y el caos, esa manía de hacer pintadas en las fachadas de iglesias barrocas, colgar la ropa entre ruinas de teatros romanos, y tener gallinas sueltas entre las columnas dóricas de un templo griego, Sicilia, como muchas de sus antiguas reinas, es bellísima.

Antiguas canteras de Siracusa con la oreja de Dionisio al fondo.

Antiguas canteras de Siracusa con la oreja de Dionisio al fondo.

De las canteras de Siracusa sale la piedra dorada de la que está construida la barroca Ortigya. Ese color arenisco similar al que hizo exclamar a Lady Mendl, decoradora de mediados del siglo pasado, “Look, it’s my beige!” al ver por primera vez el Partenón.

Plaza del Duomo, Ortigya, Siracusa

Plaza del Duomo, Ortigya, Siracusa

Es un beige Jean Michel Frank con el que merece la pena reconciliarse. Y esos hierros panzudos de los balcones ruinosos en fachadas desconchadas. Esas contraventanas de madera semi podrida que cubren los ventanales de lo que la mente imagina ser un salón de baile. Esos frescos desvaídos en un techo que se vislumbra en un primer piso. El estuco pelado por el tiempo, aclarado por el sol y manchado por siglos de humedades. La buganvilla que se cuela por grietas y balcones. Las adelfas hechas árbol. Ese sol. Ese cielo azul. ¡Sicilia es una belleza!

Contraventanas desvencijadas en un palacio de Catania

Contraventanas desvencijadas en un palacio de Catania

Balcón de Catania

Balcón de Catania

Balcón en Taormina

Balcón con fanales de cristal en Taormina

Adelfas hechas árbol en la plaza de Taormina

Adelfas hechas árbol en la plaza de Taormina

Como toda tierra invadida por los árabes, esta joya del Mediterraneo tiene su propia cerámica. La más famosa, la de Caltagirone, en su orgullosa cima montañosa en mitad de la nada (la nada siendo 3 autopistas a medio hacer, ninguna de ellas en uso). Entre las especialidades locales: le teste di moro. Cabezas de moro.

Cabeza de moro con el "estresante" Mediterráneo al fondo. La chumbera la hace regia.

Cabeza de moro con el “estresante” Mediterráneo al fondo. La chumbera la hace regia.

IMG_4745

 

IMG_4744

Versión moderna de la "Testa di Moro" en una peluquería de Siracusa

Versión moderna de la “Testa di Moro” en una peluquería de Siracusa

A nuestro Santiago le quitaron la suya por eso de la Alianza de Civilizaciones. En Sicilia, la suya no le impide ponerlas en los balcones. Su origen es desconocido. Circulan varias leyendas y la que más predicamento parece tener es una que habla de una joven palermitana que tuvo amoríos con un morito infiel y que al descubrir sus infidelidades hizo de su cabeza una maceta. Los sicilianos ven muy romántico eso de decapitar al amante infiel. Advertidos quedáis, queridos lectores.

En el consabido balcón. Esta versión tutti frutti de colores nos gusta menos, pero el toque Kitsch está asegurado.

En el consabido balcón. Esta versión tutti frutti de colores nos gusta menos, pero el toque Kitsch está asegurado.

La auténtica Testa di moro, versión masculina...

La auténtica Testa di moro, versión masculina…

Y versión femenina...

Y versión femenina…

Tres días en Sicilia y las cabezas me empezaron a hacer tilín. Inés me compró un sombrero y me aconsejó beber más agua y ponerme a la sombra. A pesar de seguir fielmente sus sabios consejos a mí las teste di moro me seguían gustando. En blanco, eso sí, pero me gustan.

Pidiendo a gritos sus higos chumbos.

Pidiendo a gritos sus higos chumbos.

Wine & Charme, Via Vittorio Emanuele 139-143, Catania. www.wineandcharme.com

Wine & Charme, Via Vittorio Emanuele 139-143, Catania. www.wineandcharme.com

Así que me compré una versión light en la tienda de mi nuevo amigo Delfo. Sí, Delfo, como el oráculo. Vende cerámica siciliana en la tienda de al lado de su amigo Roberto. Ahí, en la tienda de Roberto es donde se paga lo adquirido en la tienda de Delfo, porque Delfo, el artista, no se mancha las manos con el sucio dinero. Él habla de Sicilia, del arte, el vino, el amor, las mujeres y el limoncello. De dinero muy poco. Sólo para regatear. Cosa que hace estupendamente intentando despistarte con continuos “Bella! Bella signora! Bellissima!” mientras te hace probar el magnífico limoncello que vende Roberto. Por eso a las tiendas de Roberto y Delfo hay que ir en pares, como la Guardia Civil, para asegurarse de que siempre haya alguien que no haya probado ni el mandarino, ni el limoncello, ni el licor de avellana ni el de “melone” que se dé cuenta que con cada “bella” el precio sube diez euros y con cada “bellissima” quince.

Mis jarrones. Versión light de la Testa di Moro con sus inevitables chumberas

Mis jarrones. Versión light de la Testa di Moro con sus inevitables chumbares. Más en www.wineandcharme.com la tienda de Delfo y Roberto

Dos jarrones blancos y varios mandarinos más tarde me despedí de Roberto y Delfo como si fueran mis hermanos de sangre. Si pasáis por Catania no dejéis de ir a verles. Están a dos pasos del Duomo en Vía Vittorio Emmanuelle y merece la pena conocerles.

Wine and Charme. Lo mejor de Catania. Mandarino y Limoncello de morir.

Wine and Charme. Lo mejor de Catania. Mandarino y Limoncello de morir.

Y si vais, tras haberos dejado allí los dineros, os aconsejo ir a consolaros a Nonna Vincenza, a una manzana de allí, donde dan los mejores Gelatti de toda Catania.

Nonna Vincenza. El gelatto de Nocciola está de llorar de bueno.

Nonna Vincenza. Piazza de San Plácido 7, Catania. El gelatto de Nocciola está de llorar de bueno.

No importa tomarse varios y acabar como un obús, porque incluso así, siempre se puede contar con Delfo y su letanía de “bellas, bellissimas” para animarte. Viva Italia. Manque pierda.

Rincón maravilloso en una esquina de Ortigya

Rincón maravilloso en una esquina de Ortigya

Pantaleón se asoma a mi última foto. “Esas sillas de hierro darling” me dice “ya casi julio y tú y yo aún sin hablar de la “edad de hierro”… Next week?” me pregunta.

Y asiento. La semana que viene: la edad del hierro.

PD: En Sicilia hemos estado en una boda. Asi que nunca llegamos al norte de la isla. Es posible que allí los príncipes sean como Hugh Jackman. No desesperemos.

PD: Las “Teste di Moro” de Caltalgirone se encuentran por toda la isla a diversos precios. Más baratas en Siracusa y Catania y carísimas en Taormina. El centro neurálgico de su producción es Caltalgirone donde se encuentran variadas y a buen precio (unos 200 a 250 euros por una grande de unos 35 cm y 45 euros por las medianas de unos 18 cm). También se pueden encontrar online en ebay y, entre otros sitios, en www.giacomoalessi.it

« Older entries

COPYRIGHT Muchas de las fotografías utilizadas en este blog han sido encontradas en la web y desconozco su autor. Si crees que alguna de ellas no debe ser publicada o conoces su procedencia ruego me lo indiques, para retirarla o identificar al autor. Si quieres utilizar alguna de mis imágenes puedes hacerlo indicando su procedencia.